📩 “Saludos cordiales”: 50 formas de despedir un correo
Adiós "saludos cordiales": 50 formas de despedir tus correos y causar una gran impresión

Adiós "saludos cordiales": 50 formas de despedir tus correos y causar una gran impresión

Última actualización 14 de Enero del 2022Tiempo de lectura: 7 min.

Fernando Machuca

Es probable que “saludos cordiales” sea la manera más frecuente de finalizar tus correos y, aunque continúa siendo una forma educada de hacerlo, ¡es el momento perfecto para un cambio!

Debes saber que existen otras frases para firmar correos que puedes empezar a utilizar tanto en tus emails personales como profesionales. Buscar otra forma de decir saludos cordiales, además, te puede ayudar para conectar mejor con los destinatarios de tu correo y generar una mejor impresión.

Al momento de redactar un correo para ofrecer un servicio o escribir un mail para enviar un CV, es común centrar tu atención en la introducción y en el cuerpo del texto. Sin embargo, saber cómo despedir un email, aunque se trate de un fragmento pequeño, es vital para cerrar tu mensaje con broche de oro y causar una buena impresión en los destinatarios.

Por ello, hemos escrito esta nota que te servirá para dejar de usar “saludos cordiales” al final de tus correos y conocer 50 formas de terminar tus emails que agradarán a quienes lean tus mensajes.

¿Por qué dejar de usar “Saludos cordiales”?

“Saludos cordiales” es una de las formas más tradicionales de despedir correos electrónicos en ámbitos laborales. 

Si bien se trata de palabras sencillas que concluyen de forma asertiva cualquier comunicado, ten presente que pueden convertirse en un mensaje repetitivo y, de cierto modo, robótico.

Por ejemplo, cuando se trata de correos de negocios, lo menos que quieres es sonar impersonal, y que las personas a las que les envías los mensajes sientan que les escribes utilizando una plantilla. Las palabras cordiales pierden su sentido cuando parece que se escribieron por mera formalidad y de manera genérica.

En tiempos donde abundan los trabajos remotos, los saludos formales en correos electrónicos cumplen un rol fundamental para mejorar el clima laboral. Pero usar “saludos cordiales” como frase de cierre podría jugarte en contra y generar un efecto muy distante de lo que esperas.

¡Solo piensa en la cantidad de emails que recibes a diario! Algunos, suelen utilizar “saludos cordiales” para cerrar el mensaje, mientras que otros acuden a frases menos convencionales.

Notificación de saludos cordiales en teléfono

Fuente: Unsplash

Más allá de ello, es probable que las personas recuerden con mayor garantía las formas creativas de despedir los emails a un simple “saludos cordiales” que parece escrito por la inteligencia artificial.

Por tal motivo, es importante que comiences a utilizar otros ejemplos para despedir correos, con el fin de resaltar tu personalidad y, por qué no, construir tu marca personal.

De este modo, podrás generar mejores relaciones con las personas allegadas a tu círculo profesional y dejar un impacto positivo en ellas por tu forma de comunicarte.

Laura Martínez, integrante del equipo de Hubspot, reafirma la importancia de evitar el clásico “saludos cordiales” y utilizar frases personalizadas en la despedida de un correo, en especial, cuando se trata de una comunicación entre empresas y clientes:

 "Terminar el mensaje con una frase llamativa y personalizada, no solo te ayudará a destacarte, sino que también te dará una nueva oportunidad de conectarte con el prospecto".

En estos casos, la formalidad es imprescindible, sin embargo, también es necesario que las personas puedan ver reflejado tu interés por los temas que están tratando, y eso no se consigue cerrando con “saludos cordiales”. Sobre esto, Pamela Jean Zetina, profesora del curso de comunicación e inteligencia social nos dice lo siguiente:

El correo electrónico es ideal cuando se requiere una comunicación más formal, y resulta útil cuando es conveniente que la información quede registrada, o también para dejar por escrito acuerdos que se han convenido a través de otro medio”.

La mensajería por correo electrónico sigue siendo un mecanismo efectivo cuando se trata de comunicaciones institucionales y formales, así que lo mejor es que procures sacarle tanto provecho como sea posible. Dedicarle algo de tiempo a descubrir otros tipos de saludos para correos no te tomará mucho tiempo y te podría representar grandes beneficios.

 

¿Cuáles son las ventajas de no utilizar “saludos cordiales”?

Aunque no lo creas, son muchas las ventajas que tenemos cuando decidimos dejar a un lado la frase “saludos cordiales” cada vez que terminas de redactar un email.

Sin importar que se trate de un correo formal o de uno informal, conocer otra forma de decir saludos cordiales y cerrar nuestro mensaje de otra manera, puede ayudarnos a generar empatía con quienes reciben el correo, nos ayuda a causar una buena impresión y, entre otras cosas, nos permite generar recordación de marca.

Teniendo esto en cuenta, en este punto te vamos a enumerar algunas de los principales beneficios que obtendrás por algo tan simple como dejar de utilizar “saludos cordiales” como frase de cierre en tus correos electrónicos.

Empatizar mejor con tu interlocutor

Parece un detalle pequeño, pero utilizar otras maneras de concluir correos electrónicos es un factor determinante para promover la comunicación entre los empleados dentro de una organización.

Por tal motivo, no recurrir a “saludos cordiales” y optar por otras opciones para concluir tus emails, aportará a la generación de vínculos sanos con las personas de tu trabajo. De alguna manera, utilizar otros saludos para correos puede ayudar a generar confianza entre los equipos de trabajo, sin que por ello se pierda la formalidad que debe existir en una empresa. Recuerda que también puedes descargar nuestra plantilla de compromiso laboral para acompañar tus correos.

Persona escribe saludos formales para correos

Fuente: Unsplash

Causar una buena impresión

¿Quieres dejar una huella positiva en tu contexto profesional? Entonces, comienza a utilizar alternativas para despedirte en tus correos y dile adiós a “saludos cordiales” como tu frase favorita.

De esta forma, tus colegas te recordarán por la manera en la que te expresas y te tendrán en cuenta para ocasiones en las que se deba trabajar en equipo. Saber utilizar buenos saludos formales para correos es una habilidad muy importante, no tanto por lo que se escribe, sino por las habilidades que debe tener un empleado para comunicarse de manera asertiva con sus compañeros de trabajo o con los clientes de la empresa.

Podríamos decir que la diferencia entre una persona que sigue utilizando “saludos cordiales” para cerrar un email, y una persona que tiene alternativas personalizadas, son las populares habilidades blandas. Si quieres aprender más sobre este tema, te recomendamos explorar nuestro catálogo de cursos de Soft Skills, con ellos podrás comprender qué se necesita para construir un perfil laboral más atractivo.

Sonrisa en persona que lee correo electrónico

Fuente: Unsplash

Demostrar interés

No queremos adelantarnos, pero una de las opciones para despedir un correo consiste en realizar una pregunta al destinatario.

Por ejemplo: “Espero que todo haya quedado claro. ¿Puedo ayudarte con algo más?"

Por lo tanto, utilizar una pregunta en lugar de “saludos cordiales”, hará que las otras personas se sientan atendidas y es probable que se generen conversaciones duraderas.

Además, ten en cuenta que los saludos formales de este tipo pueden ser una limitación, incluso pueden ser una barrera de comunicación, sobre todo si quieres construir lazos que aporten a tu proceso laboral.

Para complementar lo anterior, te compartimos este fragmento de nuestro curso de habilidades de comunicación interpersonal a cargo de la profesora y comunicadora Ursula Franco Block.

Generar emociones

Nunca sabemos si la persona a quien le estamos escribiendo un correo electrónico está teniendo un mal día. Por ello, saber cómo concluir correos de una forma creativa, puede cambiar el estado de ánimo de tu destinatario.

Un simple saludo o un despido son determinantes para establecer el tono de una conversación y, por lo tanto, un “saludos cordiales” no tendrá la misma repercusión que un “¡Que tengas un gran día!”.

De igual manera, la forma en que cierras tu correo electrónico puede influir en la receptividad de quien lo lea. Si necesitas concretar una venta, o estás haciendo una solicitud a través de tu correo, lo peor que puedes hacer es finalizar con un frío y genérico “saludos cordiales”.

 

Alternativas de “Saludos cordiales”

¡Bien! Te recomendamos que abras un bloc de notas en tu smartphone o en tu navegador para conocer las mejores formas de despedir un correo y olvidarte del famoso “saludos cordiales”.

En esta parte te compartiremos cincuenta alternativas de despedidas y saludos para correos que puedes utilizar para mejorar el impacto de tus mensajes. Probablemente empezaste a leer buscando otra forma de decir saludos cordiales, pero cuando termines de leer tendrás todo un repertorio de frases.

  1. Feliz inicio de semana / Feliz resto de semana.
  2. Disfruta tu día.
  3. Que tengas un gran día.
  4. Mis mejores deseos para este día.
  5. Espero que tu día sea muy productivo.
  6. Espero que cumplas tus objetivos para este día.
  7. Te mando la mejor energía.
  8. Espero que tu día esté cargado de energía positiva.
  9. Un gran saludo.
  10. Un abrazo (dependiendo del grado de confianza).
  11. Estamos en contacto.
  12. Gracias por tu tiempo.
  13. Gracias por tu colaboración.
  14. Mis mejores deseos para este día.
  15. Quedo al tanto de tus comentarios.
  16. Quedo atento a cualquier novedad.
  17. Quedo pendiente de lo que necesites.
  18. Cuenta conmigo para lo que necesites.
  19. Recuerda que estoy para ayudarte.
  20. Sabes que puedes contar conmigo.
  21. Sabes que cuentas con todo mi apoyo.
  22. Espero haberte ayudado.
  23. Cualquier inquietud que tengas, con gusto será atendida.
  24. Estoy dispuesto a apoyarte.
  25. Gracias por tu acostumbrada ayuda.
  26. Agradezco tu amable gestión.
  27. Gracias por tu oportuna gestión.
  28. No dudes en escribirme.
  29. No dudes en contactarme.
  30. Muchos éxitos en tu proyecto / caso.
  31. Espero tu cordial respuesta.
  32. ¿Tienes alguna duda? Puedes consultarme lo que necesites.
  33. Estoy disponible para lo que requieras.
  34. Estoy ansioso de poder colaborar contigo.
  35. Estoy muy feliz de saludarte.
  36. ¡Para eso estamos!
  37. Te manifiesto todo mi agradecimiento.
  38. Espero verte pronto (dependiendo del grado de confianza).
  39. Espero poder ayudarte en una futura ocasión.
  40. Espero que mi respuesta haya sido de gran ayuda.
  41. Espero que este día sea exitoso.
  42. Quedo en deuda contigo.
  43. Fue un placer ayudarte.
  44. Fue un gusto haberte ayudado en esta oportunidad.
  45. Espero obtener más información para ayudarte.
  46. Gracias por tu colaboración.
  47. Gracias de antemano por la atención prestada.
  48. Hasta una próxima ocasión.
  49. Siempre atento a tus sugerencias.
  50. Con aprecio... (tu nombre).

Hasta aquí llegamos con las alternativas que puedes utilizar para cambiar el “saludos cordiales” en tus mensajes de correo. Recuerda tomar nota de las frases que más te hayan gustado y guarda está página dentro de tu lista de marcadores favoritos, porque probablemente te sea de mucha ayuda en más de una ocasión.

Persona redactando correo con palabras cordiales

Fuente: Pexels

Tips para iniciar y finalizar tus correos electrónicos

Ya sabes que utilizar “saludos cordiales” como frase de despedida no es la única opción que tienes para cerrar tus correos, sin embargo, existen otros elementos que deberías tomar en consideración si quieres impresionar a las personas que reciben tus mensajes. 

En este punto te explicaremos qué puedes hacer para que, además de mejorar tus despedidas y saludos para correos, puedas organizar la estructura de lo que escribes y transmitir de una manera mucho más efectiva tus mensajes.

Elige si tu estilo de escritura será formal o informal

Para saber cómo empezar y terminar un correo electrónico es necesario definir un estilo de escritura, de manera que se pueda mantener la uniformidad en las despedidas y los saludos para correos. Saber qué estilo utilizar es muy sencillo, basta con pensar en el público al que va dirigido el correo para reconocer si se trata de personas a las que se le debe tratar de manera formal, o de alguien con quien existe confianza y se puede ser informal.

De igual manera, puedes tomar referencia a la manera en que tus destinatarios se comunican contigo, es buena idea que copies su estilo de comunicación. En cualquiera de los casos puedes buscar ejemplos de saludos informales o saludos formales para correos.

No te olvides de saludar

Lo primero que se ve de un correo electrónico es su inicio, así que vale la pena esforzarse para optimizarlo. Si utilizabas el “saludos cordiales” de forma indiscriminada para el inicio o el final de un correo, lo mejor que puedes hacer es buscar otras alternativas para saludar y despedirte.

Seguro que ya tienes otra forma de decir saludos cordiales para despedirte, por ello solo te daremos algunas alternativas para que puedas empezar tu correo con un buen saludo. Estas son algunas de las opciones que tienes:

  • Estimado señor / estimada señora.
  • Apreciado (nombre de la persona).
  • Hola, (nombre de la persona).
  • Buenas tardes / días / noches.

El uso de este tipo de frases dependerá de lo que te comentamos antes; si se trata de un correo formal o un correo informal.

Acompaña tu despedida con otros elementos de cierre

Ya eliminaste la frase “saludos cordiales” de tu vocabulario, sin embargo, con eso no basta para mejorar los cierres de tus correos. Lo ideal es que tu frase de despedida esté acompañada de otros elementos que refuercen tu estilo de escritura.

En caso de que se trate de un correo profesional, puedes incluir tu firma. Aunque en algunos casos, cuando el tono de formalidad es menor, basta con incluir tu nombre al final, justo debajo de tu despedida. También puedes incluir otros datos, como el cargo y el nombre de la empresa para la que trabajas, tu información de contacto y algún enlace web en caso de que sea necesario.

Usando estos consejos podrás multiplicar la efectividad de tus correos, y se te olvidará por completo el tradicional “saludos cordiales” que utilizabas para despedirte.

Persona leyendo correo con saludos cordiales

Fuente: Pexels

Como pudiste notarlo, existen muchísimas alternativas para reemplazar “saludos cordiales” por palabras más asertivas.

Estamos seguros que, con esta lista, sabrás cómo despedirte en tus emails y generar relaciones de mejor calidad.

Esperamos que hayas aprendido la importancia de una buena conclusión en los correos electrónicos y tengas todo listo para impactar positivamente a tus conocidos.

¡Nos vemos pronto! 

También podría interesarte