🥇¿Cómo saber en qué soy bueno? ¡Descubre tus talentos! | Crehana
¿Cómo saber en qué soy bueno? ¡Dile no al síndrome del impostor!

¿Cómo saber en qué soy bueno? ¡Dile no al síndrome del impostor!

Última actualización 24 de Marzo del 2022Tiempo de lectura: 7 min.

Alexandra Carranza

Todos en algún momento nos hemos preguntado: “¿Cómo saber en qué soy bueno?”. No importa si estamos en lo más alto del éxito de nuestras carreras o si estamos tomando decisiones importantes para nuestra vida. Tampoco depende de nuestra personalidad.

Así que si estás haciéndote otras preguntas parecidas a las siguientes: "¿Cuáles son mis fortalezas?" "¿O cómo descubrir mis talentos?", no te preocupes, muchas personas se cuestionan lo mismo en algún momento de sus vidas.

Quizá no lo sepas, pero los talentos son esas habilidades innatas, que una vez puestas en marcha se vuelven fortalezas. En muchas ocasiones tenemos "talentos ocultos", solo es cuestión de encontrarlos. 

Por eso, en este artículo te compartiremos algunos tips sobre cómo descubrir tus talentos. No te daremos las respuestas exactas a la pregunta: "¿Cómo saber en qué soy bueno?", más bien te guiaremos para que tú mismo encuentres las respuestas o por lo menos para que identifiques tus habilidades y destrezas.

1. Reconoce tus logros obtenidos

Unos de los primeros aspectos que debes analizar para responder a la pregunta: "¿Cómo saber en qué soy bueno?" es precisamente sobre los logros que has alcanzado y lo que hiciste para conseguirlos. 

Parece lógico, pero 7 de cada 10 personas sufren el síndrome del impostor. Según el portal de BBC, se trata de pensamientos en los que autosaboteamos constantemente nuestros triunfos, pues pensamos que son fruto del azar o del destino. 

Esto implica también que nos cuestionemos constantemente sobre nuestras fortalezas y nos preguntemos: "¿Para qué soy bueno?". Si te ha pasado como a nosotros, es momento de analizar cuáles podrían ser las razones que están motivando estos pensamientos. 

Fuentes de origen del síndrome del impostor

Estas podrían ser las fuentes de origen del síndrome del impostor, según BBC: 

  • Dinámicas en la crianza. Hay una competencia por superar los logros y éxitos de hermanos, padres, primos, tíos, etc. 

  • Estereotipos de género. Se presenta principalmente en las mujeres cuando se mide el éxito o fracaso ante la sociedad. Por ejemplo, la presión entre ser madre y profesional al mismo tiempo. En los hombres, el estatus de alcanzar un cargo gerencial en poco tiempo. 

  • Diferencias salariales y laborales. Es otro de los aspectos que, en su mayoría, afecta al género femenino. A nivel mundial, las mujeres ganan un 23% menos que los hombres. De acuerdo a un estudio de ONU Mujeres, se espera una igualdad salarial a partir del 2069.

  • Niveles de percepción. Algunas personas suelen ser bastante exigentes consigo mismas y se ponen metas casi imposibles de llevar a cabo. El objetivo es que encuentres el equilibrio entre los sueños y las metas que puedes cumplir, y las herramientas con las que cuentas para lograrlo.

 

2. Realiza un test de habilidades o lleva un registro

Algunas personas para responder a la duda: "¿Cómo saber en qué soy bueno?", suelen realizar algunos test o llevar otros tipos de registros. Para que tengas una mejor idea, te explicamos cuáles son las herramientas y en qué consiste cada una: 

Test de fortalezas y debilidades

En el mercado vas a encontrar varios tipos, como la prueba de aptitudes de Johnson O’ Connor. Esta consiste en la aplicación de pruebas para descubrir tus habilidades a través de un razonamiento inductivo. 

Otro de los test de habilidades y talentos es la evaluación de CliftonStrengths, conocido también como StrengthsFinder. Se trata de una agrupación de 177 preguntas que permiten saber cuáles son esos “talentos ocultos” y cómo se pueden desarrollar. 

Si te llama la atención hacer un test de “¿Cómo saber en qué soy bueno para trabajar?”, puedes presentar la prueba O*NET. Esta prueba de aptitud del Departamento de Trabajo de los Estados Unidos consiste en 60 preguntas que deben ser respondidas en 20 minutos. La información obtenida te permite construir un perfil laboral.

Test de evaluación de vida

¿Deseas entender cómo te desempeñas en diferentes aspectos de tu vida? O, simplemente, identificar el área que necesita la máxima atención. Si quieres conocer tu potencial en la vida y lo que te motiva a diario, puedes realizar este test de evaluación de vida.

El indicador de tipo Meyers-Briggs es una de las herramientas más prometedoras que puede ayudarte a definir tus patrones de vida y personalidad. Además, te permitirá comprobar qué tipo de motivaciones en la vida se adaptan más a ti.

Una vez que puedas reconocer la categoría en la que estás, puedes saber en qué eres bueno y enumerar tus fortalezas con mayor precisión.

Registros personales: "¿Cómo saber en qué soy bueno?"

Pero, si no quieres pagar un test para saber “¿En qué soy bueno?” y quieres descubrir cuáles son tus talentos, entonces puedes realizar alguna de estas opciones: 

  • Un cuestionario. Incluye en él preguntas como: ¿qué soñaba ser cuando era niño?, ¿qué solía gustarme hacer cuando era más pequeño?, ¿cuáles eran mis pasatiempos favoritos?, ¿qué me gusta hacer?, ¿qué hacer en el tiempo libre?, entre otras. 

  • Una lluvia de ideas. A pesar de que suele utilizarse para equipos de trabajo, una brainstorming es una buena herramienta para encontrar esos gustos a los que casi no sueles prestar atención y que en el fondo esconden muchos talentos. 

  • Lleva un diario. ¿Recuerdas que te hablamos del síndrome del impostor? A veces tus pensamientos pueden traicionarte, por eso, una buena forma de descubrir tus talentos es llevar un registro. Anota cada vez que realices una actividad que te gusta y qué sensaciones te producen. 

mujer haciendo el test para descubrir talentos y habilidadesFuente: Pexels

3. Pon a prueba tus habilidades

Si después de hacer el test para saber en qué eres bueno o llevar el registro personal encontraste varios “posibles talentos”, una buena manera de saber si realmente pueden convertirse en tus fortalezas es ponerlos en práctica durante un periodo. 

No es que vaya a ser la forma definitiva para responder: "¿Cómo saber en qué soy bueno?", pero sí puede ser la oportunidad de que comiences a encontrar ese norte que estás buscando

Para medir qué tanto te hacen feliz, te recomendamos utilizar alguna de las aplicaciones para seguimiento de hábitos. Usualmente se utilizan para adquirir nuevas rutinas, pero también te dan un diagnóstico de lo que te genera bienestar. Estas son algunas de las mejores apps: 

Fabulous: ¡Motívate!

Se trata de una app gratuita que te ayuda a medir tu rendimiento en diferentes actividades. Por ejemplo, si decides empezar a hacer ejercicio y logras tus objetivos, no solo descubrirás para qué eres bueno, sino también qué tan disciplinado eres. ¿Qué esperas para descargar la aplicación Fabulous?

Prueba la aplicación Fabulous

Habitica

¿Te aburres rápidamente? La app Habitica está diseñada como un juego para motivarte y para que encuentres eso que te apasiona. Esta podría ser una buena forma para descubrir: "¿Cómo saber en qué soy bueno?".

Prueba la app Habitica

Loop Habit Tracker

Si te quitan el sueño las estadísticas, la app Loop Habit Tracker puede ayudarte a descubrir cuáles son tus talentos. Por supuesto, todo por medio de análisis. 

Prueba la app Loop Habit Tracker

mujer usando una de las apps para descubrir en qué es buenaFuente: Pexels

4. Pregunta a tu familia y amigos

En ocasiones puedes sentirte confundido, pues no sabes qué es lo que realmente quieres y tampoco encuentras respuestas convincentes a la pregunta: "¿Cómo saber en qué soy bueno?". Por esta razón, algunos especialistas sugieren que preguntes a tu familia y a tus amigos cercanos

Una de las ventajas es que pueden brindarte una visión un poco más objetiva sobre tus cualidades y destrezas. También, sobre lo que no se te da bien y podrías mejorar. ¡No olvides que se trata de críticas constructivas!, para que sepas cómo descubrir tus dones y talentos.

Aquí es importante que también preguntes acerca de tus peores cualidades, pídeles que sean honestos contigo. Conocer tus fortalezas y debilidades te ayudará a aislar dichos hábitos o actividades de tu vida, y dejar solo las cosas en las que eres bueno.

mujeres conversando sobre sus habilidades y destrezasFuente: Pexels

5. Resalta tus mejores dones

Una vez que tienes las respuestas de tus amigos o familiares, el siguiente paso es resaltar las habilidades que hayan mencionado con frecuencia o las destrezas que muchos de ellos hayan identificado sobre ti. 

Para ello, hazte las mismas preguntas y compara las respuestas para ver si coinciden. De hecho, estas habilidades probablemente serán las más destacadas. Ahora puedes usar la Rueda de las Fortalezas, también conocida como Wheel of Strengths, para combinar todos tus dones e identificar realmente en qué eres bueno.

Rueda de las Fortalezas

Seguramente te estarás preguntando en qué consiste la rueda de las fortalezas. Bien, es una técnica que te permite descubrir cómo tus habilidades, intereses y rasgos de personalidad coinciden con una variedad de roles profesionales y laborales.

Esto podría suceder cuando estás pensando en elegir un nuevo reto laboral, cursos que quizás desees estudiar o simplemente cuando estás buscando en qué eres buena. Es probable que te des cuenta de algunos campos en los que no habías pensado y te sorprendas hacia dónde podrían llevarte tus habilidades.

Así que cada vez que te preguntes: "¿Cómo saber en qué soy bueno?", consulta esta herramienta tantas veces como quieras. ¿Y por qué no marcarla como una página favorita para que siempre sea fácil de encontrarla?

Tipos de habilidades

Bien, otra forma de reconocer en qué eres bueno y qué te hace ser el mejor en algunos campos es aprendiendo los tipos de habilidades. ¡Toma nota!

Habilidades duras o hard skills

Las habilidades duras hacen referencia a esos conocimientos que se adquirieron por medio de la experiencia de vida o por acceder a un programa educativo. Si quieres responderte cada vez que te preguntes: "¿Cómo saber en qué soy bueno?", una opción es comenzar por este tipo de habilidades. 

Algunos ejemplos de habilidades duras (o hard skills) son: 

  • Manejar un lenguaje de programación. 

  • Saber de análisis estadístico. 

  • Cómo hacer un plan de marketing. 

  • Conocer las técnicas para editar videos en cámara lenta. 

  • Diferenciar la clasificación de los postres.

habilidades durasFuente: Pexels

Habilidades blandas o soft skills

Si las habilidades duras son los conocimientos adquiridos, ¿qué son las habilidades blandas? Se trata de las características personales que te permiten mantener buenas relaciones sociales con otras personas, ya sea en ambientes educativos o laborales. Conocerlas te puede ayudar con la respuesta de: "¿Cómo saber en qué soy bueno?". 

Para complementar lo anterior, Raquel Roca, profesora del curso online de Soft skills esenciales para el éxito profesional, menciona lo siguiente:

“No importa el trabajo o el tipo de profesional que seas, lo más impactante e inmediato que puedes hacer para potenciar tu perfil laboral es trabajar en tus soft skills”.

Algunos ejemplos de habilidades blandas son: 

  • Comunicación asertiva.

  • Trabajo en equipo. 

  • Resolución de conflictos. 

  • Liderazgo.

  • Pensamiento crítico. 

¿Quieres saber cuáles son los tipos de habilidades que tienes? Aunque este test de aptitudes y competencias está pensado para el campo laboral, puede ser un buen diagnóstico para que conozcas en qué eres bueno. 

 

6. Identifica tus debilidades

Si bien es cierto que se conocen comúnmente como “debilidades”, nosotros preferimos llamarlas oportunidades de mejora. ¿Por qué? Las debilidades de las personas tienden a verse como algo negativo, pero no lo son.

Pongamos un ejemplo. Tienes que hacer una entrega importante, consideras que eres responsable y te esfuerzas en hacer las tareas que te asignan, pero tienes poca tolerancia a la frustración. Es usual sentir que no deberías fallar si estás dando lo mejor de ti. 

Entonces, ¿cuál es la oportunidad de mejora? La idea no es que “logres” superar la frustración y mantengas siempre una actitud positiva. Esa idea de que todo debe ser perfecto podría no ser adecuada al momento de descubrir en qué eres bueno.

De hecho, algunos expertos indican que para ser más saludable y poder identificar en qué eres bueno se necesitan de esos aspectos que socialmente se consideran negativos. 

Equilibrio entre lo positivo y negativo

Una parte del secreto para responder la pregunta: "¿Cómo saber en qué soy bueno?", está en encontrar el equilibrio entre lo que se considera positivo y negativo. Si lo analizas, te darás cuenta de que la frustración, en cierta medida, te permite ser consciente de que no todo puede salir como quieres y que hay que soltar un poco el control para sentirse mejor.

Y es que cuando realmente conoces las actividades en las que eres bueno, hay una mayor probabilidad de que disfrutes haciéndolo. Si bien una carrera exitosa requiere mucha perseverancia, la aptitud natural puede hacer que el camino hacia la cima sea mucho más fácil.

Por supuesto, también ayuda si te apasiona lo que haces. Pero cuando descubras cuáles son tus superpoderes subyacentes, te resultará sencillo mantenerte motivado; con suerte, la inspiración o al menos el impulso para mejorar tus fortalezas y dones te llevará a partir de ahí.

Eso sí, es posible que las actividades en las que eres bueno no sean evidentes o salten a la vista de inmediato. Pero con una mirada cercana y profunda, encontrarás que las habilidades y los talentos aparentemente irrelevantes pueden ser importantes para desarrollarte como persona y como profesional.

¿Por qué es importante identificar tus fortalezas y debilidades?

Si ya descubriste qué significa el síndrome del impostor, es más fácil que puedas responder a la pregunta: "¿Cómo saber en qué soy bueno?". Para ello, empieza por reconocer cuáles son tus fortalezas y debilidades mediante la creación de un FODA personal.

Hablemos de las fortalezas de cada persona para responder: "¿Cómo saber en qué soy bueno?" Solemos pensar que las personas extrovertidas son quienes más habilidades tienen, pero la verdad todos, sin importar el tipo de personalidad que tengamos, poseemos cualidades que nos distinguen y hacen que sobresalgamos.

En pocas palabras, las fortalezas son esas habilidades que brindan bienestar, que se convierten en algo positivo porque generan satisfacción por poseerlas. Según Psicología y Mente, las fortalezas también pueden considerarse como virtudes. 

hombre pensando cuáles son sus debilidadesFuente: Pexels

7. Distingue en qué eres bueno y qué te apasiona

Aquello en lo que eres bueno y lo que te apasiona siempre se alineará perfectamente. Aunque normalmente existe una gran superposición entre los dos, es importante diferenciar los significados. ¿Por qué? Es posible que ingreses en un campo profesional que te apasione solo para descubrir que tus talentos realmente no prosperan ahí.

¡Veamos con mayor detalle!

¿En qué eres bueno?

  • Es una habilidad natural. Eres naturalmente bueno en alguna materia o campo. También eres más eficiente o más efectivo al realizar ciertas tareas, manejar situaciones o aplicar conocimientos. Si bien a veces tendrás dificultades, generalmente mejorarás a un ritmo más rápido que otros.

  • Se basa en el conocimiento. La mayor parte del conocimiento se aprende, pero si sabes en qué eres bueno podrás educarte sin tanto esfuerzo. 

  • Eres reconocido por eso. Si estás aplicando tus habilidades, no podrás ocultar tu talento natural. La gente reconocerá, apreciará y comentará las actividades en las que eres bueno sin que las menciones. 

¿Qué te apasiona?

  • El nivel de habilidad no es importante. Está claro que la pasión no lo es todo, es necesario tener interés por seguir aprendiendo en qué eres bueno.

  • Se basa en intereses. Es posible que no te resulte fácil captar tus pasiones, pero tu amor por ellas hará que sea sencillo tener éxito de todos modos. 

  • Estás intrínsecamente motivado. Muchas personas también están intrínsecamente motivadas por aquello en lo que son buenas. De hecho, el placer que obtienes al realizar una determinada tarea vale más que cualquier recompensa externa.

Dicho esto, sigue leyendo para descubrir en qué eres bueno y cómo puedes convertirlo en una pasión.

mujer pensando en qué es buenaFuente: Pexels

8. Mantén la mente abierta

Algunas de las respuestas obtenidas pueden ser sorprendentes o resaltar aspectos de tu personalidad que no habías considerado. No los descartes. La idea es tener una mejor imagen de ti mismo, así como en qué eres bueno y las habilidades que podrías mejorar. Como te mencionamos anteriormente, estas cualidades inesperadas podrían llevarte a un área que nunca antes te hubieses imaginado.

mujer sonriendoFuente: Pexels

9. Escribe en tu diario

Una gran forma de poder pensar en qué eres bueno es recurriendo al método del journaling. Es una práctica cada vez más utilizada, la cual consiste en escribir tus pensamientos, deseos, miedos y esperanzas día a día en un cuaderno o diario personal.

Aunque no lo creas, usar un lápiz y papel serán los mejores compañeros cuando necesites estar solo y pensar cuáles son tus talentos. Toma tu diario y deja que tus pensamientos se plasmen. Escribe todos los días en este diario y conviértelo en tu actividad de rutina. Cuando permites que tus pensamientos fluyan libremente, te dirigirán a las cosas que amas y a la clave de cómo descubrir en qué eres bueno.

Después de aproximadamente una semana o un mes, comienza a leer tu diario. Te darás cuenta de que numerosas actividades atraerán tu atención y seguramente te gustará volver a esos pensamientos.

En pocas palabras, tu diario personal tiene la respuesta para conocer las cosas en las que eres bueno. No solo te permitirá enumerar tus fortalezas y oportunidades, sino también a descubrir lo que deseas para tu vida personal y profesional.

persona escribiendo sus habilidades en su diarioFuente: Pexels

10. Observa el talento en los demás

Hay momentos en que el talento de los demás te puede inspirar a darte cuenta de qué eres bueno en cierta actividad. Sin duda, lo que te atrae de otra persona podría ayudarte a responder: “¿Cómo saber en qué soy bueno?”.

Por ejemplo, si un artículo te inspira, pero crees que podrías haber contribuido de una mejor manera, tal vez tu talento oculto sea la escritura.

Por eso, lo ideal es que busques algo que conecte con tu vocación. Debe inspirarte y hacerte sentir feliz. Usa esto a tu favor, además, puedes buscar el consejo de esa persona y obtener ayuda para desarrollar esa habilidad tú mismo y no recurrir a un test para saber “¿En qué soy bueno?”.

personas riendoFuente: Pexels

11. Recuerda lo que te han agradecido o elogiado

Hacemos numerosos actos en nuestra vida. Y a veces se nos agradece, y otras veces no. Trata de averiguar las diversas cosas por las que te agradecieron o por las que recibiste comentarios positivos sobre tu trabajo en el pasado. ¿Cómo te hizo sentir?

Es fácil descartar tales elogios, a veces inconscientemente. Si escuchas estos elogios, te indicarán exactamente en qué eres bueno. De igual forma, cuando te agradecen algo regularmente, significa que eres bueno en eso, lo que podría ser tu talento oculto.

Puedes ser un buen oyente, un buen motivador o un buen maestro. Estos pequeños agradecimientos o elogios pueden parecer insignificantes a veces. Sin embargo, en algún lugar en el fondo, estas son tus habilidades.

jefe agradeciendo a un trabajadorFuente: Pexels

12. Sé abierto al cambio

Una vez que hayas encontrado la respuesta de “¿Cómo saber en qué soy bueno”?, debes estar abierto al cambio. Es posible que debas tomar decisiones importantes que te cambien la vida después de descubrir tu talento.

Recuerda que la vida no siempre es una línea recta. A veces es en zigzag o corre en círculos. Por lo tanto, descubrir en qué eres bueno y encontrar tus mejores fortalezas te dará la visión para enfrentar los altibajos de la vida. 

Puede parecer inquietante al principio, pero eso es lo que te hará feliz con el tiempo. No puedes esperar quedarte estancado y crecer. Necesitas aceptar el cambio y hacerlo con entusiasmo.

Por eso, necesitas darte la oportunidad de vivir una vida que te haga feliz a través de tus talentos. Esto implica dejar ir todas las nociones preconcebidas y aceptar buenamente los nuevos pensamientos y hábitos. Descubrirás que dichos cambios mejorarán tu forma de pensar y te prepararán para más desafíos de la vida.

cambios en la vidaFuente: Pexels

13. Impulsa tus habilidades

Descubrir las actividades en qué eres bueno no significa que tu historia de autodescubrimiento haya terminado. Requiere que aprendas y actualices constantemente tus conocimientos y te vuelvas más competente para potenciar tu conjunto de habilidades.

Por ejemplo, toma cursos, asiste a seminarios, mira videos, lee libros o haz cualquier actividad que te ayude a mejorar tu talento. Con el tiempo, casi todo se vuelve obsoleto y, por lo tanto, nunca debes estar satisfecho cuando se trata de aprender y enriquecer tus conocimientos.

persona llevando cursos onlineFuente: Pexels

14. Recuerda tus habilidades pasadas

Otra forma de saber en qué eres bueno es recordar todas las habilidades que has tenido a lo largo de tu vida, ya sea en la infancia, en la escuela, en la universidad o, bien, como adulto. 

Tal vez tengas dificultades para recordarlas, pero seguramente tus padres o hermanos pueden darte una mano. Estas son las personas en tu vida que te conocen desde hace tiempo.

Hay costumbres y hábitos que adquirimos de niños y tratamos de ser buenos en ellos. Tal vez hay actividades en las que eres bueno, pero quizá las has olvidado a medida que creciste. Tus comportamientos, gustos y disgustos pasados ​​te darán una idea clara de tu personalidad y de cómo creciste.

Si algunas de estas acciones todavía te hacen cosquillas en el cerebro o te emocionan, estas eran las cosas que amabas y en las que eras bueno. ¡Ese es tu talento! Trata de recrear esa parte de tu vida y recuperar el mismo nivel de entusiasmo cuando te des cuenta de tus fortalezas.

habilidades en la universidadFuente: Pexels

¿Encontraste solución a tus inquietudes? Esperamos que al poner en práctica nuestros consejos hayas respondido a la pregunta que originó este blog post: "¿Cómo saber en qué soy bueno?". Y más que eso, tengas una ruta de acción para encontrar esas motivaciones y aspectos de mejora que en muchas ocasiones no son tan fáciles de conocer. 

Sin embargo, si ya descubriste en qué eres bueno y entre esas habilidades tienes el poder de gestionar proyectos como todo un profesional o ser un líder nato, nada mejor que reforzar tus talentos. ¿Cómo? Con nuestros cursos online de soft skills.

¡Nos vemos!

También podría interesarte