Home Blog/ Clima laboral/
Clima laboral
Amonestación laboral: ¿qué tipos existen y en qué casos debe aplicarse?Amonestación laboral: ¿qué tipos existen y en qué casos debe aplicarse?

Amonestación laboral: ¿qué tipos existen y en qué casos debe aplicarse?

Juliana Fantino - 30 May 24

Articulo

7 min.

Una amonestación laboral puede definirse como un apercibimiento o sanción que se aplica desde el departamento de talento humano empresarial a los colaboradores que forman parte de los equipos de trabajo. 

Según las características de la cultura corporativa, la política de convivencia laboral, el estatuto de absentismo y el marco normativo de cada país, los tipos de amonestaciones laborales varían.

Dentro de este contexto, disponer de una administración de cada amonestación laboral es necesario para reconocer el estado de situación general de los grupos de trabajo con respecto al clima de trabajo. 

También, permite evaluar cuáles son los elementos a mejorar estratégicamente desde el área de RR. HH. para mejorar esta situación. 

Continúa leyendo esta guía sobre la importancia de una amonestación laboral dentro de las organizaciones y potencia la creación de equipos con un alto desempeño basado en el bienestar.

 

¿En qué consiste una amonestación laboral?

Desde una perspectiva conceptual, una amonestación laboral es una clase especial de sanción dentro del ambiente de trabajo que puede tener características e implicancias diferentes según cada compañía en particular. 

Además, tendrá una serie de consecuencias prácticas sobre la actividad laboral de la persona. En algunos casos, puede afectar la reputación del colaborador por parte del departamento de talento, los líderes de equipo y los compañeros. 

Para que conozcas en mayor profundidad qué es una amonestación laboral, a continuación, se detallan otras de sus principales cualidades:

  • Una amonestación disciplinaria laboral es una herramienta de la que disponen los líderes de equipo y las áreas de talento humano para fomentar la corrección de comportamientos inadecuados en relación con las actividades laborales, los vínculos con sus compañeros o con sus superiores jerárquicos. 

  • Los motivos por los que se pueden presentar las consecuencias de una amonestación laboral deben estar detallados en el manual de comportamiento corporativo. 

  • Como contraparte de toda amonestación en  materia laboral, los colaboradores que hayan recibido una sanción de este tipo tienen el derecho de comunicar su opinión sobre lo sucedido para intentar remediar la situación y apelar contra la amonestación laboral. 

  • Más allá de la incomodidad de establecer amonestaciones laborales, desde un punto de vista constructivo, son oportunidades de crecimiento para mejorar aspectos negativos y transformarlos en oportunidades de mejora. 

  • Una amonestación laboral es una medida de carácter disciplinar que tiene incidencia en el expediente del colaborador. Esta situación podría limitar potenciales ascensos dentro de la misma compañía o darle al empleado una mala reputación y referencias que podrían afectar su carrera laboral hasta fuera de la organización. 

  • En ocasiones, las amonestaciones laborales impactan en la percepción de incentivos económicos por el alcance de objetivos y compensaciones no económicas que formen parte del salario emocional del talento.

    Aquí, se pueden mencionar descuentos en centros de entretenimiento, distintas capacitaciones y opciones de flexibilidad laboral.

 

¿Cuáles son los tipos de amonestaciones laborales?

Una amonestación laboral puede clasificarse de distintas formas según ciertos criterios de aplicación. También, de acuerdo con los valores, la misión, visión y los objetivos organizacionales, junto con la cultura empresarial en general. 

Asimismo, cobran relevancia las diferentes normas de trabajo de cada empresa y lo establecido por el marco legal de cada país. 

Generalmente, las amonestaciones laborales se pueden categorizar de este modo:

Amonestaciones simples o graves 

Entre las principales clases de amonestaciones, se destacan aquellas que no repercuten de forma drástica en la actividad laboral de los colaboradores. 

Se trata de una amonestación laboral sencilla que suele fijarse como primer apercibimiento o aviso de mal comportamiento. Efectivamente, implica una sanción disciplinaria que no tiene consecuencias directas a corto plazo. 

No obstante, si estás amonestaciones de trabajo se repitieran en el tiempo, afectarían negativamente al talento humano. 

Por ejemplo, el colaborador no recibiría su premio por presentismo, y podría ser sancionado con días de inasistencia con pérdida de beneficios económicos y no económicos. Incluso, tendría la posibilidad de ser suspendido por tiempo indefinido o hasta despedido. 

Esas son las amonestaciones graves que deben ser supervisadas con mayor exhaustividad por los responsables del sector de recursos humanos.

 

Amonestaciones orales o escritas

En relación con el soporte de comunicación de las amonestaciones laborales, pueden clasificarse en orales o de carácter escrito. La elección dependerá del protocolo de acción que indique la normativa de cada empresa; y a veces, de la preferencia del área de trabajo correspondiente. 

De este modo, una amonestación laboral oral suele ser comunicada verbalmente por el superior jerárquico. Sin embargo, debe ser documentada de algún modo dentro del sector de recursos humanos.

Es decir que la comunicación se efectúa oralmente, pero la gestión administrativa debe ser asentada por escrito. 

En contrapartida, la amonestación de trabajo escrita se comunica y se documenta por medio de la escritura. Por ende, el empleado es comunicado de la amonestación laboral y de sus consecuencias por escrito. 

Si necesitas un formato de amonestaciones laborales, puedes aprovechar las ventajas de nuestra plantilla de carta de amonestación laboral para optimizar este tipo de procedimientos de gestión empresarial.

Plantilla de carta de amonestación laboral

“Plantilla de carta de amonestación laboral, Crehana”

¿Cómo gestionar las amonestaciones laborales en las empresas?

Administrar cada amonestación laboral en entornos empresariales es fundamental para tener un seguimiento de la evolución del clima de trabajo en el tiempo. 

A la vez, identificar la frecuencia y cantidad de las amonestaciones laborales optimizará la recolección de datos de calidad y la toma de decisiones asociada. 

A continuación, se destacan algunas de las metodologías estratégicas más empleadas para maximizar la regulación de toda amonestación laboral en las compañías de gran dimensión:

a. Fortalecer la cultura empresarial 

Entre las actividades que existen para reducir la cantidad y el impacto de las amonestaciones laborales en el rendimiento y bienestar de los equipos, se pueden explicitar las actividades que refuercen la cultura organizacional. Algunas de ellas son las siguientes:

  • Dinámicas de gamificación que permitan reconocer los distintos roles dentro de los equipos, detectar problemas y mejorar el ambiente de trabajo. Todo esto por medio de la búsqueda de la distensión laboral y la reducción del estrés general. 

  • Optimizar el salario emocional de las personas puede ser una buena estrategia para elevar los niveles de felicidad en el trabajo y reducir cada amonestación laboral.
    Entre las vías más comunes, se puede mencionar la capacitaciones para empresas y el talento humano, mayor flexibilidad en el trabajo, junto con oportunidades de crecimiento en la misma compañía. 

  • Actividades de team building que promuevan un desarrollo del sentido de pertenencia y el engagement de forma efectiva. 

    De acuerdo con nuestro ebook “Estrategias para mejorar el clima laboral”, esta clase de dinámicas favorece la relación socioemocional con las personas de los equipos. A la vez, se promueve la integración y es un espacio ideal para detectar nuevas vocaciones de líderes dentro de los grupos de trabajo. 

Estrategias para mejorar el clima laboral

“Estrategias para mejorar el clima laboral, Crehana”

b. Mejorar los estilos de liderazgo 

Por otra parte, a la hora de controlar las amonestaciones laborales en las empresas, uno de los mejores métodos implica optimizar el liderazgo que se aplica dentro de los grupos de trabajo. 

De hecho, el mánager es la persona que está en contacto directo con los colaboradores. Por eso, es imprescindible darles los conocimientos y las herramientas prácticas para detectar aquellas instancias en la que es conveniente la aplicación de una amonestación laboral. 

Dentro de este contexto educativo, se vuelve imprescindible que el líder de equipo disponga de un exhaustivo conocimiento sobre las reglamentaciones corporativas y sus implicancias dentro de los grupos de trabajo. 

Aquí se presentan algunas de las alternativas más adecuadas para mejorar la aplicación de las amonestaciones laborales en los equipos laborales:

  • Realización de webinars interactivos en los que se expongan los saberes actualizados sobre la importancia de las amonestaciones laborales y cuál es el rol del líder en su establecimiento. 

  • De acuerdo con un artículo de Harvard Deusto, un estilo de liderazgo positivo puede lograrse a partir del coaching. Esta es una de las vías más eficientes para potenciar la forma de relacionarse que tienen las personas de los equipos.
    A la vez, sirve para promover la empatía y desarrollar todas las competencias que se pueden incluir dentro de la inteligencia emocional. 

  • Cursos online en los que se les enseñen a los líderes de equipo tácticas estratégicas para desarrollar un clima laboral positivo y fomentar el buen comportamiento. Todo esto desde un compromiso con la compañía y a través de una promoción del bienestar de todos los integrantes de la compañía.

Así, el rol del líder es esencial para reducir toda amonestación  laboral y alcanzar un buen clima de trabajo. Según nuestro podcast “Evita que el ego inhiba tu liderazgo” con María Angélica Ortíz de Experian, es esencial que el líder trabaje en aras de la reunión del equipo. 

Para ello, no solamente debe motivar a los empleados. También, dejar de lado su propio ego, enfrentar los desafíos en forma grupal y festejar los logros de igual manera.

Por ende, frente a la necesidad de reducir o neutralizar por completo las amonestaciones laborales, el rol del mánager es ser un promotor de un buen ambiente de trabajo. Este debe estar basado en la comunicación, el respeto mutuo y la búsqueda de la felicidad laboral común.

c. Usar nuevas tecnologías 

Supervisar las amonestaciones laborales es central para todo el departamento de talento humano de las organizaciones. Con el objetivo de agilizar estos procedimientos, se deben emplear nuevos recursos tecnológicos que permitan reducir los tiempos, automatizar tareas y evitar la realización de actividades manuales. 

Al mismo tiempo, las herramientas tecnológicas pueden ser de suma utilidad para reconocer cuál es el contexto de trabajo que prevalece en los equipos. Para lograrlo, se pueden usar plataformas especializadas que faciliten la recopilación de datos cuantitativos. 

En este sentido, una de las mejores alternativas es sacarle provecho al software de clima laboral de Crehana. Este permite llevar a cabo encuestas de pulso para identificar un ambiente hostil.

Asimismo, para establecer los grados de felicidad en el trabajo, con el objetivo de optimizar la toma de decisiones dentro del área de talento de las grandes empresas.

En resumen, todos los integrantes del equipo de recursos humanos, los mánagers y los colaboradores deben conocer qué es una amonestación laboral, cómo repercute en el clima de trabajo y cuán importante es establecer estrategias para evitar su aplicación. 

En este sentido, es necesario aprovechar las ventajas de las nuevas tecnologías para administrar las amonestaciones laborales. De este modo, será más sencillo extraer datos cuantitativos de calidad que sirvan para reconocer el panorama general en relación con los motivos de las amonestaciones laborales. 

Ten presente entonces la relevancia de las amonestaciones laborales, brinda un buen salario emocional y fortalece la cultura organizacional a través de actividades específicas. 

Como resultado, se optimizará el ambiente de trabajo, aumentará el sentido de pertenencia y los niveles de rendimiento productivo se incrementarán con el tiempo.