Nihonga e, la pintura japonesa: técnicas y estilos

Nihonga e, la pintura japonesa: técnicas y estilos

Última actualización 9 de Marzo del 2021Tiempo de lectura: 7 min.

Jorge Bautista

Investigar la pintura japonesa desencadena muchos misterios y encantos. Como toda expresión artística, en las obras de pintura tradicional se guardan muchas historias, estilo de vida y cultura. Es decir, las muestras de pintura son como una fotografía hecha a mano que conserva la esencia de un país.

Una de las características de la pintura japonesa es que abarca gran cantidad de estilos artísticos. Aunque tuvo una influencia china, con el paso del tiempo fue adaptando su propio estilo. Tal fue el caso que la pintura japonesa formó parte de la influencia artística de lo que más adelante conoceríamos como Modernismo. 

Antes de que conozcas a profundidad los estilos y técnicas de la pintura japonesa, te recomendamos entender de dónde viene y cuál fue su origen. Por eso, en este artículo partiremos desde la génesis de esta expresión artística. Asimismo, conocerás importantes pintores japoneses y sus obras, tanto tradicionales como contemporáneas. 

 

Índice

  1. ¿Qué es Nihonga e?
  2. Historia de la pintura japonesa (Nihonga)
  3. Técnicas de la pintura japonesa
  4. Estilos de la pintura japonesa
  5. Japonismo: la influencia de la pintura japonesa en oriente
  6. Principales representantes de la pintura japonesa
  7. Representantes contemporáneos de la pintura japonesa

 

¿Qué es Nihonga e?

Cuando buscamos información sobre pintura japonesa, siempre sobresale el término Nihonga. Pero, ¿qué significa? Este término se compone de dos frases: nihon, que significa “Japón”, y ga, que significa “imagen” o “pintura”. Entonces, una traducción exacta al español sería “pintura de estilo japonés” o “pintura japonesa”.

Estas pinturas responden a las convenciones artísticas tradicionales de Japón. Esto incluye también a las técnicas, tipos de pintura, y otros materiales empleados en la pintura japonesa tradicional.

Si bien este término viene de muchos años de antigüedad de la cultura japonesa. Recién se fortaleció en el periodo Meiji del Japón Imperial (1868 – 1912), para que se diferencie de otras obras occidentales o comúnmente conocidos como Yōga.

En toda la historia del arte de Japón, que también incluye a la pintura japonesa, se constituye por acaparar determinadas corrientes artísticas provenientes del extranjero.

PINTURAS JAPONESAS
Fuente: Cultura

Historia del Nihonga

La historia de la pintura japonesa parte por delimitar una nueva influencia cultural de Estados Unidos. Hasta 1853, Japón tenía las puertas cerradas al mundo exterior por más de dos siglos. Recién con la presión bélica del país norteamericano, Japón fue obligado a firmar acuerdos comerciales.

Esta apertura comercial al occidente también implicó un choque cultural para los japoneses. Si bien esto provocaría un enriquecimiento cultural entre ambas naciones, esto provocó una reacción por defender la estética, tradiciones y técnicas del arte japonés.

Es así como nace el arte nihonga. En resumidas cuentas, es el arte que defiende la pintura de la cultura japonesa. Una fuerza cultural que trascendió todas las generaciones japonesas y que hoy en día se enseña en las principales escuelas y academias de ese país.

Actualmente el nihonga no mantiene una tradición impoluta, ya que la incorporación de algunos elementos del arte occidental fue de manera progresiva. Sin embargo, estos cambios ayudaron a mejorar las obras de la pintura japonesa tradicional.

 

¿Te gusta la ilustración natural? ¡Esta es tu oportunidad para especializarte y ser el número 1!

 

Técnicas de la pintura japonesa

La principal característica de la pintura nipona es su alta durabilidad y persistencia del color. Esto se debe a que unas de las técnicas de pintura japonesa se basa en utilizar minerales como pigmentos de las pinturas y, en una menor proporción, usan pigmentos vegetales o animales. 

La preparación de estos productos naturales debe hacerse al mismo instante en que se realizará la obra. Esta técnica, característica de la pintura japonesa, hace que las obras tengan un mayor tiempo de vida. Cabe resaltar que estos materiales deben ser manejados con extremo cuidado para que no pierdan su calidad.

Por otro lado, esta técnica también implica un verdadero cuidado para la conservación de cada pintura japonesa. Ya que los cambios de temperatura, la humedad y la exposición a la luz solar son los principales causantes de su deterioro.

Por eso, las pinturas deben ser enrolladas y almacenadas en cajas de madera para su buena conservación. Cuando son expuestas al público, solo se hace durante períodos muy cortos de tiempo. 

 


 

Estilos de la pintura japonesa

La pintura japonesa maneja dos estilos muy marcados: Nihonga monocromático y Nihonga policromada.

En ambos casos, para que la pintura japonesa se adhiera mejor al lienzo o soporte, los pintores japoneses utilizan el pegamento Nikawa. Cuando se calienta este tipo de pegamento se forma una sustancia gelatinosa. Luego, una vez que se enfría, se solidifica y queda impregnado en la tela. 

Nihonga monocromático

Este estilo del Nihonga se basa en la modulación de los tonos de tinta, es decir, del más oscuro al más claro. Con esto se busca tener una variedad de matices de blanco. Asimismo, también se encuentran los tonos grises y el color negro verdoso, que, en ocasiones, se utiliza para representar a las montañas, árboles o el agua. 

Para este estilo de pintura japonesa, se utiliza la tinta sumi, o comúnmente llamada tinta china. Para obtener esta tinta, se utiliza hollín y cola de espina de pescado o piel de animal. Por lo general, este estilo de un solo color está muy marcado en la pintura japonesa antigua. 

Nihonga policromada

El segundo estilo de pintura japonesa tiene una variedad de colores provenientes de distintas clases de pigmentos obtenidos a partir de ingredientes naturales como los corales, conchas marinas y minerales como lapislázuli, malaquita o el cinabrio. La hoja de oro o de plata también pueden ser incorporadas en la pintura. 

La mayoría de las pinturas policromadas mantienen temáticas de animales, plantas, paisajes y personajes. ¿Recuerdas la famosa pintura japonesa “la gran ola”? Forma parte de la pintura japonesa policromada. 

En ambos estilos, el fenómeno cultural japonismo influyó en el arte nihonga. Con ello se cambiaron algunas cuestiones de perspectiva, sombreado y naturalismo a la pintura japonesa, dándole un aspecto más fiel a la realidad.

la ola gigante japon
Fuente: El País

Japonismo: la influencia de la pintura japonesa en oriente

Como ya lo sabes, cuando Japón abrió las puertas al mundo occidental, hubo un choque de culturas. Dentro de este fenómeno, la pintura japonesa influyó fuertemente en los principales artistas europeos y de América. A este fenómeno se le denominó “japonismo”. 

Uno de los principales impactos de la pintura nipones en Europa fue el uso de colores planos y con un borde grueso y negro. Asimismo, la ausencia de sombras y los encuadres descentrados generan una sensación de movimiento. 

Asimismo, el japonismo tuvo un alto impacto en las escenas de las pinturas. Con la llegada de este fenómeno se empezó a dibujar la vida cotidiana, actividades del día a día y ambientes de encuentros sociales. La pintura japonesa tuvo una influencia revolucionaria en Europa ya que allá se encontraban en el periodo realista.

La corriente de la pintura japonesa llegó hasta Van Gogh. Sus ilustraciones más famosas guardan en secreto una inspiración japonesa, por ejemplo, el manejo provocativo de los colores, forma parte de su herencia artística que dejó al mundo entero. 

van Gogh japonismo
Fuente: Wikipedia

Principales representantes de la pintura japonesa

A continuación, seleccionamos 4 principales pintores japoneses famosos que representaron a la pintura japonesa tradicional.

Kiyohara Yukinobu

Kiyohara fue una artista japonesa que desde su infancia estuvo involucrada en el mundo artístico. Durante su largo recorrido en la pintura japonesa realizó lo que se considera pintura japonesa tradicional. 

De este modo, realizó pinturas basadas en paisajes, flores y personalidades budistas. Más tarde, decidió rescatar a personajes femeninos como Murasaki Shikibu, escritora del primer libro modernista Genji Monogatari.

Kiyohara Yukinobu
Fuente: Wikipedia 

Jiro Takamatsu

Nacido en Tokio, en 1936, se convirtió en uno de los artistas más influyentes de la década de 1960. Estudió en la Universidad Nacional de Tokio de Bellas Artes y música. Por lo general, se dedicó a la pintura de óleo, ampliando su repertorio de estilos de pintura japonesa hasta el año de su graduación (1956).

Durante su carrera fundó Hi-Red (1963-64), un centro colectivo radical de corta duración que tuvo la participación de otros pintores japoneses famosos de su época como: Akasegawa Genpei y Nakanishi Natsuyuki. En este centro se exponían obras satíricas referidas a los cambios de la sociedad japonesa producto de la posguerra. 

Jiro Takamatsu
Fuente: Stepgen Friedman Gallery

Toshi Yoshida

Yoshida fue un artista que perteneció al movimiento artístico hanga de sōsaku. Una corriente que destacó por promover la autoexpresión en la pintura japonesa. Toshi fue un artista del paisaje shin hanga pero siempre buscó desligarse del legado artístico de su padre.

Recién en 1926, eligió pintar animales como uno de sus temas base para diferenciarse de su padre, el cual era un especialista en paisajes. Sin embargo, cuatro años más tarde, en 1930, Toshi comenzó a fabricar pinturas de paisaje y grabados. 

Tōshi Yoshida
Fuente: Wikipedia 

Uemura Shoen

Uemura fue una pintora japonesa que dedicó su vida a realizar ilustraciones Bijing-ga, es decir, pinturas dedicadas a resaltar y representar el ideal de la belleza japonesa, que, por lo general, se trataba de personajes femeninos.

Sin embargo, años más tarde, cambió su estilo al nihonga, un estilo artístico más tradicional de la pintura japonesa donde pudo resaltar objetos tradicionales de Japón así como escenas y pasajes de la historia de su país. 

Uemura Shoen
Fuente: Wikipedia 

 

 

Representantes contemporáneos de la pintura japonesa

Si bien el nihonga se aleja de la pintura japonesa actual, queremos presentarte algunos pintores japoneses modernos para que puedas contrastar el avance cultural de Japón.

Tadanori Yokoo

La pintura japonesa contemporánea también alcanzó a la publicada. Y así lo demostró Tadanori, que se dedica a realizar obras del género Pop- Art las cuales forman parte de anuncios comerciales como de productos de bebidas, películas y portadas de discos. 

Tadanori Yokoo
Fuente: Pinterest

Takashi Murakami

Las obras de Takashi son una explosión de olores y fantasía. Él logró conectar su pasión por el anime y el manga con su rol artístico. El artista también utilizó a sus obras como un modo de protesta al modelo actual de Japón.

Según Takashi, su país vive en una efervescencia por copiar el modelo occidental.

Takashi Murakami
Fuente: Artetrama

La pintura japonesa no solo es llamativa por ser auténtica, también porque nos abre las ventanas para aprender una nueva cultura y estilos de vida muy diferente a lo que uno está acostumbrado.  

¿Te atreves a realizar una pintura japonesa? La manera más tradicional de hacerlo es usar un color en una misma paleta de mezclas. Esto se debe a que en la pintura japonesa tradicional los colores se van superponiendo uno sobre otro. Así, tiene un aspecto mucho más sofisticado y la variación de color es más sutil.  

Como una última recomendación, mezcla la pintura con un pegamento fuerte para crear la capa base. Luego, gradualmente, usa un pegamento más diluido con forme vas avanzando en la pintura. 

Si bien aprender de la pintura japonesa tradicional es muy interesante, también te invitamos a que te sumerjas en el arte contemporáneo japonés, como las ilustraciones Kawaii. ¡Empieza a ampliar tus conocimientos! 

 

También podría interesarte

Subcategorías

Softwares