🧰 ¿Qué es el MVP o Producto Mínimo Viable? | Crehana para empresas
Qué es un MVP y cómo podría llevarte a ser el próximo magnate

Qué es un MVP y cómo podría llevarte a ser el próximo magnate

Última actualización 14 de Agosto del 2021Tiempo de lectura: 7 min.

Jorge Iván Cubillos Aldana

A Frank Robinson, cofundador y presidente de SyncDev, le debes que gracias a un MVP puedas ahorrar tu apreciado tiempo —¿no es, acaso, lo más valioso que tienes?—  sin desperdiciarlo durante horas pensando en que hasta que no esté listo ese nuevo producto que estás desarrollando, con todas sus funcionalidades, no podrá salir al mercado, con el riesgo de que a nadie le interese.  Y a Eric Ries —autor del libro The Lean Startup— le debes que haya popularizado ese concepto.

Para ponerte en contexto, si ahora mismo estás incursionando o piensas incursionar en emprendimiento tecnológico, y lo que quieres es desarrollar una nueva aplicación para que, por ejemplo, una persona pueda pedir un auto, de servicio público o particular, para transportarse dentro de la ciudad conociendo la identidad de quien le recoge, la tarifa y el tiempo estimado en el que llegará a su destino —¿alguien mencionó Uber?—, desarrollarlo completo de entrada te costaría un dineral, pero podrías lograr tu objetivo con menos esfuerzo, dinero y personas de lo que podría pensarse si empiezas con un Producto Mínimo Viable (MVP) .

Es ese concepto el que deberías comprender aunque haya un plan de negocios y un plan de lanzamiento de marketing de por medio , para que, si la primera vez que pruebas un producto no cumple tus expectativas o las de tu público objetivo, puedas mejorarlo o cambiar sin que eso te cueste mayores recursos. Así de mágico es un MVP. Pero, mejor profundicemos. 

cuaderno-mvlFoto de picjumbo.com en Pexels

¿Qué es un producto mínimo viable (MVP)?

Como lo dijimos en un comienzo, Mark Robinson introdujo el término Producto Mínimo Viable (MVP) en 2001. Un MVP es, según Robinson, el resultado del desarrollo de productos y el desarrollo de clientes al mismo tiempo, algo que él llama "desarrollo sincrónico", y explica muy bien cómo funciona.

El MVP es el punto óptimo entre el retorno de la inversión (ROI) y el riesgo, que se correlaciona directamente con el esfuerzo y el tiempo de comercialización, y de hecho Robinson ilustra el MVP con una cuadrícula. "Riesgo o esfuerzo" está en el eje horizontal y se representa contra el "ROI" en el eje vertical:

Robinson-MVPEn sus palabras, el MVP es mucho más que determinar el conjunto de características de un producto; es una mentalidad para los equipos de gestión y producto. “Piensa en grande a largo plazo pero pequeño a corto plazo. Piensa lo suficientemente grande como para que el primer producto sea una plataforma de lanzamiento sólida para él y su próxima generación y la hoja de ruta que sigue, pero no tan pequeña como para dejar espacio para que un competidor lo supere ", dice.

A decir verdad hay muchos recursos que definirán qué es el MVP y te dirán cómo construirlo. La de Robinson es la original, pero también puedes encontrar definiciones para alternativas cercanas, como Solución Mínima Viable, Producto Asombroso Máximo, etc. Pero antes de concentrarte en la terminología y las mejores prácticas, lo mejor es que des un paso atrás y evalúes lo que estás tratando de lograr y dónde te encuentras en ese proceso.

Supongamos que estás empezando a desarrollar un nuevo producto. Tienes algunas ideas generales sobre el mercado y los clientes. Incluso puedes tener algunos prototipos sobre los que hayas recibido comentarios. Ya sea que seas una emprendedor nuevo o establecido, lo que sí sabes es que construir algo a escala requerirá  esfuerzo y dinero considerables. No hay apuestas seguras y cada camino a seguir implica cierto nivel de riesgo.

La diferencia entre las nuevas empresas y las empresas más establecidas es que pueden tener un poco más de flexibilidad al crear un producto en una nueva empresa. Las empresas más grandes tienden a operar con más planificación y previsión. Pero, en última instancia, para cualquiera de las organizaciones, deben minimizar el riesgo. Necesitan cierto nivel de confianza, de que están en el camino correcto antes de comprometer recursos y capital. Quizás lo más importante es que deban hacer que los demás confíen en un proceso de desarrollo que genere valor para sus clientes.

Entonces, ¿cómo puedes hacer eso?

DIBUJO-MVP

Haciendo más con menos, según Eric Ries

También como te lo dijimos en un inicio, Eric Ries popularizó el concepto MVP en su libro The Lean Startup, donde justamente explica la metodología Lean, o ágil, en la que el MVP es, precisamente, uno de sus componentes principales. "El producto mínimo viable es la versión de un nuevo producto que permite a un equipo recopilar la máxima cantidad de aprendizaje validado sobre los clientes con el menor esfuerzo", define Ries.

Entonces, solo digamos que tu MVP —que puedes aprender a hacerlo en este curso de prototipado con metodología Leanserá la inversión mínima que necesitas para ver si alguien pagará por lo que planeas vender. 

Los productos mínimos viables pueden variar en tipo y complejidad, y no siempre son "productos". Un MVP podría ser cualquier cosa, desde simples pruebas de humo, como dirigir el tráfico a una página de destino, hasta prototipos físicos (a menudo con características y errores faltantes). A diferencia de un prototipo, un MVP no solo se usa para probar el diseño o la técnica. El objetivo principal del MVP es probar hipótesis fundamentales para tu modelo de negocios.

 

¿Para qué construir un MVP?

Como el propósito de un MVP es siempre minimizar el tiempo y el esfuerzo desperdiciados probando cómo reacciona el mercado a tu idea antes de construir el producto completo, un MVP puede ayudarte a lo siguiente: 

  1. Validar hipótesis de ideas de productos con datos de la vida real.
  2. Reducir el tiempo de comercialización de nuevas funciones. 
  3. Entregarle valor a tus primeros usuarios rápidamente. El MVP es la ruta más corta que ofrece el mayor valor a tus primeros clientes, al mismo tiempo que genera aprendizajes para ti.
  4. Probar el ajuste de tu producto / mercado antes de crear un producto completo. 
  5. Recopilar datos sobre el comportamiento de los usuarios para dar forma a futuras iniciativas de productos y estrategias de comercialización. Los MVP se pueden utilizar como el argumento principal para ayudarte a tomar decisiones basadas en datos. 
  6. Hacerte con una base de usuarios previa al lanzamiento.
  7. Ahorrar dinero y tiempo que de otro modo se gastaría en ideas infructuosas.

Algunos ejemplos famosos de MVP’s

Algunas de las empresas de tecnología más exitosas que existen tuvieron un MVP. Sí, Uber no se expandió de esa manera de la nada, y Facebook no se convirtió en la red social más grande del planeta fortuitamente. Démosle una mirada a estos dos ejemplos, y sumemos a Airbnb como tercero. 

Facebook

Es difícil imaginar que Facebook alguna vez fue un sitio web con el único propósito de conectar a los estudiantes de la Universidad de Harvard. El MVP de Facebook se llamaba Thefacebook. Era una plataforma simple que conectaba a los estudiantes de las mismas clases permitiéndoles publicar mensajes en foros compartidos .

Al introducir Facebook en un segmento muy estrecho del mercado, Mark Zuckerberg logró validar su idea y ganar una masa crítica que luego disparó la adopción de la red social. Todos sabemos cómo termina la historia.

Facebook-mvp

Uber

Cuando se lanzó Uber —se llamaba UberCab— solo funcionaba en iPhone o por SMS, y solo estaba disponible en San Francisco. Era 2009. El MVP de Uber fue suficiente para demostrar que la idea de un servicio de transporte compartido barato tenía mercado.  El aprendizaje y los datos validados de la primera aplicación ayudaron a Uber a escalar el negocio rápidamente hasta donde se encuentran hoy. Ahora, Uber vale casi 80 mil millones de dólares y está activo en casi 80 países de todo el mundo.

Uber-mvp

Airbnb

Airbnb no siempre fue una empresa de 92.000 millones de dólares, ni se llamaba así. Era Airbed & Beakfast. A finales de 2007, sus fundadores, Brian Chesky y Joe Gebbia, que se habían mudado recientemente a San Francisco, tenían un problema que resolver: necesitaban ayuda para pagar el alquiler. Crearon un MVP para probar si personas desconocidas estarían dispuestas a pagar por quedarse en su casa. En su MVP no había un sitio web sólido ni opciones para seleccionar varias fechas, ubicaciones o precios. Se enfocaron en personas que viajaban a San Francisco para conferencias tecnológicas.

 

airbnb-MVP

Dropbox

En lugar de construir una solución completa que requeriría superar obstáculos técnicos extremos y meses de desarrollo, Drew Houston —uno de los cofundadores de Dropbox—, creó una demostración en video simple de tres minutos sobre su tecnología, dirigido a los usuarios de alta tecnología. El video explica lo fácil que es usar la plataforma de intercambio de archivos. El video llevó a 75,000 personas a esperar una invitación beta, literalmente de la noche a la mañana. 

En el caso de Dropbox, Houston usó un video como un producto mínimo viable para validar su hipótesis de que la gente quería un software para compartir archivos que "simplemente funciona como por arte de magia". Las bandadas de personas que se inscribieron validaron con éxito su hipótesis.

Rappi

Rappi es una de las menos de 20 startups de América Latina que han alcanzado el estatus de Unicornio, es decir, que tienen una valuación superior a 1000 millones de dólares. Simón Borrero, su CEO y co fundador tenía una empresa de diseño de páginas web desde donde desarrollaron Grability, una app de compras que simulaba el movimiento de un producto hacia la canasta del comprador. Y bueno, ahora son una compañía que opera en varios países.

RAPPI-MVP

Ni más ni menos, solo lo mínimo que necesitas

Dijimos que un MVP es la inversión mínima que necesitas para saber si alguien pagará por lo que vendes. Puedes pensar en ello como la "cosa" mínima que necesitas. Un MVP podría ser un producto funcional, un prototipo con datos falsos, una interfaz de usuario conectada a una camioneta fuera del edificio donde las personas procesan datos a mano o incluso una presentación de PowerPoint, aunque no sobrará nunca que te puedas valer de estas plantillas para el diseño de interfaces en aplicaciones móviles.

Cualquiera que sea la cantidad mínima que se necesita para ver si alguien pagará dinero por ella, es tu MVP. Si eres un vendedor consumado, tus palabras por sí solas pueden hacer el truco. Ten en cuenta que sea cual sea la táctica que elijas, debes esforzarte al máximo para cumplirla.

Ahora bien, depende de ti lo que quieras lograr. Como un MVP puede ser una página de destino en la que se solicitan direcciones de correo electrónico —posiblemente es una gran táctica y deberías considerarla—, lo que estás haciendo, para ser claros, es validar el interés por tu producto, no su valor . Además, en este escenario, es posible que estés apelando al valor que los usuarios creen que puede ofrecer tu solución potencial, pero no al valor real de un producto tangible. De cualquier manera, deberás desarrollar un MVP para validar si valoran tu producto.

 

Cómo medir el éxito de un MVP

Un Producto Mínimo Viable exitoso te dirá qué características son las mejores, qué debe cambiarse o si tu producto tiene potencial de mercado. Si tu MVP no tiene éxito, eso no significa fracaso. Al comienzo del desarrollo de tu producto, tienes una enorme flexibilidad, por lo que puedes continuar ajustándote hasta que recibas la respuesta ideal. Piensa en un MVP como un cebo: no podrás atraer a ningún cliente sin algo esencial al final de tu anzuelo.

Con el tiempo, y quizás incluso con múltiples MVPs, obtendrás información y observación. Recuerda, un MVP exitoso no es garantía de éxito a largo plazo. Lo que estás haciendo es minimizar el riesgo y generar confianza en tu proceso para crear algo que los clientes valoren. Puedes reiniciar el proceso con nuevos datos y nuevas suposiciones varias veces. 

¿Listo para ser descubierto y convertirte en el próximo magnate?

También podría interesarte