🧠 Pensamiento creativo: qué es y cómo desarrollarlo [2022] | Crehana
¡Usa tu pensamiento creativo para salir del molde!

¡Usa tu pensamiento creativo para salir del molde!

Última actualización 5 de Noviembre del 2021Tiempo de lectura: 7 min.

Milagros Bleger

Si crees que el pensamiento creativo es sólo una herramienta del arte, déjame decirte que te equivocas. ¿Alguna vez te has preguntado si la creatividad es una cualidad relevante en la vida cotidiana? Probablemente tú, como muchos otros, creas que el pensamiento creativo solo pertenece a quienes están en contacto con trabajos como la pintura, la fotografía o la música. 

Si bien esto es cierto, te aseguramos que pensar de forma creativa puede ayudarte en muchísimos rubros diferentes. Por ejemplo, en el ámbito de los negocios o, incluso, en tu vida personal. Pensar fuera del molde es de gran ayuda para llegar a soluciones originales. 

¿Te interesa este artículo? Te encantará nuestro MicroDegree en Marketing Digital. ¡Inscribite Aquí!

Lo cierto es que no necesitas ser un artista para dar rienda suelta a tu imaginación, y en este artículo aprenderás qué es el pensamiento creativo y cómo aplicarlo a tu vida personal o laboral.

Además te contaremos cuáles son los tipos de creatividad, qué diferencia a una persona creativa de otra, cómo desarrollar el pensamiento creativo y cuáles son los mejores cursos de creatividad que te ayudarán a materializar todas las ideas creativas que tienes en mente.

¡Comenzamos!

¿En qué consiste el pensamiento creativo?

Según Psicología y Mente, el pensamiento creativo es la capacidad que pueden desarrollar las personas para salirse de los patrones convencionales que dicta la sociedad y el entorno. Aplica a diversas situaciones, desde novedosas técnicas para resolver un problema específico, hasta tomar importantes decisiones de la vida. 

Conozcamos qué es el pensamiento creativo a través de un ejemplo cotidiano:

Es probable que, algunas veces, te hayas cruzado con una persona que te dice que es imposible lograr algo que quieres o que no existe una solución lógica para un problema. 

Por ejemplo, imagina si estudiaste una carrera relacionada con los números y, de la noche a la mañana, quieres probar suerte con un nuevo emprendimiento que se base en la ilustración digital porque te gusta dibujar. 

Lo más seguro es que alguien te diga que tu sueño es difícil de alcanzar porque estudiaste algo diferente o porque, simplemente, no empezaste a crear dibujos durante tu niñez. Que la práctica hace al maestro y que mejor te quedes en tu sitio, pues para algo invertiste tantos años dándole a las matemáticas. 

Aunque este es solo un ejemplo, lo cierto es que hay personas a las que les cuesta pensar fuera de la caja y creen que algunas cosas deben guiarse en base a un patrón establecido. Pero si algo nos ha enseñado el tiempo en casa, es que los seres humanos son capaces de reinventarse todas las veces que sean necesarias y que de cualquier hobby puede salir un plan a largo plazo. 

pensamiento creativo en el centro de una idea

Fuente: Pixabay

Así que ya sabes qué decir si mañana te preguntan por ahí qué es el pensamiento creativo, la respuesta es simple: es la capacidad de crear nuevas ideas y soluciones, incluso, ante cosas que parecen resueltas y evidentes. Es un tipo de pensamiento que se caracteriza por abordar la realidad de forma original y flexible. 

La vida podrá ponernos en situaciones difíciles de resolver y pensar de forma creativa puede ser una gran oportunidad para tener más alternativas con las que podríamos solucionar cualquier tipo de conflicto y/o desafío. 

¿Trabajas con un equipo que no funciona del todo bien o tal vez el contexto no es el ideal para sacar a relucir tus fortalezas? Dále vuelta a la situación con un poco de pensamiento creativo. Para ello, debes utilizar algunas técnicas de creatividad para generar las mejores ideas con el propósito de responder por tus labores de una forma innovadora. Más adelante te contamos cómo hacerlo.

Ahora que ya conoces qué es el pensamiento creativo, veamos cuál es la importancia del pensamiento creativo.

¿Cuál es la importancia del pensamiento creativo?

La importancia del pensamiento creativo es muy grande para la sociedad moderna, ya que existe una gran necesidad por sobresalir y competir en contextos cada vez más globalizados.

Sabemos que los másters en tal o cual asignatura definitivamente le aportarán un plus a tu equipo de trabajo por sus conocimientos técnicos sobre el tema. ¿Pero qué sucede si ante el mínimo conflicto se paralizan? ¿Vale la pena tanta academia sin habilidad de resolución de conflictos? ¡Por fortuna, todos podemos entrenar nuestro pensamiento creativo! 

En la actualidad, sin importar el ámbito, el pensamiento creativo es una de las habilidades más valoradas. No importa cuántas ganancias genera una empresa en un trimestre de actividad, si no cuenta con un equipo entrenado en pensamiento creativo, seguro le será muy difícil perdurar en el tiempo. 

 

 

Ejemplos de pensamiento creativo en el trabajo

Como recién emncionamos, en la actualidad, la creatividad y la innovación son dos elementos que van de la mano para que una empresa alcance el éxito. ¿Por qué sucede esto?

En primer lugar porque permite ver las cosas desde diferentes perspectivas. Si hay un problema en tu oficina y nadie sabe cómo resolverlo, una lluvia de ideas entre todos podría ayudar a dar con una solución que no se haya mencionado antes. 

También está comprobado que apostar por la imaginación y por ideas creativas aumenta la productividad del equipo. “Alentar a los empleados a pensar fuera de la caja y darles tiempo y recursos para explorar nuevas áreas para ideas innovadoras es la clave para soluciones empresariales rentables”, explica Siyana Sokolova experta integrande del equipo de LinkedIn.

Además, es importante recalcar que trabajar con un pensamiento creativo ayuda a refrescar a las empresas. Para explicar esto mejor, basta con recordar cómo muchas compañías apostaban solo por el trabajo presencial sin darle una oportunidad al trabajo remoto. Recién con la llegada de la pandemia, muchas empresas se animaron a darle un 'chance' a esta modalidad de trabajo. 

¿Qué descubrieron? Que trabajar en casa tiene varios beneficios y que no es tan difícil sacar adelante al equipo desde distintos lugares. Así que ya sabes: siempre hay más de una solución para cada problema y una manera de hacer las cosas.

pensamiento creativo en el trabajo

Fuente: Pexels

Como seguro estás pensando, no todo en la vida pasa por el trabajo, y por este motivo es importante que sepas que el pensamiento creativo puede ser tu mejor aliado a la hora de entablar relaciones interpersonales y hasta contigo mismo. ¿Ya reconocen en tí algunos vestigios de creatividad? Veamos cómo se relaciona con otros tipos de pensamiento. 

Similitudes y diferencias entre el pensamiento creativo y crítico

Si bien se cree que ambos tipos de pensamiento no se complementan, sí lo hacen. De hecho, esta es una de las grandes características del pensamiento binario, que indican sólo la posibilidad de responder ante una situación por sí o no. Justamente, el pensamiento creativo trata de todo lo contrario, de encontrar nuevas formas de actuar. 

Por su parte, el pensamiento crítico es un proceso secuencial, lógico y disciplinado para racionalizar, analizar, evaluar e interpretar información con el fin de hacer juicios o tomar decisiones informadas. ¿Esto significa que solo podemos tener uno de los dos pensamientos? 

¡Para nada! Es posible tener ambas capacidades y usarlas en conjunto para maximizar tus resultados. Lo común es que estemos más de un lado que del otro, pero de ninguna manera eso es algo negativo. Las habilidades en las que seamos más débiles siempre pueden fortalecerse. 

Si tu interés está en adquirir ambos tipos de pensamientos, deberás identificar cuáles son los atributos que te permiten ser una persona crítica y creativa. Es importante que te conozcas a ti mismo para saber en qué aspectos puedes mejorar y cuáles son los que te hacen destacar.

Para ello, te invitamos a utilizar esta guía de autoconocimiento realizada por la talentosa periodista Raquel Roca con la que, además de identificar tus mejores cualidades para crecer a nivel personal, podrás fortalecer tu pensamiento creativo de una manera mucho más organizada.

¿Cuáles son las diferencias entre el pensamiento crítico y el pensamiento creativo?

Por supuesto que si bien se complementan, estos tipos de pensamiento no son lo mismo. Veamos cuáles son sus diferencias: 

  • El pensamiento creativo trata de crear algo nuevo, mientras que el crítico analiza a partir de lo ya existente.

  • El pensamiento creativo es generativo, mientras que el otro es analítico.

  • El pensamiento creativo es divergente, cuando el crítico es convergente.

  • El pensamiento creativo se enfoca en las posibilidades, a diferencia del crítico que se enfoca en la probabilidad.

  • Al pensamiento creativo se llega desafiando los principios establecidos, mientras que el pensamiento crítico acepta esos principios.

pensamiento creativo frente a una hoja en blanco

Fuente: Pexels

¿Dónde se puede utilizar el pensamiento creativo?

El pensamiento creativo se puede aplicar prácticamente en cualquier área donde se necesite un resultado final con un alto grado de novedad o innovación. Estas áreas pueden ser artísticas o técnicas, dependerá de lo que se requiera, pero podríamos decir que cualquier disciplina con “momentos eureka” recurre a la aplicación del pensamiento creativo.

Estos son unos ejemplos de dónde se puede aplicar el pensamiento creativo más allá de lo artístico:

1. Pensamiento creativo en la ciencia e ingeniería

Muchas personas piensan que la creatividad es sólo para disciplinas artísticas, pero esto no es así. Los campos como la ciencia, la ingeniería o las matemáticas necesitan un alto nivel de pensamiento creativo. Crear un nuevo software que solucione un problema importante para la sociedad o tratar de encontrar la cura contra el cáncer requiere un gran nivel de creatividad.

Un ejemplo del pensamiento creativo en estas áreas se puede ver en la resolución de problemas complejos. Muchas veces estos problemas o enigmas a resolver no tienen precedentes y se requieren años de estudio, experimentación y mucha creatividad para encontrar diferentes posibles soluciones.

2. Pensamiento creativo en el marketing

Básicamente, esta habilidad es indispensable si se quiere tener una campaña de marketing exitosa, ya que exige un alto nivel de creatividad para sobresalir entre la competencia, promocionar un producto o servicio y tener el impacto esperado en los clientes potenciales.

En esta área, el pensamiento creativo debe ser ejecutado a través de procesos creativos que involucran a diferentes roles o personas dentro de un departamento de marketing o publicidad.
Un ejemplo de pensamiento creativo en marketing podría ser un brainstorming o los mapas mentales que se emplean para desarrollar una nueva estrategia comercial.

3. Pensamiento creativo en la escritura

Sin especificar en tipos de escritura, formatos o géneros; la creatividad que demanda una buena pieza literaria es muy alta ya que se busca cautivar a los lectores y guiarlos a través de la lectura utilizando sólo el texto. Esto es realmente complicado.

Un ejemplo del pensamiento creativo en la escritura, podría ser la estructuración de ideas y cómo estas son presentadas a los lectores para lograr captar su atención, buscando que terminen de leer ese artículo o libro.

 

4. Pensamiento creativo en ventas

Los mejores vendedores del mundo han sabido conectar con sus clientes de maneras que ningún otro vendedor lo ha hecho antes, y esto fue gracias a la creatividad con la que lograron diferenciarse de sus competidores. 

Aquí el pensamiento creativo se puede aplicar en forma de observación. A lo largo de su proceso de venta, el vendedor debería estar enfocado en encontrar ‘insights’ de sus clientes potenciales para poder conectar de manera más profunda y así tener mayor probabilidad de cierre.

5. Pensamiento creativo en el diseño gráfico

Esta puede ser una de las áreas en las que el pensamiento creativo sea más esperado o se crea que está implícito, y no está muy alejado de la realidad. La necesidad creativa para lograr piezas de diseño que realmente cumplan sus objetivos es muy alta.

El pensamiento creativo lo podemos encontrar en las diferentes etapas del diseño gráfico, desde la ideación, el bocetaje o la ejecución. El diseñador debe tener un alto grado de observación y resolución de problemas para alcanzar los requerimientos del cliente y del mensaje con éxito, más allá de la estética visual.

usos del pensamiento creativo

Fuente: Pixabay

¿Cuál es el proceso del pensamiento creativo?

Esperamos que, hasta este punto, ya tengas mejor claridad sobre qué es el pensamiento creativo y cuáles son sus aplicaciones en el mundo actual.

Ahora, es momento de conocer en qué consiste el proceso del pensamiento creativo para que puedas empezar a ver y entender las cosas de forma diferente.

Etapas del pensamiento creativo

Generalmente, cuando se habla de tipos de pensamiento, se hace referencia a los dos hemisferios cerebrales: derecho e izquierdo, los cuales, supuestamente, controlan al pensamiento crítico y creativo, respectivamente. 

Tal como lo mencionamos anteriormente, que una persona tenga más desarrollada la creatividad como pensamiento, no significa que por nada del mundo cuente con el tipo de pensamiento crítico. Todo lo contrario, al combinar el trabajo de ambos hemisferios es como se producen tales o cuales respuestas a los hechos. 

De hecho, resulta que el pensamiento creativo conlleva ambas partes, ya que la manera en la que desarrollamos una idea de este tipo es se lleva a cabo mediante un proceso mucho más sofisticado que generalmente tiene cuatro estadíos. Según Medium, estas son las etapas a las que debemos prestar atención:

Preparación

Es el primer estadío del pensamiento creativo y comprende el momento de enfrentarse a cierto problema o situación. De acuerdo con Graham Wallace: “consiste en percibir y analizar la situación, así como de todas las circunstancias y dimensiones que influyen en ella.”

Como lo ves, la creatividad como pensamiento surge desde el minuto uno en el cual debemos reaccionar ante lo que acontece. Y, si bien se diferencia del pensamiento crítico, no significa que sea impulsivo. Sino, que la persona se dedica a investigar, experimentar y probar diversas soluciones al hecho.  

Incubación

En este momento, sí podemos decir que nuestro hemisferio derecho del cerebro comienza a hacer sus funciones específicas. ¿Qué sucede exactamente en esta instancia del pensamiento creativo? Se establecen las nuevas relaciones entre problema y solución. 

Tal como lo indica Wallace, este proceso es meramente interno, por lo cual es muy probable que no lo evidenciemos fuera del cuerpo.

La incubación de la idea es un momento bisagra del pensamiento creativo, ya que muchos abandonan el proceso en esta instancia por su necesidad de gran esfuerzo y tiempo.  

Iluminación 

Pero quienes persisten en el trabajo...¡Eureka! Llega el estadío más satisfactorio de todos, la solución al problema surge de un momento al otro. Es el momento en el cual se tienden los puentes del pensamiento creativo y se relacionan los diversos factores que componen la situación con éxito.

Verificación   

Ahora sí, nos encontramos en la fase final del proceso del pensamiento creativo. Debemos verificar y validar la solución propuesta. En esta instancia, puede ocurrir que debamos modificar o mejorar un poco la idea inicial, lo cual no significa un fracaso, sino todo lo contrario. La capacidad de adaptación es una gran fortaleza del ego y la mente. 

persona creativa buscando inspiracion

Imagen: Pixabay

¡Ya conoces cuáles son los 4 pasos del proceso creativo! Si bien este camino es similar a todas las personas, por supuesto que dependerá de cada caso en particular, y por sobre todo, de cada tipo de creatividad. ¿Aún no las distingues del todo? Veámos a continuación cuáles son sus características y en qué se diferencian unas de otras.

¿Qué tipos de pensamiento creativo hay?

Según el profesor y especialista en innovación Jeff DeGraff, todas las personas son creativas solo que en distintos grados y formas. ¿En qué se diferencian estas formas de creatividad? 

1. Creatividad analógica

Como su nombre lo dice, este tipo de creatividad funciona creando analogías entre conceptos totalmente distintos con la intención de resolver problemas. Se trata de buscar la semejanza de dos cosas totalmente diferentes. 

Por ejemplo, si lo que buscas es crear un nuevo tipo de contenido de audio, pero dirigido a un público más joven y con interés en una calidad de sonido alta, se podría crear una relación entre los programas de radio y los podcasts.

Como te podrás dar cuenta, este tipo de creatividad está más orientado al pensamiento convergente o crítico. Sin embargo, para poder relacionar conceptos tan diferentes siempre será el pensamiento creativo el encargado de manifestar dicha relación.

2. Creatividad bisociativa

Se trata de unir dos ideas totalmente distintas para un nuevo resultado. Suelen salir a la luz tras varias “lluvias de ideas”. 

Por ejemplo, si piensas en helados con sabor a galletas o postres que ya se conocen en el mundo de la pastelería, lo más probable es que hayan nacido tras una dosis de creatividad bisociativa. 

Este tipo de creatividad es posible gracias al pensamiento creativo o divergente aplicado en equipo o a nivel personal, o al menos en su primera fase, ya que para discriminar algunas ideas de, por ejemplo, un ‘brainstorming’, es necesario filtrarlas con un pensamiento más crítico.

3. Creatividad intuitiva

Del silencio y la tranquilidad pueden salir grandes cosas y ese es el propósito de la creatividad intuitiva. La idea es despejar la mente para poder pensar en ideas cuando estamos “en blanco”. 

Si quieres un ejemplo de esto, ¿sabías que a J.K.Rowling se le ocurrió la idea de Harry Potter durante un viaje en tren? Si, tal como lo lees, no es que siempre debamos sentarnos ante un papel a resolver o crear algo, a veces, llega en momentos cuando nuestra mente está más relajada que nunca. 

La creatividad del tipo intuitiva, está más asociada al pensamiento creativo, ya que se requiere pausar nuestra parte analítica, para dar paso a nuevas ideas.

4. Creatividad mimética

Hace referencia a la capacidad de imitar ideas de una disciplina para aplicarlas a un ámbito totalmente distinto. 

Por ejemplo, es muy común llevar metodologías del arte a los negocios (y/o visceversa). 

Este tipo de creatividad es un buen ejemplo de cómo la combinación de los pensamientos divergentes y convergentes dan grandes resultados. Y es que la creatividad mimética requiere un nivel de observación importante que regularmente es procesado por el pensamiento crítico, sin embargo, al momento de aplicarlo, hay que buscar nuevas formas y esto es gracias al pensamiento creativo.

5. Creatividad narrativa

Si trabajas en publicidad, seguramente este tipo de creatividad te define, ya que el su propósito de esta disciplina es contar una historia de manera atractiva. Esta habilidad consiste en narrar algo de tal forma que el público se vea reflejado. 

Un buen ejemplo de esto, es lo que hoy en día hacen los influencers que suelen ofrecer productos conectando a su audiencia con historias de la vida real y cómo se benefician obteniendo el producto o servicio. ¿El plus de este tipo de creatividad? Destacarte del resto. 

Hay que recalcar que la creatividad narrativa es también acompañada por ambos tipos de pensamientos. Para emplear ideas de este tipo, es necesario pasar por una fase de análisis con el pensamiento convergente para su estrategia, pero el pensamiento creativo la complementa y en ocasiones está más presente.

preguntas para ser creativo

Fuente: Pixabay

Características de las personas creativas

Ahora que ya tienes claro qué es el pensamiento creativo y cuáles son los tipos de pensamiento creativos, exploremos un poco más del tema para entender mejor en qué se diferencian las personas creativas de personas con diferentes pensamientos. Veamos qué es lo más representativo de una mente creativa:

1. Hablan con fluidez

Las personas creativas no le tienen miedo a hablar y, por el contrario, suelen decir más cosas que los demás, ya que no consideran que exista una respuesta incorrecta. Por ello, normalmente son los profesionales que dan más soluciones y alternativas en un entorno laboral. 

Asimismo, presentan mucha confianza en sí mismas y esto les permite una mayor soltura a la hora de expresarse.

2. Son más flexibles que los demás

Si conoces a alguien que derrocha imaginación, lo más probable es que esa persona se adapte a nuevos escenarios y situaciones con más facilidad que los demás. ¡Para los creativos no existen reglas estrictas!

De la mano de esta característica, se conoce a las personas con pensamiento creativo como abiertas a nuevas experiencias y aventuras. La prueba y el error se encuentra dentro de su modus operandi y cada vez que se presenta una nueva oportunidad no dudan en tomarla.

3. Tienen mucha originalidad

Pensar fuera de la caja les permite dar ideas novedosas y diferentes a las de los demás. Pero eso no sólo se traduce a la hora de resolver problemas, generalmente son personas más conectadas con su lado artístico y también a la constante evolución.  

4. Suelen redefinirse constantemente

A una mente creativa no le molesta cambiar de opinión o de parecer, ya que su forma de ser hace que se cuestione muchas cosas. Por ello, suelen ser personas con menos prejuicios y que se reinventan en varias etapas de sus vidas.

En síntesis, podemos decir que las personas creativas son vistas como independientes, no temen al fracaso, presentan altos grados de  confianza en sí mismas, son muy comprometidas en su trabajo, son flexibles y también originales. Con esa información, ¿se te viene alguna persona a la mente? 

tipos de personas creativas

Imagen: Pixabay

¿Cómo desarrollar el pensamiento creativo?

Aunque es verdad que hay algunas personas que naturalmente son más creativas que otras, es posible ejercitar esta forma de concebir nuevas ideas o procesos, como dijimos más arriba. Aquí te presentamos 7 ejercicios que seguramente si haces de forma continua, te permitirán ver resultados en poco tiempo.

El pensamiento creativo no se da de la noche a la mañana, es necesario practicarlo constantemente, y estas son algunas recomendaciones que te podrán ayudar a hacerlo:

1. Ponte un tiempo para ser creativo

Puede sonar contra intuitivo ¿reservar tiempo para ser creativo? Pues sí, seguramente en más de una ocasión has tenido poco tiempo para idear alguna estrategia, hacer un logotipo, o generar un nuevo proyecto. En fin, muchos puestos demandan tareas creativas en poco tiempo.

Si te pones algunas horas a la semana con el único propósito de “ser creativo” tal vez te sorprendas. No es necesario hacer ninguna actividad en especial puedes dibujar algo, escribir sobre algún tema de tu interés o comenzar a bosquejar algún proyecto desde cero. Se trata de tener un espacio propio en el que puedas echar a volar tu imaginación del modo que te nazca.

Si esta estrategia no resulta para ti, puedes establecer un tiempo para desarrollar tu hemisferio de la creatividad consumiendo arte contemporáneo, nuevas series, ver películas y hasta leer un libro. ¡Las ideas no nacen de un repollo, debemos cultivarlas!

2. Establece un tiempo límite

Algunas veces puede suceder que tener un espacio amplio de tiempo nos genere ansiedad y al final puede no ocurrir nada. Caer en la frustración puede llegar a desmotivar todo tu proceso creativo. Si a ti te ocurre esto, tranquilo, aquí te proponemos ponerte un reto de 5 minutos con el único propósito de crear algo: un pequeño dibujo, un poema, una nueva idea o lo que se te ocurra.

Para lograrlo deberás ser muy disciplinado y aprender a concentrarte. Quién sabe, quizá de estos ejercicios pueda surgir algo muy interesante.

3. Conviértete en una máquina de ideas nuevas

“La máquina de ideas” es un concepto que creó el investigador y podcaster James Altucher. 

Consiste en tener 10 nuevas ideas diariamente. Para que este proceso sea realmente productivo para tu emprendimiento o proyecto, puedes establecer un tema específico. Por ejemplo:

  • “10 ideas para atraer a un nuevo cliente”
  • “10 nuevas ideas para diseñar el logo de mi empresa”
  • “10 nuevas tecnologías que aún no existen”
  • “10 maneras nuevas de preparar un huevo”

Lo importante del ejercicio es no poner peros o cuestionarse, solo tienes que generar y anotar las ideas. Es verdad que muchas de esas ideas no serán utilizadas, pero lo importante es que pienses fuera de lo esperado y quién sabe, en una de esas puede surgir algo interesante.

como tener una idea

Fuente: Pixabay

4. Escribe o diseña una misma cosa a diario

Para ejercitar un músculo del cuerpo y fortalecerlo, hace falta hacer repeticiones de un mismo ejercicio de manera frecuente. En el caso de la creatividad puede ocurrir lo mismo. ¿El músculo? Tu cerebro. 

Supongamos que eliges hacer un dibujo a partir de una misma idea muchas veces. En algún punto comenzarás a enfocarte en cuestiones que al principio pasabas por alto. Imagina la quinta vez que lo haces, tendrás la familiaridad suficiente para hacer un rápido bosquejo junto con el conocimiento para añadir detalles nuevos.

5. Cambia de escenario

Para poder interpretar su rol de manera adecuada, los actores, además de entender por completo qué es el pensamiento creativo, constantemente recurren a estar en los espacios que habitaría su personaje. 

Del mismo modo, si lo que quieres es ser creativo, puede que sea difícil encontrar inspiración encerrado en tu oficina frente a la computadora, ¿la solución?: recorre nuevos espacios. ¡Sal al mundo en búsqueda de inspiración!

Algunas ideas geniales surgen del contacto en primera persona en ese objeto o escenario. Por ejemplo, cuando los ilustradores de Walt Disney quieren idear un nuevo personaje, van al zoológico y observan los movimientos de los animales para luego poder dibujar.

El camino de la creatividad puede ser arduo pero, en definitiva, los resultados valdrán la pena. Después de todo ¿qué nos hace únicos sino esa capacidad para ser creativos y pensar una idea distinta del resto?

6. Lleva una libreta a todos lados

¿Alguna vez te ha pasado que tienes una idea increíble en mente pero estás caminando o estás manejando? No, no queremos que escribas mientras manejes, pero sí que no dejes morir ninguna idea. Por eso, es muy importante que tengas una libreta siempre a la mano (y un lápiz o bolígrafo). 

Por ejemplo, a muchas personas les funciona tener siempre algo donde escribir en la mesa de noche, ya que amanecen con nuevos pensamientos, planes y proyectos. Puedes llamar a esa libreta tu “libreta de la imaginación” y llenarla de todo lo que se te venga a la mente. Una vez a la semana, puedes revisar lo que has escrito y extraer en limpio las ideas más importantes.

7. Escucha nuevos podcasts y aléjate de la pantalla

Para conectarte con distintas fases del pensamiento creativo, anímate a escuchar nuevos podcasts. Si tienes una cuenta en Spotify, puedes echarle un vistazo a los podcast más escuchados en Latinoamérica o, si lo prefieres, aquí te recomendamos algunos canales que te ayudarán a reflexionar y crear:

  • No hay brief: si te interesa el mundo de la publicidad, en este podcast de las creativas Carolina Vazquez y Magalí Huarte podrás conocer más sobre ese universo a través de charlas actuales.

  • El club del dibujo: conducido y dirigido por el ilustrador español Andrés Sanchis, este podcast gira en torno a la profesión de un dibujante. Si te interesa la creación artística, dale una oportunidad.

  • Dementes: conducido por el licenciado en mercadotecnia e innovación, Diego Barrazas, en este canal encontrarás grandes conversaciones sobre nuevas ideas y creatividad. Encontrarás invitados del mundo del diseño así como cineastas, políticos, deportistas, entre otras personalidades.

  • Diseño Chachachá: es un podcast sobre diseño y tecnología producido por la diseñadora de producto en Airbnb, Lumen Bigott. ¿El propósito de este canal? Inspirar y conectar personas alrededor del mundo.

pensamiento creativo con pinceles

Fuente: Pixaba

Cursos sobre creatividad

¡Bien! Sabemos que, hasta este punto, ya conoces qué es el pensamiento creativo y cuáles son sus beneficios para tu vida personal o profesional.

Ahora, te contamos que puedes complementar el aprendizaje adquirido en esta nota inscribiéndote en nuestros cursos sobre creatividad, que, además de aportar significativamente a tus conocimientos, serán de gran importancia para cumplir con las labores de tu día a día.

Te invitamos a explorar cada uno de los siguientes cursos de creatividad para que aprendas por completo qué es el pensamiento creativo y cómo puedes aplicarlo en tu cotidianidad.

1. Curso online de Ideación y creatividad desde cero

Este curso es la evidencia de que no es necesario ser un artista para materializar grandes ideas.

A través de diferentes ejercicios y actividades didácticas, lograrás entender cuál es la diferencia entre una buena y una mala idea. 

Ninguna idea surge de la nada y, con el material de este curso, aprenderás no solo a estructurar aquellas ideas creativas, sino también a materializarlas y, lo más importante, a evaluarlas.

Es ideal si quieres mejorar la manera en la que realizas brainstorming remoto con tu equipo de trabajo y optimizar la conceptualización de un proyecto.

Inscríbete en el curso online de Ideación y creatividad desde cero.

2. Curso online de Arte para despertar la creatividad

Enfrentarnos a una hoja en blanco es uno de los momentos más complicados a la hora de saber cómo ser creativos.

Lo cierto es que, buscar una fuente de inspiración, es un ejercicio que puede ser difícil cuando las ideas no vienen a nuestra mente y cuando nos sentimos bloqueados creativamente.

Sin embargo, este curso online de arte para despertar la creatividad te ayudará a despejar tu mente a través de diferentes ejercicios artísticos que despejarán tu mente y te permitirán aterrizar tus ideas de una forma efectiva.

Inscríbete en el curso online de Arte para despertar la creatividad.

3. Curso online de Exploración artística y desarrollo creativo

Todos llevamos un artista oculto en nuestro interior y, con el material que verás a lo largo de este curso sobre creatividad, aprenderás a despertar y a utilizar tu creatividad para plasmarla en cualquier tipo de proyecto que practiques a diario.

El curso de exploración artística y desarrollo creativo es esencial para aprender a superar los bloqueos creativos que te impiden ejecutar tus ideas de una forma organizada.

Sabrás cómo, a partir de ejercicios creativos con lápices o herramientas digitales, podrás dejar a un lado tus pensamientos negativos para centrarte en la creatividad y la expresión artística de una manera única.

Inscríbete en el Curso online de Exploración artística y desarrollo creativo.

4. Curso online de Creatividad, publicidad y redes sociales

Si estás involucrado en el mundo del marketing digital, saber qué es el pensamiento creativo y cómo aplicarlo es indispensable para ejecutar los objetivos de este entorno.

Por lo tanto, nuestro Curso online, publicidad y redes sociales te preparará para encarar un entorno digital que día a día busca diferentes maneras de generar contenidos que giran en torno a la creatividad.

Aprenderás a diseñar campañas, piezas gráficas y estrategias digitales cuyo eje central se base en el pensamiento creativo para cautivar a las audiencias.

Inscríbete en el curso online de Creatividad, publicidad y redes sociales.

lapiz y papel para anotar ideas

Fuente: Pixabay

Aunque para el pensamiento creativo no hay muchas reglas, hay cosas que puedes hacer para desarrollar tu creatividad e imaginación. Esperamos que después de leer este artículo sepas que no solo los artistas pueden pensar fuera del molde sino que cualquier persona puede hacerlo, y que esta forma de pensar y ver el mundo te será de gran ayuda en el futuro.

Si ninguna de estas propuestas te convenció del todo, te invitamos a explorar nuestro catálogo de cursos de Marketing Digital, seguro encontrarás el ideal para ti. 

Ahora que ya sabes qué es el pensamiento creativo, ¡es hora de crear! 

¡Nos vemos pronto!

 

También podría interesarte