🤖 ¿Cómo hacer un prototipo de un producto? Tipos y ejemplos | Crehana
¿Cómo hacer el prototipo de un producto? Tipos, ejemplos y consejos para un buen prototipado

¿Cómo hacer el prototipo de un producto? Tipos, ejemplos y consejos para un buen prototipado

Última actualización 7 de Abril del 2022Tiempo de lectura: 7 min.

Hans Baumann

¿Alguna vez has oído hablar acerca del prototipo de un producto? Parece una palabra muy técnica y específica, pero lo cierto es que es tan familiar que ni te lo imaginas. Debido a ello, en esta nota te contaremos qué es un prototipo de un producto, para qué sirve y cuáles son las pautas para elaborar uno.

Parte fundamental del desarrollo de un producto o servicio nace a raíz de un prototipo. De hecho, el dispositivo que estás utilizando para leer este texto surgió por la planeación de un prototipado y la extensa ejecución de un proyecto.

Por lo tanto, hoy aprenderás cómo diseñar el prototipo de un producto, las características de los prototipos de un producto y los pasos para realizar un prototipado. Además, te compartiremos algunos ejemplos de prototipos de un producto innovadores para que puedas inspirarte en tu propia creación.

¿Te interesa este artículo? Te encantará nuestro MicroDegree en Product Management. ¡Inscríbete Aquí!

¿Qué es el prototipo de un producto?

Un prototipo de un producto es una representación limitada del diseño de un producto que permite a las partes responsables de su creación experimentar, probarlo en situaciones reales y explorar su uso. 

Un prototipo de un producto puede ser cualquier cosa, desde un trozo de papel con sencillos dibujos hasta un complejo diseño elaborado en un software de animación 2D o 3D.

1. ¿Para qué sirve un prototipo de producto? 

Son útiles para comunicar, discutir y definir ideas de un producto entre los diseñadores y las partes responsables. Un prototipo es de gran importancia en las fases iniciales de su desarrollo, específicamente, durante el diseño conceptual.

2. ¿Qué objetivo tiene hacer un prototipo de un producto?

Los prototipos apoyan el trabajo evaluando productos, clarificando requisitos del usuario y definiendo alternativas. De esta forma, se puede fallar de forma rápida, pero a muy bajo costo.

3. ¿Qué se necesita para hacer un prototipo de un producto?

Se utilizan materiales distintos y no se parecen al producto final. Su ventaja es que son baratos, simples y fáciles de producir.

La creación de prototipos de un producto nos conecta con otras cuestiones interesantes. Una de ellas es saber aplicar el poder de la ejecución y una forma de trabajo muy particular: la de ejecutar para pensar. 

El prototipo de un producto no es necesario que tenga todas las funcionalidades a las que aspiramos a llegar. Éstas se van incorporando a medida que el usuario las demanda o cuando existen pruebas importantes para el desarrollo de un producto o servicio.

como hacer un prototipo de un productoFuente: Designveloper

4. ¿Por qué prototipar?

Prototipar o el desarrollo de un prototipado es la cuarta de las fases dentro de un proceso de Design Thinking e innovación centrada en las personas.

Es el momento en el que los makers con habilidades para “aterrizar” ideas y trabajar con sus manos realizan el diseño del prototipo de un producto, para tangibilizar las propuestas que han surgido durante la planeación de un proyecto.

Este “aterrizaje de ideas” permitirá que el usuario no sólo imagine propuestas, sino que además pueda tocarlas. Por eso, el design thinking y su relevancia en el prototipo de un producto es esencial para implementar una metodología orientada a la acción.

Algunas de las ventajas de un proceso de Design Thinking para saber cómo hacer un prototipo son:

  • Su capacidad para hacernos avanzar
  • La convergencia de todas las ideas sobre las que se han trabajado.
  • La creación de una realidad tangible que puede construirse de diversas formas según el prototipo de producto que se esté realizando.
  • La posibilidad de realizar pruebas que incluyan Design Thinking con prototipado y testing con usuarios.

5. ¿Cuándo hacer un prototipo de un producto?

Aprender haciendo (learning by doing) es el lema de los diseñadores centrados en el usuario o diseñadores UX y una de las tendencias educativas en la actualidad. Gracias a, por ejemplo, los fundamentos del diseño UX/UI o la aplicación de pruebas de usabilidad, se obtiene el feedback del usuario lo más rápido posible.

Entonces, es importante que realices el prototipo de un producto cuando sientas que está listo para ser testeado (prototipo inicial) o cuando ya quieras lanzar tu producto o servicio (prototipo final).

El prototipo de un producto o servicio ayuda a:

  • Testear y validar nuevas ideas rápidamente.
  • Entender las claves de la interacción del usuario.
  • Mejorar la experiencia de uso e iterar sobre ello.
  • Demostrar la capacidad de un producto (demoing).
  • Validar el detalle del diseño de la apariencia: definir el propósito de tamaños, colores, sombras, etc.

Hay muchas formas de hacer prototipos de un producto, depende del tipo de idea que tengas. Como no es lo mismo la construcción del prototipo de un producto o de servicio, veamos algunos ejemplos.

 

Tipos de prototipos de productos

Como te has dado cuenta, el desarrollo de prototipos para un producto es una forma práctica y “económica” de poner a prueba las hipótesis acerca de la viabilidad de un producto o servicio. 

Cuando se piensa en cómo hacer un prototipo, es probable que solo te venga a la mente un determinado tipo de prototipo. Sin embargo, en el proceso del diseño de productos, existen tres tipos de prototipos distintos, cada uno de ellos adaptado a diferentes panoramas o situaciones.

Es esencial abordar los prototipos de un producto desde dos puntos:

  • ¿Qué exploran?
  • ¿Cómo evolucionan y cuál es su resultado?

En el primer punto, haciendo referencia a la exploración, existen dos clases principales de prototipos:

  • Un prototipo de comportamiento, que, como su nombre lo indica, se centra en la exploración de respuestas o comportamientos específicos del sistema.
  • Un prototipo estructural, que explora algunos aspectos tecnológicos y arquitectónicos.

El segundo punto que involucra la evolución y los resultados, también se identifican dos clases de prototipos:

  • Un prototipo exploratorio, que se desecha cuando está terminado, también conocido como prototipo de desecho.
  • Un prototipo evolutivo, que evoluciona gradualmente hasta convertirse en el sistema real.

pasos para hacer un prototipoFuente: Made by a Sidecar

1. Prototipado iterativo

Una de las técnicas de diseño enfocada principalmente en la experiencia del usuario es el prototipado iterativo. Este método consiste en la creación de un prototipo partiendo del diseño del producto.

Los diseñadores seleccionan un grupo de usuarios que se encarga de experimentar la usabilidad y funcionalidad del prototipo y, posteriormente, el equipo de desarrollo de producto revisa y evalúa los resultados. Después de que han finalizado las pruebas con dicho prototipo, los investigadores vuelven a diseñar un nuevo modelo para la realización de nuevas pruebas; de ahí, su nombre prototipado iterativo.

La elaboración del prototipo del producto o servicio iterativo es un método que te permite identificar rápidamente problemas complejos relacionados con el diseño, sin embargo, la creación de muchos prototipos a lo largo del proceso pueden traer problemas de presupuesto si se ejecutan demasiadas pruebas.

2. Prototipos paralelos

El segundo de los tipos de prototipos que te enseñaremos en esta sección son los prototipos paralelos, un método que se basa en la creación y comparación de diferentes conceptos de diseño de un mismo producto de forma simultánea antes de elaborar un prototipo físico.

Después de que los equipos de diseño desarrollan sus conceptos de manera independiente o no, se comparan y se elige lo mejor de cada uno para la creación del prototipo. Construir prototipos paralelos es útil cuando los proyectos son grandes, pues suelen tener el potencial de afrontar factores de riesgo altos. 

Aunque la técnica de prototipos paralelos ofrece amplias oportunidades para dar rienda suelta a la creatividad, puede resultar costosa por múltiples factores: recurso humano, materia prima, etc. Así que es recomendable que consideres el producto o servicio que quieras introducir al mercado y cuál es el mejor tipo de prototipo que te permitirá llegar a donde quieres.

3. Prototipado rápido

Recientemente, ha proliferado un método de prototipos de diseño de productos que combina algunas de las características del prototipado iterativo con el uso de la tecnología, el prototipado rápido. Esta técnica se beneficia del software para 2D y 3D, como el programa de diseño CAD, y la impresión 3D para la realización de procesos de creación de prototipos. 

La facilidad de transferencia de datos entre una computadora y una impresora 3D ofrecen ventajas inimaginables en la elaboración del prototipo de un producto. Puedes desarrollar pruebas de usabilidad y funcionalidad de manera rápida, efectiva y económica.

Y aunque la elaboración del prototipo de un producto con los métodos anteriores demuestran también ser efectivos, el prototipado rápido puede crear un nuevo modelo del producto en muy corto tiempo y acelerar el lanzamiento en el mercado.

Así que te preguntarás: ¿qué tipo de prototipo es el mejor para mi diseño? En realidad, afirmar que un método de prototipado es mejor que el anterior es algo subjetivo, ya que entran en juego factores como: el tipo de empresa, las características del producto y las posibilidades de la construcción

Sin embargo, como habíamos mencionado, la rapidez, el precio y la efectividad de la tecnología son determinantes a la hora de elegir el método de prototipado adecuado para tu producto.

Prototipo de un producto versus producto mínimo viable

La diferencia entre un prototipo de un producto y un producto mínimo viable o MVP (por sus siglas en inglés) es que un prototipo de un producto es una prueba de concepto que analiza la viabilidad de la solución.

Por otro lado, un MVP es la materialización de la propuesta de valor con el mínimo posible de funcionalidades.

La mayoría de los prototipos de un producto están diseñados para responder a preguntas como ¿podemos construirlo?; y un MVP siempre ha de responder a la pregunta ¿qué hemos validado o invalidado?

Categorías de prototipos

Hacer un prototipo no se trata sólo de presentar un "abrebocas" de tu producto. Se trata, en esencia, de mostrarle a tu público tu idea plasmada en la realidad.

Para ello, existen 4 categorías en las que puedes clasificar tu prototipo en cuestión:

1. Prototipo visual

El prototipo visual es aquel en el cual la finalidad es mostrar, ante el público, el tamaño y las dimensiones del producto final. Principalmente, en cuanto a proporciones estéticas, de tamaño y peso del artículo en cuestión.

No sirve para demostrar la funcionalidad del producto, ni siquiera los materiales con los que saldrá al mercado. Puede incluso incluir materiales que no serán los del modelado final (¡hasta sirve como prototipo visual un modelo digital en 3D!).

2. Prueba de concepto

Aquí tenemos todo lo contrario al prototipo visual: la prueba de concepto es un modelo que está destinado a demostrar la viabilidad del producto y el funcionamiento del mismo.

Por lo general, para realizar una prueba de concepto, se utilizan materiales que estén disponibles a la mano. No se trata de demostrar la completa funcionalidad del artículo ni mucho menos, sino demostrar lo viable que puede ser la realización del producto.

Mujer en escritorio revisando un prototipo de un productoFuente: Unsplash

3. Prototipo de presentación

Aquí nos encontramos con una versión del producto que está preparada y lista para ser presentada. En este caso, tiene un aspecto similar al producto final y es funcional.

Es el prototipo que suele mostrarse a inversores y clientes potenciales, para que tengan una noción del resultado final. Y, por supuesto, se busca utilizar los materiales y las técnicas de fabricación personalizadas.

4. Prototipo de pre-producción

Para este tipo de categoría, nos encontramos con una variante modificada del prototipo de presentación. Básicamente, tienen una funcionalidad similar a la de los mencionados anteriormente, aunque se construye con base en materiales y técnicas listas para la producción.

Este tipo de prototipo es el que suele ser el referente para establecer la forma en la que se debe producir el mismo artículo de forma masiva.

Si crees que las categorías de los prototipos parecen más bien "etapas", puedes tener razón. Sin embargo, puede ocurrir que no siempre un producto pase por una de estas categorías. 

Puedes pasar de una prueba de concepto hecha con cinta adhesiva y papel a un prototipo listo para su producción en masa.

Como puedes ver, las categorías de un prototipo de producto pasan principalmente por dos temas: complejidad y función. Dependiendo de tu artículo, quedará en tus manos decidir qué es lo que quieres mostrarle a inversionistas y potenciales compradores. Lo que sí te recordamos es que es un recurso importante, que te servirá para consolidar tu idea como algo tangible y real.

¿Cómo se prueba el prototipo de un producto?

Si bien es cierto que la metodología del prototipado le permite a las empresas ahorrar grandes cantidades de dinero, es igual de importante entender que no solo se trata de cómo hacer un prototipo, sino también cómo probar el prototipo de un producto. ¿Realmente va a funcionar y cumplir con los objetivos esperados?

En este sentido, el prototipo deberá transmitir exactamente lo que hará el producto o servicio, como también el aspecto final para que puedas obtener el ‘feedback’ adecuado de las partes interesadas. Este paso no debe implicar mucho tiempo ni tampoco los recursos que necesitarías para construir el producto final real.

Por ejemplo, supongamos que te dedicas a la industria de la moda. Si lo que quieres es lanzar una nueva línea de ropa, entonces aquí debes plantearte dos preguntas fundamentales para probar el prototipo de tu producto: ¿cuál será su función? ¿Cuál será su forma?

Por supuesto, siempre podrás acudir a un diseñador especialista en prototipos de productos para realizar las pruebas. Lo que él o ella hará será buscar modelos para probar los nuevos diseños y sacar sus conclusiones. Lógicamente, será un gasto de inversión que quizá prefieras evitar. Entonces, ¿cómo probar el prototipo de un producto sin tener que buscar una opinión especializada en un principio?

Un buen punto de partida para valorar la efectividad de un prototipo de un producto, en este caso, es mirar hacia uno mismo y al propio círculo social. En ocasiones, estamos buscando respuestas fuera cuando en realidad las tenemos dentro de nosotros. Prueba tú mismo o tú misma tus primeros prototipos.

Pregúntate si usarías la línea de ropa que quieres lanzar. Si el prototipo de producto pasa el primer paso, entonces está listo para el siguiente: probarlo con tus familiares y amigos de confianza. Y mencionamos la confianza porque sabemos que no siempre recibimos una crítica totalmente constructiva de todos.

Ahora bien, antes de presentar el prototipo de un producto a tu selección de confianza, prepara preguntas que te ayuden a obtener sus puntos de vista. Durante el proceso, puedes preguntar lo siguiente:

  • ¿Te gusta este producto? ¿Sí o no? ¿Por qué?
  • ¿Qué te gusta?
  • ¿Qué le cambiarías? Menciona mínimo 3 características, máximo 5.
  • ¿Lo utilizarías?
  • ¿Cuándo lo usarías?
  • ¿Lo recomendarías? ¿A quién?
  • ¿Lo preferirías a otros productos similares existentes en el mercado? ¿Por qué?
  • ¿Crees que es necesario?
  • ¿Qué defectos encuentras en el producto?

¿Cómo saber si mi prototipo está listo?

Si bien la idea de hacer el prototipo de un producto es someterlo a largas pruebas para poder tomar decisiones de mejora, habrá un punto en el proceso de prototipado en que tendrás que tomar una decisión definitiva. 

Recordemos que el objetivo de un prototipo es prevenir cualquier falla después de haberse lanzado. Sin embargo, estarás de acuerdo en que es importante saber también cuándo nuestro producto está realmente listo.

Después de meses incansables de ensayos y pruebas, ha llegado el momento en que tu prototipo dejará de serlo para convertirse finalmente en producto final. Se han ajustado los detalles de funcionalidad y cuentas con un diseño de producto óptimo para el usuario. ¿Ahora qué sigue? 

Un prototipo de producto que está verdaderamente listo para salir al mercado ofrece las siguientes características:

  • El problema que se planteó desde un principio quedó resuelto.
  • El resultado obtenido se ajusta o superó las expectativas.
  • Marca una diferencia importante frente a productos similares en el mercado.
  • La mejor alternativa que existe ante la competencia por su valor agregado.

Aunque no es fácil hallar una respuesta exacta sobre cómo saber si el prototipo de un producto está listo para ser lanzado al mercado, hemos mencionado algunos de los puntos claves que debes tener en cuenta. En síntesis, los procesos en el diseño son diferentes para cada producto. En últimas, todo dependerá de la experiencia que los usuarios tengan con el resultado final. Solo nos queda recomendarte siempre apuntarte a una experiencia mejorada en cualquiera de tus prototipos de productos o servicios. 

Pasos para hacer un prototipo de un producto

Una vez entendido qué es el prototipo de un producto, pasar a su creación empieza con el concepto que se busca materializar. Para llevar a cabo esta tarea, veamos primero qué se necesita para hacer un prototipo y luego los pasos para hacer un prototipo de un producto.

Una vez definido el tipo de prototipo de producto que te será de mayor utilidad, en base a las vistas que hayas escogido (qué exploran y cómo evolucionan), deberás seleccionar los materiales necesarios para la elaboración del prototipo de un producto o servicio.

  • Prototipo en papel: consiste en un bosquejo o dibujo. En inglés se dice “sketching” y permite hacer un flujo de la interacción del usuario con el producto. Hacer un boceto rápido en una primera aproximación es altamente recomendado. Una buena idea para saber cómo hacer un prototipo es utilizar gráficos o mapas para centrar tus ideas, organizarlas y extraer conclusiones acertadas. Los mapas mentales, por ejemplo, pueden ser de gran ayuda para ayudarte en dicho proceso. Por lo tanto, te invitamos a descargar y utilizar estas plantillas de mapas mentales con las que podrás ordenar las fases de un prototipo y no perder el rumbo en su ejecución.
  • Prototipo digital: esto es algo que cuesta un poco más de esfuerzo que el prototipado en papel, pero te ayudará a ahondar más en cómo diseñar productos digitales, atendiendo al diseño del aspecto del producto. Este tipo de prototipo de un producto, sobre todo, te permitirá validar las reacciones de los potenciales clientes, dado que les enseñarás algo con un aspecto realista, haciéndoles creer que es un producto real. 
  • Prototipo nativo: este es muy deseable en caso de apps, dado que si realmente queremos dar al usuario la sensación de que se trata de una buena app, debemos incluir dentro del prototipo la interacción con el dispositivo (giroscopio, acelerómetro, altavoces, cámara, micrófono y GPS) que simulan una experiencia realista.

Plano de un prototipo de producto en escritorioFuente: OpenClass

1. Hacer un boceto

El propósito de esta fase es tener un diagrama que capture de forma visual lo que se tiene en mente. Puede usar materiales de baja resolución (cartón, plastilina, legos, entre otros) o alta resolución, como una imagen 3D o un video.

Un boceto debe mostrar el producto terminado, los materiales usados, sus dimensiones y su funcionamiento.

2. Crear un modelo 3D

Aunque se puede usar cualquier material disponible, esta versión brinda varias ventajas. A través de un modelo 3D puedes visualizar el prototipo de una mejor manera, modificarlo según el resultado de las pruebas, hacer las iteraciones necesarias hasta obtener el diseño ideal y utilizar aplicaciones de diseño de prototipo de productos, como Figma o Adobe XD.

3. Realizar la prueba concepto

En esta parte se construye el producto a partir del boceto, la imagen tridimensional o el diagrama. No importa si no se parece al objeto terminado, pues el objetivo es buscar que el prototipo de producto sea funcional.

4. Buscar resolver el problema planteado

Antes de pasar al prototipo final, debes asegurarte que el modelo sea una solución viable. No te preocupes por los intentos fallidos, debido a que estos te darán varias claves sobre cómo avanzar, ya sea reformulando la idea o descartándola.

5. Ejecutar iteraciones

Una vez que resuelvas el funcionamiento adecuado en tu roadmap de producto, el paso a seguir es encontrar la versión más eficiente y mercadeable. Pregúntate qué podría mejorarse, busca ayuda externa o consulta con conocidos sobre el funcionamiento de tu prototipo de producto.

6. Llevar a cabo experimentaciones

Resulta esencial hacer todas las pruebas necesarias para confirmar que la solución realmente funciona como se espera. Apóyate en diferentes métodos de validación o plantéate cocreaciones en las que los posibles usuarios te den retroalimentación.

7. Lanzar el prototipo final

Pasadas las validaciones de funcionamiento, buena experiencia de usuario y ensayos, ¡es momento de lanzar tu prototipo de producto!

Esta etapa avanzada requiere más tiempo, inversión y no puede estar atada a cambios radicales del funcionamiento del producto. Haz todas las pruebas que hagan falta para no tener que empezar de cero.

pasos para hacer un prototipoFuente: Thrive

Consejos para hacer un prototipo de producto

Sabemos que hacer un prototipo de cero puede ser complicado en caso de ser novato por lo que, desde Crehana, te ofrecemos las herramientas necesarias para que el proceso pueda fluir de la mejor manera.

Para que el proceso de hacer un prototipo de producto pueda fluir de la mejor forma posible, sigue los siguientes consejos:

1. Investiga tu público potencial

Esto es clave al momento de crear un prototipo. Debes conocer a profundidad a tu cliente potencial: ese público objetivo al que quieres llegar por medio de tu producto.

Si no conoces el perfil de esta persona, te costará mucho responder a las demandas de tu cliente y tu producto final puede terminar pasando desapercibido en el mercado. El peor plan del mundo.

Conocer las necesidades de tu cliente es el primer paso para cualquier proyecto que decidas emprender. Incluso si sólo vas a presentar un ejemplo de prototipo.

2. Conceptualiza tu proyecto

La idea del prototipo es buscar responder a una necesidad, a una idea surgida desde lo más recóndito de tu mente (o de las mentes de tu equipo de trabajo). Por lo que puedes apelar a herramientas como las siguientes:

  • Escenarios.
  • Role Play.
  • Collage.
  • Storyboard.
  • Storytelling.

Una vez conceptualizado tu prototipo, no temas experimentar y abordar cómo darle forma a tu producto final. Plantéate preguntas que responda tu artículo, proponte una hipótesis y elige la mejor manera de medir tus resultados.

3. Diseña un listado con las características principales

No podrás evitar que tu producto final consiga reunir todas las características que habías pensado para él en un comienzo, ya que pueden haber ciertas restricciones de material y costos que requieran de que recortes varias funciones que se salen de tu presupuesto inicial.

Al momento de diseñar tu primer prototipo de producto, deberás dividir las características en 3 categorías, que te mencionaremos a continuación:

  • Necesarias: las características imprescindibles para el funcionamiento adecuado del producto.
  • Medianamente necesarias: aquellos rasgos que son importantes para que tu producto pueda destacar por encima del resto, pero no son imprescindibles para que funcione adecuadamente.
  • Innecesarias: las características más superficiales del artículo y que aportan poco, más allá de su estética o atractivo visual.

Desde Crehana, te recomendamos que tu prototipo de producto cuente con la mayor cantidad de características visuales posibles.

Diseñando un prototipo de un productoFuente: Unsplash

4. Firma Acuerdos de Confidencialidad y presenta solicitudes de patentes

Al momento de que estés desarrollando tu prototipo de producto, es probable que puedas necesitar un equipo de trabajo para el proyecto: un mecánico, modelador de 3D, diseñador de prototipos...

El tema está en que, si tu idea es revolucionaria, puedes sufrir un posible robo de propiedad intelectual. Y terminar viendo tu producto final siendo desarrollado por otra empresa o algún particular.

¿Puedes evitar esto? Sí, totalmente. Para evitar cualquier copia o falsificación de tus artículos, puedes realizar alguna de las siguientes acciones:

  • Realiza una solicitud de patente para tu idea y el diseño de tu producto.

  • Pide a tu equipo de desarrollo del prototipo que firmen acuerdos de confidencialidad (también conocidos como NDA).

Si no tienes idea sobre cómo solicitar una patente o no tienes claro el procedimiento, te recomendamos que optes por conseguir un abogado especialista en patentes, para que evites malos ratos con la filtración de tu prototipo de producto.

5. Toma en consideración los costos

Al momento de crear el prototipo, es muy común que te cueste equilibrar la relación costo-utilidad. Tu deseo es que el producto destaque por su funcionalidad, pero la idea es no venderlo a un precio exorbitante, para conseguir mayores ventas.

Si sólo creas artículos exclusivos e inalcanzables para el 95% de las personas, es muy probable que tu prototipo de producto fracase. Y como queremos evitarte un mal rato, te recomendamos que te realices esta pregunta durante el diseño del proyecto:

  • Esta etapa en la que se encuentra el diseño, ¿es necesaria?

  • ¿Cuál sería el material más económico para poder fabricar el producto, sin que pierda su utilidad?

No es lo mismo diseñar un producto utilizando plástico que si usas un metal. Ten esta información en cuenta cuando decidas hacer el diseño de tu artículo.

6. Usa técnicas de fabricación general

Los pasos que existen entre el prototipo de producto y la versión final de tu artículo suelen conllevar procedimientos que, a la larga, generan sobrecostos.

¿Qué queremos decir con esta información? Que, al momento de fabricar tu producto, las fábricas suelen realizar una técnica estándar de la industria. Sin embargo, ¿qué pasaría si tu producto no puede ser diseñado con las técnicas de fabricación de la empresa?

Que la fábrica deberá implementar técnicas personalizadas, además de capacitar a su personal para que aprenda el procedimiento de las mismas. Y esto, desgraciadamente, puede aumentar el costo de producción de tu producto final.

Para evitar estos inconvenientes, toma en cuenta el tipo de procedimiento de fabricación para cada pieza de tu prototipo de producto. Si observas que alguna de las características de tu artículo implica la realización de una técnica de producción excesivamente personalizada, debes considerar la opción de eliminarla (en la medida de lo posible).

Si necesitas asesoría con el tema, puedes buscar un experto, como lo sería un mecánico o un diseñador de prototipos.

7. Estudia a tu competencia

Para posicionarte en el mercado con tu prototipo (en cualquier tipo de mercado), debes fijarte un poco en lo que hacen tus competidores para ver qué está demandando el público y comprender de mejor forma la funcionalidad de algún artículo en concreto

Ojo, no estamos hablando de plagio. Nos referimos principalmente a que veas los productos de tu competencia, estudies sus diseños y materiales y visualices sus ventajas y desventajas para aplicarlas en tu prototipo de producto.

Así sabrás en qué puedes mejorar la demanda del público y, además, adquieres ideas que te servirán para el desarrollo de tu producto final.

 

Ejemplos de prototipos de producto innovadores

Comprar con tu ADN, comer carne libre de carne, entrenar a tu cerebro para dormir mejor o activar aparatos electrónicos con el pensamiento son algunas de las tareas que ya podemos realizar.

Todo se debe a los avances tecnológicos con los que nos ha sorprendido la feria tecnológica que se celebra anualmente en Las Vegas.

A continuación, te compartimos algunos ejemplos de prototipos de productos para que te inspires a crear el tuyo.

1. Prototipo de un producto tecnológico

ADN Band, el brazalete inteligente que te indica lo que debes y no debes comer en función de tu ADN

Cuenta con un sensor capaz de leer la información nutricional de los ingredientes de los alimentos, procesarla y aplicarla al ADN del usuario.

Brazo con mano empuñada sobre valla publicitariaFuente: PC Mag

2. Prototipo de un producto alimenticio

Carne de cerdo ¡sin cerdo!

Elaborada con la hemoglobina que se encuentra en las plantas de soja, esta nueva propuesta desarrollada por Impossible Foods imita a la perfección la textura y el sabor de la carne de cerdo.

productos innovadores

Fuente: VEGAYVEGE

3. Prototipo de un producto de consumo masivo

Televisión con pantalla "enrollable"

LG lanzará al mercado su Signature OLED TV R, con una base que almacena la pantalla flexible de 65 pulgadas y que permite disfrutar de imágenes con calidad 4K. 

TV enrollable prototipoFuente: lg.com

Sistema inteligente para el cuidado de la piel

Un dispositivo capaz de crear fórmulas personalizadas de cremas, maquillaje y labiales gracias a la evaluación en tiempo real del estado de la piel, la calidad del aire, la contaminación y las tendencias de consumo.

l'oreal persoFuente: trendencias.com

4. Prototipo de un producto a innovar que resuelva un problema social

Sistema para reciclar y reutilizar el agua en casa

Hydraloop limpia, desinfecta y recicla el 85% del agua que utilizamos en nuestro hogar. Así, por ejemplo, el agua que empleamos en la ducha o la lavadora puede ser reutilizada para descargar el inodoro o regar el jardín. Reduce el consumo de agua y la emisión de aguas residuales, así como la huella de carbono y el gasto de agua y luz.

Un excelente sistema para incluir en cualquier proyecto de arquitectura sostenible.

productos innovadores para el hogar

Fuente: WWWhat's New.

Tendencias en diseño de producto

¡Bien! Hasta este punto ya conoces qué es un prototipo y cómo hacer el prototipo de un producto. Ahora, es momento de conocer cuáles son las tendencias en diseño de producto que están teniendo protagonismo últimamente, con el fin de conocer los enfoques que las empresas están implementando en sus objetivos de mercado.

1. Productos con sello humano

En los últimos años, los diseños de productos consistían en el uso de personajes para el desarrollo de prototipos. Tanto la identidad visual como el diseño de empaques incluyen figuras humanas en sus presentaciones. ¿El motivo? Generar una conexión más directa entre la marca y los consumidores a través de elementos identificadores.

Por tal motivo, si piensas elaborar un prototipo, procura utilizar personajes animados que acompañen tu identidad gráfica y que puedan conectar con tu público objetivo. Te compartimos un par de ejemplos en el diseño de empaques y en el diseño UI.

Diseño de un producto botella prototipoFuente: Silvia Abruzzese

diseños de prototipo uiFuente: Vinoth en Dribbble

2. Productos ecosostenibles

Más allá de ser una tendencia en el diseño de productos, desarrollar objetos amigables con el medio ambiente se ha convertido en una necesidad para la sociedad. Cuando estés aprendiendo cómo diseñar las etapas de un prototipo, es indispensable que contemples la posibilidad de utilizar materiales eco amigables en tus productos y tener en cuenta el origen de los mismos.

A su vez, debes pensar a futuro y evaluar el ciclo final de tu proyecto con el fin de impactar positivamente al medio ambiente o, si es posible, hacer que los materiales sean reutilizables.

Un ejemplo innovador de producto podemos identificarlo en marcas como Beeswax Wrap, una empresa encargada de diseñar envolturas de alimentos libres de plásticos y con diferentes diseños súper atractivos.

Otro dato interesante: ¿Sabías que la industria de los juguetes es uno de los rubros que más utiliza plástico para sus productos? Afortunadamente, existen empresas como Green Toys que han ganado reconocimiento por su manera de saber cómo crear el prototipo de un producto basado en materiales reciclados.

Te compartimos un par de imágenes de lo anteriormente mencionado:

Mesa con prototipos de productosFuente: The Simple Things

productos ecoamigablesFuente: Toy Notes

3. Productos compatibles con realidad aumentada

Para nadie es un secreto que la realidad aumentada, aunque hayan pasado años desde su lanzamiento, aún no ha sido explotada en su totalidad. Sin embargo, el potencial de esta herramienta tecnológica es tan grande que puedes considerarla para diseñar el prototipo de un producto y enriquecer su uso.

La finalidad está en optimizar la experiencia de tus clientes con algún producto a través de una tecnología que, en la mayoría de los casos, está al alcance de todos. De hecho, han sido numerosas las marcas que se han animado a utilizar la realidad aumentada para el diseño de productos, como Zara o Ikea, aunque hayan pasado desapercibidas.

Por tal motivo, cuando estés elaborando el paso a paso de un prototipo, considera utilizar esta herramienta para brindarle experiencias a tus clientes que vayan más allá de adquirir un producto o mirar un catálogo.

Un ejemplo de lo anterior lo podemos encontrar en la marca Estiluz, una empresa que desarrolla objetos de iluminación. Su propuesta consistió en utilizar la realidad aumentada para permitirle a sus clientes visualizar en tamaño real algún producto en cualquier espacio de sus casas. Sin duda, se trata de un ejemplo de cómo crear el prototipo de un producto pensando en optimizar la experiencia de los usuarios.

Esperamos haber sido de ayuda para clarificar un poco más qué es el prototipo de un producto, sus características y especificaciones. Ojalá estos breves pasos te ayuden con tu estrategia de producto, su desarrollo y puedas ofrecer el producto o servicio que tienes exactamente en tu cabeza. Tal vez sea el momento de inspirarse mucho más con algunos de los cursos de diseño de productos que tenemos para ti. ¡Dale rienda suelta a esas creaciones! Nos vemos en el siguiente post.

También podría interesarte