🤔 Cultura ágil en empresas: ¿Qué es y cómo construirla?
Cultura ágil en empresas: ¿Qué es y cómo construirla?

Cultura ágil en empresas: ¿Qué es y cómo construirla?

Última actualización 31 de Agosto del 2021Tiempo de lectura: 7 min.

Milagros García

La cultura ágil está haciendo de las empresas todo un éxito en sus resultados. En el último tiempo, son muchas las compañías que han dado un giro de 180 grados en la tecnología que utilizan para desarrollar sus negocios. Asimismo, la aplicación de las metodologías ágiles, como el método Scrum, está mejorando la velocidad en la puesta en marcha de los procesos, a la vez que está favoreciendo al desarrollo de una experiencia del cliente mejorada.

Además, los teams que están envueltos en una cultura ágil de trabajo se sienten más comprometidos con los proyectos en los que son parte y, como consecuencia, entregan resultados superiores en su performance.

Por eso, en este nuevo artículo de Crehana for business haremos hincapié en qué es la cultura ágil, cómo construirla, cuáles son los tipos de metodologías ágiles que se pueden aplicar y más.

¿Quieres mejorar la productividad de tu equipo pero no sabes qué habilidades necesitan? En Crehana for business te brindamos entrenamiento personalizado para ellos.

crehana for business

¿Qué son las metodologías ágiles?

Antes de hablar sobre qué implica una cultura ágil de trabajo, hay que profundizar el tema de las metodologías ágiles porque tienen una relación sumamente estrecha. Estas implican un conjunto de métodos que dan lugar a una forma de trabajo más flexible, teniendo en cuenta las condiciones de cada proyecto.

Pero, ¿cuáles son las características de las metodologías ágiles? Descúbrelas en el siguiente apartado.

metodologias agiles

Fuente: Pexels

¿Cuáles son las características de las metodologías ágiles?

Algunas de las más importantes características de las metodologías ágiles son las que mencionamos a continuación:

  • Están vinculadas a la transformación digital y la optimización de recursos.
  • Son ideales para aquellos modelos de negocio donde se trabaja en varios proyectos en simultáneo y, por lo tanto, se requiere de un cierto grado de flexibilidad que permita ir de uno a otro acorde a los objetivos y necesidades del momento.
  • El trabajo es colaborativo.
  • Se potencian habilidades como la resolución de problemas y la priorización de tareas, además de la apertura al cambio.
  • Se generan resultados de manera constante.
  • Desde esta perspectiva, al cliente se lo considera como parte del team.
  • La simplicidad es un valor central.

propuesta de valor del empleado

Fuente: Pexels

¿Cuáles son las ventajas y desventajas de las metodologías ágiles?

Es importante tener en cuenta que, como todo, las metodologías ágiles también tienen sus ventajas y desventajas. Conócelas para analizar si es lo que tu equipo de trabajo necesita:

Ventajas de las metodologías ágiles:

  • La incorporación del cliente al flujo de trabajo hace que se trabaje sobre su feedback de forma más rápida.
  • Se detecta con mayor velocidad cuáles son las necesidades del cliente.
  • No hay demoras en la entrega de respuestas, soluciones y resultados.
  • Se desarrolla el potencial de cada persona del team a partir de la claridad en las tareas y metas a alcanzar.
  • La flexibilidad en las estructuras de los proyectos permite que los equipos desempeñen su labor con motivación y entusiasmo.
  • Se reducen los costos al reducir las posibilidades de error, ya que estos se identifican rápidamente.

Desventajas de las metodologías ágiles:

  • Se puede perder información.
  • Si el equipo no desarrolla ciertas soft y hard skills puede complicarse la comunicación.
  • El desconocimiento sobre la aplicación de las metodologías ágiles puede conducir a un descontrol en el alcance de los proyectos, por ejemplo.

Por todo esto es que el entrenamiento personalizado sobre estas metodologías cobra un papel importante al pensar en cómo construir una cultura ágil. Sobre este punto, más adelante haremos foco.

mejorar productividad

Fuente: Pexels

¿Cuáles son los tipos de metodologías ágiles?

Son varias las metodologías ágiles más utilizadas en los teams que buscan aumentar los resultados y mejorar su productividad. Aquí encontrarás algunas de ellas:

1. Scrum

Scrum es una de las metodologías ágiles más conocidas y utilizadas en los negocios. Se trata de un marco de trabajo que se puede aplicar en casi cualquier departamento. Generalmente, se lo identifica con la ejecución en sprints, lo que permite mejorar cada vez más el proyecto en un período de tiempo muy breve.

Esta metodología es una gran forma de promover e incentivar a que los teams persigan la mejora continua y puedan organizarse. Lo que la caracteriza es que las tareas complejas y de gran tamaño se dividen en otras más pequeñas. A su vez, se contempla el hecho de que los procesos y metas pueden cambiar a medida que pasa el tiempo.

Así, los equipos maximizan su productividad en el menor período posible. La planificación y la transparencia se vuelven las mejores herramientas con las que cuentan los teams que trabajan bajo el método Scrum.

Si quieres que las personas de tu empresa dejen de posponer proyectos, el marco de trabajo Scrum es la respuesta. Descubre cómo puedes lograrlo con este curso online de Scrum para la gestión de equipos de trabajo.

2. Kanban

Otra de las metodologías ágiles más conocidas es la de Kanban. Se suele utilizar cuando los líderes de proyecto precisan tener un panorama preciso de los estados de las tareas para saber cómo están avanzando los proyectos en los que se está trabajando.

Un ejemplo muy conocido es el de la herramienta online Trello o Jira, donde la organización de las tareas se distribuye generalmente en tableros con columnas nombradas como “Pendiente”, “En proceso” y “Finalizadas”.

3. Programación Extrema

La metodología de Programación Extrema, también conocida como Extreme Programming, es de las más aplicadas en los proyectos de desarrollo de software. Esto porque permite trabajar ágilmente con la retroalimentación del cliente al brindarle versiones parciales del producto en cuestión.

Por lo tanto, el test del cliente cobra un lugar central en este método porque permite la reducción de costos y la gestión del tiempo y los recursos de una forma más eficaz.

trabajo colaborativo

Fuente: Pexels

Entonces, ¿qué es una cultura ágil?

Como se señala en Forbes, una empresa ágil implica el aprovechamiento al máximo de los desarrollos digitales para elevar la participación de las personas de los teams en pos de más creación de valor para el negocio.

Por lo tanto, una cultura ágil tiene que ver con el hecho de que los equipos adoptan metodologías ágiles que les permite entregar resultados en el menor tiempo posible y trabajar de manera colaborativa y rápida.

A nivel organizacional, el desarrollo profundo de una cultura ágil de trabajo significa cambiar por completo la concepción tradicional del flujo de asignación y distribución de tareas. Tal es el caso de la construcción de equipos autónomos de elevado rendimiento que pueden tomar decisiones exitosas que están alineadas con los objetivos de los proyectos.

que es cultura agil

Fuente: Pexels

¿Cómo construir una cultura ágil?

Siguiendo a Mckinsey y su investigación en relación al cambio a una cultura ágil, se puede pensar en cuatro puntos clave para su construcción. Estos son los siguientes:

1. Definir los puntos de partida y llegada

Como en todo cambio que quiera llevarse adelante es relevante comprender cuál es la cultura que hoy está reinando en la empresa. Porque, al contar con un panorama claro sobre el escenario actual, se puede pensar en la definición de metas o puntos de llegada.

De esta forma, se pueden plantear los puntos de inicio clave que se quieren transformar, además de los puntos de llegada que consolidan el resultado que se plantea obtener producto de este cambio en la cultura organizacional. Asimismo, se pueden desglosar cuáles son los cambios de mindset que se persiguen en cada oportunidad.

Por ejemplo, si se detecta que uno de los puntos a transformar en la cultura vigente es la de la concepción de que las tareas importantes son solo las propias de cada persona, el punto al que se puede aspirar arribar en un futuro próximo es el del trabajo en equipo.

Entonces, siguiendo el ejemplo anterior, se pasará de la priorización de las propias tareas sobre los resultados del equipo, a una actitud de participación y colaboración entre todas las personas del equipo para alcanzar los objetivos deseados.

2. Hacer del cambio algo personal

Una buena práctica, para lograr que el cambio a una cultura ágil sea algo que interpele a las personas de forma personal, es la de involucrar a las personas de los equipos en la definición de qué significa para cada uno este concepto. También se los puede animar a participar sobre qué cosas creen que deberían mejorarse para agilizar los resultados y que el desarrollo de las actividades sea más flexible.

La escucha activa es importante en la transición de una concepción del trabajo individual a una de colaboración requiere del otorgamiento de herramientas, recursos y capacitación corporativa acorde a las habilidades que necesitan potenciar las personas de la organización (como, por ejemplo, el digital mindset).

3. Considerar el diseño de la arquitectura

Para llevar adelante los cambios estructurales con el objetivo de la consolidación de una cultura ágil, se requiere del rediseño de la arquitectura. Esto implica valores, enfoques, el trabajo en el employer branding y el onboarding, entre otras cuestiones a destacar.

Así, hoy en día se está pensando en cómo serán las oficinas del futuro, teniendo en cuenta la socialización, seguridad y productividad de los equipos. El entorno de trabajo es un aspecto que no pasa desapercibido al hablar de la transformación de la organización hacia una cultura ágil, porque la disposición de los departamentos y salas de reunión tienen mucho que ver con la cultura empresarial.

4. Aprender constantemente

La supervisión de los resultados que se van obteniendo forman parte de la cultura ágil. La evaluación de los cambios y el impacto de los mismos adquieren un sentido muy especial al pensar en transformaciones ágiles. Para esto se requieren de métricas que plasmen la motivación y sentido de pertenencia, por ejemplo, de las personas involucradas en este cambio.

transformacion agil

Fuente: Pexels

La transformación hacia una cultura ágil es algo que requiere de tiempo y que no puede lograrse de la noche a la mañana. Sin embargo, sus frutos comienzan a percibirse antes de lo pensado, los resultados empiezan a emerger antes de lo pensado y el clima laboral se vuelve más positivo.

¡Pon en práctica estos pasos para construir una cultura ágil en tu empresa y haz que tu equipo brille más que nunca!

Conoce más de Crehana para empresas

Al solicitar la demo acepto los términos y condiciones de Crehana

También podría interesarte