Home Blog/ Transformación cultural/
Transformación cultural

Transformación cultural: Lo que todo HR manager debe implementar para velar por el cambio empresarial

Hugo Rodríguez - 14 Sep 23

Articulo

7 min.

Una transformación cultural bien ejecutada puede devenir en equipos más productivos, integrados y alineados a los valores de la organización. 

Esto tiene un efecto positivo en los objetivos del negocio. Según el blog de Team Stage, el 94% de empresarios y 88% de personas que buscan empleo consideran que una cultura organizacional saludable es vital para su éxito.

En este blog post, te explicaremos la definición de transformación cultural y cómo conseguirla de forma efectiva a través de 10 pasos muy sencillos. ¡Transforma tu empresa para ganarte el corazón de tu equipo!

 

¿Qué es la transformación cultural en una empresa?

La transformación cultural es el proceso por el cual una empresa evoluciona de un tipo de cultura organizacional a otra. Esto lleva a modificar políticas, sistemas, procesos, formas de relacionarse y otros aspectos propios de una compañía.

Si se lleva a cabo efectivamente, repercutirá en el valor de la empresa, la satisfacción del equipo y hasta en la interacción con los clientes. Como se menciona en el portal de Gallup, una fuerte cultura organizacional actúa como un diferenciador en el mercado que se refleja en el nivel de identificación tanto de clientes como de colaboradores.

 

Objetivos de una transformación cultural

Si se ha decidido iniciar el proceso de transformación cultural, es indispensable definir desde el comienzo los objetivos que se proyectan. Además, debes comunicarlos a todos los involucrados para que la gestión se lleve a cabo de la forma más clara posible y todos trabajen en pro de dichas directrices.

Entre los objetivos más habituales que proyectan las empresas con una transformación cultural se incluyen los siguientes:

  • Identificar las bases culturales que den pie al desarrollo de una transformación cultural.

  • Fomentar e impulsar los cambios dentro de la cultura organizacional para alcanzar la cultura deseada dentro de la empresa, que le permita posicionarse como líder en su sector comercial.

  • Optimizar la gestión del talento de la empresa y el liderazgo de los jefes de equipos, directivos y demás colaboradores que tengan un rol fundamental en la transformación cultural.

Durante las actividades de transformación cultural permite que tus colaboradores te brinden ideas que puedan nutrir el proceso e incluso, que puedan llevarte a conseguir los objetivos establecidos en un menor lapso de tiempo.

Tu principal objetivo dentro de este proceso de cambio es conseguir que tus colaboradores se muestren participes y se adapten satisfactoriamente, solo así la nueva cultural laboral será exitosa.

En este sentido, te invitamos a implementar paralelamente a tu transformación cultural nuestra herramienta de clima laboral, con la que podrás nutrir el proceso con información ligada al entorno laboral de la empresa y la satisfacción de tus colaboradores con respecto a sus funciones en la organización. 

Fundamentos de la transformación cultural

La transformación cultural tiene sus cimientos en aspectos como:

  • Liderazgo comprometido: una transformación cultural exitosa comienza desde arriba, cuando los líderes de la organización se comprometen con el cambio y a servir como ejemplos a seguir para el resto de la empresa.

  • Comunicación efectiva: la comunicación clara y constante es esencial para explicar por qué se necesita el cambio, qué implica y cómo afectará a los colaboradores de la compañía.

  • Inclusividad y participación: involucrar a los colaboradores en el proceso de transformación cultural permite aprovechar sus conocimientos y experiencias, lo que puede generar soluciones innovadoras y un mayor compromiso.

La transformación cultural implica no solo estar dispuesto a aprender de los errores y adaptarse a medida que se avanza en el proceso, sino desarrollar una mentalidad de crecimiento constante.

Beneficios de una transformación cultural

Conocer cómo las personas y las organizaciones se beneficiarán de un proceso de transformación cultural exitosa es una manera efectiva de hacer que los miembros de tu equipo se inspiren y comprometan con los resultados del proceso transformador.

De la misma manera, se puede afirmar que si todas las personas de tu empresa pueden identificar los beneficios que traerá una transformación cultural, será más sencillo alcanzar objetivos y realizar cambios, de ser necesarios, para que la transformación tenga una consolidación exitosa.

Entre los beneficios organizacionales de las transformaciones culturales se incluyen:

Construir una mejor cultura laboral

Una transformación cultural es el primer paso para mejorar y fortalecer una cultura laboral eficiente, ya que es el aspecto central de las transformaciones culturales y puede ayudar en aspectos de la empresa como la retención de talentos y el índice de productividad de los miembros del equipo.

Aumentar la satisfacción de los colaboradores

Por lo general, un ambiente de transformación cultural viene acompañado de cambios en el entorno laboral, siempre para mejor, fomentando un ambiente más inclusivo para todos los colaboradores.

Las transformaciones culturales exitosas son fáciles de reconocer pues inmediatamente aumentan la satisfacción y felicidad de los miembros del equipo de trabajo, además de brindarles un sentimiento donde se sienten esenciales para cumplir los objetivos de la empresa.

Impulsar la productividad

Las transformaciones culturales traen un gran número de cambios, entre esos, uno de los más importantes es el aumento de la productividad de los colaboradores, pues si los miembros del equipo están contentos con su entorno laboral serán mucho más productivos y esto beneficiará enormemente los objetivos de la compañía.

Estas son algunas de las ventajas que tiene el proceso de transformación cultural dentro de la organización. Sin embargo, implementar este tipo de cambios puede favorecer aún más tu empresa, así que no esperes más e inicia la transformación de tu compañía.

Importancia de la transformación cultural

Cualquier cambio por el que pase una empresa es importante e influye en la buena gestión de la misma. En este sentido, la importancia de una transformación cultural efectiva radica en:

  • Adaptación a un entorno cambiante: las organizaciones que no pueden adaptarse a las nuevas realidades del mercado se arriesgan a volverse obsoletas, por lo que la transformación cultural les permite mantenerse relevantes.

  • Atracción y retención de talento: las empresas con culturas positivas y adaptativas son más atractivas para los colaboradores talentosos. 

  • Innovación: una cultura de transformación fomenta la innovación y la creatividad, ya que los miembros del equipo se sienten alentados a proponer nuevas ideas y soluciones.

La transformación cultural ayuda a las organizaciones a superar crisis y desafíos inesperados, ya que se han acostumbrado a los cambios, la adaptación y evolución.

¿Cómo realizar una transformación cultural?

Para realizar un proceso de transformación cultural, hace falta llevar a cabo una serie de pasos estratégicos. A continuación, te compartimos 10 acciones para tener éxito en esta meta.

1. Diagnosticar el estado actual de la cultura organizacional

Para el inicio de la transformación cultural, debe establecerse un trabajo de diagnóstico y análisis profundo de la cultura organizacional actual.  Primero, es necesario determinar cuáles son los problemas, retos y amenazas que retrasan o paralizan el desarrollo de la empresa.

Esto se logra haciendo un seguimiento minucioso a los resultados, números, procesos, opiniones y comportamientos de todos los agentes de la organización. En ese sentido, es indispensable que se recolecte información a partir de técnicas medibles de investigación. Te dejamos una lista con algunos recursos para empezar la transformación cultural:

  • Encuestas a los miembros del equipo
  • Reuniones uno a uno con los líderes de departamentos
  • Revisión de objetivos y resultados con los inversores del proyecto
  • Focus groups internos
  • Herramientas como el Instrumento de Evaluación de la Cultura Organizacional (OCAI)

2. Crear un plan estratégico alineado con los objetivos del negocio

Después del análisis para la transformación cultural, se debe determinar qué tipo de cultura predominante es la que la organización adoptará. Entre las 4 que existen, se puede elegir la cultura de clan, jerárquica, adhocrática o competitiva.

Para realizar una buena selección, hay que ver cuáles son los valores y conductas que la empresa necesita adoptar considerando el impacto de los cambios a corto y largo plazo en clientes, personal y directores. Cuando aquello se tenga claro, se tiene que crear un mapa de objetivos y acciones a implementar para poner en marcha la transformación cultural empresarial. Estas metas deben enlazarse con cambios en los 7 pilares de una compañía.

  • Estilo de liderazgo
  • Estructura organizacional
  • Tipo de gestión empresarial
  • Metodologías de reclutamiento
  • Sistemas de compensación y reconocimiento
  • Formas de comunicación
  • Competencias y habilidades
Recuerda comunicar el plan estratégico de transformación cultural a tu equipo para que puedan ayudarte a adoptar los cambios de una forma más natural y de esta forma, trabajar junto a tus colaboradores por el éxito de la nueva cultura organizacional.

3. Integrar a los líderes de la compañía

Las mejores empresas reconocidas por su gran cultura organizacional siempre destacan por la calidad de sus líderes. En el caso de una transformación cultural, es imprescindible que los gerentes y directivos asuman un rol protagónico. Esto debido a que sus comportamientos influyen notoriamente en las actitudes y procesos desarrollados por todos los miembros de la empresa.

Por ello, tanto el tipo de cultura que se quiere alcanzar como los objetivos deseados, deben ser discutidos, compartidos y consensuados con los líderes. Estas personas son las primeras en poner en práctica las nuevas conductas y valores de la organización. La manera más efectiva de lograrlo es iniciando conversaciones abiertas y transparentes con cada uno de ellos. Compartimos una lista de preguntas que pueden guiar la charla.

  • ¿Qué comportamientos crees que debe fomentar la organización?
  • ¿Cuáles son los valores necesarios para forjar equipos excelentes?
  • ¿Qué conductas y prácticas se tienen que erradicar?
  • ¿Cómo te gustaría describir a la empresa en 5 y 10 años?

Contar con la colaboración de tus líderes durante el proceso de transformación cultural te permitirá expandir el alcance de la misma durante su inicios y de esta forma, optimizar los resultados de la gestión.

4. Hacer partícipes a los miembros del equipo

Al igual que con los líderes, la transformación cultural en las organizaciones no puede ocurrir sin la participación activa de las personas que trabajan en los diferentes equipos. Ellos representan el núcleo de toda la cultura. Por eso mismo, es necesario saber qué piensan, sienten y perciben en relación a un cambio de esta magnitud.

Aquí también es fundamental que se implemente un sistema para recibir su feedback y retroalimentación. Esto debe ocurrir en interacciones formales e informales, así como haciendo uso de herramientas de medición. 

Para ayudarte con ese proceso, te recomendamos la plataforma de Clima laboral de Crehana. En ella encontrarás paneles de reportes, encuestas, cuestionarios y más recursos para escuchar la opinión de todos los miembros de tu equipo.

En este sentido, puedes utilizar el ejemplo de plan de acción para gestionar grandes proyectos, como efectivamente es la transformación cultural de tu organización. Al final, puedes sistematizar los resultados y ofrecer conclusiones reveladoras para el proceso de transformación cultural.

Fuente: Crehana

5. Mejorar prácticas de reclutamiento

El reclutamiento es otro tema importante para la transformación cultural de las empresas. Contratar a personas que se alineen perfectamente al nuevo tipo de cultura impactará directamente en los niveles de productividad, desempeño y retención laboral. 

Un recurso efectivo para que reclutes correctamente es realizar evaluaciones de fit cultural, que incluye entrevistas con preguntas para determinar si el candidato cumple con las características ideales de la nueva cultura. Estas preguntas pueden incluir las siguientes cuestiones:

  • Valores que espera encontrar en la empresa
  • Valores con los que no empatiza en el ámbito laboral
  • Comportamientos y prácticas se acomodan a su perfil
  • Tipo de cultura preferida
  • Retos y problemas en relación a la cultura organizacional en trabajos previos

A pesar de ser una herramienta de ayuda, los test de fit cultural también conllevan algunos riesgos. Al intentar encontrar a candidatos que respondan a un mismo grupo de características, se puede estar dejando de lado a personas que podrían aportar diversidad, ideas renovadoras y, por supuesto, mayores niveles de innovación en la empresa.

Por eso, es necesario que complementes esas evaluaciones con otras acciones de reclutamiento. Por ejemplo, mejorando las descripciones en las ofertas de trabajo, difundiéndolas por canales alternativos y haciendo campañas de promoción distintas a las anteriores.

6. Detectar barreras de transformación cultural

Es muy probable que durante la implementación de los cambios de transformación cultural, existan obstáculos que frenen el proceso. Esto puede ocurrir porque las personas no entienden las modificaciones y, por ende, no asumen progresivamente los nuevos comportamientos y valores.

Además, los problemas surgen porque los sistemas, prácticas y procesos que provienen de la cultura anterior no han pasado por un filtro y no se está aplicando una transición adecuada sobre ellos. Es por eso que se deben desarrollar mediciones y observaciones de los puntos en conflicto. Solo con un análisis detallado se puede canalizar una solución al problema.

Al detectar situaciones que interrumpan la transformación cultural corporativa, debes actuar inmediatamente. Las medidas pueden incluir visitas a departamentos, conversaciones con gerentes y equipos, uso de herramientas e intercambio de la información que haga falta. 

Aparte de ello, también es necesario advertir el problema desde una visión amplia que considere tanto las personas, como los bienes y espacios físicos. Por ejemplo, puede ser efectivo rediseñar las oficinas y las áreas de interacción de las personas en la empresa. Esto puede facilitar los comportamientos y encuentros que el nuevo tipo de cultura organizacional implica.

7. Comunicar los cambios en la organización

Para evitar los problemas mencionados y asegurar una transformación cultural efectiva, es igual de imprescindible armar un plan de comunicación de cambios y razones detrás de la decisión. Esto debe hacerse desde el inicio del proceso; específicamente, tiene que empezar en la explicación de las evaluaciones de diagnóstico.

Las personas que trabajan en la organización tienen que saber por qué están participando de encuestas, cuestionarios, focus groups y demás técnicas implementadas. Así que lo mejor es realizar un proceso escalonado de comunicación.

Al principio, puedes convocar a una reunión general para indicar el estado de la organización. En él se deben compartir datos sobre el estado financiero, comercial, logístico, operativo y demás aspectos. Esto servirá para dar contexto a la decisión de transformación cultural.

Luego de las pruebas de diagnóstico, es recomendable instruir a los gerentes y líderes para comunicar cuáles son los nuevos objetivos en cuanto a cultura organizacional, qué cambios experimentará la empresa y el rol que tendrán los miembros de los equipos. Así se sentirán integrados en el proceso. Para lograr esta comunicación efectiva, es recomendable hacer uso de los siguientes formatos y canales:

  • Boletín de correo creado para informar del progreso de la transformación cultural.
  • Reuniones trimestrales o semestrales para dar nuevos alcances a todo el personal.
  • Uso de plataformas de comunicación interna para compartir números y logros.
  • Grupos reducidos para intercambiar ideas sobre la experiencia de cambios.
  • Colocación de paneles y mensajes en las instalaciones de la empresa.

En este proceso de cambios y transformación cultural puedes utilizar nuestro ebook sobre transformación cultural en una empresa para instruir a tus colaboradores y enriquecer la gestión del cambio de una manera natural.

8. Monitorear el progreso de la transformación cultural

El éxito de la transformación cultural depende de un monitoreo constante del progreso. El hecho de que exista un plan y cronograma de ejecución no asegura que se esté caminando en la dirección adecuada. Por eso, es sumamente importante que en cada etapa se evalúes los avances, retrocesos y obstáculos presentes.

Así que es aconsejable que, durante la planificación inicial, se determinen los momentos claves del monitoreo. Estas serán fechas específicas en las cuales las personas que sirven como ejes de la transformación cultural se sentarán a ver resultados, impactos e inconvenientes. Normalmente, esta tarea forma parte del trabajo de Recursos Humanos, pero también se deben sumar directivos y gerentes.

Cuando evalúes el progreso, es bueno verificar los avances en los 7 pilares mencionados en el punto sobre el plan estratégico. Aquí compartimos los criterios que debes tener en cuenta en una evaluación de transformación cultural.

  • Alineamiento a políticas, reglas, métricas e incentivos
  • Impacto de los cambios organizacionales en los KPI’s del negocio
  • Cambios en las actitudes y los comportamientos de las personas del equipo
  • Estado de avance del logro de los objetivos
  • Registro de los efectos de los cambios en la respuesta de los clientes

Recuerda, mantener un control y evaluación de los avances de la gestión cultural te permitirá tomar decisiones acertadas en el momento indicado para direccionar el proceso de transformación cultural de ser necesario.

9. Celebrar los primeros objetivos conseguidos

A pesar de los posibles obstáculos y retrasos en un proceso de transformación cultural, no se debe olvidar la fijación de objetivos a corto plazo. Estos sirven como una primera luz verde para confirmar el progreso. En ese sentido, en cuanto se alcancen los hitos propuestos para estas pequeñas metas, es recomendable celebrarlo y reconocerlo.

Por ejemplo, si el tipo de cultura hacia la que se está apuntando implica mayor flexibilidad laboral, podrían proponerse más horarios de trabajo remoto e híbrido o días libres adicionales. Además, se puede establecer una escala de bonos para premiar a los líderes que están contribuyendo decididamente con la transformación cultural.

Igualmente, es importante felicitar a los colaboradores en conjunto y a los rostros visibles de la transformación en los mensajes de comunicación. Al momento que se brinden actualizaciones o reportes, los equipos deben recibir palabras de motivación, aliento y reconocimiento por su participación activa.

10. Tener paciencia ante el proceso

Todos los participantes involucrados en la transformación cultural de una compañía deben recordar que esta es una experiencia cuyos resultados se notan a largo plazo. A pesar de que se cumplan ciertas metas iniciales, los cambios de mayor impacto solo se verán mucho tiempo después.

Por lo tanto, es indispensable que se siga la hoja de ruta planteada, se hagan los cambios necesarios cuando se detecten problemas y se observe pacientemente la evolución. La atención en el proceso terminará rindiendo frutos. Esto, también, debe prevenir cualquier intento por volver atrás o deshacer el camino en cuanto se experimenten los primeros obstáculos.

Recuerda, los grandes cambios dentro de las empresas y sobre todo uno relacionado a la transformación cultural, se lleva a cabo con la ayuda de todos los colaboradores y líderes de la organización para conseguir optimizar los resultados en un período de tiempo menor.

Esperamos que con la información que te hemos suministrado puedas gestionar efectivamente tu proceso de transformación cultural. Además, te invitamos a utilizar nuestras herramientas para gestionar tus proyectos, evaluaciones y cambios necesarios durante tus proyectos organizacionales.

¡Éxitos!