😃 5 ejemplos de discursos para aprender a hablar en público | Crehana para empresas
5 ejemplos de discursos para aprender a hablar en público

5 ejemplos de discursos para aprender a hablar en público

Última actualización 15 de Agosto del 2021Tiempo de lectura: 7 min.

Susana Serrano

Hablar en público puede generar pánico, emoción, y a veces una gran incertidumbre, porque, aunque trabajaste arduamente en tu discurso o has tenido experiencia en la realización de los mismos, no siempre sientes que el mensaje alcanzó a los que te estaban escuchando. ¿Qué le faltó? ¿Cómo mejorar? Aquí van 5 ejemplos de discursos que tal vez te orienten en el proceso.

De la misma forma en que para aprender a escribir bien hay que leer mucho, para aprender a hablar bien en público se deben analizar las estrategias comunicativas que han utilizado los grandes oradores de la historia, como Martin Luther King, Steve Jobs, entre otros, e imitarlas para llegar a tener un gran discurso.

El sueño de Martin Luther King

“Yo tengo un sueño…”, la oración más conocida del discurso de Martin Luther King que ofreció el 28 de agosto de 1963, no estaba en el papel. No se había planeado que él dijera estas palabras, fue algo espontáneo, más no algo alejado de sus discursos previos.

Ya lo decía el escritor Mark Twain: “Suelen hacer falta tres semanas para preparar un discurso improvisado” y aunque King no había planeado hablar de sus sueños, ya había abordado el tema con antelación en presentaciones más pequeñas, por lo que no fue algo completamente nuevo. 

Presentarse ante el público sin una idea estructurada será siempre un mal plan, porque da paso a errores que podrían arruinar el mensaje que se quiere transmitir. Por eso, primero que todo lo demás y sin importar el tema que se maneje, crea un orden para tu discurso o deja temas listos para poder hablar con fluidez en un discurso improvisado, como lo muestra este ejemplo de discurso.

También recuerda que se debe hablar desde el corazón y no aparentar nada. Según el artículo ‘The evolution of deception’ los humanos son máquinas de detección de autenticidad y usualmente nos sentimos atraídos por la sinceridad y rechazados por las mentiras. 

Con un discurso sincero y cercano podrá atraer más la atención, como lo demuestra el ejemplo del discurso de Martin Luther King quien decía: “Sueño que mis cuatro hijos vivirán un día en un país en el cual no serán juzgados por el color de su piel, sino por los rasgos de su personalidad”.

Vivir la vida según Steve Jobs

El discurso ofrecido por Steve Jobs en 2005 durante la ceremonia de graduación en la Universidad de Stanford, es otro gran ejemplo de discurso que puede ayudarte a pensar en una estrategia adecuada para elaborar tu propio discurso.

A diferencia del discurso de Martin Luther King, Steve Jobs utiliza una estructura muy organizada en su propio discurso, dividiendo cada tema con un subtítulo, lo que permite que el oyente tenga mayor claridad al recibir el mensaje.

Además, en este discurso motivacional que busca impulsar a los jóvenes recién graduados a vivir su vida al máximo, Jobs utiliza otra gran estrategia comunicativa: basar sus argumentos en el éxito de su propia vida, lo que hace que la gente piense “¿si él pudo, por qué yo no?”, esto le permite crear un discurso sincero y cercano  que conecta con la audiencia.

Ya lo decía la periodista radial Diana Uribe, “la historia se escribe en retrospectiva” y bajo esta idea se crea este ejemplo de discurso motivacional, que sin duda es altamente efectivo, por la reacción que tiene la audiencia frente a lo que dice Jobs. No solo conecta con ellos, sino que también los inspira a actuar.

“Nuestro tiempo es limitado, así que no lo gastes viviendo la vida de otro. No te dejes atrapar por el dogma que es vivir según los resultados del pensamiento de otros. No dejes que el ruido de las opiniones de los demás ahogue nuestra propia voz interior. Y lo más importante, ten el coraje de seguir a tu corazón y tu intuición”, dice Jobs en este ejemplo de discurso.

 

Fracasar para triunfar, opina Denzel Washington

En 2011, Denzel Washington dio el discurso de graduación de la Universidad de Pensilvania. Su mensaje era claro: quería motivar a los estudiantes a no tener miedo de fracasar y en cambio abrazar las enseñanzas que dejan esos malos momentos, pero ¿cómo lo hizo?

Diferente al método que utilizó Steve Jobs en su discurso, en este ejemplo de discurso que nos deja Washington, vemos que él no solo habló de su propia vida, sino que también tomó la experiencia de diversas personalidades de la historia como el beisbolista Reggie Jackson o el científico Thomas Edison, para dar mayor peso a sus argumentos.

No se trata de un discurso tan ordenado como el del ejemplo de discurso anterior, ni tan largo como el de King, el discurso de Denzel Washington es conciso y repite constantemente su mensaje: “cae hacia adelante. Cada experimento fallido te acerca un paso más al éxito” o “ponte de rodillas y da gracias por todo” o “no tengas miedo a soñar en grande, pero recuerda sueños sin metas son sólo sueños”.

Esta repetición de ideas permitirá que el mensaje de su discurso llegue con mayor seguridad a sus oyentes y se quede grabado en sus mentes. Usualmente, la gente solo recuerda de los discursos las partes con las que más conectaron o las que más escucharon, por eso aprenda de este ejemplo de discurso la importancia de repetir las ideas para que al momento de hablar en público, las personas de verdad capten y guarden el mensaje.

Cambiando el mundo, discurso del Almirante William H. McRaven

Quizá uno de los discursos menos conocidos, pero del que se puede aprender mucho, es el que brindó el Almirante William H. McRaven en la Universidad de Texas Austin en el 2014. Se trata de un discurso motivacional que, al igual que en los otros ejemplos de discursos, logra conectar con la audiencia a través de la narración de su propia vida.

La estructura manejada por McRaven en su discurso es simple: narra una experiencia personal, cuenta el aprendizaje que esta vivencia le dejó y luego trata de explicar cómo lo que vivió le serviría a otros en su vida personal. De esta forma, logra ofrecer un discurso sincero y cercano.

Del Almirante McRaven puedes aprender que, aunque creas que tu experiencia personal es difícil de unir con la experiencia de vida de los demás, siempre habrá un macro aprendizaje que podrá conectar tus vivencias con las de los que te rodean, entonces, no te sientas asustado de utilizar tus propias experiencias para crear un discurso como los que se ven en estos ejemplos.

Las matemáticas y Eduardo Sáenz de Cabezón

A veces, creemos que para hablar en público y ser escuchados, tenemos que llegar con un tema súper interesante, que todos comprendan. Pero como lo vimos en el anterior ejemplo de discurso, McRaven hablaba en público sobre una experiencia que muy pocos en la tierra viven: un entrenamiento para convertirse en Seal.

Entonces el punto del éxito de un discurso, sea motivacional o no, recae en la manera en la que se exprese la idea, pero  ¿Cómo lograr conectar con las personas a pesar de manejar temas densos o con los que pocos han tenido experiencia?

Una forma, como lo hemos visto en los otros cuatro ejemplos de discursos, es a través de la experiencia personal, ya que la un discurso  sincero y cercano conecta con la audiencia. Pero otra es la comedia. 

La comedia siempre es un buen método para conectar con las personas, porque las risas aligeran el tema que se está tratando. Esto ha sido comprobado a lo largo de la historia. El mayor referente colombiano que tenemos es Jaime Garzón. Pero el que les traemos de ejemplo, es el de la Ted Talk que brinda Eduardo Sáenz de Cabezón titulado ‘Las matemáticas son para siempre’.

Las matemáticas suenan a un tema muy malo para crear un discurso, porque ¿quién querría escucharlo? Pero si tu conocimiento sobre el tema es abundante y logras conectar ese conocimiento con una experiencia personal que es similar a la de los demás, entonces tienes el público ganado, como lo demuestra este ejemplo de discurso. 

De esta forma, a pesar de que Sáenz de Cabezón habla sobre teoremas, conjeturas matemáticas, estructuras con nombres extraños, la gente se queda conectada con él, porque utiliza un lenguaje simple y brinda ejemplos con los que todos se pueden conectar.

Los discursos son una especie de test que pone a prueba nuestro conocimiento en un tema. Como lo decíamos más arriba en el primer ejemplo de discurso, no puedes hablar sobre algo de lo que no sabes, tienes que investigar arduamente hasta para tener éxito en un discurso improvisado.

Conclusiones

Entonces, según lo hemos visto con estos ejemplos de discursos, los puntos para generar un discurso que conecte con el público se reducen a: 

  • ser sinceros y cercanos
  • Hacer uso de experiencias personales que logren conectar con los demás.
  • Tener un amplio dominio sobre el tema, para no improvisar.
  • Ser ordenado al hablar, para que de esta forma el público lo pueda entender mejor.

Esperamos que estos ejemplos de discursos te hayan servido de inspiración para empezar a construir el tuyo. Recuerda que, ante todo, debes transmitir naturalidad ante el público y tratar de no verte forzado.

Si quieres aprender a comunicarte efectivamente, te invitamos a inscribirte en nuestros cursos de  comunicación integral que te permitirán expresarte de una mejor manera.

También podría interesarte