🍃 Descubre cómo es el ciclo de vida de las briofitas
Características y diferencias entre el ciclo de vida de las briofitas, pteridofitas y espermafitas

Características y diferencias entre el ciclo de vida de las briofitas, pteridofitas y espermafitas

Última actualización 11 de Septiembre del 2021Tiempo de lectura: 7 min.

Katherine Agüera Restrepo

El ciclo de vida de las briofitas puede ser distinto al de las pteridofitas y espermafitas. Todas las anteriores son tipos de plantas que existen en el mundo vegetal y tienen características únicas que las diferencian entre sí.

Entre las divisiones principales del mundo vegetal encontramos dos grandes grupos: plantas vasculares y plantas no vasculares. Al primer grupo pertenecen las briofitas, y al segundo grupo pertenecen las pteridofitas y espermafitas.

En este artículo conoceremos a profundidad las características de cada uno de estos tipos de plantas y las diferencias entre sus ciclos de vida.

Ciclo de vida de las briofitas

Plantas vasculares y plantas no vasculares

Antes de adentrarnos en las características de estos tipos de plantas, estudiemos un poco más su clasificación superior. Esto nos permitirá comprender mejor las diferencias entre el ciclo de vida de las briofitas, pteridofitas y espermafitas, también te será útil al momento de estudiar los tipos de jardinería que puedes usar para remodelar tu jardín.

Como ya sabemos, los dos grandes grupos de plantas son las plantas vasculares y plantas no vasculares, estas últimas carecen de tubos internos o “vasos”. La mayor parte de las plantas no vasculares se encuentran en lugares húmedos o sumergidas bajo el agua, por la sencilla razón de que necesitan absorber humedad a través de la superficie de todos sus tejidos puesto que carecen de sistema vascular.

Por su parte, las plantas vasculares son las que contienen raíces, tallo y hojas. La raíz, además de ser un sistema que les permite sujetarse, también permite la absorción de los nutrientes del suelo. El tallo, por su parte, permite separar las hojas, las flores y los frutos, esto facilita el crecimiento de todas las partes de la planta.

Las características de estos dos tipos de plantas son distintas entre sí. Por lo tanto, el ciclo de vida de las briofitas, pteridofitas y espermafitas también será muy diferente. Veamos por qué:

 

Briofitas

Las briofitas son plantas no vasculares, lo que significa que no tienen raíces ni tejido vascular, sino que absorben agua y nutrientes del aire a través de toda su superficie.

En el ciclo de vida de las briofitas, la mayoría solo alcanza unos cuantos centímetros de altura y, como no necesitan raíces para sobrevivir, pueden crecer en lugares donde otras plantas no podrían crecer nunca, como en los muros, la superficie de las rocas, el pavimento, entre otros.

El ciclo de vida de las briofitas suele darse en ambientes húmedos y sombríos, aunque realmente pueden sobrevivir en ecosistemas muy variados como desiertos o zonas árticas.

Una de las principales características de las briofitas es que se reproducen por esporas en lugar de semillas. Se clasifican en dos tipos:

  • Musgos: Este tipo de plantas tienen vasos conductores muy primitivos, por lo tanto, suelen ser bastante pequeñas, ya que no tienen órganos que les permitan soportar estructuras de gran tamaño. Tienen una alta dependencia de humedad ambiental y agua en el medio al que se agarran, ya que sin esta última su supervivencia y reproducción sería imposible.
  • Plantas hepáticas: Según el blog de Ecología Verde, reciben su nombre del parecido que algunas de estas pequeñas plantas guardan con el riñón, motivo por el que se usaban en la edad media para tratar las dolencias de este órgano.

Briofitas

Ciclo de vida de las briofitas

Como ya sabemos, las briofitas son plantas que no tienen sistema vascular, su organismo es muy sencillo y por eso necesitan vivir en sitios húmedos para poder sobrevivir y reproducirse. El ciclo de vida de las briofitas es heteromórfico. El gametofito o fase haploide es la dominante en las briofitas; esta es la fase de mayor duración. Por el contrario, el esporofito o fase diploide es pequeño y de corta duración.

En la fase del gametofito, estos tipos de plantas pueden tener formas taloides o foliosas que derivan de la división de una sola célula apical. Durante la etapa reproductiva, el gametofito produce órganos sexuales masculinos (anteridios) o femeninos (arquegonios); las células sexuales masculinas o anterozoides son biflagelados y, por lo tanto, necesitan un ambiente acuoso para desplazarse.

Los anterozoides y la oosfera (célula sexual femenina) se producen por mitosis, pues se forman en gametofitos haploides. Al darse el proceso de fecundación de las plantas, la célula diploide o cigoto, derivada de la unión de las dos células sexuales, por divisiones sucesivas se transforma en un embrión multicelular.

Más tarde, una vez diferenciado el pie que lo sujeta al gametofito y la seta o pedicelo que sostiene a una cápsula, el embrión de la planta entra a un proceso de transformación en un esporofito en el que la división meiótica del tejido esporógeno de la cápsula permite la formación de esporas unicelulares haploides.

Las esporas maduras son liberadas y, al dispersarse, germinan y forman filamentos o masas celulares que se conocen como protonema. A partir del protonema se da la formación de gametofitos.

Pteridofitas

Pteridofitas

Como vimos anteriormente, las únicas plantas no vasculares son las briofitas. Por su parte, las pteridofitas ya hacen parte del grupo de las plantas vasculares pero tienen la característica de que no producen semilla. Son plantas muy sencillas, debido a que no tienen estructuras reproductivas complejas. Un ejemplo claro son los helechos, los cuales se reproducen por esporas.

Al igual que el ciclo de vida de las briofitas, el crecimiento de las pteridofitas debe darse en ambientes de alta humedad, su sistema reproductivo lo necesita para poder sobrevivir y reproducirse.

Las pteridofitas poseen tejidos conductores, que actúan a su vez como tejidos de soporte que les permiten elevarse varios metros sobre el suelo. Estas características de las pteridofitas les permiten poder captar una mejor luz y por tanto realizar un procedimiento de fotosíntesis más integral.

La diferencia más importante entre las plantas briofitas y pteridofitas es que estas últimas poseen un sistema vascular, mientras que las primeras no. Sin embargo, presentan más similitudes que diferencias; ambas se consideran organismos eucariotas, pluricelulares, con cloroplastos que almacenan almidón y que contienen pigmentos. Además, son similares en cuanto a su ciclo reproductor de carácter asexual.

Ciclo de vida de las pteridofitas

Ciclo de vida de las pteridofitas

Como vimos antes, las pteridofitas son plantas vasculares que carecen de un aparato reproductor sexual que produzca semillas. Su mecanismo de reproducción es asexual, al igual que el de las briofitas, por lo tanto, necesitan vivir en ambientes húmedos que les permitan reproducirse.

El mejor ejemplo para el ciclo de vida de las pteridofitas son los helechos. Estas plantas presentan alternancia de generaciones y no se reproducen a través de semillas, sino a través de esporas. En la primavera, aparecen los esporangios sobre las hojas, estos son estructuras esféricas que, a su vez, se disponen en grupos llamados soros.

Con el tiempo seco, la pared del esporangio se rompe y se liberan las esporas. Cuando el nivel de humedad está en óptimas condiciones, el proceso de germinación de esporas da origen a un prótalo, es decir, una lámina verde pequeña con forma de corazón y pequeños rizoides en su cara inferior que entran en simbiosis con hongos.

Así mismo, en el envés de las hojas, se encuentran los arquegonios y anteridios, estos son los órganos femeninos y masculinos de la planta, respectivamente.

 

Más tarde, en la primavera siguiente al nacimiento del prótalo, la maduración de los gametos hace posible que los anterozoides pluriflagelados fecunden a la oosfera. Y, tras su formación, el cigoto comienza un proceso de división que, finalmente, dará lugar al embrión de una planta.

Tras alimentarse un tiempo del prótalo, adquiere capacidad de fotosíntesis y esto le permite acelerar su desarrollo, enraizar e independizarse del gametofito, que se desintegra.

El esporofito de los helechos vive durante mucho tiempo y produce varias esporas por año. También se encuentra adaptado a la vida terrestre, lo cual lo hace nutricionalmente independiente del gametofito.

En este proceso, las esporas maduras caen al suelo y dan origen a gametofitos verdes fotosintéticos que a su vez producen rizoides si las condiciones son favorables, anclando la planta al suelo en la que se formaron los arquegonios y anteridios.

Los anterozoides de las plantas nadan hasta el óvulo, atraídos por una sustancia química que este produce, proceso que da vida a un cigoto que se comienza a desarrollar. El esporofito comienza como parásito del gametofito, pero pronto se independiza de este.

Tipos de plantas

Este ejemplo de ciclo de vida de un helecho nos permite resumir el ciclo de una planta pteridofita en cinco fases:

Fase 1

En la cara inferior de las hojas de la planta empiezan a crecer conjuntos de esporangios (estuches con esporas).

Fase 2

La espora llega al suelo, una vez liberada de su estuche. En este proceso empieza a germinar y da como resultado un diminuto gametofito de la planta (estructura productora de gametos) con forma de corazón y anclado al suelo mediante rizoides, estos son filamentos muy parecidos a las raíces.

Fase 3

En condiciones de humedad óptimas, se liberan espermios maduros de los anteridios y de allí nadan hacia los arquegonios de las plantas. Estos son productores de óvulos que se han formado en la cara inferior del gametofito.

Fase 4

El proceso de fertilización de las plantas da origen a un cigoto que, posteriormente, evoluciona a embrión dentro del arquegonio.

Fase 5

Este embrión, finalmente, supera el tamaño del gametofito de la planta y pasa a ser un esporofito.

Espermafitas

Finalmente, llegamos a las espermafitas. Este tipo de plantas, al igual que las pteridofitas, tiene un sistema vascular, pero la gran diferencia es que su ciclo reproductor es muy distinto. Las espermafitas tienen la capacidad de producir semillas, llevando a cabo un proceso de fecundación.

Cuando las semillas caen a la tierra y las condiciones son favorables, inician un proceso de germinación y dan vida a nuevas plantas. Seguro recuerdas aquel experimento en el que plantaste una semilla cuando eras pequeño, ¡es el mismo proceso!

Un hecho importante del ciclo de vida de las espermafitas es que cuando las condiciones ambientales son muy secas, las semillas son capaces de entrar en un estado latente -algo así como el proceso de hibernación de los osos- hasta que vuelvan a producirse las condiciones de humedad óptimas para su correcta germinación.

Por el contrario, en los lugares de alta humedad donde llueve a diario, la semilla también tiene el poder de evitar pudrirse antes de germinar. Maravilloso, ¿no crees? Así que, ya lo sabes, no importa cuáles sean las condiciones climáticas de tu jardín, seguramente tus semillas germinarán y darán vida a hermosas plantas. Descubre aquí cómo diseñar tu jardín.

Jardinería

Ciclo de vida de las espermafitas

Sabemos que una de las principales características de las espermafitas en comparación con las briofitas y las pteridofitas es que tienen un mecanismo de reproducción sexual capaz de producir semillas.  

En el proceso de floración de las plantas se desarrollan las flores de estos tipos de plantas. En el ovario se forman óvulos en los que se forman macroesporas haploides a través del proceso de meiosis, los cuales a su vez darán lugar a los gametofitos femeninos haploides.

Por otro lado, bajo el mismo proceso de meiosis, se forman microesporas haploides en la antera de los estambres. Estas dan lugar a los gametofitos masculinos, que resultan ser los granos de polen.

Tras el proceso de polinización tiene lugar una doble fecundación:

  • La oosfera del saco embrionario es fecundada por un núcleo masculino, dando origen a un cigoto diploide, creador del embrión de la semilla.
  • Otro núcleo espermático fecunda a los núcleos secundarios con el objetivo de formar el tejido de reserva o albumen de la semilla. Al mismo tiempo que se forma la semilla, las paredes carpelares del ovario sufren algunos cambios y originan así el fruto de una planta.

Al finalizar este proceso, la semilla germinada da lugar a una nueva planta que, a su vez, producirá nuevas semillas. Esto dará inicio a un nuevo ciclo de vida de las espermafitas. Como puedes ver, cultivar este tipo de plantas puede ser un proceso sencillo y muy divertido, si te interesa la jardinería, te recomendamos estos tips para tener el jardín más hermoso de todos.

Espermafitas

Ahora que conoces la diferencia entre el ciclo de vida de las briofitas, pteridofitas y espermafitas, te has convertido en todo un experto de la jardinería, ¿por qué no poner en práctica lo que has aprendido? La profesora Paquita Romano te espera para enseñarte a diseñar un hermoso jardín en el Curso online de Jardinería casera: Cultiva, decora y vive verde y si quieres darle rienda suelta a toda tu creatividad te invitamos a explorar nuestros cursos online de estilo de vida para invertir tu tiempo en espectaculares proyectos creativos de alto impacto.

¡Te espera un hermoso jardín!

También podría interesarte