¿Cómo hacer un rebranding sin morir en el intento?

Marketing Digital 31 de Mayo del 2019

user

Jessica Rodríguez

¿Cómo hacer un rebranding sin morir en el intento? ¿Cómo hacer un rebranding sin morir en el intento?

Al comenzar un proceso de rebranding con tu compañía todo es diversión y felicidad: hay mucha emoción por seleccionar los nuevos colores, logos o fuentes. Pero seguramente no pasará mucho tiempo antes de que te des cuenta de que esto es apena una pequeña parte de lo que implica el rebranding. La realidad es que para hacer un proceso efectivo se necesita conocimiento de los pasos a seguir, además de un buen ojo para todo lo visual.

Sabemos que tal vez te interesa este artículo porque quieres saber cómo se hace un rebranding desde cero. En ese caso, dejame decirte: estás en el lugar correcto. A continuación te daremos una guía básica para hacer un rebranding por primera vez.

1. Asegúrate de que tu primer paso sea la investigación

Antes de siquiera considerar un rebranding para tu marca, asegúrate de hacer toda la investigación necesaria. ¿Y cómo sabrás que estás listo? Bueno, primero tienes que conocer tu marca, tu mercado y a tus clientes mejor que nadie. Es probable que prefieras acudir con una agencia para ayudarte, pero es necesario que todo lo que ellos sepan sobre ti y tu empresa lo sepas tú también. Algunas cuestiones primordiales son:

– Los deseos, necesidades y opiniones de tus clientes actuales respecto a tu compañía

–Cuáles son tus activos de marca actuales

–La opinión de tus colaboradores respecto a tus productos y servicios

–Lo que los prospectos que no se convirtieron en clientes piensan de tu empresa y tu marca

–Qué piensan la comunidad y otros líderes sobre tu compañía y tu marca

 

 

2. Comunicación efectiva

Es muy fácil que un rebranding salga mal, basta con que exista un director con una idea muy fija que pretenda que todos los demás le lean la mente. Pero tranquilo, esto se puede prevenir con una comunicación efectiva con todos aquellos que estarán involucrados a los largo del proceso.

Desde que decidas hacer un rebranding hay algunos puntos claves que tienes que comunicar de forma escrita:

– Periodos de tiempo

– Presupuesto

–Objetivos clave

–Los resultados de una investigación importante que justifiquen las razones por las cuales están considerando hacer las cosas de cierta forma y no de otra

–Implicaciones para cada departamento específico

Esto ayudará a que todos estén alineados en los objetivos, además de que podrán ayudarte en caso de que tú mismo olvides en algún momento la intención inicial.

3. Haz un documento para todo

Más arriba dijimos que tienes que comunicarle a todos tus colaboradores lo que se va a hacer de forma escrita. Pero déjanos decirte que no es arbitrario, hay una razón para eso. Necesitas asegurarte de que tienes la documentación de todo lo que tienes y lo que se va a hacer durantes el proceso de rebranding. Es muy importante tener esta información en caso de que hay algún imprevisto en el camino.

En un proceso tan cambiante como un rebranding, lo último que quieres hacer es dejar decisiones importantes o cambios específicos sin documentar. Un buena idea sería hacer, por ejemplo una carpeta en Drive que contenga todo lo que se relaciona al próximo rebranding.

4. Planea con cuidado el lanzamiento

No tiene sentido invertir en una nueva marca si no se le va a dar el uso para el cual fue planeado y ejecutado. Una buena idea es motivar a los colaboradores para que actúen como embajadores de tu marca. Hay distintas maneras para hacer esto y varían de acuerdo al tamaño de la organización. Pero sin importar cuál sea la táctica, esta etapa es primordial para asegurar el éxito del rebranding, las cuales incluyen:

Campañas internas de RP: Incluye reuniones, videos y correos a los empleados para garantizar el cambio.

Campañas externas de RP: Menciones en medios pagados, correos electrónicos a listas de clientes, así como recursos en redes sociales y blog.

Fiesta de lanzamiento: invitación a clientes, empleados, prensa y comunidad ya sea en tu propio espacio o que alquiles uno para que vengan y se enteren de todos los detalles del relanzamiento.

5. Defiende la marca contra viento y marea

El componente más crítico no lo vas a encontrar sino hasta que llegues al final del proceso. Una vez que has creado y lanzado una nueva marca, necesitas defenderla. Es probable que las personas quieran meterse con tus mensajes, la nueva paleta de colores que elegiste o los logotipos, pero debes mantenerte firme. Si por alguna razón crees que no es posible defender la marca después del relanzamiento estarás perdiendo lo más importante: la continuidad de tu marca.

 

Estamos seguros de que el relanzamiento de tu marca será increíble siguiendo algunos de estos consejos, además de lo más importante: las voces de tus clientes, colaboradores y sus necesidades. Si quieres seguir incrementando tus conocimientos sobre marca, no te pierdas estos cursos.

 

Recomendados para ti