Lo que debes saber para crear una web de éxito

Última actualización 13 de Mayo del 2020

user

Marina Rodrigo

Lo que debes saber para crear una web de éxito Lo que debes saber para crear una web de éxito

¿Sabes? Muchas veces cuando un cliente me escribe y me dice: “Marina, necesito una web”, piensa que al día siguiente vamos a ponernos manos a la obra con el diseño de su nueva página. Pero la realidad es otra: cuando piensas en diseñar una web, el diseño de la web es el último paso.

Si te gustaría averiguar cuál es el proceso previo para diseñar una web y descubrir cuáles son los elementos clave en los que debemos trabajar ANTES de diseñar nuestra página, ¡acompáñame!

La estrategia

Antes de pensar en nada relacionado con tu nueva web, te recomiendo que te detengas a pensar un momento. Hay tres preguntas clave que te recomiendo responder porque de ellas dependerán más tarde muchas decisiones que deberemos tomar en el diseño de nuestra web.

La primera pregunta es: ¿para qué quieres una web?

Dependiendo de la respuesta, plantearemos nuestra página de una forma u otra. Porque no es lo mismo crear una web para posicionar nuestra marca personal buscando que una empresa nos contrate que crear una web para vender nuestros productos físicos.

La segunda pregunta es: ¿para quién va a ser tu nueva web?

¡Y no hablo de ti! Obviamente tu web es tuya, pero a la hora de diseñarla debes pensar en tus clientes ideales. En esos posibles compradores que van a estar interesados en tus productos o servicios. Debes ponerte en su piel para construir una web en la que se sientan reflejados y en la que vean que tus productos o servicios son justo la solución a sus problemas.

La tercera pregunta es: ¿por qué debo contratarte a ti y no a cualquier otro profesional?

Tu web debe mostrar aquello que te hace realmente diferente de cualquier otro profesional de la competencia. Debe mostrar, lo que solemos llamar en marketing, tu propuesta única de valor. Es lo que explica de forma clara y concisa cómo tu servicio o producto resuelve el problema concreto de tu cliente o le ayuda a mejorar la situación en la que se encuentra.

Tu propuesta de valor es lo que convierte tu proyecto en algo único y diferente al resto de servicios y productos de la competencia.

Imagen corporativa

Lo segundo en lo que debemos trabajar antes de crear nuestra web es en nuestra imagen corporativa. La imagen corporativa es la personalidad visual de una marca. Para que funcione correctamente cuando lleguemos a la parte de diseño web, te recomiendo que contenga:

- Marca gráfica: Lo que comúnmente llamamos logotipo pero que en realidad incluye también las diversas variaciones de nuestra marca (versión en horizontal, vertical, color, b/n)

- Paleta de colores: Nos ayudan a trasmitir sensaciones. Lo ideal para trabajar en web es tener una paleta de entre 3 y 5 colores.

- Tipografías: Le dan personalidad a la marca. Te recomiendo que selecciones entre  2 o 3 para trabajar en tu web. Que sean siempre de Google Fonts para evitar problemas de compatibilidad entre dispositivos

- Otros elementos gráficos: Pueden ayudarnos a diseñar nuestra web. Algunos de los más habituales son iconos, patterns, separadores, firma…

Cuando tengas todos estos elementos, te recomiendo agruparlos en una pequeña guía de estilo y tenerla siempre a mano ya que va a serte muy útil durante todo el proceso de diseño de la nueva web.

Textos 

Los textos son otro de los pilares fundamentales de nuestra web ya que son los encargados de transmitir nuestro mensaje.

Para redactar los textos de tu página, lo ideal es utilizar técnicas de copywriting y storytelling. Estás técnicas nos van a permitir crear textos persuasivos y en los que contemos nuestra historia para conectar también emocionalmente con el cliente y diferenciarnos.

Cuando escribamos los textos de cada página de la web, debemos tener muy en cuenta que cada una de las páginas debe tener un objetivo claro y concreto. 

Y, sobre todo, debemos guiar al usuario para que cumpla con estos objetivos. Normalmente, suelen ser los objetivos de cada una de las secciones que conforman una web:

- Inicio - Diferenciación, explicar qué nos hace especiales y conectar con el cliente

- Sobre mí - Generar empatía, conexión y confianza. Hacerle ver al visitante, que al otro lado del proyecto hay un personas reales que va a acompañarle durante todo el proceso.

- Servicios - El objetivo es vender. Todo lo que escribamos aquí debe estar orientado a conseguir una venta.

- Portfolio - Ayudar a la venta. Debe servirnos para potenciar nuestros servicios y terminar de convencer a los indecisos de que nuestro trabajo vale la pena.

- Contacto - Iniciar una conversación. Animar al lector a que dé un primer paso y se ponga en contacto con nosotros.

Te recomiendo tener estos objetivos en mente cuando escribas los textos de tu web porque te ayudará a utilizar un tono y un lenguaje acorde en cada una de las páginas de nuestra web.

Fotografías

Muchos profesionales creativos trabajamos con nuestra marca personal y mucho estamos, además, solos al frente de nuestro negocio o simplemente contamos con un pequeño equipo.

Por eso, las fotografías juegan un papel fundamental para completar la imagen de nuestro proyecto.

Todos los diseñadores tenemos acceso a miles de fotos de bancos de imágenes. En concreto, a las mismas miles de fotos. Por eso es posible que si vas a un banco de imágenes, encuentres una foto ideal para tu web. Pero ese mismo pensamiento lo habrán tenido 100 profesionales más.

¿Cómo evitar esto?

Haciendo una sesión de fotos antes de comenzar a diseñar tu web.

Si tienes un buen equipo y eres aficionado a la fotografía, puedes intentar hacerla por ti mismo o con la ayuda de algún amigo. 

Sino te recomiendo que cuentes con la ayuda de un fotógrafo profesional.

Para preparar tu sesión te recomiendo que:

- Crea un moodboard (o tablero de inspiración) con el estilo que te gustaría que tuvieran tus fotos

- Elige el lugar previamente y decidas a qué hora tendrá lugar la sesión dependiendo de la luz y el ambiente que busques

- Vístete, péinate y maquíllate como lo harías cualquier día normal, sin excesos. No queremos que parezcas “disfrazado”

- ¡Diviértete! Aunque a muchos nos resulta un poco incómodo ponernos delante de la cámara (yo la primera), intenta disfrutar de la experiencia al máximo. Si estás relajado y agusto, eso se transmitirá en las fotos y esa sensación llegará hasta aquellos que visiten tu web.

Ahora que ya tenemos la estrategia, la imagen corporativa, los textos y las fotos, ya solo nos queda una cosa: Empezar a diseñar nuestra propia web. 

Si quieres que acompañe en este proceso, puedes unirte ahora mismo a mi curso WordPress: Diseña y desarrolla páginas web desde cero. ¡Vamos a ello!

 

Recomendados para ti