💪 Resiliencia y resistencia: definición y características
¿Cuál es la diferencia entre resiliencia y resistencia? Aprende a superar lo que no controlamos

¿Cuál es la diferencia entre resiliencia y resistencia? Aprende a superar lo que no controlamos

Última actualización 23 de Agosto del 2021Tiempo de lectura: 7 min.

Rosselyn Evies

Conocer las diferencias entre la resiliencia y la resistencia es un gran paso para cambiar hábitos en nuestra vida. Muchas veces se nos plantean momentos difíciles en la vida, como la muerte de un ser querido, deudas financieras, rupturas sentimentales, enfermedades y un sinfín de situaciones tan adversas que, sentimos que nos superan y que vamos a sucumbir ante ellas.

De seguro has llegado al punto en el que te preguntas: ¿lograré salir de esta? Pues, ahí es donde desearías haber estado preparado previamente. Permíteme hacerte estas preguntas: ¿te percibes a ti mismo teniendo control sobre tu propia vida en tiempos difíciles? ¿culpas a fuentes externas por fallas y problemas? ¿eres resistente o resiliente?

Si es así, en este artículo, primero te enseñaremos qué es la resiliencia y la resistencia respectivamente, junto con las características de una persona resiliente y resistente, para después explicarte cuáles son las diferencias entre resiliencia y resistencia.

De esa manera, esperamos que al final de esta nota puedas reconocer estos rasgos en ti y aplicar algunos consejos a lo largo de tu vida.

¿Empezamos?

¿Qué es resiliencia?

La resiliencia es aquella capacidad que tenemos todos los seres humanos de asumir situaciones límite y poder sobreponernos a las mismas. Gracias a la resiliencia, no solo  somos capaces de afrontar los momentos difíciles de la vida, sino que también podemos salir fortalecidos y con enseñanzas.

hombre persona resiliente meditando en pradera

Fuente: Pexels

Tipos de resiliencia

La resiliencia es saber aprovechar las situaciones difíciles para así crecer, desarrollar tu potencial al máximo y vivir mejor. Existen algunos tipos de resiliencia para transformar tu mente y reducir el estrés y otros que se detallan a continuación:

1. Física

Este tipo de resiliencia se refiere a la capacidad que tiene nuestro cuerpo para enfrentar desafíos físicos y recuperarse de forma efectiva y eficiente.

2. Mental

El tipo de resiliencia mental se relaciona con el pensamiento flexible. Se refiere a  considerar alternativas, comprender diferentes perspectivas y resolver problemas de manera creativa.

3. Emocional

La resiliencia emocional está relacionada con la inteligencia emocional, la conciencia emocional, la perseverancia, la aceptación y el optimismo ante situaciones desalentadoras.

Características de una persona resiliente

Según nuestro profesor Jaume Casas, en su curso de Resiliencia: adaptación al cambio, nos indica que, una persona resiliente es aquella que "tiene las baterías mentales, espirituales y físicas cargadas. Al punto que, viene un evento traumático estresante, ya sea en su vida laboral o familiar, y es capaz de sobrellevar esa situación; lo hace desde un punto de vista de introspección, de pausa y de resetearse para poder generar un nuevo estado que lo lleve a ser más productivo".

Entonces, ser resiliente se trata de aceptar las situaciones que se presenten y trabajarlas internamente para sacar el mejor provecho de ellas. Comúnmente, las personas con una actitud resiliente practican los siguientes hábitos:

  • Son conscientes de cuáles son sus potenciales y de sus limitaciones
  • Son altamente creativos
  • Confían plenamente en sus capacidades
  • Asumen las dificultades como una oportunidad para crecer
  • Viven en el aquí y en el ahora, tienen una gran capacidad de aceptación
  • Ven la vida con mucha objetividad, pero siempre con una pizca de optimismo
  • Siempre tratan de rodearse de personas con actitudes positivas
  • Intentan controlar sus emociones, por delante de la situación
  • Tienen la suficiente flexibilidad, si se presentan cambios
  • Enfrentan las adversidades con un toque de humor
  • Buscan apoyo social
  • Los distingue su perseverancia y su capacidad de lucha

personalidad resiliente mujer resiliencia emocional

Fuente: Unsplash

¿Qué es resistencia?

Por otra parte, la resistencia es aquella fuerza personal que tenemos para mostrarnos más firmes ante la adversidad. Esta fuerza viene representando, de cierta manera, una forma de imponernos a las crisis con decisión.

Según el autor del libro Taking charge of change, Douglas Smith, la resistencia al cambio en los seres humanos se da de forma natural por tres factores: no querer, no poder, no conocer. Entonces, podríamos decir que internamente estamos ligados a la negación del cambio, lo que hace cuesta arriba la adopción de la resiliencia, pero no imposible.

 

Tipos de resistencia

Si las adversidades de la vida terminan por superar nuestra capacidad de aguante o de resistencia, ésta termina rompiéndose, determinando así, el nivel de resistencia máxima. Esta se basa en tres tipos:

1. Racional

En este tipo de resistencia, el cambio no encaja dentro de la razón o los aspectos lógicos. Generalmente podemos encontrar diversas razones o justificaciones para no adaptarnos al cambio.

2. Emocional

Este tipo de resistencia se basa en las emociones y sentimientos que nos impiden abrazar el cambio, tales como el miedo a lo desconocido, desconfianza, enfado, inseguridad.

3. Social

El tipo de resistencia social está basada en las expectativas que creemos que los demás tienen sobre nosotros. Necesidad de poder y estatus, miedo a los conflictos de valores, jerarquías, respeto.

resistencia y resiliencia persona superando dificultades

Fuente: Unsplash

Características más comunes de una personalidad resistente

Generalmente una personalidad resistente le cuesta asumir riesgos sobre todo si estos cambios generan nuevas perspectivas de vivir y afrontar situaciones complicadas. Entre las características más comunes destacamos:

  • Renuencia a perder el control
  • Rigidez cognitiva
  • Falta de resiliencia psicológica
  • Intolerancia a los periodos de adaptación
  • No se involucran en el cambio
  • Preferencia por bajos niveles de estimulación y novedad
  • Negativa a abandonar los viejos hábitos

resistencia a las adversidades

Fuente: Pexels

¿Cuál es la diferencia entre resiliencia y resistencia?

A lo largo de este texto, ¿has podido establecer las diferencias entre resiliencia y resistencia? Déjame ayudarte un poco con ello, la resistencia, al fin y al cabo, se basa en el rechazo de una situación y la constante lucha de la persona para hacerle frente. Tener una personalidad resistente hace que no quieras vivir la situación que estás experimentando.

Entre resiliencia y resistencia, la resiliencia es esa capacidad que podemos desarrollar en nuestra vida, usando la situación negativa como una oportunidad para nuestro propio desarrollo personal y mejora continua.

Boris Cyrulnik, considerado el padre de la resiliencia, reflexiona sobre lo siguiente, "Una desgracia nunca es maravillosa. Es un fango helado, un barro negro, una escara dolorosa que nos obliga a escoger: someterse o sobreponerse. La resiliencia es el resorte de los que, habiendo recibido un golpe, han podido sobrepasarlo".

Sin embargo, la resiliencia y resistencia de alguna manera también están unidas: somos resistentes cuando somos fuertes, cuando no nos dejamos tumbar por las situaciones de la vida, pero no somos resilientes si nos resistimos al cambio, a no querer aceptar, ni sacar lo mejor de lo que esté sucediendo. Ahora qué piensas, ¿es lo mismo resiliencia y resistencia?

resiliencia y resistencia amigos ayudando

Fuente: Unsplash

¿Cómo adoptar la resiliencia?

Por lo general, la resiliencia trae consigo una reorganización de nuestros recursos psicológicos en función a las nuevas circunstancias y necesidades de nuestra vida. Entonces, para alcanzar las capacidades y aptitudes para lograr la resiliencia, pon en práctica los pilares de la resiliencia y además estos 4 aspectos básicos:

1. Autoconciencia

Sé consciente de las respuestas y procesos de tu cuerpo, de tus sentimientos, deseos e impulsos. Es la oportunidad perfecta para hacer una pausa antes de elegir, decidir y actuar; además te ayuda a aliviar el estrés y la ansiedad.

2. Atención y enfoque 

Aunque requiere disciplina, la atención, puede considerarse una especie de músculo al que puedes entrenar. El mindfulness también es una perfecta herramienta que te ayudará a ser resiliente.

3. Perdón

Es un estado de calma tanto corporal como mental, en el que dejas ir la agitación y hasta cierto punto, tu sistema de creencias. Como persona resiliente sabes diferenciar tus pensamientos propios y los del mundo.

4. Aceptación

De todo lo que se encuentre en tu vida: amistades, familia, pareja, trabajo, sociedad, no tiene nada que ver con conformarse, es aceptar la situación sin que haya resistencia al cambio.

5. Actitud positiva

Es la base de una actitud resiliente, no se refiere a deshacerse de las emociones negativas, es simplemente retirar tu atención de éstas; en otras palabras, es dejar de alimentarlas sin luchar contra ellas.

 

Quisiera concluir esta nota con una pequeña reflexión de Martin Luther King: “Cuando mi sufrimiento se incrementó, pronto me di cuenta de que había dos maneras con las que podía responder a la situación: reaccionar con amargura o transformar el sufrimiento en una fuerza creativa. Elegí esta última”.

El cambio afecta nuestro equilibrio; la forma en que las cosas son, se sienten o se perciben en un momento dado. Esto puede resultar incómodo, incluso cuando ese cambio es positivo. ¿Es posible elegir entre resiliencia y resistencia? La respuesta es sí, en definitiva.

Si te interesó este tema de resiliencia y resistencia, te invitamos a nuestro curso online de Resiliencia; una perfecta oportunidad de autoconocimiento para adquirir capacidades y aptitudes para lograr la resiliencia, brindada por el profesor Jaume Casas. Asimismo, no olvides revisar nuestros cursos de inteligencia emocional para seguir desarrollando tu crecimiento personal e interpersonal, y poder elegir entre resiliencia y resistencia.

¡Hasta la próxima!

 

 

También podría interesarte