Home Blog/ Trabajo Remoto/
Trabajo Remoto

14 dinámicas para trabajar la ansiedad y transformar tu estilo de vida

Fernando Machuca - 17 Jun 22

Articulo

7 min.

¿Has escuchado hablar de las dinámicas para trabajar la ansiedad? En este post, descubrirás todo lo que necesitas saber para asegurar tanto tu bienestar emocional y paz mental como la de tu familia.

Hay un sentimiento de ansiedad en el entorno y no solo de manera individual, sino también colectiva. Sensaciones como el miedo están ahora más presentes en nuestros espacios sociales y, por supuesto, en nuestro hogar. 

Por esta razón, es muy importante aprender a identificar cualquier posible síntoma perjudicial que pueda afectar a algún familiar cercano. Es fundamental identificar momentos de ansiedad en la familia, que puedan surgir como consecuencia de malos pensamientos. Si los has percibido, hay algunas técnicas de meditación y relajación que pueden ayudarte a establecer nuevas dinámicas familiares para trabajar la ansiedad en casa.

1. Pintar o hacer actividades creativas

Una buena dinámica para trabajar la ansiedad es pintar, ya que se trata de una actividad que además de ser relajante, nos permite redireccionar nuestra atención. La idea es romper el ciclo de pensamientos que no están generando ansiedad y concentrarnos en crear algo a través de la pintura.

De hecho, muchas personas que sufren de ansiedad logran calmarse pintando sobre plantillas de mandalas. Algunas editoriales se dedican a publicar este tipo de libros para colorear y reducir la ansiedad, así que vale la pena que busques uno para empezar.

En caso de que no te guste mucho pintar, existen una infinidad de actividades creativas para trabajar la ansiedad. Por ejemplo, puedes escribir sobre cómo te sientes, puedes salir a tomar fotos, y si tienes habilidades con la música, puedes tocar un instrumento para relajarte y calmar la ansiedad.

La idea es que puedas encontrar una actividad que disfrutes y con la que te puedas alejar un poco de los pensamientos negativos que te están molestando. Las dinámicas para trabajar la ansiedad no tienen por qué ser algo complicado, si encuentras una actividad que te distraiga y que te llene de energía ya tienes algo para combatir los momentos difíciles.

Actividades creativas para la ansiedad

Fuente: Pexels

2. Hacer ejercicio o salir a caminar

El ejercicio físico es una de las mejores actividades para trabajar la ansiedad en adultos y en adolescentes, principalmente, porque ayuda a que las personas sean más saludables y tengan una sensación de bienestar general. De igual manera, el ejercicio es una buena herramienta para lidiar con el insomnio, ya que el cansancio físico nos ayuda a dormir mejor.

HealthLine señala que en un estudio a 185 estudiantes universitarios, se llegó a la conclusión de que el ejercicio físico, si se practica al menos dos veces por semana, reduce el estrés y la ansiedad en las personas. Mientras que otros estudios han demostrado que sedentarismo y la falta de actividades lleva a todo lo contrario, y hace que las personas tengan más problemas de ansiedad e insomnio.

En este sentido, puedes hacer la rutina de ejercicios que te parezca más cómoda. Puedes hacer desde una rutina de gimnasio hasta una caminata de media hora todos los días. Lo importante es que incorpores el ejercicio físico dentro de tu lista de actividades para controlar la ansiedad.

Ejercicios contra la depresión

Fuente: Pexels

3. Desconectarse de las redes

Una dinámica para la ansiedad que puedes aplicar de manera regular es desconectarte por completo de las redes sociales y la tecnología. Según el Hospital McLean, el uso desmedido de redes sociales puede generar ansiedad y depresión en las personas, especialmente, porque se suelen comparar las circunstancias propias con las de los demás, y se generan expectativas en torno a un estilo de vida que puede estar muy alejado de la realidad propia.

Incluso Instagram tiene una función que te permite reducir el tiempo que utilizas en la app, y te notifica cada vez que llegas al límite. Lo que te recomendamos es programar periodos de tiempo en los que no utilices tu teléfono, al principio pueden ser franjas horarias, luego puedes avanzar e incluso pasar uno o más días sin usar tus redes.

Esta es una de las mejores dinámicas para trabajar la ansiedad, porque nos ayuda a regular las comparaciones que solemos hacer con otras personas a las que admiramos, y nos permite concentrarnos en hacer actividades que nos gusten. Incluso puedes desconectarte para poner en práctica otras de las dinámicas para la ansiedad que te comentaremos en este artículo.

 

4. Pasar tiempo en la naturaleza

Otra de las dinámicas que recomendamos para trabajar la ansiedad y desconectarse de los pensamientos negativos es pasar tiempo en la naturaleza. Bien sea que hagas una breve visita a la playa o que te reunas con tus amigos para acampar en la montaña, puedes combatir la ansiedad disfrutando de la naturaleza.

Aunque las ciudades ofrecen una serie de beneficios muy amplia, algunas veces también pueden resultar estresantes. Así que puedes planear algunas actividades para escaparte de la rutina y del estrés urbano.

La idea de las dinámicas para trabajar la ansiedad es brindarle a las personas herramientas con las que puedan liberarse de sus preocupaciones, al menos por un periodo de tiempo. En un entorno natural te puedes concentrar en tu presente, y dejar de sentir ansiedad por las cosas de tu pasado que te molestan, o por las cosas del futuro que te preocupan.

Así que ya sabes, sal de paseo, solo o acompañado, y disfruta de la sensación de tus pies sobre la arena, concéntrate en el presente y observa la belleza de todo lo que te rodea. Al principio puede resultar complicado, pero como con todo lo demás, con un poco de práctica esta dinámica para la ansiedad te puede dar muy buenos resultados.

Hombre hace actividades para trabajar la ansiedad

Fuente: Pexels

5. Hacer una lista de las cosas que te molestan y trabaja en ellas

No hay nada que genere más ansiedad que tener asuntos sin resolver, por eso, debes empezar a reconocer esos sentimientos que tienes reprimidos, pasarlos a una lista y buscar estrategias que te ayuden a liberarlos. Algunas veces las dinámicas para trabajar la ansiedad pasan por la introspección, esa capacidad de ver hacia adentro y reflexionar sobre nosotros mismos.

Para empezar con esta dinámica para la ansiedad, te recomendamos tomar una hoja de papel y escribir todas esas cosas que te afectan. Puede ser algo que te hizo otra persona, o algo que tú hiciste y te cuesta perdonar. La idea es que tengas consciencia de todo lo que te está generando ansiedad y que intentes resolver la situación.

Luego de esto, es necesario que te hagas preguntas sobre qué tanto te afecta cada situación, qué puedes hacer para dejar ir lo que pasó, y buscar estrategias para resolver el problema. Esto no funciona con todo, ya que hay algunas cosas que debes tratar con un profesional, pero es un buen comienzo para trabajar tu ansiedad y enfrentarte a las cosas que te molestan. De hecho, es una de las dinámicas para trabajar la ansiedad que recomiendan algunos psicólogos cuando se hace terapia.

Lista de actividades para trabajar la ansiedad

Fuente: Pexels

6. Pensar en las cosas importantes de la vida

Algunas veces es importante pensar cuál es nuestro propósito de vida y analizar si estamos viviendo de acuerdo a nuestros valores. Puede que lo que te está causando ansiedad no sea tan importante como parece a primera vista, y que puedas resolver la situación cambiando el enfoque que tienes sobre las cosas.

Asimismo, debes analizar tus hábitos y verificar si estás utilizando tu tiempo en actividades que sean coherentes con tu sistema de valores. De esta manera puedes reorganizar tu cotidianidad y darle prioridad a esas cosas que te llenan de alegría y satisfacción. Esta dinámica para la ansiedad, al igual que la anterior, requiere de habilidades de reflexión y autoanálisis, así que debes trabajar en desarrollarlas.

 

7. Practicar técnicas de meditación

¿Sientes que ya no puedes más? El estrés y el cansancio crónico es un enemigo silencioso. Por lo general, cuesta un poco reconocer que estás angustiado o asfixiado a causa de algún pensamiento. Por eso, las dinámicas para trabajar la ansiedad ayudan a buscar una pausa, entre lo rápido y ocupados que son nuestros días.

Por esta razón, muchos profesionales, desde colaboradores a gerentes y emprendedores, buscan técnicas de meditación para reflexionar, encontrar un poco de paz interior y disminuir la ansiedad en casa. 

Nuestra profesora, Yovana Mendoza, del curso online de Wellness: Mejora tu salud y estilo de vida, comenta sobre las técnicas de meditación:

“A veces, puede ser un poco intimidante el pensar estar quietos media hora o 20 minutos. Puedes empezar con dos minutos. De hecho, puedes empezar con cuatro respiraciones”. 

Si pensabas que te debe sobrar tiempo para hacer meditaciones, estás equivocado. No hay tiempo malo si se trata de hacer dinámicas para trabajar la ansiedad. Aquí te dejamos dos ejercicios de meditación que puedes realizar en casa.

Dinámica para trabajar la ansiedad: respiración pausada 

  • Busca un lugar cómodo para que puedas sentarte, puede ser el piso. 
  • Siéntate con las piernas cruzadas y busca la posición más cómoda para ti. Siempre con la espalda recta.
  • Ahora, inhala cuatro veces tranquilamente. No dejes que la ansiedad en casa te gane. Mantén la calma y respira pausadamente. 
  • Cuando tengas los pulmones llenos, mantén la respiración por siete tiempos. Puedes hacer esto con todos los que viven contigo, es una dinámica familiar en casa.
  • Llegó el momento de exhalar. Expulsa el aire en ocho tiempos. Debes hacerlo lentamente. 
  • Durante este tiempo debes enfocarte en tu respiración.
  • Repite todo el proceso cuatro veces. 

La recomendación de la profesora Mendoza es hacer este ejercicio dos veces al día. Verás que es una de las más efectivas dinámicas para trabajar la ansiedad en casa. También puedes involucrar a todos, pero si hay alguien que no quiere, puedes proponer otras actividades para hacer en familia.

Dinámica para la ansiedad: repite mantras

Al igual que la técnica de meditación anterior, encuentra un lugar cómodo en casa y siéntate con la espalda recta. 

  • Ten un reloj cerca para que puedas controlar el tiempo de tu meditación. Siempre de menos a más. Esta es una dinámica para trabajar la ansiedad. 
  • Para iniciar, intenta respirar lentamente durante dos minutos.
  • Inhala por la nariz lentamente e intenta llevar el aire a la parte inferior de los pulmones. No infles el pecho, ensancha la parte del diafragma.
  • Mantén la respiración al menos por 15 segundos.
  • Exhala el aire con lentitud. La velocidad debe ser menor que cuando inhalaste.
  • Mientras haces todo este procedimiento, repite un mantra en tu mente y concéntrate en eso. La frase puede ser: “Estoy agradecido por todo lo que me da la vida”. 
  • Repite esta técnica de meditación por más tiempo.

Estos ejercicios te ayudarán a bajar los niveles de estrés y a sentirte mejor mentalmente. ¡Haz la prueba! Estas dinámicas para trabajar la ansiedad te ayudarán mucho.

Persona practica actividades para la ansiedad

Fuente: Pixabay

8. Utilizar algunas técnicas de relajación

Cuando se te suben las revoluciones y reniegas de todo, lo más seguro es que estás estresado. Si vives con tus hermanos menores o tienes un bebé en casa y no soportas el ruido, ten cuidado: estás irritado y puede ser por diversos motivos, no por ellos. 

En estas ocasiones, son necesarias las dinámicas familiares en casa para poder calmar los ánimos y llevar una buena convivencia con las personas que queremos. 

Nuestra profesora, Yovana Mendoza, comenta sobre el estrés:

“Todos experimentamos estrés. Del trabajo, de familiares, amistades, económico, físico. Es importante saber cómo manejar el estrés para tener una vida más placentera y tener una armonía en nuestro cuerpo, mente y espíritu”. 

Por este motivo, pensando en tu bienestar y el de tu familia, te presentamos algunas técnicas de relajación para que puedas hacer estas dinámicas familiares en casa. 

Relajación muscular progresiva

Esta técnica de relajación pretende disminuir la tensión de tus músculos. Primero, debes generar una tensión fuerte en los músculos, al menos por cinco segundos; luego, tendrás que relajar esa área por 30 segundos. 

Puedes aprovechar y hacer esta técnica de relajación con las personas que viven contigo. Hacer esta dinámica familiar en casa tranquilizará a todos y habrá más sonrisas que molestias entre todos. También puedes complementar esta dinámica para la ansiedad realizando actividades familiares, tal vez puede ser buena idea disminuir la tensión de la convivencia con unos juegos de mesa caseros.

Visualización y enfoque mental

Esta técnica consiste en llevar los pensamientos negativos a lugares tranquilos. Puede ser una dinámica para trabajar la ansiedad en casa, porque tendrás que transformar los pensamientos difíciles en cosas pacíficas. ¿Se puede lograr? Cuesta, pero sí se puede. 

Imagina que tienes una deuda y eso te quita paz. No te decimos que olvides la deuda; pero lo que sí puedes hacer es ver ese problema bajo otra perspectiva. Con esta dinámica para la ansiedad y preocupación, podrás llevar cosas negativas hasta tus imágenes mentales de recuerdos agradables. Intenta pensar en aquel día que sonreíste mucho. Incluso combina recuerdos de sabor, aroma o texturas. 

Esta dinámica para trabajar la ansiedad hará que no te estreses tan fácil. Con esfuerzo y bien enfocado, podrás utilizar bien tus energías y asumir que superarás esta dificultad.

Persona medita para trabajar la ansiedad

Fuente: Pixabay

9. Desarrollar hábitos saludables

Existen muchos comportamientos que se hacen “sin pensar”. No nos referimos a algún descuido, sino que existen conductas tan repetitivas que salen de forma natural. Estos son los hábitos que pueden transmitirse a través de dinámicas familiares.

Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) “en 2016, el 39% de las personas adultas de 18 o más años tenían sobrepeso, y el 13% eran obesas”. Estas cifras demuestran que casi es un hábito mundial comer desordenadamente y consumir más calorías de las necesarias.

Por este motivo, muchos jóvenes y adultos buscan cambiar sus costumbres cotidianas y construir hábitos saludables. Formar este tipo de hábitos contribuye a relajar la ansiedad en casa.

Hábitos saludables en la alimentación

Una de las cosas que la ansiedad controla es nuestro régimen alimenticio. Te aseguramos que has escuchado decir a alguien: “Tengo mucha hambre”, cuando está preocupado o angustiado. Por este motivo, son necesarias las dinámicas para trabajar la ansiedad. Porque si no controlamos lo que comemos, podemos empezar a sufrir de desórdenes alimenticios.

El trajín diario hace que descuidemos el desayuno. A veces salimos de casa, hacia el trabajo o la universidad, sin probar alimento en la mañana. Esto puede generar ansiedad en la familia, ya que la mala alimentación provoca mal humor e irritación con los demás.

Para que esto no suceda, qué te parece si intentas dejar listo el desayuno un día antes. Al inicio, te costará, pero poco a poco puedes construir este hábito, hacer participar a todos y convertir esto en una dinámica familiar en casa.

Comida saludable para personas con ansiedad

Fuente: Pixabay

Hábitos saludables en la actividad física

Aumentar la actividad física es un buen cambio de hábito. Hacer ejercicio o moverte más puede ser una gran dinámica para trabajar la ansiedad porque, al moverte, suceden muchas cosas dentro de tu cuerpo. Sé más activo. Siempre pregúntate si puedes ir caminando o no a un lugar y, cuando puedas, utiliza la bicicleta. 

¿Qué actividad física harás hoy?

Hábitos saludables a nivel emocional

Tan importante como la salud física es la salud emocional. Además, una buena dinámica familiar puede ser simplemente hablar. Los problemas no se solucionan si no se conversan. Y lo mejor de todo es que siempre hay alguien al que le puedes contar tus cosas. 

Pueden ser tus amigos, hermanos o alguna persona a la que le tengas confianza. Hablar es una de las mejores actividades para la ansiedad, además, es muy fácil de poner en práctica.

10. Mejorar la comunicación en tu hogar

La comunicación es la principal herramienta para solucionar algunos problemas que generan angustia o ansiedad en casa. Con esta afirmación no estamos contando nada nuevo, ¿verdad? Pues resulta que comunicarnos suele ser más complejo de lo que pensamos.

Si quieres hacer esta dinámica para trabajar la ansiedad, debes esforzarte y motivar a tu familia para conversar. Pero ¿tienes una palanca motivacional para comprometerte a hacerlo?

Úrsula Franco, profesora del curso Habilidades de comunicación interpersonal, nos dice: “Una palanca motivacional es algo que nos mueve. Lo que nos motiva a hacer algo. ¿Sabes cuáles son esas palancas?

Una de las principales motivaciones que existen es la familia. Por esta razón, las dinámicas familiares son necesarias para cuidar tu salud y reforzar tus vínculos con los que te rodean

Persona hace ejercicios contra la ansiedad

Fuente: Pixabay

Tips para mejorar la comunicación en el hogar

  • Siempre pregunta a todos: ¿Cómo están? Recuerda, la iniciativa es tuya.
  • Ten una actitud activa al escuchar. Asiente con la cabeza, afirma con comentarios y mira a los ojos.
  • Las comidas pueden ser una oportunidad para conversar. Intercambia ideas y evita los teléfonos. 
  • Escucha a todos, incluso a los más pequeños. Siempre saldrán con algo divertido. 
  • Pregunta por las preocupaciones que anteriormente te hayan comentado: “¿Qué pasó con lo que me contaste?”
  • Sé respetuoso, siempre pide las cosas por favor y no discutas si no estás de acuerdo con alguien. Los gritos no muestran argumentos. 

Cosas que debes evitar para tener una buena comunicación

  • Cuando conversas con alguien, evita tomar el celular. 
  • No interrumpas. Si alguien quiere contar algo, espera hasta el final para comentar. 
  • Aprende a escuchar. 
  • No hagas gestos o muecas. Esto puede ser malinterpretado por la persona que te está conversando.
  • Cuando te toque intervenir, contesta amablemente y con un tono de voz adecuado.

Te aseguramos que, si sigues estas breves pautas, vas a poder bajar las tensiones dentro de tu casa. Conversar siempre será una buena dinámica familiar para trabajar la ansiedad y mejorar la relación con los demás.

11. Conectar con tus emociones

Conectar con tus emociones es muy valioso, sobre todo en un entorno preocupado, con estrés y con miedo. ¿Te sientes asustado? ¿Qué te preocupa y qué emociones generan esas preocupaciones en ti?

Todo lo que sientas en esos momentos es válido; no significa que te hayas convertido en la emoción. Ella se presentará en un momento y verla sin juicio te ayudará a dejar de luchar en su contra, o ampliar el malestar sin quererlo. 

Luego de esta acción personal, podrás también expresar tu emoción al resto.

Persona hace yoga contra la ansiedad

Fuente: Pixabay

12. Aprender a comunicarte y conectar con los demás

Este es un paso que algunos consideran más efectivo cuando su ecosistema familiar es receptivo a las reuniones y conversaciones familiares; pero, si tu familia no se siente cómoda en este ritual, podrás aplicar rutinas de conversación activa.

En cualquiera de los casos, como nos dice Martin Reynoso, psicólogo y profesor Crehana: 

“Es muy conveniente revelar nuestros pensamientos o emociones y ser receptivos, por supuesto debemos tener la tolerancia de poder convivir con emociones como el fastidio o el temor. Pero también es una excelente oportunidad de hacer surgir la bondad, la comprensión y la colaboración, emociones altruistas que nos elevan sobre nosotros mismos en momentos difíciles”.

Sin duda alguna, van a circular muchas emociones y la comunicación puede ser la clave para transmitirlas correctamente. ¿Vemos cómo establecer las dos nuevas dinámicas?

A. Organiza un reunión

El objetivo de esta dinámica para trabajar la ansiedad es mejorar la situación de convivencia en casa, así que se debe empezar por hablar de lo que más molestias genera. Hay temas que también se pueden tocar voluntariamente, sobre todo, si son importantes para alguno de los miembros de tu familia.

B. Conversación activa

La idea es que puedas comunicarte de manera efectiva con uno o dos miembros de la familia. Elige un momento específico y las mejores palabras para el contexto: sin alarmas y pensando en las emociones del otro.

¿Por qué planificamos? En ambientes con ansiedad, es mejor tener claro qué se va a decir y así no incrementar la sensación de pánico o miedo.

Es importante que, cualquier conversación activa que tengas en casa, se sustente en información real y en un objetivo concreto, en una sola conversación no podrás resolver todas las fricciones familiares.

Mujer hace actividades para trabajar la ansiedad en familia

Fuente: Pixabay

13. Interesarse por el bienestar de los otros

“¿Cómo estás hoy?” Esta es una pregunta mágica en cualquier contexto; hoy, más que nunca, es importante que otros sientan que te preocupas por ellos.

En un mismo ecosistema estamos inevitablemente conectados, pero a veces no queremos comprometernos con las emociones del otro. ¿Qué sucede si lo hacemos? Conectar desde las preguntas ayuda a entender la tensión que existe y las alternativas que hay para solucionarla, y evitar que la preocupación se extienda a toda la familia.

14. Agradecer por lo que se tiene

¿A qué le puedes agradecer en casa? ¿A qué le pueden agradecer en familia? A veces es complicado poner sobre la mesa cuáles son aquellas cosas por las que debemos estar agradecidos. Intenta mirar en tu hogar, este puede ser tu lugar seguro y al que le estés agradecido; también podrás mirar a los miembros de tu familia, ¿qué hacen por ti en estos días?, ¿cómo se están apoyando colectivamente?

La reciprocidad y el agradecimiento son buenas acciones para llevar en fluidez una dinámica familiar. Y si aún no hay un movimiento de ellas en casa, ¡tú puedes ser el primer mensajero!

El agradecimiento no tiene que ser explícito, la gratitud por tu espacio puede también expresarse en la convivencia.

Mujer practica meditación contra la ansiedad

Fuente: Pixabay

¿Por qué se produce la ansiedad?

Para poner en práctica las dinámicas para trabajar la ansiedad, debemos conocer un poco más acerca del mal que vamos a combatir.

¿Qué es la ansiedad? Según define el portal Medline Plus, es una afección temporal que genera "un sentimiento de miedo, temor e inquietud", que puede surgir "como una reacción normal al estrés".

Los episodios de ansiedad surgen al momento de generarnos expectativas negativas, con respecto a una situación puntual. Por ejemplo:

  • Un encuentro con tu jefe, en el que sospechas que podría despedirte.
  • Enfrentarte a la frustración que genera el fallecimiento de un familiar.

Si te fijas bien, en la definición mencionamos la palabra temporal, lo que implica que es una sensación que suele desaparecer, una vez se solvente la situación que generaba este sentimiento. Pero, ¿qué ocurre cuando la ansiedad no se va ni desaparece? Es cuando hablamos de trastornos de ansiedad.

Sin embargo, si aplicamos de forma eficaz las dinámicas para trabajar la ansiedad no tendremos que padecer este tipo de trastornos.

Veamos más acerca de los posibles síntomas de la ansiedad y las causas que pueden originar este estado.

Persona realiza actividades familiares

Fuente: Pixabay

¿Cómo reconocer los síntomas de la ansiedad?

Hay que destacar algo fundamental acerca de lo que es la ansiedad: se desconocen las causas que provocan este sentimiento.

Al momento de establecer dinámicas para trabajar la ansiedad, hay que tener claro que existen factores que pueden impulsar algún posible trastorno de ansiedad, como los siguientes:

  • La genética.
  • La biología y química del cerebro.
  • El estrés.
  • El entorno o el contexto.

Si bien se desconoce el origen de este trastorno, es posible reconocer los síntomas de la ansiedad una vez que aparecen. En este caso, es fácil reconocerlos:

  • Pensamientos recurrentes difíciles de controlar: te hacen sentir inquieto y tenso. Si observas que no desaparecen e interfieren con tu rutina diaria, es probable que estés padeciendo un trastorno de ansiedad.
  • Síntomas físicos: la ansiedad se manifiesta en síntomas como aumento del ritmo cardíaco, dolores y molestias incomprensibles, mareos y faltas de aire ocasionales.
  • Modificación en el comportamiento diario: cuando eludes actividades cotidianas que antes solías hacer y ahora evitas (no nos referimos a sacar la basura o limpiar tu cuarto, hablamos de acciones que antes solías disfrutar y ya no).

Cabe destacar que estos síntomas de ansiedad pueden aumentar su intensidad con el consumo de sustancias como la cafeína o ciertos medicamentos que pueden empeorar la situación.

Lo importante de estos síntomas es saberlos reconocer a tiempo, ya que, si se padecen episodios constantes de este tipo, pueden derivar en un futuro trastorno de ansiedad que puede agravarse con el tiempo.

Consecuencias de dejarse llevar por la ansiedad

Como te mencionamos anteriormente, los episodios de ansiedad son comunes, especialmente para los adultos. Lo que debes evitar es que se agraven, ya que pueden devenir en trastornos, mucho más difíciles de eliminar de nuestro comportamiento.

¿Qué clase de consecuencias pueden generar los trastornos de ansiedad? Algunas de las más importantes son las siguientes:

1. Enfermedades físicas

¿Has escuchado hablar acerca de los trastornos psicosomáticos? En ocasiones, la aparición de síntomas que no cuentan con una causa biológica, pueden surgir como consecuencia de padecimientos como la ansiedad o el estrés.

Afecciones en la piel, desórdenes gastrointestinales y trastornos cardiovasculares son algunas de las posibles consecuencias de la ansiedad, capaz de ocasionar un severo desgaste en el organismo.

2. Enfermedades psicológicas

Anteriormente, hablamos de que el agravamiento de la ansiedad podría derivar en un trastorno. Y estos trastornos de ansiedad son capaces de afectar tu vida diaria e impedirte continuar con tus labores cotidianas.

Desde problemas de autoestima, hasta temas de depresión y enfermedades psicológicas importantes, un trastorno de ansiedad puede devenir en situaciones que pueden ocasionar que nuestra vida se salga de control. Por esta razón, son tan importantes las dinámicas para trabajar la ansiedad.

Los episodios de ansiedad se pueden tratar a tiempo. Es normal que, en la rutina diaria, se generen situaciones en las que nos dejemos llevar por el pánico, la ira o el estrés; lo que no es normal es que este tipo de situaciones nos desborde constantemente, al punto tal de modificar nuestros patrones de conducta.

En Crehana estamos para ayudarte, por eso quisimos compartirte una serie de actividades para trabajar la ansiedad, con las que te será mucho más fácil abordar estas crisis temporales y mantener tu paz mental.

Persona disfruta de vivir sin ansiedad

Fuente: Pexels

Realizar actividades para trabajar la ansiedad es un asunto de todos los días. En tiempos tan complicados como los que vivimos, debemos estar conscientes de que necesitamos tomarnos un respiro del ajetreo diario y reflexionar sobre aquello que nos está afectando.

Además, no sólo es sano para nosotros. Si consideramos que los miembros de nuestra familia están pasando por episodios de ansiedad o depresión, es muy importante estar ahí para ayudarlos y apoyarlos en sus dificultades.

Esperamos que con todas estas dinámicas para trabajar la ansiedad puedas iniciar una vida saludable y con nuevos hábitos. No permitas que el día a día te envuelva, siempre reserva algo de tiempo para ti. Y con estas dinámicas familiares para la ansiedad, verás como un simple tiempo de ocio, se vuelve un espacio de bienestar emocional.

Nos leemos luego.