🏅 Diferencias entre publicidad y propaganda | Guía completa | Crehana
¿Qué diferencias hay entre publicidad y propaganda? ¡Ya no serán sinónimos!

¿Qué diferencias hay entre publicidad y propaganda? ¡Ya no serán sinónimos!

Última actualización 4 de Febrero del 2022Tiempo de lectura: 7 min.

Hugo Rodríguez

Es importante conocer las diferencias entre publicidad y propaganda, ya que, pese a que muchas personas consideran que son lo mismo (y, a veces, las usan como sinónimos), tienen diferencias destacadas que impiden que estas palabras se tomen a la ligera en una oración.

La transmisión de información de forma pública no implica que sean lo mismo necesariamente. La clave para entender en qué se diferencian la publicidad y la propaganda es la intención que conlleva cada mensaje, por lo que te mostramos a qué debes estar atento para distinguir una consigna de otra.

En este artículo, verás cuáles son las diferencias entre publicidad y propaganda para que entiendas cómo y cuándo usar cada una. ¡Acompáñanos!

1. Se diferencian en la semántica

De todas las diferencias entre publicidad y propaganda, esta puede ser la más obvia y natural, pero no por ello deja de pertenecer a esta lista. Ambas palabras, pese a que muchas veces las quieran utilizar como sinónimos, no significan lo mismo.

¿Cuál es la diferencia entre propaganda y publicidad? Veamos el significado de cada una para entenderlo mejor:

Publicidad

¿Qué tienen en común un anuncio de un refresco en la calle y un anuncio de un perfume en una revista? Si lo piensas rápido, y a simple vista, puedes decir que ambos buscan vendernos un producto. 

Entonces, ¿qué es la publicidad? Pues es justamente eso: un mensaje que tiene fines comerciales, que busca vender algo. Para ello, recrea con imágenes y sonidos aquello que saben que el consumidor quiere sentir y lo que hará que salga corriendo a buscar la tan deseada bebida.

Para lograr su cometido, existen múltiples recursos de la publicidad que están disponibles para ser usados, buscando llegar al público por todos los sentidos. 

Los elementos de la publicidad son:

  • Emisor: quien se encarga de definir la estrategia a utilizar según los objetivos.

  • Objetivo: el objetivo publicitario es aquello que se quiere alcanzar.

  • Medio o canal: es el lugar donde circula el mensaje.

  • Mensaje publicitario: el mensaje publicitario es el producto mismo de la publicidad.

  • Receptor: se compone de aquellos que van a ser consumidores o usuarios.

 

Propaganda

En este punto, te preguntarás si existen diferencias entre publicidad y propaganda, ya que una propaganda puede hacer lo mismo que acabamos de describir. Pues la respuesta es sí, pero no. Podemos decir que una propaganda te seduce para que algo suceda, aunque en términos distintos que una publicidad.

El objetivo de una propaganda no es comercial. Tiene más que ver con promover un cambio ideológico o de costumbres: invitar al receptor a hacer algo que no sea meramente comprar.

La finalidad de una propaganda es, simplemente, hacer que cambies tu forma de pensar o de opinar para poder modificar conductas o crear nuevos hábitos.

Los elementos o características de una propaganda son:

  • Contenido ideológico: posee una carga ideológica fuerte para instalarse en los receptores.

  • Emotividad: juega con las emociones para llegar de manera más efectiva a los receptores.

2. No cumplen los mismos objetivos

Otra de las diferencias entre publicidad y propaganda más destacables. Como bien menciona el portal Medium, "los objetivos publicitarios y los propagandísticos son diferentes".

El origen de la publicidad está asociado con el mundo del marketing y de los negocios, ya que aquí es donde se trabaja la idea de qué es un consumidor y qué es un producto.

En este sentido, la palabra publicidad en sí misma nos remonta a la idea de “hacer público” algo. Cuando hablamos de las diferencias entre publicidad y propaganda más destacables, tenemos que tener en claro que siempre trabajan con un marco ideológico existente y, en base a este, se construyen algunos de los ejemplos de anuncios publicitarios que vemos diariamente. 

Por otro lado, el origen de la propaganda está más vinculado a la idea de “propagar”. Esto es precisamente buscar que una idea o conjunto de ideas lleguen a mucha gente y que esa gente pueda hacer algo con ellas.

La diferencia entre publicidad y propaganda, en este sentido, es que el objetivo de la propaganda radica en la creación de nuevos marcos ideológicos que puedan servir de base para construir ideas o pensamientos. El sitio Forbes ratifica esto, al decir que "la propaganda, a diferencia de la publicidad, se enfoca en ganar adeptos".

propaganda informativa

Fuente: Organización Mundial de la Salud (OMS)

3. No comprenden la misma dimensión

Otra de las diferencias entre publicidad y propaganda es la dimensión de llegada. En este punto, es importante distinguir el hecho de que una empresa no puede hacer propaganda. ¿Sabes por qué?.

La respuesta es porque no está en sus objetivos cambiar el marco ideológico de sus clientes y, en caso de estarlo, no tiene los medios necesarios. En este sentido, hablamos de medios para lograrlo cuando nos referimos a una llegada masiva y que tenga una intención de modificar esos comportamientos en la gente.

Un ejemplo sencillo es el cambio de hábitos alimenticios. Una empresa que comercialice productos comestibles puede intentar, por las vías de la publicidad, aumentar el consumo; pero no logrará un cambio de hábito, a menos que haya alguien con mayor llegada que avale ese comportamiento.

Esto se da, por ejemplo, cuando la Organización Mundial de la Salud recomienda no consumir un alimento determinado y, para ello, realizan investigaciones y estudios que luego serán difundidos mediante campañas de concientización.

4. El caracter de la publicidad y la propaganda es diferente

El carácter de la propaganda es modificar conductas o sumar adeptos a las ideas que proponen, como mencionamos anteriormente. En este sentido, buscan que el receptor cambie sus formas de pensar o actuar, a través de su mensaje.

El ejemplo más claro de esto se da en las campañas de propaganda política. Los partidos políticos arman sus estrategias para poder convencer a aquellos que no están de acuerdo con sus ideas y, así, estos cambien de opinión y les den sus votos.

En este punto sobre las diferencias entre publicidad y propaganda, además, podemos ver el impacto que tienen en relación a promesas electorales que llevan a más o menos usuarios a seguir sus ideales.

Por su parte, la publicidad tiene un carácter comercial y, por ende, vinculado a la venta. Esto se da, como decíamos en el punto anterior, usando para este propósito las creencias, valores e ideales que ya posee el público consumidor.

avisos publicitarios

Fuente: Pexels

5. No cuentan con las mismas temáticas

La principal diferencia entre publicidad y propaganda se encuentra en este punto: de qué habla cada una. Además de la forma (o el tono) que usan, las temáticas de ambas tienen algunas diferencias clave.

En el caso de la propaganda, su temática se vincula con hechos puntuales que no están siempre relacionados con la vida cotidiana. Esto puede ser, por ejemplo, algún suceso mundial como una guerra.

De hecho, para la Segunda Guerra Mundial, la propaganda que utilizaron los Estados Unidos para enlistar a sus soldados generó un cambio de mentalidad que permanece vigente hasta nuestros días.

Por su parte, la publicidad busca las experiencias más a corto plazo y centrándose en aquellos productos o servicios que necesita la gente en su vida cotidiana. Así se aprovechan de las tendencias o las modas para poder instalarse en la mente de los consumidores. Esta es una de las diferencias entre publicidad y propaganda más significativas.

6. Varían en cuanto al nivel de inclusión

Hemos comentado que, entre las principales diferencias entre publicidad y propaganda está el nivel de inclusión que alberga cada una. ¿No queda claro este punto? Te lo explicamos.

Cuando hablamos acerca de las diferencias entre publicidad y propaganda, uno de los puntos importantes que debemos abarcar es que no llegan al mismo público. O, al menos, no cubren los mismos grupos sociales, pues no van dirigidas al mismo rango de personas.

En el caso de la propaganda, podrás notar que está orientada a llegar a un colectivo determinado, y muy particular. Su intención es alcanzar un target selecto, que mantiene una ideología afín con la del emisor.

Ahora bien, con la publicidad no ocurre lo mismo. Como bien recordarás, la publicidad se sustenta en el marketing, por lo que está permanentemente diseñando estrategias con las cuales pueda atraer a sectores determinados de una población.

Sin embargo, dentro de la publicidad se busca actuar de forma un poco más universal, apelando a mayores efectos comunitarios y sociales. Por esta razón, consigue llegar a un público definido, pero mucho más heterogéneo que el que se obtiene por medio de la propaganda.

carteles de propaganda

Fuente: Pexels

7. No son diseñadas por las mismas personas

Hemos comentado, a lo largo de este artículo, que las diferencias entre publicidad y propaganda nacen en que no comparten una misma intención. Una busca informar (desde un sentido ideológico) y persuadir, mientras que la otra tiene un fin de lucro.

Esto quiere decir que las personas e instituciones que están detrás de la creación de una publicidad y de una propaganda no suelen ser las mismas. Para las publicidades, vemos como detrás está el trabajo de una empresa lucrativa, que busca captar a un público desde el punto de vista emocional, para conseguir la venta de un artículo.

Usualmente, la publicidad está orientada a los siguientes ámbitos:

  • De marca: entre la finalidad de este tipo de publicidad está la de conseguir instaurar en el imaginario colectivo una marca determinada, más que de algún producto o servicio en sí.

  • Publicidad de negocio a negocio: también conocida como B2B (business to business), no busca llegar a un consumidor particular, sino que se envía desde un negocio a otro.

  • Publicidad de respuesta directa: está enfocada, principalmente, en provocar una venta determinada. Para ello, se vale de múltiples herramientas, como pueden ser el telemarketing, e-mailing, entre otras.

Además, la publicidad la podemos considerar según el medio por el cual se transmite, como por ejemplo:

  • Publicidad televisiva: se realizan para canales televisivos y, por esto, tienen gran impacto por su masividad y amplio consumo.

  • Publicidad radiofónica: está pensada para un público un poco más específico pero, a su vez, masivo.

  • Publicidad en prensa y revistas: al ser un medio impreso, tiene llegada a mucha gente, aunque sectorizada por el tipo de contenido que se publica.

  • Publicidad exterior o vía pública: debe ser muy directa e impactante y se compone de toda la cartelería que nos encontramos en lugares de circulación masiva.

  • Publicidad en Punto de venta: se encuentra precisamente en los lugares de venta mediante carteles, pósters, muebles, etc. 

  • Publicidad digital: para responder qué es una publicidad digital, diremos que son las campañas que se dan en plataformas virtuales, redes sociales y sitios web en general.

 

¿Qué ocurre con el tema de la propaganda? Que suele originarse en la labor de diversos grupos sociales e instituciones de este tipo, relacionados con los grupos sociales afines a temáticas como las siguientes:

  • Política: busca determinar doctrinas e ideas, con la intención de alcanzar aspiraciones políticas, judiciales, ejecutivas o legislativas.

  • Religión: cuando personas de un determinado culto religioso optan por difundir sus creencias de forma pública.

  • Literatura: en caso de que un libro sea lanzado con la intención de hacer difusión de algún mensaje de propaganda.

  • Bélica: tiene como objetivo reforzar el espíritu de las tropas y mostrar el apoyo de la población en general. Además sirve para convocar a que se enlisten.

  • Social: busca influir en la población para generar un cambio de consciencia. En general, tiene que ver con tomar posición para modificar hábitos o actitudes en pos del desarrollo.

8. La propaganda cuenta con mayor durabilidad en el tiempo que la publicidad

Si hablamos de las diferencias entre publicidad y propaganda, debemos destacar el tiempo de vida que tiene cada una de ellas para el espectador promedio.

En este sentido, la propaganda busca exponer un argumento y que quede implantado en la mentalidad de las personas a las que pueda alcanzar. Por ese motivo, era uno de los medios más utilizados por regímenes totalitarios del siglo XX, para adoctrinar y transmitir al pueblo el mensaje que les interesaba impartir.

En cambio, lo que podemos decir es que en la publicidad, a diferencia de la propaganda, el objetivo específico está muy delimitado, enmarcado en el tema de cuáles pueden ser las necesidades, tanto del comprador como del vendedor.

comparativa publicidad y propaganda

9. Los medios de influencia difieren ligeramente

Una de las diferencias entre publicidad y propaganda que resultan clave para entender que estos 2 términos no pueden ser sinónimos es el hecho de cómo realizan los medios que utilizan a su disposición.

En el caso de la propaganda, tiene a su disposición todos los medios disponibles, como lo pueden ser:

  • La radio pública.

  • La televisión pública.

  • Acceso a colegios y universidades.

Por otro lado, la publicidad es privada, por lo que suele utilizar medios de comunicación privados. Aunque si bien destacamos este punto, también debemos decir que, en cuanto al manejo de la información, es muy similar en ambos procesos.

Tanto la publicidad como la propaganda tienen un objetivo claro: convencer a sus destinatarios de que hagan algo. Si nos preguntamos qué es la persuasión, podemos decir que un mensaje persuasivo es aquel que capta a los usuarios para que reaccionen de alguna manera en especial. Te invita a que hagas lo que el emisor quiere.

Bonus track: ¿qué tienen en común la publicidad y la propaganda?

No todo podían ser diferencias entre publicidad y propaganda en este post. También existen elementos de semejanzas entre ambas, por lo que te ofrecemos un esbozo que te ayudará a entender por qué pueden confundirse ambos conceptos.

Algunas de las semejanzas entre propaganda y publicidad son las siguientes:

1. Las estrategias

Tanto la propaganda como la publicidad requieren de una estrategia detrás. Ambas tienen una planificación de las acciones que van a llevar adelante para poder llegar eficientemente a los consumidores o usuarios.

2. La veta artística

Es innegable pensar que una publicidad cuenta con un diseño y una propuesta que hacen que sea agradable para ser vista u oída. En el caso de las propagandas, el método es el mismo: usan símbolos, imágenes, videos, sonidos para crear mensajes.

Las dos buscan entrar por nuestros sentidos y cautivarnos.

3. Las técnicas

Existen técnicas de publicidad y de propaganda que son comunes a las dos y que sirven para pensar el contenido que tendrán.

Dentro de las técnicas más utilizadas están las siguientes:

  • La identificación, que se da cuando un personaje popular promociona algún producto o es protagonista de alguna campaña de concientización para generar empatía con el público. 

  • La repetición. Usando este método, los mensajes publicitarios pueden llegar más efectivamente al consumidor por la posibilidad de que permanezcan en su mente más tiempo. En el caso de la propaganda funciona igual de bien, ya que el objetivo de cambiar de hábitos se logra luego de un cierto número de repeticiones.

  • La creación de frases hechas o slogans, que permite tanto a los compradores de un producto como a los seguidores de una campaña poder asociar ciertas ideas con esa marca o ideología.

anuncios publicitarios

Fuente: Pexels

Como pudiste notar, existen diferencias entre publicidad y propaganda que te ayudarán a replantearte mejor cuándo debes hablar acerca de una u otra.

Para resumir: la diferencia entre publicidad y propaganda es que la publicidad tiene fines comerciales mientras que la propaganda busca un cambio de hábito o de actitud. Si has llegado hasta aquí, ya sabes cuáles son las características de una publicidad y cuáles de una propaganda, además de todas las formas para usarlas. Ahora solo te quedará seguir explorando las formas de explotarlas.

Recuerda lo que comenta el profesor Leandro Vásquez, de nuestro curso online de Efectividad Publicitaria, "solo necesitas 1 segundo de atención para permanecer en la memoria de las personas y, con tácticas adecuadas, conseguir que te compren". Así que empieza a aplicar el recurso publicitario (recuerda, no es propagandístico) para impulsar tu negocio.

¡Este ha sido nuestro post! Si quieres saber más acerca de las diferencias entre publicidad y propaganda y cómo aplicarlas adecuadamente, inscríbete en nuestros cursos de marketing digital online, con los cuales tendrás toda las herramientas necesarias para crear las mejores campañas publicitarias de todas.

También te dejamos estas plantillas de Instagram Stories para tu negocio, como obsequio para que puedas aprovechar este material ¡Éxitos!

También podría interesarte