🏅5 diferencias entre creatividad e innovación que tienes que conocer | Crehana para empresas
Las 5 diferencias entre creatividad e innovación que tienes que conocer

Las 5 diferencias entre creatividad e innovación que tienes que conocer

Última actualización 19 de Febrero del 2021Tiempo de lectura: 7 min.

Ariana Piccioni

Con los cambios tecnológicos que suceden día a día y a velocidades impresionantes, los conceptos de creatividad e innovación se vuelven centrales para alcanzar el éxito en cualquier proyecto o negocio.

Muchas veces solemos confundirlos ya que están de manera conjunta en la mayoría de las veces pero hay algunas diferencias entre creatividad e innovación.

En este artículo te contamos las 5 diferencias entre creatividad e innovación que tienes que conocer para explotarlas al máximo.

 

Índice

  1. ¿Qué es la innovación? ¿y la creatividad? 
  2. Las 5 diferencias entre creatividad e innovación
  3. Creatividad e innovación: cómo estimularlas 
  4. Design thinking: el método para combinar creatividad e innovación

 

1. ¿Qué es la innovación? ¿y la creatividad? 

Históricamente la creatividad y la innovación se han vinculado para poder generar estrategias efectivas en cualquier negocio.

Si bien existen diferencias entre creatividad e innovación, hay algunas características para poder entender qué es cada una.

Empecemos por el principio.
 

¿Qué es la innovación?

Seguramente alguna vez escuchaste a alguien decir que tal o cual proyecto es “innovador”, que rompe con algo que estaba preestablecido o hecho siempre de la misma manera.

A diario nos encontramos con la importancia de la innovación para cualquier tipo de negocio y cómo aquellas empresas o proyectos innovadores tienden a tener más éxito que los que no lo son.

Tal y como lo define la palabra, la innovación es un proceso por el cual nuevas ideas o propuestas se incorporan a nuestras vidas diarias para hacerlas más fáciles.

Otra forma de entender qué es la innovación es pensarla como un proceso productivo: es la evolución de un producto o servicio para que cambie (y luego sea presentado al consumidor en su nueva versión).

Algunos de los campos en los que se trabaja la innovación pueden estar vinculados a la incorporación de nuevas tecnologías, creación de nuevos productos, de nuevos métodos de producción o simplemente la mejora de procesos ya existentes.

Como verás, la idea de novedad entra muy en juego cuando hablamos de innovación y todo el tiempo caemos en aquellos procesos que sirven para cumplir un objetivo.

Para entender mejor qué significa la innovación, hay que tener en cuenta sus principales características:

✅ Es una acción, un proceso. La innovación siempre involucra el hacer.

✅ Como acción requiere de modificaciones o cambios significativos. La innovación se basa en hacer la diferencia. 

✅ Siempre implica la obtención de resultados. La innovación genera beneficios.

✅ Requiere que sea sostenible. La innovación debe permanecer en el tiempo.
 

Existen algunos tipos de innovación para poder conocer y elegir cuál de ellos se adecúa más a las necesidades de nuestro negocio. 

Se agrupan en tres grandes categorías, según el foco de acción: en la estructura (aquellos que van a afectar la configuración de la empresa), en la oferta (aquí entran los productos y servicios) y en la experiencia (vinculados a la relación con el cliente).

 

mujer dibujando un objeto

Fuente: Pexels

 

¿Y entonces qué es la creatividad?

Ya definimos el significado de la innovación y es tiempo de meternos qué significa la creatividad.

La creatividad es una habilidad mental que sirve para imaginar y conceptualizar nuevas ideas. Consiste básicamente en provocar el nacimiento de algo novedoso.

Estas nuevas ideas se pueden relacionar con las ya existentes y servir para mejorarlas (spoiler alert: aquí entra la innovación 😉).

Todos los seres humanos tenemos potencial creativo e incentivarlo hará que se desarrolle en mayor o menor medida. Podemos ver evidencias de esto cuando nos preguntan qué nos gusta hacer y contestamos cosas como cocinar o tocar la guitarra o quizás pintar, escribir o diseñar.

La creatividad es, por lo tanto, el proceso que realizamos al usar la imaginación para crear.

Esta relación muy estrecha entre imaginación y creatividad hace que surjan las conexiones en nuestro cerebro para que aparezcan cosas nuevas.

La imaginación es el combustible de la creatividad.

Algunas características de la creatividad son:

  • Representa una forma de ser, una forma de vivir. Todos somos creativos en diferentes medidas (aunque solo el 5% de la población adulta se considere a sí mismos como creativos).
  • Según el Foro Económico Mundial, está considerada una de las tres capacidades más valoradas para un profesional (junto con la resolución de problemas y el pensamiento crítico).
  • No es un proceso inmediato: cada situación en particular implica diferentes tiempos y diferentes intensidades.


 

creatividad escrita en papel

Fuente: Pexels

 

2. Las 5 diferencias entre creatividad e innovación

Como ya dijimos, creatividad e innovación son partes de un mismo proceso y resultan centrales para cualquier negocio o proyecto. 

Pero si bien están relacionadas muy estrechamente y actúan de la mano (como ya veremos un poco más adelante), existen diferencias centrales para poder entender qué hace cada una.

 

nube de tiza en pizarrón con un foco

Fuente: Pexels

 

Aquí te contamos las 5 principales diferencias entre creatividad e innovación:
 

1️⃣ El enfoque

La creatividad es el potencial para pensar nuevas ideas. La innovación es la forma de llevarlas a cabo. Ambos enfoques pertenecen a un mismo proceso y complementan la tarea.

2️⃣ La cuantificación

La creatividad es algo subjetivo y, por lo tanto, casi imposible de medir. La innovación, por su parte, es completamente medible según los objetivos que concrete. 

Así cuando un producto o servicio se modifica, se actualiza o cambia, habrá repercusiones en los clientes y en el mismo funcionamiento del negocio que harán posible ver en qué medida fue exitoso el proceso de innovación.

3️⃣ Su carácter

La creatividad es un proceso mental mientras que la creatividad es un proceso productivo.

No hay que confundir proceso productivo con productos tangibles. Si bien es la parte concreta de una idea surgida desde la creatividad, esta puede vivir en el mundo digital (o ser un bien intangible, como una experiencia o un servicio).

4️⃣ La inversión

La creatividad no requiere inversión monetaria en tanto que la innovación sí.

Cuando decimos que la creatividad no necesita inversión monetaria, hacemos referencia a que es un proceso que surge dentro de la mente y, por ende, no implica un gasto económico. Pero sí es importante visualizar que deben existir condiciones óptimas para que el pensamiento creativo se ponga en marcha.

5️⃣ El tiempo

La creatividad no tiene plazos establecidos, la innovación está sujeta a las necesidades del producto o proyecto.

Aunque la creatividad no tenga plazos, es importante proyectar de la mano de la innovación para que los resultados lleguen a ser lo más óptimos posibles, minimizando riesgos.

 

 

3. Creatividad e innovación: cómo estimularlas 

Ahora que ya sabes cuál es la diferencia entre creatividad e innovación, te contaremos un poco acerca de cómo estimular tanto la creatividad como la innovación para sacarles todo el jugo en tu negocio.

Mientras que la creatividad es el insumo, la innovación se traduce como el camino para hacerla tangible. Así algunas técnicas sirven para motivar el proceso creativo y poder llevar a que los resultados sean lo más aprovechables para el momento de innovar.

Te dejamos algunas propuestas para que las aproveches a pesar de las diferencias entre creatividad e innovación.
 

Proponer metas

Tanto la creatividad como la innovación tienen que ir en respuesta de algo. Es imprescindible que establezcas metas realizables y con distintos objetivos para poder poner a funcionar la maquinaria.

Solucionar problemas o enfrentarse a desafíos harán que surjan ideas y productos innovadores y creativos.

Probar cosas nuevas

A veces los cambios dan miedo y quién no ha sentido que es como saltar al vacío desde un avión. Pero en ocasiones, arriesgarse y animarse a probar cosas nuevas son caminos para nuevas oportunidades.

Tener en cuenta otros puntos de vista

En cualquier equipo de trabajo es muy importante tener muchas perspectivas para poder abordar todos los aspectos de cualquier tema, problema o desafío. Incentivar la creatividad y pensar de forma innovadora son más fáciles cuando hay miradas frescas todo el tiempo.

Aprovechar el tiempo

Durante el día generalmente solemos tener tiempos muertos que bien nos pueden servir para generar estrategias que incentiven la creatividad. Algunas de ellas son lluvias de ideas, analogías, mapas mentales, etc, etc.

Cuestionar todo

Nada es definitivo y no hay mejor cosa que estar siempre atento y despierto. Un buen consejo para estimular la creatividad es no dar nada por supuesto y siempre cuestionar todo para poder ver nuevas facetas de un mismo tema, problema o desafío.

Usar juegos 

Muchas veces habremos oído decir que todas las actividades lúdicas hacen trabajar más al cerebro y realmente es así. Usar juegos de ingenio, juegos de mesa o un simple sudoku nos pueden servir como formas de poner en marcha el mecanismo de nuestro cerebro.

Una vez que arranca, el proceso creativo es imparable.

 

paleta y pinturas de colores

Fuente: Pexels
 

Si bien no hay fórmulas mágicas, con pequeñas acciones de todos los días se pueden abrir caminos para que el cerebro se ponga a trabajar y así lograr el equipo perfecto entre creatividad e innovación.

 

¡Aprende a combinar creatividad e innovación con esta guía de design thinking!

 

 

 

4. Design thinking: el método para combinar creatividad e innovación

Como veníamos diciendo, creatividad e innovación resultan no ser lo mismo y, las diferencias que se presentan entre ellas, deben resultar ser nuestras aliadas a la hora de pensar formas de aprovecharlas en nuestro negocio.

Un método que combina creatividad e innovación es el Design thinking.

¿En qué consiste?

El design thinking se trata básicamente de un método en el que se aproximan los elementos necesarios para crear cosas nuevas. Es decir para innovar. Pero contemplando algo central e imposible de evadir: las personas.

Se basa en la idea de usar herramientas creativas, teniendo en cuenta las necesidades de las personas para buscar dar respuestas a ellas. Esto vendría a ser la innovación centrada en las personas.

Resulta clave entender para qué sirve el Design thinking ya que se presenta como la clave para nuevas oportunidades de negocios (tanto para renovarnos como para cambiar completamente).

Las 5 etapas del Design thinking

👉 Empatizar. Ponernos en la piel de las personas para generar soluciones a sus necesidades.

👉 Definir. Seleccionar la información recolectada en este proceso de empatización para descubrir oportunidades.

👉 Idear. Crear la mayor cantidad de opciones posibles (aquí entra la creatividad).

👉 Prototipar. Convertir las ideas en realidad (aquí entra la innovación).

👉 Testear. Poner a prueba lo que hicimos en la etapa anterior para poder trabajar en mejoras, cambios o adecuaciones según sea necesario.

 

personas recortando y pegando

Fuente: Pexels
 

El escenario digital y la globalización nos obligan a estar en permanente cambio, siempre en movimiento.

En un contexto donde la competencia se vuelve feroz y parece que todo ya fue inventado, tomar las diferencias entre creatividad e innovación y transformarlas en oportunidades para desarrollar una actitud ganadora, hacen que los equipos sean capaces de ir más allá.

Esperamos que con estos consejos y puntos clave puedas empezar a incentivar tus procesos creativos en pos de un negocio más sustentable e innovador.

Y con este propósito te invitamos a explorar más con este curso de Identidad y creatividad desde cero 🤓

 

También podría interesarte