✍ Ejemplos para entender cuáles son los recursos literarios | Crehana para empresas
Cuáles son los recursos literarios para narrar como Gabo y vender como Coelho

Cuáles son los recursos literarios para narrar como Gabo y vender como Coelho

Última actualización 27 de Agosto del 2021Tiempo de lectura: 7 min.

Jorge Iván Cubillos Aldana

Si te quedaste corto de palabras, elegir cuáles son los recursos literarios más adecuados para expresar tus ideas con otras palabras te vendrá muy bien:  si estás escribiendo un libro podrías imaginar como Gabo y, por qué no, terminar vendiendo como Coelho. Si trabajas en una carta, artículo, ensayo o estás en tu introducción a la redacción digital, leer lo que escribiste será muy agradable. O, bueno, cumplirá su objetivo.  

En todo caso, si estás deseando volver al exámen de español que hiciste en el colegio donde te preguntaban, “¿cuáles son los recursos literarios?” porque decidiste adoptar un nuevo estilo de vida basado en la escritura, pero todavía no encuentras las frases que buscabas, aquí daremos un repaso por cada uno de ellos, con algunos ejemplos.

Toma lápiz y papel, abre el bloc de notas de tu laptop o de tu celular, pero no te quedes sin anotar, ¿vale? 

libreta de apuntes recursos literariosFoto: Pexels

Para qué sirven los recursos literarios

Los recursos literarios sirven para darle más potencia expresiva a tus textos, quizá un toque más poético y enfático, por lo que te funcionarán para hacer un uso literario o retórico del lenguaje y así tener como resultado una comunicación asertiva. 

Por ejemplo, no tiene la misma potencia sonora ni emotiva decir "Tiene el cabello rubio" que "Tiene el cabello de oro", ¿verdad?. Este recurso literario, que sería uno de los tipos de metáforas, es tan solo uno de los disponibles para poder moldear mejor tus mensajes y darle otra connotación que sea diferente al uso corriente del lenguaje.

Por este motivo, en cada autor que leas podrás identificar cuáles son los recursos literarios que se acomodan a su estilo propio, y contigo no será la excepción. De hecho, en la lengua común también existen algunas expresiones o juegos de palabras que beben de este uso retórico del lenguaje. ¡Veamoslas!

ELEMENTO RECURSO

 

¿Cuáles son los recursos literarios?

Los recursos literarios son variados y los hay de tres tipos:

  • los recursos fónicos, 
  • los recursos morfosintácticos  
  • los recursos léxico-semánticos 

Todos cumplen una característica común: son un conjunto de técnicas, figuras y planteamientos estilísticos que un escritor utiliza para enriquecer un texto y, ante los ojos del lector, embellecerlo.

Pero, para definir, entre estos, cuáles son los recursos literarios que servirán a tus propósitos, basta con escudriñar entre los más comunes. 

Recursos literarios fónicos

Estos son recursos literarios que juegan con la fonética, es decir, con la manera de percibir las palabras de la manera cómo se escuchan. Algunos de los más habituales son:

Aliteración

Una repetición del sonido inicial en varias palabras de un mismo verso, estrofa o frase es lo que define a una aliteración. Por ejemplo:

  • "La libélula vaga de la vaga ilusión", de Rubén Darío.
  • "Oye el sórdido son de la resaca, infame turba de nocturnas aves" , de Góngora, o el típico, "Mi mamá me mima".

Onomatopeya

La Onomatopeya es un recurso literario que consiste en una palabra formada por imitación de un sonido, ruido o incluso un fenómeno visual, con el que también está vinculada semánticamente; la figura retórica que consiste en el uso de onomatopeyas. Muchas de las onomatopeyas de la lengua se han transformado ahora en los emoticones que tanto usamos en las redes sociales. Pero, digamos, algunas onomatopeyas pueden ser:

  • Bip, aludiendo a un pitido agudo.
  • Bla, bla, bla, aludiendo a una conversación.
  • Crash, trayendo al escenario algo que se rompió.
  • Din, don —¿lo escuchaste?— ¿acaso no tocaste el timbre de una puerta que sonara así? 
  • Gluglú —¡me ahogo!, tomo un rico vaso de agua, o me hago un baño de burbujas—
  • Grrr, recordando a tu peludito gruñirle a humanos sospechosos, gatos indeseados y carteros desprevenidos.
  • Hip, aludiendo al hipo.
  • Hmmm, dudando con escepticismo.
  • Jaja, jeje, jiji, jojo —dependiendo de cómo te rías, mejor te quedará uno de estos— 
  • Mmm, señalando que algo es delicioso.
  • Muac, un beso, que puede ser un pico
  • Ñam —¡esta comida está deliciosa!—
  • Cuac, aludiendo al sonido que hace un pato. 
  • Guau, cómo te saluda tu perrito 
  • Kikirikí — como te despierta el gallo—
  • Miau —desde luego que no es un caballo que maúlla— 

Calambur

Entre cuáles son los recursos literarios más comunes este es de los más extraños, pero muy presente en la literatura y en la música. Se trata de la agrupación de las sílabas de una o más palabras, de tal manera que se altera totalmente el significado de estas. Otra forma de explicarlo sería un juego de palabras que tiene lugar cuando el reagrupamiento y redistribución de una o más palabras produce un sentido distinto en el texto, por ejemplo:

  • La nueva escena, es cena compartida
  • ¿Éste es conde? - Sí, éste esconde la calidad y el dinero.

O, fíjate en esta canción del cantante colombiano Alejandro Gonzaléz, que en casi toda su letra usa el calambur como recurso literario:

Paranomasia

  • “Compadre, ¡cómpreme un coco! 
  • Compadre, yo no como coco, porque como poco coco como, poco coco compro”

¿Entendiste qué es la paranomasia? Se trata de un recurso literario muy presente en los trabalenguas. Mejor dicho, es la acumulación de palabras de sonido parecido o análogo. Con mucha frecuencia va asociado a un juego de palabras. Imposible olvidar que “Tres tristes tigres comieron trigo en tres tristes platos”.

Recursos literarios morfosintácticos o gramaticales

Básicamente, si buscabas cuáles son los recursos literarios que juegan con la morfología o la sintaxis para hacer juegos de palabras que consiguen evocar un mensaje más bello y destacado, estos son.

Anáfora

Es la repetición de una o más palabras al comienzo del verso, oración o de enunciados sucesivos. Normalmente se usan pronombres como él, aquél, éste, ella, quien, aquella, ésta, etc. para referirse a algo o alguien ya mencionado con anticipación. Por ejemplo:

  • Quién lo soñara, quién lo sintiera, quién se atreviera
  • Hoy la tierra y los cielos me sonríen, hoy llega al fondo de mi alma el sol, hoy la he visto... La he visto y me ha mirado... ¡Hoy creo en Dios! —Gustavo Adolfo Becquer. 

Anadiplosis

La anadiplosis es un recurso literario que consiste en la repetición de la misma palabra o grupo de palabras al final de un verso y al comienzo del siguiente. 

En la canción de Alejandro Gonzalez que mencionamos hace un momento te encuentras también con la figura de anadiplosis, pero también la encuentras, por ejemplo, en esta canción de Maná:

“Y en el pueblo le decían 

le decían la loca 

del muelle de San Blás”.

Desde luego es uno de los recursos literarios más usados en la poesía. Algunos ejemplos de anadiplosis también pueden ser:

El mundo se encierra en tus ojos

ojos que no me quieren ver.

o

Cuando camino por la calle y te veo

Veo la luz de tu corazón que se refleja.

Concatenación

Con la Anadiplosis son recursos literarios parecidos entre sí, pero no se usa solo en un verso, sino también en prosa. Técnicamente, la concatenación es un uso reiterativo de la Anadiplosis, el cuál puedes encontrar explícitamente en la versión unplugged de esta canción de Café Tacvba:

“Se pasa una noche buena

buena es la buena memoria

memoria del que se acuerda

se acuerdan de san Francisco

san Francisco no es Esteban

Esteban no es ningún santo (...)

Derivación

Consiste en la combinación de palabras derivadas todas de la misma raíz. Sin duda un recurso literario muy usado para darle vistosidad al texto, por ejemplo, en los chistes:

—¿De qué trabajas?   —Soy bromista.   —¿Haces bromas?   —No, trabajo con bromo elemental a partir del bromuro potásico.   —Ah, lo siento.   —Es broma.

—¿Por qué los patos no juegan a fútbol?   —Porque siempre quedan empatados.

Pero, para que lo entiendas a la perfección, las frases vivir mi vida, o salgo a la nieve cuando está nevando, son buenos ejemplos. 

Epífora

Es una figura literaria basada en la repetición de una o varias palabras al final de varias frases o versos. Este recurso puede parecer que dificulta la comprensión del verso o texto pero lo que se busca es darle una sonoridad y sorprender al lector con un recurso no habitual en la literatura española. Y, para no ir muy lejos, otra vez citamos a Café Tacvba —sí, así se escribe, con “v” en vez de “u”— para darnos una clase de español:

¿Cuantos millennials no nos sentimos identificados en este video? Dinos cuántas veces escuchas “Eres” en la canción. 

Complexión

¿Cuáles son los recursos literarios que combinan otros recursos? La complexión es uno de ellos. Básicamente es una sucesión de anáforas y epíforas, y no hay un mejor ejemplo que la canción recién citada, otra vez. 

Polisíndeton

— “¡Después no puedes hacer nada ni dar cuerda al reloj, ni despeinarte ni ordenar los papeles!”—.  Aunque se encuentra entre los recursos literarios que podrían parecer un error estilístico, no lo es el polisíndeton, para nada. El polisíndeton es una repetición excesiva de conjunciones, es decir, las palabras que se utilizan para vincular palabras, sintagmas u oraciones.

En una enumeración común las conjunciones suelen vincular los dos últimos elementos, mientras que los anteriores se separan con coma. Por ejemplo: Había ensaladas, pastas, asado y miles de quesos. 

En el polisíndeton, en cambio, se utilizan más conjunciones que las habituales, lo que genera una sensación de énfasis. Siguiendo el mismo ejemplo: Había ensaladas y pastas y asado y miles de quesos. 

Recursos léxico-semánticos

Debíamos llegar hasta aquí para que descubras cuáles son los recursos literarios más populares. ¡Los más usados! Los recursos léxico-semánticos se basan en el uso especial del significado de las palabras. 

Antítesis

Es uno de los recursos literarios más comunes, que también aplica como concepto. ¿Te viste Los Vengadores, la película de Marvel? Loki es la antítesis de Thor. 

Pero, si habláramos desde la literatura, podríamos citar a Neruda: “Es tan corto el amor, y es tan largo el olvido”. O a Rubén Darío: “Cuando quiero llorar no lloro / y, a veces, lloro sin querer”.

maquina de escribir cuales son los recursos literariosFoto: Pexels

Apóstrofe

¿Cuáles son los recursos literarios más adecuados para dirigirse en segunda persona a elementos de la naturaleza, seres vivos, dioses o personas presente, fallecida o ausente, a objetos inanimados, o incluso a sí mismo? Solo uno: la apóstrofe. El empleo de este recurso literario es muy común en las plegarias u oraciones de carácter religioso y en tono exclamativo.

Aunque también se trata de una metáfora, la canción Mariposa Traicionera de Maná usa la apóstrofe al dedillo.

Ay, mariposa de amor

Mi mariposa de amor

Ya no regreso contigo

Ay, mariposa de amor

Mi mariposa de amor

Nunca jamás junto a ti

Símil

Dicho en palabras coloquiales, el símil es una comparación. Shakira nos lo explicó bastante bien cuando en el 2000 publicó “Suerte”: “suerte que mis pechos sean pequeños y no los confundas con montañas”.

Pero también nos lo dijo Cervantes en el Quijote: “Solo una cosa tiene mala el sueño, según he oído decir, y es que se parece a la muerte, pues de un dormido a un muerto hay muy poca diferencia” 

Epíteto

Como recurso literario el epíteto es un adjetivo que añade o subraya datos básicos y cualidades definitorias de numerosos personajes y lugares. Vamos a hacerlo muy fácil: el “dulce azúcar”, la “fría nieve” y el “cálido sol” son epitetos, es decir los adjetivos antepuestos al nombre.

Hipérbole

Si te preguntabas cuáles son los recursos literarios para exagerar algo aquí encuentras uno, que de hecho es el único que cumple esa función. La hipérbole consiste básicamente en exagerar cualquier medida lógica de manera estrambótica con el objetivo de agrandar o hacer notar una acción o cosa. Es muy propia del lenguaje coloquial y burdo, por lo que su uso como recurso literario se extiende muy por fuera de un lenguaje técnico o erudito. 

“Nunca encontraré a nadie que se parezca a ti”, “eres lo más bello que existe en el planeta” o “no puedo vivir sin ti”, ¿te suenan familiares? ¡Son hipérboles explícitas!

Metonimia

El recurso literario de la metonimia te servirá bastante en tu búsqueda de cómo aprender escritura creativa para crear historias inolvidables. Prácticamente se refiere al uso de un término por otro con el que mantiene relación de dependencia, causalidad, contigüedad o procedencia. La cicatriz de Harry Potter, por ejemplo, es un elemento narrativo que representa un episodio oscuro en la vida de Harry.

Pero también, cuando mencionas “un Picasso” comprendes que haces referencia a un cuadro de Pablo Picasso, ¿no? O, cuando ves en un noticiero un avance que menciona alguna decisión de “Washington”, entiendes que no se trata de la ciudad, sino que se refieren al gobierno de Estados Unidos, porque allí quedan la casa blanca y las instituciones principales del Estado. 

Imágenes

Si leíste El Perfume, de Patrick Süskind, probablemente conoces muy bien de qué trata este recurso literario. Con palabras y frases puedes crear "imágenes mentales" para el lector que, dado el ejemplo citado, no siempre son para agradar.  Las Imágenes ayudarán a tus lectores a visualizar y experimentar lo que describes de una manera más realista. 

Vale aclarar que las imágenes no se limitan sólo a provocar  sensaciones visuales, sino también se refiere a las experiencias olfativas, táctiles, gustativas, térmicas y auditivas. volviendo a El Perfume, por si no lo has leído, lo que encontrarás son descripciones muy explícitas de un ambiente hostil, desagradable y asqueroso. En un libro como Los Pilares de La Tierra, de Ken Follet, en cambio, sabrás a la perfección cómo es una catedral físicamente, conocerás su estructura, pero también sabrás a qué huele una ciudad. 

Interrogación retórica

Este recurso literario te permite preguntar sin esperar una respuesta específica, más bien te servirá para intensificar el contenido. 

Ironía

Digamos que es una figura situada entre el humor y la sátira que consiste en decir -o hacer significar- lo contrario de lo que se dice; como recurso literario se trata de una estrategia verbal que permite desplegar de manera simultánea dos significados contradictorios entre sí. Por ejemplo: “Matemática era la materia que más me costaba,  hoy estudio ingeniería” o “Pasé una hermosa tarde, llorando solo en mi habitación”, apelando al sarcasmo, que es un primo de la ironía. 

Sinestesia

Por último, la sinestesia es ese recurso literario desde el cual se le atribuye una sensación a algo que no corresponde directamente. Por ejemplo, “me quemó con su mirada”, o “sentí que me abrazaba con su voz”. 

Si te preguntabas cuáles son los recursos literarios más adecuados para desarrollar tu propio estilo, acabas de ver que tienes más de una decena de recursos y posibilidades para contar lo que desees de una manera original que, desde luego, requerirá práctica y constancia. Si lo que te preocupa, como a García Márquez, es la ortografía, quizás estas guías te puedan ayudar y, de paso, puedas mirar qué palabras tienen particularidades con el uso de acentos y tildes antes de elegir los recursos literarios para tu escritura:

ELEMENTO PREMIUM

 

Entonces, ¿Quieres vender libros y que te llamen y te escriban y te busquen y te digan que te quieren? —te dijimos que esto es polisíndeton, ¿verdad?——. No se trata de cuántos recursos literarios haya, ni de cuántos alcances a utilizar en un texto. Lo que importará es que, al final del día, puedas expresar claramente lo que quieras decir. 

Cuéntanos, de esta lista, ¿cuáles son los recursos literarios con los que más te identificas?

También podría interesarte