💰 ¿Qué es crowdfunding y cómo puedes financiar tus proyectos usándolo? | Crehana para empresas
Crowdfunding: una opción para financiar tus proyectos sin endeudarte

Crowdfunding: una opción para financiar tus proyectos sin endeudarte

Última actualización 6 de Agosto del 2021Tiempo de lectura: 7 min.

Jorge Iván Cubillos Aldana

Si te falta el dinero, pero tienes una idea de negocio que resolvería un problema común para muchas personas; terminaste ese libro maravilloso que lamentablemente no ha sido aceptado por las editoriales; o tienes aquellas canciones escritas que, bien grabadas, te pueden llevar al éxito; deberías probar a hacer crowdfunding.

El crowdfunding es una alternativa legal de financiarte con el dinero que un grupo de creyentes —personas naturales que pueden ser tus amigos, familiares, fans, o totales desconocidos— donan a una cuenta para que desarrolles tus proyectos —o tu talento— a cambio de una recompensa, que puede ir desde un agradecimiento, hasta un producto terminado.   

Si ya tocaste las puertas de grandes corporaciones que te dejaron en visto —es decir, que no te contestaron un correo ni te devolvieron la llamada— o que amablemente te dijeron: “no por ahora”, “ no nos llames, nosotros te llamamos”, si tu proyección de inversionistas ya se quedó corta; tu familia y amigos ya te dijeron que temen por sus ahorros y pedir un préstamo al banco no es una opción, ¿qué estás esperando? Aquí te contamos en detalle qué es el crowdfunding y cómo puedes aplicarlo a tus proyectos.

Foto de cottonbro en Pexels

¿Qué es el crowdfunding?

Anteriormente lo describimos en su forma más básica y pura, pero el crowdfunding, que en español también es conocido como financiación colectiva o micromecenazgo, ha transformado su forma a niveles de sofisticación en donde ya no es usado solo para financiar las ideas de negocio de emprendedores, obras de arte, y prototipos de productos, sino que está siendo usada para financiar desde activismos hasta rondas de inversión.  

Entonces, el crowdfunding, propiamente dicho, es una forma de recaudación de fondos virtual que consiste en convencer a varias personas que pueden ser seres humanos o empresas, para que hagan aportes individuales en dinero a favor del desarrollo de una causa o proyecto, hasta alcanzar una meta de recaudación, a cambio de una recompensa.

¿Cómo funciona el crowdfunding?

Fotografía extraída de la cuenta oficial de Instagram de Amanda Palmer

Para que puedas entenderlo, lo mejor que puedes hacer es dejar que Amanda Palmer te lo cuente en su charla TED, y por lo menos darle una googleada. En 2012, Palmer fue la primera artista musical de la historia en recaudar a través de crowdfunding más de un millón de dólares —1,2 millones— para hacer un álbum solista junto con su gira, apalancándose en la plataforma Kickstarter, donde ya había tenido éxito en un par de campañas, desde 2010. 

De hecho es la única artista en la historia que ha logrado una campaña tan exitosa, pero lo fascinante de su biografía, para citarla como una autoridad en cuanto a entender cómo funciona el crowdfunding, es que el hito lo volvió a repetir en 2018, con más éxito que la primera vez. Amanda Palmer eligió a Patreon, una plataforma de crowdfunding y apadrinamiento recurrente para artistas y creadores de contenido donde habitualmente, hasta hoy, recibe aportes de al menos 15.000 personas que ponen desde un dólar hasta 1.000, y recaudó cerca de un 1,5 millones de dólares.  

Entonces, sin ánimo de hacer spoiler, lo primero que debes comprender sobre el funcionamiento del crowdfunding es que si vas a reunir un grupo de personas para que aporten su dinero a lo que sea que tengas entre manos —incluida una campaña para pagar una cirugía, o ayudar a los damnificados de un desastre natural— tus campañas no deben tener como primer objetivo el dinero, sino el sentido de comunidad. 

Aunque hay formas de crowdfunding que sirven para recibir aportes de inversionistas que esperan recibir una participación accionaria de tu emprendimiento, generalmente las personas que se reúnen alrededor de una campaña de crowdfunding llegan a ella motivadas por un interés particular ligado a sus aficiones y a sus sentidos de pertenencia, solidaridad y filantropía. De manera que, cuando estés pensando en iniciar una campaña de crowdfunding, deberías tener completos los siguientes pasos:

Saber cuánto estás buscando, y para qué

Parece lógico, pero en los proyectos que buscan financiación a través de crowdfunding este es uno de esos aspectos que, para definirlos en el papel, hay que estudiar meticulosamente lo que se busca y en qué será utilizado. Por ejemplo, si lo que deseas es cubrir los tiquetes de un viaje para asistir a un evento al que te invitaron, deberás tener claro el costo de los mismos e indicar que es para eso que usarás el dinero, ojalá ampliando los detalles de por qué este evento es tan importante para ti, para tu carrera, o para la sociedad. Y la fórmula se repite ante todas las posibilidades de proyectos que puedas imaginar, pero recuerda que entre más concreto puedas ser, más atención y entendimiento vas a tener de las personas que hayan llegado a tu proyecto, al menos para saber un poco más de qué se trata para ver si participan como aportantes de tu campaña. 

Si estás buscando comprar los equipos de video y fotografía para un documental a través de crowdfunding, bien valdría la pena especificar cuántos y cuáles equipos piensas comprar, además de lo que podría verse como resultado teniéndolos. Y si lo que buscas, como Amanda Palmer, es financiar la grabación de tu nuevo disco, especifica cuántas canciones esperas grabar, en qué estudio, y todo lo demás que esperas hacer con ese dinero. 

Tantos ejemplos, como proyectos. Siempre será fundamental que especifiques una cifra, porque la meta también será determinante para medir si tu campaña de crowdfunding es casi utópica, o se vislumbra alcanzable sin prever que supere las expectativas. (Volviendo a mencionar a Palmer, para cuando logró su hito histórico en el crowdfunding, ella buscaba reunir 100 mil dólares. Sin embargo recaudó el 1.192% del valor que se había propuesto).

Dar para recibir

Esta es una premisa clave de cualquier campaña de crowdfunding, y del crowdfunfing como concepto en general. Tu propuesta de valor debería satisfacer cualquier duda que un potencial aportante pueda tener sobre tu causa o proyecto, y eso tiene que ver con lo que darás a cambio de los aportes, que no necesariamente debe ser algo físico. 

Si crees que un livestream, un reconocimiento público, una proyección con videobeam en la pared de un gran edifico, una mención en los créditos de una película, un adelanto exclusivo de un material, una pieza de NFT, un porcentaje de tus utilidades o de tus acciones —que puede ser un paso más complejo pero no por ello menos indicado— o un prototipo funcional, más otras miles de posibilidades, son suficientes para retribuir a las personas que desde un principio darán de su propio dinero para tu campaña, estarás del otro lado. La clave de las campañas de crowdfunding exitosas es que, cuando pidas, no solo pidas por pedir, pide pensando en lo que vas a entregar.

Bajo qué modalidad y cómo vas a usar el dinero

Desde luego que el éxito de una campaña de crowdfunding se medirá a partir del porcentaje alcanzado para cumplir tu meta de recaudo, según el valor que estipulaste que necesitarás para desarrollar tu causa o proyecto. Pero, ¿Y si te va tan bien que superas las expectativas? O, ¿qué harás si solo recaudas una parte de lo esperado? Son preguntas que deberías tener resueltas. 

Lo primero que deberás definir es a partir de cuánto dinero estas dispuesto a recibir  aportes de quienes han decidido apoyarte o invertir en lo que estas proponiendo. Las campañas de crowdfunding tradicionales suelen contemplar varias posibilidades de aporte que pueden ir desde un dólar hasta miles de dólares, a cambio de recompensas equivalentes al aporte. Por ejemplo: por un dólar estarás dispuesto a poner el nombre de esa persona en la lista de agradecimientos de tu próximo video musical, pero por 1000 dólares estarás dispuesto a ofrecer un recital de 30 minutos en la sala de la casa de esa persona, si se encuentra en tu ciudad. Y, si no, le das derecho a tickets ilimitados de por vida a todos los conciertos que hagas en todo el mundo, no sin antes tomarse una copa contigo. Son ideas, desde luego, pero más o menos así es cómo funciona. 

Una vez determinadas estas variables, también será fundamental en el éxito de tu campaña de crowdfunding el que aclares qué pasará con el dinero recibido, si no llegas a la meta propuesta. Lo ideal es que, desde luego, puedas darle un uso a favor del desarrollo del proyecto, y no que debas incurrir en devoluciones, por lo que a la hora de diseñar las recompensas que darás a cambio será mejor que contemples el compromiso adquirido con tu aportante como parte del engranaje de tu campaña, y así evitar malentendidos o acusaciones de estafa. Lo mejor será que tengas muy claro en qué invertirás el dinero si llegas a distintas instancias del recaudo. ¿Qué harías con el 25%, el 50%, y el 100% de lo que pediste?

Ahora, ya teniendo claro el cuánto necesitas y para qué, el qué darás a cambio y bajo qué modalidad estarás listo para hacer una campaña de crowdfunding. ¿Complicado? ¡Así funciona!

 

¿Inspirado con una gran idea, pero perdido para desarrollarla? Ubícate aprendiendo a convertir ideas en modelos de negocio en este curso online

 

¿Para qué puedes usar el crowdfunding?

En la actualidad las razones para hacer crowdfunding son muy variadas. Originalmente se creó el crowdfunding para financiar proyectos creativos, luego emprendimientos, y sus transformaciones a través del tiempo han permitido que casi cualquier cosa pueda ser financiada bajo esta modalidad. Sin embargo, aquí citamos algunos ejemplos:

Crowdfunding para proyectos creativos

Como Amanda Palmer, puedes crear una campaña de crowdfunding para financiar la gabación y salida de tu próximo álbum, la realización de una gira, la publicación de un libro, la exposición en una galería, y casi cualquier proyecto creativo que se te ocurra.

Crowdfunding para emprendimientos

Quizás no has dado con los fondos de inversión adecuados, ni con los ángeles inversionistas afines a tu idea, pero sabes que esa idea de negocio que ronda por tu cabeza puede revolucionar a toda una industria. A través de una campaña de crowdfunding puedes, o crear el Mínimo Producto Viable de lo que tienes en mente, o hacer partícipes a posibles inversionistas de acciones del proyecto, e incluso de recibir beneficios.  

Crowdfunding para causas humanitarias y animalistas 

Si hubo un desastre natural y quieres emprender una campaña para llevar ayudas a las personas damnificadas; ayudar a reconstruir casas; donar libros para completar una biblioteca; o ayudar a pagar la cirugía de un animal enfermo, sin duda el crowdfunding puede ser una gran herramienta para ayudar. Y, normalmente, en este tipo de campañas los aportantes no esperan recibir nada a cambio. Quizá la constancia de que los fondos sí se usaron para lo que estaban destinados.

Crowdfunding para apalancamiento financiero

El crowdfunding ha llegado a involucrarse en el terreno de los prestamistas, y sí, hay plataformas a través de las cuales podrás recibir aportes que luego deberás devolver con distintos porcentajes de interés. 

Lo que debes saber es que no hay una única causa o proyecto que sea más adecuada para recibir financiación a través de crowdfunding, pero sí habrá al menos unas 4 modalidades por medio de las cuales puedes acceder a él, y dependerá de ti determinar cuál se ajusta a tus necesidades y a las posibilidades de responder equitativamente a tus aportantes. 

 

¿Dónde puedes hacer crowdfunding?

Actualmente son múltiples las plataformas en diferentes idiomas que te permitirán hacer crowdfunding de diferentes tipos. Lo que deberás tener en cuenta es que, según el perfil de tu causa o proyecto, algunas de ellas serán más adecuadas para emprender una campaña. Te mencionaremos algunas de las más populares:

Kickstarter

Ya te la mencionamos gracias al ejemplo de Amanda Palmer. Desde 2010 es una de las plataformas pioneras para hacer crowdfunding en todo el mundo, incluso cuando esta modalidad de financiamiento era una rareza y en varios países fue calificada de ilegal hasta que tuvo que ser regulada. Aún en distintas legislaciones sigue siendo restringida. “La misión de Kickstarter es ayudar a dar vida a proyectos creativos”, dicen ellos en su página web. Y es que, básicamente, son la principal plataforma de crowdfunding para financiar proyectos de música, cine, editorial y publicidad.

Patreon

Ya que también la mencionamos gracias a Amanda Palmer, vale mucho la pena mencionarla porque es una de las plataformas de financiamiento colectivo más interesantes. Su fundamento es el mecenazgo: personas que te siguen pagan una mensualidad para ver tus creaciones y, claro, permitirte crearlas. Para eso te pagan.

Indiegogo

Técnicamente es la competencia de Kickstarter aunque, según Wikipedia, es una plataforma de crowdfunding “enfocada a inventores y empresarios con un proyecto en fase inicial”

A2censo

Es una plataforma digital que conecta pymes que tengan necesidad de financiar proyectos con inversionistas, con o sin experiencia.

SeSocio

Es una plataforma argentina que permite invertir sin monto mínimo en negocios y emprendimientos de real estate, agronegocios, franquicias y mucho más.  Además tiene una sección para que los aportantes o inversionistas hagan donaciones a causas sociales.

 

Ahora que tienes este panorama general, ¿crees que el crowdfunding es en verdad una buena alternativa de financiamiento? Nosotros creemos que sí. ¿Listo para iniciar una campaña?

También podría interesarte