Home Blog/ Reclutamiento & Contratación/
Reclutamiento & Contratación

¿Qué es el salario emocional y cómo incluirlo en mi estrategia de RR.HH?

Andrea Flores - 12 Nov 23

Articulo

7 min.

Desde hace algunos años, la compensación del trabajo ha dejado de medirse sólo con dinero. Los Managers reconocen a las personas como los recursos más valiosos de su empresa y se esfuerzan por promover su bienestar con incentivos no monetarios, los cuales forman parte del salario emocional.  

Según explica la revista académica de la Universidad de Juárez  NovaRua, la definición de salario emocional es una tendencia nueva que se ha incorporado en las estrategias de talento humano y busca brindar a los colaboradores un balance entre la vida personal y profesional. 

Pero, ¿qué es el salario emocional y cuáles son sus ventajas? ¿Una política de incentivos emocionales presenta desventajas? A continuación, te explicaremos por qué es importante y cómo implementar el salario emocional en tu empresa con ejemplos reales.

 

¿Qué es el salario emocional?

Para Florencia González, analista de capital humano de Advice y corresponsal de la Revista de Negocios del IEEM, el salario emocional se puede definir como todas aquellas retribuciones no monetarias que un trabajador percibe para satisfacer sus necesidades personales y familiares. 

El objetivo del salario emocional es promover el bienestar del equipo, para así volverlos trabajadores más productivos y alcanzar las metas del negocio. El propio concepto de salario emocional nos indica que estos incentivos buscan causar un impacto positivo, de forma integral, en la vida de las personas que conforman la empresa. 

De acuerdo con La Nación, cada vez más personas escogen su lugar de trabajo por los beneficios que ofrece la empresa más allá de la nómina de pagos de cada mes. Esto no quiere decir que el salario tradicional deje de ser competitivo, pero sí que el salario emocional ya es parte de la cultura de trabajo de la actualidad. 

Tipos de salario emocional

Con "salario emocional" nos podemos referir a diversos aspectos, desde la posibilidad de disponer de un servicio de comedor hasta implementar acciones concretas que contribuyan a contar con un buen clima laboral. 

Sin embargo, el salario emocional no son solo actividades lúdicas para animar la oficina. En realidad, una buena estrategia de salario emocional debe en cubrir las necesidades reales del equipo. Como Manager, debes conocer qué necesitan las personas que trabajan para ti, especialmente si se trata de un grupo grande. 

En ese sentido, es importante distinguir entre 3 tipos de incentivos emocionales:

  • Recreativas: son las prácticas de salario emocional que incluyen la recreación y el esparcimiento en el trabajo. Permiten a los colaboradores tener lapsos de descanso en su jornada laboral, pero también integrar a todos los miembros del equipo. 
  • Asistenciales: se trata de aquellos beneficios sociales que colaboran al bienestar del colaborador y facilitan el balance de la vida personal con la profesional. Algunos ejemplos de salario emocional pueden ser ofrecer planes de apoyo a la salud física y mental, implementar servicios de guardería para los colaboradores que tengan hijos y brindar un cheque de comidas para almorzar en el lugar de trabajo. También, se puede incluir otros beneficios del salario emocional como el trabajo remoto (home office) y el horario flexible.
  • Suplementarios: se refieren a los ejemplos del salario emocional que representan un valor agregado a la labor continua de la empresa, tales como reconocimiento laboral, formación, transparencia, oportunidades de crecimiento, flexibilidad, seguridad laboral y buen clima laboral. 

Utiliza nuestra encuesta de clima laboral para entender cómo se siente tu equipo de trabajo y construir una estrategia a favor de su bienestar. El sueldo emocional puede fortalecer el compromiso laboral y evitar la fuga de talentos si cuenta con los incentivos adecuados. 

¿Para qué sirve el salario emocional?

El salario emocional es una variable organizacional que debe ser tomada en cuenta para destacar como empleador en un mercado tan competitivo. Como hemos mencionado, por el contrario de la creencia común, el dinero no es el único factor que toman en cuenta los candidatos para elegir la empresa en la que van a trabajar. 

Para la mayoría de los trabajadores, tener un buen sueldo económico no equivale a sentirse satisfecho en el plano profesional. Sin embargo, priorizar el salario emocional no debe compensar una remuneración económica por debajo de las características de un puesto. 

Tener un sueldo de acuerdo a las responsabilidades de la posición y al mercado laboral y, al mismo tiempo, contar con un buen salario emocional son estrategias que deben ir de la mano para poder captar a potenciales colaboradores con éxito y retener al talento más valioso.

¿Cuáles son las ventajas y desventajas del salario emocional?

En términos generales, el objetivo del salario emocional es mantener a los colaboradores felices a través de una vida más saludable, productiva y significativa. A largo plazo, queda claro que el ambiente laboral será muy agradable para el equipo.

Sin embargo, consideramos importante también repasar el lado “negativo” del salario emocional. Las desventajas, aunque son manejables, marcarán la diferencia durante la implementación y gestión de la estrategia de beneficios laborales. 

A continuación, revisaremos tanto las ventajas como las desventajas de los incentivos emocionales: 

Ventajas del salario emocional 

Los beneficios del salario emocional para una organización son un hecho. Se observa que aquellas empresas que han hecho una inversión en salario emocional han visto una disminución en la rotación del personal, por lo que se reduce el gasto en selección y formación de trabajadores. 

También, gracias a los incentivos del salario emocional se ha observado un aumento en los estándares de calidad, la productividad, el sentimiento de afiliación y la proactividad laboral. Por otro lado, existen aún más ventajas del salario emocional. como por ejemplo:

  • Aumenta la implicación laboral: el salario emocional fomenta la motivación y el sentimiento de pertenencia en el trabajo, lo que produce un incremento de los índices de eficacia y eficiencia en los resultados.
  • Mejora el ambiente laboral: otra de las ventajas del salario emocional es que mejora directamente las relaciones interpersonales entre los equipos ya que las personas se encuentran felices. Esto incrementa el compañerismo y el trabajo en equipo.
  • Mejora la gestión de los RRHH: el salario emocional también reduce en un 18% la rotación de personal y el absentismo. Estos factores, disminuyen los gastos en selección de personal y aumentan la atracción de nuevos talentos. 

Desventajas del salario emocional

El blog de Hubspot menciona que algunas de las desventajas del sueldo emocional pueden afectar a la empresa en términos financieros y operativos. Por ello, aconsejan tenerlas en cuenta antes de construir tu versión del salario emocional en tu empresa:  

  • Genera más gastos operativos: algunos incentivos emocionales demandan más inversión que otros. Por lo tanto, antes de decidir cuáles serán los beneficios que recibirá el equipo, es crucial asegurar que estos sean totalmente factibles para la empresa en términos económicos.
  • La medición de resultados puede ser compleja: el sueldo emocional busca mejorar la satisfacción o incrementar la felicidad del equipo, así que es posible que los resultados sean difíciles de evaluar. En este caso, es recomendable emplear métodos de evaluación cualitativos. 
  • Es un proceso personalizado: el sueldo emocional es variable, pues depende de las necesidades del equipo. Cuanto más grande sea la empresa, debes evaluar cómo abordar la mayoría de estas, para así evitar que algunos colaboradores se sientan excluidos. 
 

¿Cómo implementan el salario emocional las empresas? 

Aunque el término salario emocional es relativamente nuevo, es una acción que se ha ido llevando a cabo en los negocios desde hace tiempo. En las siguientes líneas, revisaremos paso a paso cómo se ha implementado el salario emocional en las organizaciones. 

1. Analiza las necesidades de tus colaboradores

Una buena estrategia de salario emocional a favor de la motivación y aumento de la productividad es aquella que responde a las necesidades concretas de tu equipo. Por eso, el primer paso es mantener una conversación directa y fluida con los integrantes de la organización, saber qué quieren, qué necesitan y qué los haría sentir mejor en el trabajo. 

Todo lo que le digan debes tenerlo presente al momento de seleccionar los beneficios que serán parte del salario emocional. Te recomendamos generar un plan de acción que contemple entrevistas individuales, grupales e instancias de observación para conocer esos puntos de dolor de las personas. 

2. Diseña la estrategia de salario emocional

En base a la información que se obtuvo en el punto anterior, es momento de detectar cuáles son las mejores prácticas de salario emocional para implementar en la organización. 

Por ejemplo, si la mayoría de los colaboradores comunican un descontento con los horarios de trabajo, una gran estrategia de salario emocional es flexibilizar los horarios de entradas y salidas, así como también la posibilidad de trabajar en remoto. Estos ejemplos de salario emocional ayudarán a balancear el tiempo personal y laboral, de manera que los colaboradores serán más felices y, por lo tanto, más productivos. 

Ahora bien, lo que debes hacer luego es analizar la posibilidad de financiamiento de la actividad seleccionada, gestionar los recursos necesarios para realizarla y pensar un plan de implementación con reglas claras. 

3. Implementa el salario emocional en la empresa

Una vez que ya has seleccionado los incentivos emocionales en función a las necesidades de los colaboradores es momento de llevarlas a la práctica. En esta etapa, el equipo de RRHH debería facilitar la organización de los nuevos beneficios para los colaboradores, pues, mientras que algunas implementaciones serán progresivas, otras podrán ser de efecto inmediato.

Esta instancia es clave. Debes estar muy atento al período de adopción de cada una de estas estrategias y preparado ante posibles complicaciones, tal como mencionamos arriba en las desventajas del salario emocional. 

4. Analiza los resultados de las estrategias

Luego de cierto tiempo, es momento de comparar los índices que presentaban las emociones, sentimientos y el resultado del trabajo de los colaboradores antes del salario emocional y después de implementarlo. 

Te recomendamos que escojas las métricas que más se relacionen con los puntos que buscabas fortalecer en la empresa. Siguiendo el ejemplo anterior, si tus colaboradores demandan una mayor flexibilidad laboral, hay que determinar qué aspectos mejoraron gracias al nuevo esquema de salidas y entradas sin horario estricto. 

Este es un paso fundamental, ya que permitirá observar si la estrategia de salario emocional ha traído consecuencias positivas en la satisfacción laboral. Por otro lado, es necesario evaluar si ha tenido efectos sobre la productividad. Para agilizar este proceso puedes utilizar un software, como la plataforma de desempeño de Crehana para alinear los objetivos del negocio y de las personas con el fin de tener equipos más eficientes.

software de desempeño de crehana

Ejemplos de salario emocional

Ahora que ya sabes qué es el salario emocional y cómo aplicar esta estrategia dentro de tu organización, es momento de revisar algunos ejemplos de salario emocional de manera concreta:

  • Horarios flexibles: a raíz de la pandemia de la Covid-19, la flexibilidad horaria se ha convertido en uno de los principales alicientes laborales y ha demostrado ser una práctica fácil, económica y efectiva de implementar. 
  • Formación interna: disponer de opciones de formación continua, que permitan a tus trabajadores seguir mejorando sus habilidades, de esta forma evitas la sensación de estancamiento. En este plan se pueden incluir medidas como los cursos de formación o la asistencia a eventos.
  • Lugar de trabajo agradable: debes procurar que tus trabajadores se sientan cómodos en el sitio donde trabajan, que su espacio laboral sea ergonómico y que su equipo sea amable con ellos, tanto a distancia como en la oficina. 
  • Reconocimiento laboral: consiste en reconocer a los trabajadores cuando hacen un buen trabajo y felicitarles por ello. Ya sea a través de una felicitación personal o un mensaje escrito, a las personas les gusta ver que sus esfuerzos son valorados. Esta práctica los incentiva a seguir trabajando de esta manera. 
  • Asistencia psicológica: cada vez son más las empresas que incluyen este incentivo dentro de su cartera de beneficios. Las sesiones de terapia 1 a 1 pueden ayudar al equipo a manejar el estrés y la ansiedad que surgen en el ámbito personal o profesional. Se trata de una práctica esencial para aumentar la calidad de vida. 

Por supuesto, estos no son los únicos ejemplos de salario emocional que existen. Recuerda que los incentivos emocionales se crean en función de las necesidades más comunes del equipo, pues el objetivo de ellos es asegurar su bienestar. 

Lo importante, al final, es conocer cuáles son los requerimientos de los colaboradores para construir un ambiente laboral que los motive a seguir trabajando con eficiencia. Implementar el salario emocional adecuado se traducirá en buenos resultados para tu organización.