Home Blog/ Gestión de Talento/
Gestión de Talento

Gestión del rendimiento: el método estrella para optimizar el desempeño de tus equipos

Josefina Castelan - 11 Abr 23

Articulo

7 min.

Gracias a la gestión del rendimiento, podrás desarrollar la mejora organizativa de tu equipo de trabajo, por lo que es un elemento fundamental que cualquier institución debe saber desarrollar.

La gestión del rendimiento se encarga de medir los procesos necesarios para ofrecer una mejor retroalimentación para los colaboradores y, de esta manera, obtener mejoras en cuanto al desempeño de sus funciones dentro de la compañía. Por este motivo, debes estar al tanto de cómo funciona este procedimiento.

En este post, te enseñamos qué es la gestión del rendimiento, la importancia de este proceso, las razones para que desarrolles este tipo de dinámica en tu compañía y las fases que abarca este sistema.

¿Qué es la gestión del rendimiento?

La gestión del rendimiento en las empresas es una función del departamento de Recursos Humanos de una empresa, en la cual se evalúa el desempeño del personal que trabaja en la misma. Esta acción incluye la aplicación de una serie de técnicas y procesos que, usualmente, es supervisada por los líderes de equipos de trabajo y gerentes.

Según el portal Psicología y Mente, esta metodología “trata de lograr que el rendimiento, tanto a nivel global (de la empresa en general), como departamental (de cada sección que conforma la compañía) e incluso individual (de cada empleado en sí mismo) sea el más adecuado”.

Gracias a este último punto, se ha llegado a considerar que este concepto es similar al de evaluación de desempeño. Sin embargo, esto sería un error pues existen diferencias entre una cosa y otra, aunque sí podrían considerarse como términos equivalentes. 

 

Gestión del rendimiento vs evaluación del rendimiento

Pese a que mencionamos anteriormente que existen grandes similitudes entre estos términos, existe una diferencia sustancial en ambos: estas expresiones hacen referencia a sectores diferentes de la administración del talento humano de una empresa.

Examina ambos conceptos y comprenderás en qué radica su diferencia:

Gestión

La gestión del rendimiento representa una estrategia mucho más amplia que la propia evaluación, la cual solo es una parte de todo el proceso.

Dentro de la gestión del rendimiento se encuentran los siguientes procesos:

  • Planificación de acciones que potenciarán el rendimiento de la plantilla general.

  • Supervisión de procesos de evaluación.

  • Introducción de cambios y mejoras en todo el proceso de gestión del personal.

Evaluación

Como bien afirma el portal Forbes, las evaluaciones de rendimiento "son reuniones donde el líder conversa de forma individual con cada miembro de su equipo y, durante la reunión, revisan el alcance de metas del colaborador, califican su desempeño y evalúan sus oportunidades de desarrollo".

Básicamente, representa la actividad más esencial de todo el proceso de gestión del rendimiento. Principalmente, porque abarca pruebas específicas para evaluar el desempeño del trabajo del talento humano y los plazos para realizar este test.

Dentro de esta evaluación, puede incluirse la realización de un feedback para los miembros de tu equipo, o algún proyecto similar de retroalimentación para determinar el avance del rendimiento del personal de la compañía.

Con este punto aclarado, es momento de que evalúes la importancia de la gestión del rendimiento para tu empresa y por qué debes considerar aplicar este recurso en la organización.

Feedback

Plataforma de Desempeño de Crehana

Importancia de la gestión del rendimiento

El objetivo de una gestión del rendimiento es, principalmente, servir de ayuda tanto a la compañía como a los colaboradores que cumplen funciones en ella. Las empresas consideran que es el elemento ideal para influir en el desempeño de un empleado, permitiéndole alcanzar y superar sus metas dentro de la corporación.

Ahora bien, esto es para las empresas. ¿Y para el personal también es beneficioso? Pues sí, ya que los colaboradores tienen la oportunidad de aprovechar las ventajas que les ofrece el sistema de gestión del rendimiento.

Gracias a los indicadores de evaluación, los empleados tendrán la oportunidad de ser mucho más eficientes en el cumplimiento de sus labores y, además, pueden saber qué es lo que las empresas esperan de su talento humano.

Como dato adicional, podemos decirte que para maximizar los efectos de la gestión del rendimiento te haría bien contar con un software de evaluaciones, pues te permiten tener en un solo lugar toda la información que necesitas sobre un trabajador o un equipo de trabajo, al tiempo que dispondrán de estadísticas actualizadas todo el tiempo.

Razones para implantar la gestión del rendimiento

Probablemente, con todo lo que hemos mencionado han quedado patentes las virtudes que conlleva realizar una buena gestión del rendimiento. Sin embargo, esto no es lo único que puede hacer este procedimiento por tu empresa.

Estos son algunos de los principales beneficios de implementar la gestión del rendimiento en empresas:

1. Se genera confianza

Gracias a la gestión del rendimiento, se fijan los objetivos para la evaluación de rendimiento. Y esto es muy importante, ya que produce confianza y tranquilidad para los empleados.

Los indicadores de evaluación, que pueden ser facilitados previamente a la realización de las pruebas, son muy objetivos; lo cual favorece a que se reduzca el sesgo del entrevistador, lo cual puede afectar la credibilidad de todo el proceso.

2. Ayuda a tomar mejores decisiones

Al utilizar un software de evaluación de rendimiento, los gerentes cuentan con información actualizada y confiable sobre el desempeño laboral del personal, lo cual será muy útil para mantener un seguimiento continuo de los colaboradores.

Conocer esta información y tenerla a la mano, permite que se realice un estudio exhaustivo acerca de las competencias y resultados de cada trabajador en el desempeño de sus funciones. 

De esta manera, los supervisores podrán tomar decisiones con mayor certeza y seguridad.

3. Garantiza objetividad en la evaluación

Por lo general, muchos colaboradores se sienten agraviados al momento de evaluar su desempeño en la organización. Suelen compararse con otros trabajadores de la compañía y consideran que no todos son evaluados de igual manera que otros compañeros con perfiles similares.

Así que, una buena gestión del rendimiento suele mejorar los ambientes laborales, evitando discusiones entre colaboradores por promociones internas mal explicadas o disputas por tratos preferenciales.

4. Forma profesionales

Como mencionamos anteriormente, una buena gestión del rendimiento debe enfocarse en ayudar a que los colaboradores alcancen su potencial y desempeñen el cumplimiento de sus funciones de la mejor forma posible.

Y para ello, los profesionales de tu empresa deben mantener sus conocimientos lo suficientemente actualizados mediante la realización de planes de formación. Mantener un grupo con ganas de aprender y de formarse te ayudará a obtener resultados positivos a mediano y largo plazo en una compañía.

De igual manera, diseñar programas específicos para cada uno de los empleados de tu empresa también impactará positivamente en tu equipo de trabajo. Para esto, guiarte por un software de formación puede resultar útil, ya que permitirá que los empleados accedan a cursos de múltiples temáticas.

5. Crea planes de carrera

Si bien la gestión del rendimiento ayuda a reconocer el desempeño del talento de tu empresa, eso no implica que tienes la forma para retenerlo. Usualmente, los trabajadores que son más competentes suelen tener grandes ambiciones, por lo que buscarán obtener crecimiento profesional dentro de la compañía.

En este sentido, los planes de carrera pueden ir de la mano con la gestión del rendimiento, brindando al personal una mayor claridad sobre las perspectivas laborales en la empresa.

6. Permite alinear esfuerzos entre el equipo

Una de las principales características de la gestión del rendimiento es que busca alinear todas las fuerzas de los colaboradores hacia un objetivo común, en una misma dirección.

Mediante este procedimiento, cada uno de los miembros de tu personal entenderá la importancia de la tarea que debe desarrollar, para la consecución de los objetivos globales.

7. Reduce la incertidumbre

Si todos los colaboradores son conscientes de qué clase de acciones debe desarrollar para obtener los resultados esperados por la compañía, entonces desarrollan sus actividades con menos presión.

La incertidumbre suele dar pie a una mayor presión y frustraciones. Por esta razón, es importante evitar este tipo de situaciones.

Una persona que sabe cómo actuar para conseguir sus objetivos trabaja con menor presión y esto se traduce en una gran mejora del rendimiento.

8. Permite anticipar incidencias

En caso de que exista una comunicación constante y fluida, tanto con tus colaboradores más cercanos o con tus supervisores, podrás hacer que tu gestión del rendimiento sea mucho más fructífera.

De esta manera, los colaboradores tendrán la oportunidad de reconocer cualquier posible incidencia y hasta anticiparse a alguna posible eventualidad.

9. Se cuenta con información al instante

Una de las ventajas más evidentes de la gestión del rendimiento es que el personal de Recursos Humanos y los directivos tendrán información relevante a su disposición en cualquier momento que lo necesiten. Esto será útil para cualquier acción que deseen ejecutar más adelante, como pueden ser la capacitación de colaboradores.

Gestionar e incrementar el máximo potencial de un colaborador es una responsabilidad compartida entre el colaborador y la empresa. Si se tiene la motivación suficiente para crecer y se disponen de los recursos necesarios, ofrecerá un desempeño superior en la compañía.

 

Fases de la gestión del rendimiento

La gestión del rendimiento se trata de una estrategia pensada a largo plazo. Por ende, está dividida en varias fases.

¿Quieres saber cómo funciona la gestión del rendimiento? Aplica estas 3 etapas y verás lo productivo que resulta este procedimiento.

1. Planificación

Dentro de la planificación de la gestión del rendimiento, deberás establecer los objetivos de tu proyecto. Básicamente, tienes que determinar lo que esperas conseguir con esta iniciativa.

En este sentido, tu compañía debe ser lo más clara posible al momento de determinar los logros que espera alcanzar con este proyecto. Así como también es fundamental realizar un calendario, en el que llevarás un seguimiento de las actuaciones más importantes del plan.

2. Ejecución y seguimiento

El elemento central de la gestión del rendimiento son las pruebas de evaluación (aunque no son las únicas acciones que se realizan).

¿Qué otras actividades se aplican dentro de esta fase? Algunas de las más importantes son las siguientes:

  • Las reuniones.

  • Los comentarios a los colaboradores (el feedback).

  • El análisis de la información y datos que se van recolectando.

3. Revisión y actualización

Por muy bueno que sea el proceso de gestión del rendimiento que tengas planificado, debes saber que también está permanentemente abierto a toda clase de modificación que deba realizarse ante cualquier imprevisto. Especialmente, una vez se hayan completado las dos fases anteriores.

Por ejemplo, las variaciones en la organización o en el funcionamiento de la compañía son factores que suelen obligar a evaluar la estrategia de evaluación. Asimismo, las sugerencias para mejorar elementos de la plantilla suelen ser importantes, por lo que harías bien en escucharlas e insertarlas a tu estrategia.

Cuando nos referimos a la gestión del rendimiento, nos referimos a uno de los 7 subsistemas del sector Administrativo de Recursos Humanos, elemento clave para reconocer la contribución del talento humano a los objetivos y metas de la empresa. Por esta razón, es importante conocer más sobre este proceso.

Este proceso de gestión es un componente valorado para las empresas, el cual busca dotar de valor a la compañía. Principalmente, mediante el desarrollo de las habilidades y aptitudes de los empleados.

¿Cómo medir y analizar los resultados de la gestión del rendimiento?

La gestión del rendimiento es una herramienta clave para las empresas que buscan mejorar su productividad y competitividad. Sin embargo, la efectividad de la gestión del rendimiento solo puede ser medida y analizada a través de los resultados obtenidos. Por lo tanto, es importante establecer indicadores de desempeño claros y medibles, que permitan evaluar la efectividad de la gestión del rendimiento.

Existen diversas formas de medir el impacto de la gestión del rendimiento. Estas son algunas de las estrategias: 

  • Encuestas de satisfacción del personal
  • Análisis del índice de rotación
  • Evaluación del nivel de ausentismo
  • Análisis de la eficiencia 
  • Eficacia de los procesos productivos

Es importante tener en cuenta que cada empresa es única y por lo tanto, los indicadores de desempeño deben ser adaptados a las necesidades específicas de cada organización.

Medir los resultados de la gestión del rendimiento también permite identificar las fortalezas y debilidades de la empresa en cuanto a la gestión del desempeño. Con esta información, es posible tomar medidas para mejorar los procesos de gestión del rendimiento y, en consecuencia, mejorar el desempeño de la empresa.

 

¿Cómo abordar el bajo rendimiento y mejorar el desempeño de los colaboradores?

En cualquier organización, es normal que tras analizar los resultados de la gestión del rendimiento se detecte que algunos colaboradores tengan un bajo desempeño en determinado momento. 

Sin embargo, es importante abordar este problema de manera efectiva para evitar que afecte la productividad y el desempeño de la empresa. Esto se puede lograr a través de los siguientes pasos:

1. Identificar la causa del bajo rendimiento

El primer paso para abordar el bajo desempeño detectado en la gestión del rendimiento es identificar la causa raíz del problema. Esto puede ser resultado de diversas razones, como falta de capacitación, problemas personales, falta de motivación, entre otros. Una vez identificada la causa, es importante establecer un plan de acción claro y específico para abordar el problema.

2. Abordar el problema

Es importante involucrar al colaborador en este proceso, fomentando la comunicación abierta y sincera. También es importante proporcionar el apoyo y los recursos necesarios para que la persona pueda mejorar su desempeño. Esto puede incluir capacitación adicional, mentoría, coaching y retroalimentación constructiva.

Este modelo de Plan de formación de la empresa, que puedes descargar gratis, es ideal para complementar tu estrategia de gestión del rendimiento y te ayudará a poner en marcha el plan de capacitación de colaboradores.  

plan de formación de empresa

Plantilla de Crehana

3. Dar seguimiento

Finalmente, es importante dar seguimiento a los resultados para asegurarse de que el plan de acción está siendo efectivo. Esto permitirá hacer ajustes en caso de ser necesario y garantizar que el colaborador esté progresando en su desempeño, logrando que todo el proceso de gestión del rendimiento sea exitoso.  

Ejemplos de métodos para aplicar la gestión del rendimiento

Estos son algunos ejemplos de procesos de gestión del rendimiento que pueden ser implementados por las empresas:

  • Retroalimentación regular: es importante proporcionar retroalimentación regular a los colaboradores sobre su desempeño. Esto puede ser en forma de reuniones individuales con los supervisores, retroalimentación informal o a través de herramientas de retroalimentación en línea.
  • Evaluaciones de desempeño: estas son una parte importante del proceso de gestión del rendimiento. Estas evaluaciones deben ser justas y objetivas, y deben proporcionar una visión clara del desempeño de los empleados y su contribución a la organización.
  • Planes de desarrollo: las empresas pueden implementar planes de desarrollo para ayudar a los colaboradores a mejorar su gestión del rendimiento y desarrollar nuevas habilidades. 
  • Incentivos y recompensas: estos sirven para reconocer el buen desempeño y motivar a los equipos a seguir mejorando. Estas recompensas pueden incluir bonificaciones, ascensos o reconocimientos públicos.

Herramientas para mejorar la gestión del rendimiento

La tecnología ha revolucionado la forma en que las empresas gestionan el rendimiento de sus equipos. Existen diversas herramientas de evaluación de desempeño disponibles que pueden ser utilizadas para mejorar la gestión del rendimiento y aumentar la eficiencia y eficacia de los procesos.

Sistemas de gestión de desempeño

Entre las herramientas más populares se encuentran los sistemas de gestión del desempeño en línea, que permiten realizar evaluaciones, establecer objetivos y realizar seguimiento de los resultados en tiempo real. 

Herramientas para feedback

También existen plataformas de feedback en línea, que permiten a los colaboradores recibir retroalimentación constante de sus compañeros y superiores, lo que les permite mejorar su desempeño y habilidades.

Plataformas de análisis de datos

Otra herramienta popular es el software de análisis de datos, que permite a las empresas analizar grandes cantidades de información sobre el desempeño de los empleados y la eficiencia de los procesos, lo que les permite identificar patrones y tendencias y tomar decisiones informadas para mejorar la gestión del rendimiento.

Nuestra plataforma de Gestión y Talento reúne las mejores herramientas para implementar la gestión del rendimiento laboral y abordar, de forma unificada, la gestión del desempeño, el feedback y el análisis de datos en tiempo real. 

¿Cómo Crehana puede ayudarte en la gestión del rendimiento?

La plataforma de desempeño de Crehana conecta todo el ciclo laboral de tus equipos para optimizar la gestión del talento y hacerla más estratégica con un enfoque a resultados. De esta manera, permite potenciar los resultados de la gestión del rendimiento, a la vez que hace más eficientes los procesos de la compañía. 

Con esta herramienta, podrás: 

  • Alinear a tus equipos con las metas de la compañía.
  • Identificar las fortalezas y brechas de tus equipos.
  • Diseñar los OKRs de cada equipo y cada persona.
  • Detecta el potencial de tus equipos según su eficiencia.

medición de desempeño

Plataforma de Desempeño de Crehana

Es importante tener en cuenta que estas herramientas son solo una parte de la gestión del rendimiento y no reemplazan la comunicación cara a cara con los empleados. Sin embargo, cuando se utilizan de manera efectiva, estas herramientas pueden ser muy útiles para mejorar la gestión del rendimiento y el desempeño de la empresa.

Además, es fundamental recordar que implementar la gestión del rendimiento no es solo responsabilidad del departamento de recursos humanos, sino que es un esfuerzo conjunto que requiere la colaboración de todos los niveles de la organización

¡Muchos éxitos!