🗣️ 80 ejemplos de redundancia que debes eliminar | Crehana
80 ejemplos de redundancia para quitar de tu vocabulario ¡menos es mejor!

80 ejemplos de redundancia para quitar de tu vocabulario ¡menos es mejor!

Última actualización 17 de Diciembre del 2021Tiempo de lectura: 7 min.

Fernando Machuca

Todos en algún momento hemos utilizado algunas frases redundantes sin haberlo notado, las redundancias son uno de los principales errores que cometen las personas al hablar o escribir.

¿Subir arriba? ¿Bajar abajo? Si te parecen correctas estas expresiones, ¡alto ahí! Acabas de presenciar un par de ejemplos de redundancia que debes sacar rápidamente de tu vocabulario. Sabemos que son frases muy comunes y muchas personas las dicen, sin embargo, eso no las hace correctas. 

Estos dos ejemplos de redundancia, por ser los más comunes, son sólo la punta del iceberg. En el día a día, las personas dicen un sinfín de frases que seguramente te serán familiares en nuestro listado de ejemplos de redundancia.

Pero ¿qué es la redundancia? ¿Toda redundancia es mala? En esta nota, descubrirás tanto la definición de redundancia como algunos de los principales ejemplos de redundancia: comunes, cortos, en oraciones y por último, unos ejemplos de redundancia con explicación.

 Utiliza el código CREH20 para obtener un 20% de descuento en tu membresía

Cupón de descuento de Crehana

1. Ejemplos de redundancia comunes 

Estos son los ejemplos de redundancia más utilizados por las personas:

  1. Subir arriba.
  2. Entrar adentro. 
  3. Salir afuera. 
  4. Bajar abajo. 
  5. Cadáver sin vida. 
  6. Testigo presencial. 
  7. Descargar la carga. 
  8. Hielo frío. 
  9. Repetir de nuevo. 
  10. Repetir otra vez. 
  11. Más mayor. 
  12. Embajadas extranjeras.
  13. Regla para medir. 
  14. Se acaba de acabar. 
  15. Barrer con la escoba. 
  16. Silla para sentarse.
  17. Navegar por el agua. 
  18. Veredicto final. 
  19. Perdurar en el tiempo.
  20. Melodía sonora
 

2. Ejemplos de redundancia en oraciones

Además de ver ejemplos de redundancia en frases cortas, también es común verlas en oraciones, pues muchas veces son la pieza clave de nuestra comunicación. 

¿Estás listo para ver algunos ejemplos largos de redundancia?

  1. ¡Cállate la boca!
  2. Lo vi con mis propios ojos. 
  3. Quería ir a la fiesta, mas, sin embargo, no tuve tiempo. 
  4. Todo pasó en un lapso de tiempo muy largo. 
  5. Llegué a verla y ella salió afuera para saludarme. 
  6. Mi hija mujer me acompañó aquella tarde. 
  7. ¿No oíste? ¿Repito otra vez todo?
  8. ¡Aplaudan con las manos!
  9. No hagas suposiciones antes de conocerla. 
  10. Escuché todo con mis oídos. 
  11. Se accidentó y tuvo una hemorragia de sangre. 
  12. Vi una jauría de perros y me fui corriendo. 
  13. Necesita realizar un breve resumen para su evaluación. 
  14. Hace una semana corrí una maratón. 
  15. Anoche vimos una constelación de estrellas.
  16. El libro de la Biblia está en todos lados. 

Redundancia ejemplos cortos

Imagen: Unsplash

3. Ejemplos redundantes cortos

A continuación, descubrirás algunos ejemplos de redundancia difíciles de remover de nuestro vocabulario porque, lamentablemente, estamos muy acostumbrados a ellos. Pero, vale la pena intentarlo, ¿no crees?

  1. Parejas de a dos.
  2. Dentífrico para dientes.
  3. Mi opinión personal.
  4. Personalmente, para mi.
  5. Empezar de nuevo.
  6. Nada en el agua.
  7. Beber líquidos.
  8. Calzar el zapato.
  9. Cuchillo para cortar.
  10. Cardumen de peces.
  11. Mentira falsa.
  12. Base fundamental.
  13. Conclusiones finales.
  14. Peluca postiza.
  15. Personas humanas.
  16. Ven aquí.
  17. Tijeras para cortar.
  18. Audífonos para oír.
  19. Todos y cada uno de nosotros.
  20. Toalla para secar.
  21. Demencia mental.
  22. Oler con la nariz.
  23. Me dije a mi mismo. 
  24. Gritar alto.
  25. Retrocede para atrás.
  26. Paraguas para la lluvia.
  27. Palo de madera.
  28. Pared divisoria. 
 

4. Ejemplos de redundancia con explicación

Ahora, para explicarte mejor qué es redundancia, te daremos algunos ejemplos de redundancia y te comentaremos por qué se trata de frases redundantes.

  1. Acceso de entrada: “acceso” ya se refiere a una entrada. 
  2. Accidente fortuito: “accidente” implica un suceso ocurrido de imprevisto o de forma fortuita. 
  3. Funcionario público: la palabra “funcionario” corresponde a una persona que tiene un cargo en el Estado o en una institución pública. 
  4. Ambas dos: “ambas” se refiere a dos opciones. 
  5. Abstinencia total: la palabra “abstinencia” se refiere a una restricción total. 
  6. Completamente destruido: si utilizas el adjetivo “destruido” para describir un elemento, se sobreentiende que ya no queda más de él. 
  7. Adelantar un anticipo: la palabra “anticipo” hace referencia a un adelanto. 
  8. Antecedentes previos: la palabra “antecedentes” implica información previa a un hecho en particular. 
  9. Hijo varón: al decir “hijo” se entiende que es una persona del género masculino. 
  10. Llenar por completo: el verbo “llenar” se refiere a ocupar totalmente un espacio. 
  11. Orquesta de música: la palabra “orquesta” hace referencia a un conjunto de músicos. 
  12. Par de gemelos: la palabra “gemelos” se refiere a dos personas o un par. 
  13. Período de tiempo: la palabra “período” hace referencia al tiempo.
  14. Puño cerrado: la palabra “puño” se refiere a la mano cerrada. 
  15. Vigente en la actualidad: la palabra “vigente” se utiliza para describir algo que tiene valor en el presente.
  16. Polos opuestos: la palabra “polos” hace referencia a dos puntos que representan el exacto opuesto uno de otro. 

Redundancia ejemplos oraciones

Imagen: Unsplash

¿Cuál es el significado de redundancia?

Antes de ir directo a los ejemplos de redundancia, debes saber qué significa redundancia. De esta manera, sabrás por qué debes evitar usar frases redundantes al hablar y escribir. 

Según la RAE, el concepto de redundancia hace referencia a la repetición o uso excesivo de una palabra o concepto.

Usualmente, se emplea la redundancia en frases en las que no suele hacer falta información adicional. En otras palabras, ser redundante no aporta datos nuevos, ni descriptivos o explicativos. 

Entonces, ¿por qué se debe evitar la redundancia? Básicamente, porque estarías incurriendo en una repetición de palabras innecesarias que no suman en nada a tu discurso. 

Por ejemplo, para lucirte en una presentación de trabajo, sería mejor escoger las palabras adecuadas y ser preciso. Si los nervios suelen traicionarte, puedes ayudarte con algunas estrategias para hablar en público y superar los bloqueos que te molestan al momento de hablar.

¿Por qué en el español se utilizan tantas frases redundantes?

Leopoldo Wigdorsky, autor del artículo Algunas dimensiones de la redundancia, publicado por la revista de lingüística Onomázein, asegura que las frases redundantes no solo son inevitables, sino que en algunos casos, incluso son justificables.

Esto quiere decir que algunos de los ejemplos de redundancia que te comentamos podrían tener una razón que justifica su uso. No siempre se trata de errores gramaticales que se cometen al escribir o hablar en español, sino que las frases redundantes pueden ayudar a enfatizar y darle mayor fuerza a algo que se dice. También está el caso de la poesía, que suele utilizar la redundancia como una forma de darle profundidad y un giro interesante a lo que se está escribiendo.

Persona escribiendo ejemplos de redundancia

Fuente: Unsplash

Wigdorsky, Doctor en Lingüística por la Universidad de Essex, lo explica de esta manera:

...no todas las redundancias son innecesarias, ya lo decíamos. Muchas veces es preciso repetir (y una redundancia es básicamente una repetición) para dar mayor fuerza a lo que decimos. Así ocurre, por ejemplo, con “Sal para afuera” o “Sube para arriba”, ciertamente más enérgicos o enfáticos que “Sal” y “Sube”, o con “Querida y adorada”, “Diablo malo” y así sucesivamente”.

También menciona, que además de los ejemplos de redundancias léxicas que hemos mencionado en este post, existen redundancias morfosintácticas, que son una repetición de información que no siempre es evidente. Veamos algunos ejemplos de redundancia morfosintáctica para que quede más claro:

  • Juan vendrá mañana: es una frase redundante porque incluye la idea del futuro dos veces. Una mejor forma de decirlo sería “Juan viene mañana”.
  • No tengo nada: en este caso se trata de una doble negación gramatical, porque el concepto de vacío ya está implícito cuando se dice “no tengo”
  • Las dos niñas estaban cansadas: con esta frase redundante queda claro que se refuerzan tres veces la idea de femenino, y cinco veces la de plural. Una frase más económica con el lenguaje sería “Dos niña estaba cansad”.

Pero estos ejemplos de redundancia morfosintáctica existen por una razón, y es que al reforzar las ideas, el lenguaje trata de compensar cualquier interferencia que pueda haber en la comunicación, en especial, el ruido. Este tipo de oraciones con redundancia son parte del lenguaje porque ayudan a que el mensaje llegue de forma integral al receptor y que existan menos problemas al momento de interpretar lo que se comunica.

Asimismo, tenemos que mencionar que las frases redundantes no se utilizan nada más en el español, sino que tienen presencia en la mayor parte de las “lenguas naturales”.

Es poco probable que estuvieses buscando ejemplos de redundancia para justificar la manera en la que hablas o escribes. Pero tal parece que en muchos casos, se trata de una parte fundamental de nuestro lenguaje. Interesante ¿no?

Persona escribiendo frases redundantes

Fuente: Unsplash

¿Cómo evitar las redundancias al momento de escribir?

Aunque el uso de algunas frases redundantes pueda estar justificado en algunas ocasiones, la economía del lenguaje debería ser tu primera opción, en especial, si quieres escribir de forma clara. A menos que se trate de poesía o de los ejemplos de redundancia morfosintáctica que te comentamos.

Es probable que igual te equivoques y utilices frases redundantes, pero no te preocupes, porque todo se puede solucionar. Nelly Acosta, profesora del curso online de introducción a la redacción digital, nos explica una práctica que nos puede ayudar a corregir el uso de las redundancias más comunes en nuestros textos y que, además, sirve para mejorar todo lo que escribimos:

Todos, sin excepción, necesitamos revisar nuestros textos antes de publicarlos. Aún cuando tengamos la certeza que escribimos muy bien o que ya tenemos mucha experiencia. Recuerda, cuando estamos en el flujo creativo de escribir, estamos dejando afuera al lado lógico, así que al terminar de redactar tenemos que regresar para revisar y pulir nuestras palabras”.

Para complementar, te dejamos una lista de consejos que puedes utilizar para mejorar tus habilidades de escritura y evitar el uso de frases redundantes en lo que escribas.

No te extiendas más de lo necesario

Uno de los factores que más influyen en el uso de frases redundantes es la necesidad de explicar con muchos detalles algo y extender el texto. Sin embargo, te puedes evitar problemas si tratas que tu texto sea lo más conciso posible.

Es decir, si vemos algunos ejemplos de redundancia podemos ver que la intención detrás de ellos siempre es explicar más de la cuenta a qué se hace referencia. La frase “subir para arriba” es redundante porque quien la menciona quiere precisar al extremo la instrucción que está dando, pero en su intento lo que hace es agregar información innecesaria.

Como reza el aforismo de Baltasar Gracián: lo bueno, si breve, dos veces bueno. Escribe lo estrictamente necesario y seguro que podrás empezar a olvidarte de tus problemas con las frases redundantes.

Elimina palabras y frases que no aportan nada

Otra cosa que puedes hacer, a propósito de la recomendación de la profesora Nelly Acosta, es revisar lo que escribiste y hacer algunas pequeñas correcciones antes de publicar o enviar tus textos. La idea es que puedas leer lo que escribiste para buscar frases redundantes, y eliminar cualquier palabra que no sea indispensable para que el texto tenga sentido.

Estructura muy bien lo que escribes

Para escribir bien y no tener que recurrir a las frases redundantes, lo mejor que puedes hacer es tener muy claro de qué vas a hablar y cómo lo vas a hacer. Tener un pequeño esquema en el que puedas estructurar tus ideas principales y secundarias te ayudará con esto, además, podrás desarrollar un estilo de redacción que no resulte repetitivo para tu audiencia.

Practica tu forma de escribir y trata de leer mucho

Una de las mejores cosas que puedes hacer para evitar el uso de oraciones con redundancia es practicar y desarrollar tus habilidades para la escritura. En la medida en la que dediques algo de tiempo diario para escribir, encontrarás la forma de escribir de forma natural y expresar correctamente cada una de tus ideas.

De igual manera, leer mucho también te puede ayudar a entender cuándo es pertinente utilizar determinado tipo de palabras. Según Susana Guerrero, autora del artículo titulado Las redundancias en español: un medio para pulir la lengua en los niveles de perfeccionamiento, las frases redundantes se utilizan por desconocimiento del léxico, algo que se puede corregir leyendo.

Ejemplos de redundancia como funcionario público, baremo de valoración, y tarifa de precios dejarán de ser parte de tu estilo de redacción si aplicas nuestros consejos.

Libreta con oraciones redundantes

Fuente: Unsplash

Has llegado al final del artículo y ahora conoces 80 ejemplos de redundancia que debes quitar de tu vocabulario para que, de ahora en adelante, no caigas en repeticiones innecesarias al hablar o escribir. ¡Felicidades! 

Para complementar tu formación y mejorar tus habilidades, te recomendamos explorar nuestra categoría de cursos de escritura. Con ellos aprenderás a expresar tus ideas y destacar en tus próximas presentaciones.

¡Muchos éxitos!

También podría interesarte