Historia de la crema inglesa: El postre de la realeza del siglo XIX

Historia de la crema inglesa: El postre de la realeza del siglo XIX

Última actualización 11 de Junio del 2021Tiempo de lectura: 7 min.

Hugo Rodríguez

¿Sabías que la historia de la crema inglesa se remonta a los tiempos de la realeza del siglo XIX? En este post, no sólo descubrirás información sobre esta preparación que te hará un mejor repostero, sino que también aprenderás todo lo necesario para darle a tus dulces ese salto de calidad que te hará destacar por encima de todos.

¿Cuántas veces no hemos caído en tutoriales de Youtube y hemos querido saber todo acerca de esos postres deliciosos? Seas un maestro repostero o alguien que apenas sabe prender el fuego de la estufa, ten por seguro que aprender a hacer crema inglesa será el primer paso para que desarrolles postres realmente espectaculares.

En este post descubrirás todo, ABSOLUTAMENTE TODO, lo que necesitas saber sobre qué es la crema inglesa: su origen, sus ingredientes y preparación, aquellos consejos de repostería indispensables para mejorar aún más la receta y un pequeño bonus track: los postres con los cuales complementar esta preparación. ¿Estás listo para desmenuzar la historia de la crema inglesa?

¿Ya se te hace agua la boca? A nosotros también, así que mejor empezamos de una vez. ¡Acompáñanos a descubrir todo sobre la crema inglesa y su historia!

¿Qué es la crema inglesa?

La crema inglesa es uno de los elementos básicos en lo que es la repostería. Es una preparación muy cremosa y dulce, por lo que suele utilizarse para resaltar el sabor de un postre o suavizar su acidez.

Una preparación deliciosa, que puede servirse de dos maneras:

  • Fría y líquida: como se consume regularmente.

  • Caliente y espesa: la manera tradicional de servirla en su lugar de origen (adivinaste, es Inglaterra), ya que se usa como contraste de algún postre frío, como es el caso de la tarta de frutas.

¿Y por qué nos tomamos un post completo para hablar de la crema inglesa y su historia? Porque este manjar es la base de múltiples dulces que conoces y amas: desde los populares mousses hasta las tartas y helados se han visto potenciados, con sólo agregarle un poco de esta preparación.

Estamos seguros que, alguna vez, has deleitado a tu paladar con esta exquisita receta. Y por esta razón, quisimos mostrarte la historia de la crema inglesa: para que entiendas de dónde viene esta preparación tan singular.

historia de la crema inglesa

Fuente: Pixabay

¿Cuál es la historia de la crema inglesa?

Como te mencionamos anteriormente (y seguro adivinaste desde que entraste a este post), la historia de la crema inglesa se remonta a Inglaterra. Pero no al país que conocemos, sino al reino que existía en el siglo XIX.

En 1828, durante el mandato de Jorge IV, encontramos los primeros indicios de la historia de la crema inglesa. ¿En dónde? Pues en el libro de recetas del cocinero real, quien registró una preparación muy similar a la crema inglesa que ya conocemos, a la cual denominó (paradójicamente) "crema francesa".

En este sentido, el reconocido chef Auguste Escoffier registró y modificó la receta en su estancia en Inglaterra, cambiando la composición y dándole mayor espesor, para que sirviera como acompañante de otros postres. ¡Y así nació nuestra crema inglesa moderna!

Como puedes ver, la historia de la crema inglesa tiene su origen desde la realeza, siendo el manjar de la familia real desde hace siglos y adaptada hasta nuestros días, cuando tantas otras cosas se han perdido.

Ahora que ya conoces la historia de la crema inglesa, veremos las distintas versiones que existen de esta magistral preparación.

historia de la repostería

Fuente: Pixabay

Tipos de crema inglesa

Ya habrás notado, gracias a la historia de la crema inglesa, que esta receta ha tenido múltiples variaciones a lo largo de los años. Incluso, en la actualidad, existen varias formas de prepararla.

Como queremos que este artículo sobre la crema inglesa y su historia te deje el mejor sabor de boca posible (nunca mejor dicho), te mostraremos los distintos tipos de variaciones de crema inglesa que existen, junto con sus ingredientes y materiales para realizarlas.

1. Crema inglesa tradicional

Comenzamos con la preparación estándar de la crema inglesa. Debemos aclarar que los ingredientes son muy parecidos (por algo todos son cremas inglesas), sólo que tienen pequeñas variaciones entre unos y otros en cuanto a medidas o materiales extra.

¿Qué lleva esta exquisita receta de alta repostería? Veamos los ingredientes para tu crema inglesa:

  • Medio litro de leche.

  • 125 gramos de azúcar.

  • 6 yemas de huevo.

A partir de aquí, te ofrecemos ingredientes opcionales que le han sumado muchísimo a la crema inglesa y su historia. Tenemos las siguientes alternativas:

  • 2,5 cm de un palo pequeño de canela.

  • Una vaina de vainilla.

  • Una cáscara de naranja y limón, ambos sin la parte blanca.

¿Viste que no necesitas comprar muchos ingredientes para preparar tu crema inglesa tradicional? Puedes comer algo muy rico y novedoso sin necesidad de despilfarrar tus ahorros.

Vamos con el siguiente tipo de crema inglesa, que no difiere mucho del que acabamos de ver.

 

2. Crema inglesa profesional

En este punto, nos ponemos nuestra mejor vestimenta para actuar con la profesionalidad de un repostero profesional. Veamos que utilizan los expertos para hacer su crema inglesa:

  • 1 litro de leche.

  • 250 gramos de azúcar.

  • 10 yemas de huevo.

  • 1 vaina de vainilla (también sirve una cucharada de café de vainilla líquida).

No importa que estilo decidas preparar. Si algo hemos visto con la historia de la crema inglesa es que, de cualquier manera, quedará una preparación exquisitamente cremosa.

Ahora vamos a la parte que les encanta a todos los fanáticos de los tutoriales de comida: ¡la preparación de la crema inglesa!

creme brulee alta repostería

Fuente: Pixabay

¿Cómo preparar la crema inglesa?

Antes de realizar esta receta, debemos tomar en cuenta algunas consideraciones importantes para que nos quede un postre divino y listo para servir.

1. Consideraciones previas

Primero que nada, te recomendamos que verifiques que todos los productos estén frescos al momento de realizar tu crema inglesa. Si hay uno de tus ingredientes ligeramente pasado, tendrás una experiencia bastante desagradable con tu receta.

También te instamos a que limpies de forma meticulosa (si puedes, hasta obsesiva) todo el material que emplearás para la preparación de tu crema inglesa.

Luego de estas advertencias, que podrán ser obvias, pero siempre son necesarias, vamos con la parte divertida de este asunto: ¡preparemos nuestra crema inglesa!

2. Preparación de la receta

Vamos directo al grano, porque hay hambre y ganas de probar cosas deliciosas. Veamos cómo hacer crema inglesa de forma rápida y fácil:

  • En una cazuela (olla, cazo) agrega la leche y 75 gramos de azúcar (si vas a hacer una crema inglesa profesional, añade el doble). Coloca un fuego medio y, una vez haya hervido la preparación, apágalo

  • En caso de que tengas una vaina de vainilla, ábrela por la mitad y raspa las semillas de su interior con un cuchillo. Agrégalas a la leche, junto al resto de la vaina y deja la infusión por 15 minutos. Si tienes vainilla líquida, simplemente añádela a la leche, sin raspar nada.

  • En un bowl de metal, coloca las yemas de huevo y el resto del azúcar.

  • Bate las yemas con un batidor globo, hasta que estén espumosas. Luego, añade un poco de leche a las yemas y sigue batiendo.

Nota importante: para estas preparaciones, debes verter los ingredientes calientes sobre los fríos. De lo contrario, se cuajaría la yema de huevo.

  • Repite el paso anterior hasta que hayas agregado la totalidad de la leche.

  • Prende un fuego bajo y coloca de nuevo el cazo. Añade la crema utilizando un colador y deja que se cueza la crema, sin exceder los 85 °C y sin dejar de revolver con una cuchara de madera, para que no se pegue en el fondo (también funcionaría hervir la crema inglesa a baño maría; se tarda más el proceso pero el calor no llega directamente).

  • Cocina por cinco minutos, o hasta que se haya espesado la crema inglesa.

  • Pon a enfriar la receta en un baño de maría inverso (es decir, un bowl con hielo).

  • Se recomienda que dejes reposar la crema inglesa durante un día entero. De esta manera, los sabores se realzarán y se conservará en buen estado por lo menos dos días.

¿Algo más sencillo que hacer crema inglesa? Hervir agua... y ya. No podrás creer lo rápido y fácil que es obtener una receta tan deliciosa como esta.

repostería profesional

Fuente: Pixabay

Consejos al preparar la crema inglesa

Y como queremos que tu historia con la crema inglesa tenga un final feliz, te daremos algunos tips y consejos para que realices la mejor preparación de todas. 

1. Atento al momento de hervir

Tienes que estar muy atento de que tu crema inglesa no llegue a hervir al momento de tenerla a fuego bajo en la olla.

Si esto llegara a ocurrir, tu preparación espesará más de lo que corresponde y perderá gran parte de su sabor. ¡No arruines tu experiencia de hacer crema inglesa por no estar atento!

2. Aplica el baño maría inverso

Este último paso de la receta es fundamental para optimizar lo que es la conservación de tu crema inglesa. Recuerda que debes revolverla hasta que se enfríe por completo.

Al utilizar el bowl con los hielos y revolver, estarás impidiendo que continúe el proceso de cocción de la crema inglesa; por esta razón es tan importante este paso.

3. Asegúrate de cubrirla bien

Cuando esté finalizada tu crema inglesa, recubre bien la receta con plástico de grado alimenticio, ya que impedirá que se genere una costra alrededor.

Preservada en el refrigerador, tu postre de alta repostería tiene chance de conservarse en perfectas condiciones unos dos o tres días (si es que puedes resistir la tentación).

4. ¿Más untuosidad?

Si deseas obtener una crema inglesa mucho más untuosa, te servirá colocarla 24 horas en el refrigerador. No sólo realzas los sabores sino que además será mucho más untuosa tu preparación.

Con estos tips, no pararás de hacer esta receta de alta repostería. ¡Tus postres serán la sensación entre tus amistades! 

Y hablando de postres...¿Quieres saber cuáles son las mejores preparaciones dulces para acompañar tu crema inglesa?

historia repostería

Fuente: Pixabay

Postres con los que puedes acompañar la crema inglesa

La crema inglesa y su historia nos demuestran que esta maravillosa receta puede acompañarse con lo que quieras: algún dulce, galletas o helados son las mejores opciones a las que les puedes incorporar un poco de crema inglesa.

Pero si algo nos ha enseñado la historia de la crema inglesa es que siempre podemos ir un paso más allá (como lo consideró el chef Escoffier) y te detallaremos con cuáles postres se puede complementar esta receta.

¡Prepárate para ver combinaciones ganadoras! La crema inglesa queda perfecta con estas opciones:

  • Tarta fina de mango.

  • Bizcochos de almendra, mandarina y limón.

  • Fresas fritas.

  • Tarta fácil de hojaldre con fresas y almendras.

  • Tarta de tiramisú

  • Pastel de chocolate y nueces.

Pero entre gustos y colores... Tú decides cuál combinación es la mejor para comenzar una gran historia con tu crema inglesa. Nosotros sólo te damos las opciones.

Como te puedes haber dado cuenta tras este post sobre la historia de la crema inglesa, es una receta muy sencilla de hacer y que no requiere grandes implementos para disfrutar de un postre delicioso.

Tampoco necesitas grandes conocimientos en alta repostería. Basta con que sigas las indicaciones, estés atento a tu preparación y le darás a tus papilas gustativas una tarde que nunca olvidarán (¡y deja de confundirla con la crema pastelera o la buttercream!)

¡Y este ha sido nuestro post sobre la historia de la crema inglesa! Te invitamos a que sigas ampliando tus conocimientos con nuestros curso online de Los básicos de la repostería con Sandra Plevisani. No dejes pasar la oportunidad de sorprender tu paladar y aprender todo lo que debes saber sobre qué es la repostería. ¡Suerte y éxitos!

También podría interesarte