Home Blog/ Clima laboral/
Clima laboral

Entorno de trabajo saludable: ¡genera un buen ambiente laboral y fortalece la unión de equipo!

Alexandra Carranza - 29 Mar 23

Articulo

7 min.

Toda empresa exitosa cuenta con un entorno de trabajo saludable. Al ser las personas el capital más valioso dentro de cualquier organización, es importante que desarrollen sus funciones en un ambiente donde se sientan cómodos, relajados y puedan explotar todas sus virtudes sin ningún impedimento.

Ahora bien, ¿cómo se alcanza un ambiente sano en el trabajo? En este blog post te explicaremos qué es un entorno de trabajo saludable y su importancia. Además, te compartiremos algunas recomendaciones para que tu compañía cuente con un ambiente laboral único e inigualable. 

 

Definición de un entorno de trabajo saludable

En pocas palabras, un ambiente saludable en el trabajo es un entorno donde tanto los líderes como los talentos trabajan juntos para promover acciones y comportamientos saludables para mantener a todos seguros, motivados y productivos.

¿Qué son los entornos laborales saludables según la OMS? La Organización Mundial de la Salud señala que un entorno de trabajo saludable es aquel en el que “no solo hay ausencia de condiciones dañinas (que pueden causar lesiones y enfermedades) sino abundancia de condiciones que promueven la salud y el bienestar”.

Hay bastantes factores que intervienen para que un ambiente de trabajo sea saludable. Por ejemplo, si existe un espacio físico seguro y limpio (mobiliario ergonómico, oficinas abiertas, botiquín de primeros auxilios, etc). Sin embargo, va más allá que el cumplimiento de las normas de salud y seguridad.

Un entorno de trabajo saludable es aquel en el que los equipos prosperan en sus proyectos y se sienten realizados mientras se mantienen saludables física y mentalmente. Son productivos y se sienten respaldados, lo que conduce a una reducción del ausentismo, estrés laboral, los conflictos y la rotación.

Importancia de tener un entorno de trabajo saludable

Un ambiente sano en el trabajo es beneficioso tanto para los equipos como para los líderes, logrando un impacto significativo en el crecimiento de la empresa. Estos son solo algunos de los beneficios de crear un entorno de trabajo saludable:

1. Mejora la salud y el bienestar laboral

El beneficio más significativo de un lugar de trabajo saludable es la mejora de la salud y el bienestar de la fuerza laboral. Desafortunadamente, muchos han tenido problemas con su salud mental, especialmente desde la pandemia de COVID-19 que transformó la vida laboral y la familiar. 

Según la organización sin fines de lucro Mind Share Partners, el 84 % de las personas informaron al menos un factor en el lugar de trabajo que afectó negativamente su salud mental y el 50 % afirmó haber dejado sus trabajos por su salud mental en 2021. Esto muestra cómo las empresas deben priorizar la salud mental y la salud física de sus equipos.

Cuando las empresas se toman el tiempo para considerar las necesidades de los equipos, pueden encontrar uno de los tantos tipos de entorno de trabajo que mejor se adapte a la organización. Por ejemplo, los programas de wellness laboral pueden disminuir el estrés y la fatiga de las personas, mejorando su estabilidad mental y bienestar.

2. Incrementa la productividad y el rendimiento

Una empresa puede aumentar la productividad laboral cuando los equipos están sanos y felices. Cuando una organización invierte en la creación de un entorno de trabajo saludable que prioriza las necesidades de los talentos, ellos pueden mantener su entusiasmo por trabajar y contribuir a la empresa esforzándose por hacerlo mejor cada vez. 

Como resultado, las empresas verán una mejora en el desempeño de sus equipos, así como en la calidad de sus resultados.

3. Potencia la imagen corporativa

Cuando los equipos están satisfechos con la cultura y el entorno de trabajo saludable de una empresa, la imagen corporativa de la organización mejora gradualmente. 

Tener un ambiente sano en el trabajo muestra cómo la empresa se toma en serio el cuidado de su personal, que es un factor que buscan los solicitantes de empleo. Hace que la empresa se destaque del resto de sus competidores y ayuda a atraer a un grupo diverso y talentoso de candidatos.

También atrae a más clientes. Las personas en un lugar de trabajo saludable son más productivos, lo que se traduce en resultados de mayor calidad. Como consecuencia, los clientes preferirán los productos y servicios de este negocio, lo que generará mayores ganancias que podrían contribuir a mejorar el bienestar de los equipos.

4. Aumenta la satisfacción laboral

Ver a las personas felices laborando es otro de los beneficios de un ambiente laboral sano. Cuando un lugar de trabajo satisface las necesidades y los deseos de un talento, es menos probable que se agote y pierda interés en su trabajo. Cuando esto sucede, la necesidad de las personas de encontrar otras oportunidades laborales y las tasas de rotación de la empresa disminuyen.

Cultivar la comunicación abierta entre compañeros de trabajo puede alentar a los talentos a ser más participativos y colaborativos, lo que aumenta la satisfacción en el lugar de trabajo. 

Al comprender sus necesidades y problemas, las empresas pueden realizar las actualizaciones necesarias para satisfacer los deseos de los equipos en el lugar de trabajo.

5. Mayores oportunidades de desarrollo laboral y aprendizaje constante

Los talentos se sienten apreciados cuando pueden potenciar sus capacidades y habilidades. Debido a este entorno de trabajo saludable, están emocionados de aprender y probar cosas nuevas que podrían mejorar y agregar a su conocimiento y experiencia. 

Depende de los empleadores satisfacer las necesidades de los equipos y brindar oportunidades de crecimiento y desarrollo, como abrir puestos de promoción a todas las personas interesadas y ofrecer talleres educativos para ampliar sus conocimientos y habilidades sobre temas particulares.

6. Reduce los índices de ausentismo

Una empresa que no cuida a sus talentos verá un aumento en el ausentismo y las tardanzas. Esto se debe a que las personas pueden enfermarse en entornos de trabajo insalubres, o simplemente no quieren trabajar.

Las empresas que se toman el tiempo para cultivar un entorno de trabajo saludable verán menos casos de salud y enfermedad, lo que reducirá el número de ausentismo y tardanzas. A su vez, incrementará la moral y motivación de los talentos para trabajar. 

7. Refuerza el Employee Engagement

Un entorno de trabajo saludable aumenta naturalmente la participación de los miembros de un equipo. Cuando una persona está comprometida, hay una tasa de productividad más alta, una mayor lealtad, mejores tasas de retención y mejores experiencias para los clientes.

Reconocer el trabajo de los talentos a través de reconocimientos y recompensas puede hacer que se sientan apreciados y vistos. Esto, a su vez, incrementa su confianza en la empresa y su compromiso en cada labor que realizan.

 

¿Cómo crear un entorno de trabajo saludable?

Después de entender qué es un entorno de trabajo saludable y sus beneficios para tu organización, veamos cómo desarrollar un ambiente laboral sano. ¡Sigue estos tips!

1. Haz que los líderes promuevan el compromiso y la participación de su equipo

Un entorno de trabajo saludable suele contar con una dirección activa y comprometida con los valores de la empresa, dando el ejemplo al resto de los talentos de la compañía. De no ser así, la organización no podría mantener ese ambiente colectivo por mucho tiempo.

Si una empresa cuenta con un líder comprometido con los objetivos empresariales, que participe en el desarrollo del flujo del trabajo, promoverá el compromiso dentro de los miembros del equipo. ¿De qué forma se puede demostrar esto? A través de las políticas empresariales, donde queden registradas las acciones necesarias para mantener los entornos de trabajo saludables y cómo estas iniciativas son una parte vital de la estrategia central de la compañía.

Como bien revela el sitio web Forbes, el rol del líder "puede ser estratégico, unificador y empático, que empodere y fortalezca a los colaboradores en habilidades de autogestión, autocontrol y autonomía, de tal forma que estos manejen los desafíos y eviten caer en escenarios de estrés, pánico o ansiedad".

2. Desarrolla una cultura de retroalimentación

Mantener un entorno de trabajo saludable no sólo es responsabilidad de los líderes, sino también dependerá de los equipos el poder conseguir los objetivos y mantener su compromiso para alcanzar el éxito de la organización.

Las personas que integran un ambiente laboral saludable deben ser partícipes, tanto de la planificación como del desarrollo de los proyectos. Por ende, es importante que los líderes integren al talento y escuchen sus comentarios, por lo que necesitas mantener canales de comunicación adecuados para estar en contacto con ellos.

Este punto lo refleja muy bien el portal Entrepreneur, el cual asegura que "las personas prosperan en entornos que les permiten comunicarse y trabajar juntos. Cuando el entorno de la empresa se centra en la colaboración, los miembros del equipo se sienten naturalmente parte de algo más grande que ellos mismos". Y esto contribuye a mantener intacta su motivación en el trabajo.

¿Quieres impulsar la retroalimentación y el aprendizaje laboral de tus equipos? En nuestra plataforma de Gestión y Talento podrás solicitar y brindar feedback, desde los líderes hasta todas las personas del equipo, para identificar las oportunidades de mejora respecto al clima laboral y reconocer los factores que influyen en la creación de un entorno de trabajo saludable.

plataforma engagement CrehanaPlataforma Engagement de Crehana

3. Prioriza la ética empresarial

Aunque existen entornos laborales donde no suelen darle tanta importancia, la ética empresarial es fundamental dentro de las compañías. La clave está en diseñar un lugar en el que se valore la salud física o mental, manteniendo el bienestar laboral de los equipos.

La ética empresarial no sólo implica unos lineamientos que deben ser cumplidos por la empresa, sino que también son las organizaciones las que deben lograr que se cumplan dentro de la corporación para crear un ambiente saludable en el trabajo.

4. Mantén un proceso integral para un buen resultado

Al contar con los puntos anteriores para mantener un entorno de trabajo saludable, es momento de cumplir con un paso esencial: garantizar la eficacia del sistema laboral mediante la mejora constante. ¿Qué implica esto? Que deberás hacerle entender a tu grupo laboral que contar con un ambiente saludable es un proceso, que requiere diversos grados de aprendizaje y contar con recursos especiales para poder conseguirlo.

De igual forma, deberás diseñar un plan de bienestar laboral a mediano y largo plazo, con el objetivo de conseguir un ambiente favorable para que tu equipo pueda desarrollar todas sus virtudes.

5. Mide las acciones de tu plan

Un entorno de trabajo saludable requiere de una mejora continua y permanente. Una vez alcanzados los logros empresariales y humanos, es momento de hacer un seguimiento a toda la estrategia, para saber los puntos que se deben modificar para alcanzar el estado óptimo de tu ambiente laboral.

¿Qué puedes revisar en la medición de un entorno de trabajo saludable? Algunos de los principales aspectos que debes evaluar son los siguientes:

  • Los elementos que funcionan y los que no.

  • Los procesos internos y el impacto de los equipos.

  • El grado de desarrollo profesional y el aprendizaje que tienen las personas de tu equipo.

Manteniendo un seguimiento de este tipo de detalles, sabrás si tu ambiente de trabajo alcanzará el punto óptimo que estás buscando dentro de tu organización. ¿Quieres conocer la percepción de tus equipos de trabajo hacia la empresa? Ten a la mano nuestra encuesta de cultura organizacional para descubrir la perspectiva de los talentos en relación al clima laboral y encontrar oportunidades que faciliten la mejora en la forma de trabajo entre los equipos.

encuesta de cultura organizacional Fuente: Crehana

Sin duda, contar con un entorno de trabajo saludable siempre será beneficioso para una compañía. Si todos los miembros se sienten cómodos dentro de un ambiente sano, verás cómo mejoran su productividad y rendimiento, lo cual es fundamental para el cumplimiento de los objetivos empresariales.

Desde una mejor retención del personal hasta un impacto en los resultados, la importancia de un entorno de trabajo saludable no puede ni debe subestimarse. Si bien existen requisitos básicos para proporcionar lo esencial, las empresas deben ir más allá para garantizar que sus equipos tengan lo que necesitan y también orientarlos para mejorar el clima laboral desde su posición.

¡Éxitos!