Las soft skills de 2020: aplícalas en tu empresa y marca tendencia

Negocios 07 de Febrero del 2020

user

Juliane Angeles

Las soft skills de 2020: aplícalas en tu empresa y marca tendencia Las soft skills de 2020: aplícalas en tu empresa y marca tendencia

La experiencia y los conocimientos técnicos son relevantes en la vida de cualquier profesional, eso es indiscutible. Con frecuencia, nos esforzamos por sumar en nuestro currículum hard skills, pero ¿son las únicas habilidades que deberíamos poseer?

Hoy en día, los departamentos de recursos humanos —acordes con los cambios — están en busca de talentos que posean soft skills. Sí, aquellas habilidades que no tienen fecha de caducidad y se pueden aplicar en cualquier entorno de trabajo, como la inteligencia emocional o la creatividad.

Gracias a las soft skills, el mundo empresarial ha entendido que la transformación es el camino hacia el éxito. ¿Cómo transforman las habilidades blandas a las compañías? Las convierten en espacios flexibles con profesionales colaborativos y eficientes. Lo mejor: gozan de mayor productividad y un buen clima laboral.

En Crehana Empresas hemos elaborado una lista con las habilidades blandas que marcarán tendencia en 2020. Antes de empezar, hazte la siguiente pregunta: ¿Tu compañía cuenta con las soft skills para seguir creciendo? Si no estás seguro de la respuesta, lee atentamente esta nota y descubre qué habilidades blandas hacen falta trabajar o mejorar en tu empresa.

Fomenta una cultura de skilling continuo. Hazlo posible con Crehana Empresas

 

1. Creatividad

Durante mucho tiempo hemos creído (equivocadamente) que la creatividad es exclusiva de algunas profesiones. Porque ser creativo no solo es sinónimo de nuevas ideas y originalidad. Pero ¿qué hay realmente detrás de esta soft skill?

Hoy en día cualquier profesional —ya sea publicista, docente o ingeniero de sistemas— que use la creatividad para solucionar situaciones problemáticas y realizar sus funciones es, sin duda, el mejor candidato para una empresa.

Recuerda que esta soft skill está ligada al pensamiento constructivo e innovador, y es nada menos que la habilidad blanda que marcará tendencia este 2020. ¡No dudes en solicitarla en tus convocatorias!

2. Persuasión

Hagamos un ejercicio: ¿cuántas personas convincentes conoces? ¿Más de cinco? Seamos realistas, no todos tenemos la habilidad para conseguir mediante argumentos y razones que otros sigan nuestras indicaciones. La persuasión es una de las soft skills poco comunes, es decir, es una habilidad blanda que pocos profesionales poseen. Y hay quienes la consideran un arte, de ahí su valor.

Pese a ello, todavía existen empresas que desconocen el potencial de esta soft skill, pieza clave de la comunicación en los negocios.

Un profesional con esta habilidad blanda usa el poder de la persuasión como estrategia. Por ejemplo, para obtener el “sí” de sus clientes. ¿Cómo lo hace? Se basa en seis factores: reciprocidad, consistencia, autoridad (credibilidad), escasez, simpatía y consenso.

¿Te convencimos de incluir esta soft skill entre las necesidades de tu empresa? Esperemos que sí.

3. Colaboración

¿Recuerdas a los tres mosqueteros y su famosa frase “todos para uno y uno para todos”? Pues, Athos, Porthos y Aramis no solo son los personajes de la novela de Alejandro Dumas, sino un clásico ejemplo del trabajo en equipo.

Y cuando hablamos de trabajar en equipo, sabemos la importancia de la colaboración. Se trata de una soft skill que, a menudo, se ve desplazada por el egoísmo o individualismo.

Como especialista en recursos humanos, sabes que las empresas necesitan profesionales capaces de sintonizar con sus compañeros para alcanzar un objetivo común.

Hazte estas preguntas: ¿Qué es lo que necesita tu empresa? ¿Un equipo colaborativo o una persona que solo esté en sintonía consigo misma? Si es lo primero, ya sabes cuál es la respuesta: atraer talentos con capacidad de colaboración.

Descarga del ebook del futuro de los departamentos de RH

4. Capacidad de adaptación

“Me adapto, luego existo”. Parafraseando al filósofo Descartes, esta debería ser la máxima de todo profesional que no le teme al cambio. Pero, ¿cuáles son las características de un profesional con capacidad de adaptación?

Haber adquirido esta soft skill significa ser una persona de mente abierta y transversal. Sobre todo, alguien con la capacidad de reaccionar de manera flexible a los cambios en su entorno laboral. Por ejemplo, un profesional que posea esta habilidad blanda jamás diría frases como “así no se trabajaba antes” o “pero siempre hemos trabajado así”.

¿Te has preguntado por qué hay empresas que tienen éxito durante mucho tiempo, y otras simplemente no lo consiguen? Esto podría deberse a la falta de capacidad para asimilar el cambio.

¿Cuántos profesionales de tu empresa tienen el compromiso y la habilidad para reinventarse? ¿Hay alguno que todavía se resiste al cambio? Cuidado con no salir de la zona de confort. ¡Mantente en movimiento!

Si te encuentras en pleno proceso de selección y la mayoría de tus candidatos cumple con las habilidades que demanda tu empresa, analiza la capacidad de adaptación de los mejores. Quizás esta soft skill te ayude a elegir al ganador.

5. Inteligencia emocional

La inteligencia emocional es una de las nuevas soft skills que está siendo valorada (por fin) por las empresas. ¿En qué radica su importancia? Básicamente, en saber manejar las emociones. Desafortunadamente, muy pocos profesionales se preocupan por adquirir esta soft skill. Como resultado, tenemos líderes de equipos o trabajadores que no saben controlar sus emociones, propician ambientes negativos y, peor aún, no tienen tacto con sus compañeros de trabajo.

Hazte la siguiente pregunta: ¿Estos son los talentos que buscan las empresas que quieren alcanzar el éxito? Por supuesto que no.

La inteligencia emocional se ha posicionado en el top list de las habilidades blandas para recordarnos, entre otras cosas, que existe la autocrítica: si no tienes la capacidad para percibir, comprender y regular las emociones tanto propias como ajenas, ¿no es mejor que lo reconozcas y empieces a trabajar en ello?

Ahora ya sabes por qué no puedes prescindir de esta soft skill en tu equipo de trabajo.

Descarga nuestro webinar de liderazgo

6. Innovación

La innovación sigue siendo una de las soft skills con sitio inamovible en el mundo laboral. Las empresas han sabido valorar (y lo siguen haciendo) a los profesionales que han logrado importantes avances con los elementos ya existentes.

De hecho, los talentos más sobresalientes en esta habilidad blanda son aquellos que han implementado elementos completamente nuevos.

Si tu empresa está en busca de una mente innovadora, asegúrate que esa persona también cumpla con estas características: proactividad, cultura de aprendizaje, búsqueda de oportunidades y visión estratégica.

7. Conciencia cultural

Llevarnos bien con nuestros compañeros, independientemente de sus orígenes culturales y circunstancias, se ha convertido en una de las soft skill más buscadas por los empleadores en 2020.

Puede parecer un poco obvio, sin embargo —pese a que vivimos en un mundo cada vez más globalizado— hay profesionales que aún carecen de esta habilidad blanda. ¿Cómo calificarías tu relación con tus compañeros de equipo?

Si es muy buena, eso significa que cuentas con la capacidad de desarrollar relaciones significativas con aquellos que son diferentes a ti. Eso es tener conciencia cultural. ¡Bien! En cambio, si es regular o mala, ¿qué puedes hacer para mejorar? Aprende sobre las experiencias de otras personas y culturas. En la web y los libros hay mucha información.

Por último, recuerda que la conciencia cultural es esa soft skill fundamental para cualquier organización que priorice un buen clima laboral. ¿Es el caso de tu empresa?

8. Pensamiento crítico

A lo largo de los años, el pensamiento crítico siempre ha estado ahí para ser usado en beneficio de las compañías. Si bien se trata de una cualidad propia del ser humano, son pocos los profesionales que la practican con frecuencia.

Esta soft skill no se basa en aprender muchos conceptos teóricos y jactarse de ellos, sino en examinar nuestros conocimientos y analizar los hechos para ser capaz de generar ideas propias. Por ejemplo, un profesional con el pensamiento crítico activo es capaz de identificar oportunidades donde otros solo ven problemas.

Como diría Mafalda, hay más problemólogos que solucionólogos. ¿Cuál eres tú?

Ahora bien, ¿cuál es el perfil de candidato que estás buscando? ¿Alguien que acepte los hechos sin analizarlos previamente o un profesional que aplique la lógica para tomar mejores soluciones/decisiones?

¿Tu empresa necesita mejorar algunas de estas habilidades blandas para alcanzar sus objetivos en 2020? En Crehana Empresas sabemos que las soft skills pueden aprenderse o mejorarse. Por eso, te invitamos a transformar el mindset de tu equipo con nosotros, ¿aceptas el desafío?

Recomendados para ti