La guía definitiva para convertirte en ilustrador digital

Guías Definitivas 19 de Junio del 2019

user

Jessica Rodríguez

La guía definitiva para convertirte en ilustrador digital La guía definitiva para convertirte en ilustrador digital

Cuando se trata de tomar una decisión importante o elegir entre uno y otro camino todos quisiéramos tener un mapa: una ruta guía que redujera nuestras posibilidades de perdernos en el camino. Precisamente por eso hoy queremos compartirte algunos escalones mediante los que podrás llegar a ser un ilustrador digital.

Imagínate que estás en un videojuego donde el estadio final es llegar a una cabaña en medio del bosque. Para esto hay muchísimas vías posibles, caminos llenos de baches y barrancos, pero también jardines llenos de flores y árboles. Las posibilidades son muchísimas y muy variadas en el camino, pero recuerda: tu meta es la cabaña. ¿Cuál es la mejor forma para llegar? Es difícil decirlo, probablemente no hay solo una respuesta.

Exactamente eso mismo sucede cuando nos preguntamos cuál será la mejor ruta para convertirnos en [inserte aquí cualquier ocupación]. Lo cierto es que, al final, aunque sigas los mismos pasos que otra persona cada camino es único.

¿Cómo me convierto en ilustrador?

A lo mejor últimamente te ha venido dando vueltas a la cabeza: quiero convertirme en un ilustrador digital. Tal vez al principio era un pensamiento esporádico, pero cada vez se ha hecho más recurrente. En Crehana queremos decirte que no importa tu edad o tus ocupaciones actuales, si quieres convertirte en ilustrador: es posible. Con dedicación, esfuerzo y las herramientas correctas te aseguramos que podrás lograrlo.

A continuación algunos pasos que te ayudarán en el proceso:

 

1. Dibujo tradicional

Primero lo primero. Si quieres convertirte en ilustrador digital, primero es necesarios que sepas dibujar de forma tradicional. Pero tranquilo, no necesitas convertirte en un experto, es suficiente con que conozcas las bases y puedas hacer trazos que luego te permitan hacer bocetos. Des esta forma, luego será mucho más sencillo imaginar, conceptualizar y finalmente realizar cualquier idea que tengas en mente.

Aquí podrás iniciarte en este maravilloso mundo

2. Explora muchas técnicas

Como bien dice una nuestras #ProfesCrehana, Andrea Galecio, @andreagaart una buena manera de comenzar es explorando muchas técnicas. Si te interesa o no generar un estilo propio dependerá de ti, pero al inicio es importante poder ser versátil ya que al momento de trabajar con clientes esto te permitirá comprender mejor cuáles son sus necesidades y podrás aportar distintas ideas con las cuales podrás desarrollar un proyecto.

¿Siempre te gustaron las acuarelas? pues este es el momento, continúa con los plumones, los lápices de madera, los colores pastel e incluso la tinta china. Verás que aunque siempre tengas un favorito, aprenderás nuevas ideas o texturas para cuando llegue el tan esperado siguiente paso: la ilustración digital.

 

¿Ya descargaste nuestro ebook para ilustradores?

 

3. Ilustra de forma digital

Sabemos que la espera puede ser eterna, pero estamos seguros de que estarás disfrutando el proceso A lo mejor te toma más tiempo del que esperas aprender a dibujar de forma tradicional y explorar muchísimas técnicas, pero finalmente estarás listo para el siguiente paso. Para esto necesitarás una PC o laptop y es importante que soporte los programas de diseño e ilustración, por lo que tendrá que tener al menos una memoria RAM de 12 GB.

¿Qué programas vas a necesitar? Para aprender técnica vectorial, sin duda Illustrator será la clave, además Photoshop te permitirá utilizar distintos tipos de pinceles e incluso crear los tuyos.

Además, es deseable que cuentes con una tableta gráfica sin importar que sea básica. Sabemos que muchas veces resulta complicado hacerse de estas herramientas. Sin embargo, si al principio solamente tienes una computadora puedes trabajar con el mousse. Trata de hacer lo mejor que puedes con lo que tienes, piensa que mientras vayas avanzando, probablemente podrás acceder a tener trabajos con los cuales solventar las necesidades que vayas teniendo. En este punto ya llevarás un muy buen avance, por favor ¡No te desanimes!

Pase lo que pase, no olvides también tener un disco duro externo para hacer un backup de tus ilustraciones.

 

4. Crea tu portafolio

Aunque apenas estés iniciando, siempre resulta una gran ventaja crear un portafolio tanto físico como digital. Para este último formato existen diferentes plataformas, algunas de ellas son las propias redes sociales como Facebook o Instagram, además de Behance ya para un lugar mucho más especializado en diseñadores.

De esta forma irás creando un volumen de trabajos que te permitirán ver cuáles tienen un mayor número de interacciones o son las que las personas prefieren

5. Especialízate

Hay muchos sectores distintos en los que un ilustrador puede trabajar dependiendo de sus intereses y gustos. Algunos ejemplos son: el sector editorial para hacer ilustraciones en libros y revistas; publicidad: carteles, personajes y mascotas; música: pósters y CDs, entre otros. Si quieres conocer los lineamientos generales de estas industrias, valdría la pena estudiarlas.

Empieza ya a emprender tu camino, avénturate y conviértete en el ilustrador que quieres llegar a ser.

 

Recomendados para ti