✍🏻¿Cómo hacer un discurso increíble?
¿Cómo hacer un discurso memorable que sorprenda a tu audiencia?

¿Cómo hacer un discurso memorable que sorprenda a tu audiencia?

Última actualización 11 de Febrero del 2021Tiempo de lectura: 7 min.

Gabriela Chavarría

Hablar es todo un arte, y mucho más si se combina con la escritura. Un discurso es eso, la mezcla perfecta entre ambas destrezas y puede llegar a ser tan bueno, que conmueva, persuada y mantenga la atención del público. Si quieres conocer cómo escribir un discurso que llegue a ser tan memorable y sorprenda a la audiencia, toma nota de este artículo.

 

  1. ¿Qué es un discurso?
  2. El poder de un buen discurso
  3. Discurso oral y escrito
  4. Discurso directo e indirecto
  5. Tipos de discurso
  6. Partes de un discurso
  7. Ejemplos de discursos
  8. Consejos finales para escribir un discurso

 

¿Qué es un discurso?

La palabra discurso proviene del latin discursus que significa “carrera de un lugar a otro” que a su vez deriva de “conversación” como una expresión oral de un razonamiento.

Entonces, ¿qué es un discurso? Es un mensaje que mediante diferentes estrategias y recursos expresivos manifiestan un pensamiento o sentimiento. El discurso en sí mismo no es un producto, sino un proceso con una finalidad comunicativa.

 

Es importante mencionar que el discurso puede ser oral o escrito. Más adelante conocerás las principales diferencias entre ambos tipos.

 

El poder de un buen discurso

Probablemente muchos reconozcan el discurso de Martin Luther King jr. llamado “I have a dream”. Si no lo conoces, te dejamos un fragmento:

“Yo tengo el sueño de que mis cuatro hijos pequeños vivirán un día en una nación donde no serán juzgados por el color de su piel sino por el contenido de su carácter. ¡Yo tengo un sueño hoy!”

Discurso de Martin Luther King

Momento del discurso “I have a dream”. Foto: Pinterest

 

¡Increíble! Este discurso es el más famoso del reconocido activista afroamericano. Fue pronunciado el 28 de agosto de 1963 y considerado uno de los momentos más icónicos del movimiento por los derechos civiles en Estados Unidos y aclamado como una obra maestra de la retórica.

Y aunque claramente este discurso fue perfectamente escrito antes de ser leído y expresado por Martin Luther King, es justo decir que, sin su excelente calidad de orador, la correcta forma de transmitir sus palabras y el potente mensaje transgeneracional, el discurso no hubiese sido el mismo.

 

Discurso oral y escrito

Normalmente un discurso oral se utiliza en actos masivos con la intención de emocionar, persuadir y seducir al público asistente. Es por esto que es necesario que el orador sepa el objetivo del discurso, conozca ampliamente el tema y a su audiencia y por supuesto ensaye mucho. La preparación intelectual es muy importante para saber transmitir el mensaje, irradiar entusiasmo y sobre todo generar identificación con el público. Es decir, para convencer, hay que estar convencido.

Mientras el discurso oral intenta convencer con sus ideas a una audiencia con recursos verbales como su contenido y no verbales como la elegancia, postura y tono de voz, el discurso escrito es un texto producido por un emisor con fines comunicativos dónde se usa códigos lingüísticos escritos, prolijidad, más elaboración y criterios más rígidos, además tiene la ventaja de no dejarse llevar por la euforia del momento.

La forma de analizar un discurso escrito es diferente al discurso oral ya que es distinto en el proceso de lectura y escritura.

También podemos diferenciarlo como texto ya sea en un discurso directo e indirecto.

 

Discurso directo e indirecto

El discurso directo es una oración que reproduce de manera textual las palabras del individuo. Suele colocarse entre comillas “Tengo ganas de ayudar a los necesitados” o como diálogo:

Juan: Tengo ganas de ayudar a los necesitados.

 

En cambio, el discurso indirecto es una oración que de manera indirecta expresa las palabras de un individuo reemplazando tiempos verbales. Por ejemplo:

Juan dice que tiene ganas de ayudar a los necesitados.

 

Tipos de discurso

Los discursos se dividen en muchos tipos:

 

Discurso político

El discurso político comunica las propuestas ideológicas y políticas de una persona o grupo de personas para convencer a la audiencia.

 

Discurso argumentativo

Como su nombre lo indica, el discurso argumentativo intenta persuadir con argumentos acerca de algo. Es importante que no imponga una forma de pensar ni que sea brusco. Al final el público debe llevarse la sensación de que ha llegado a conclusiones por sus propios medios.

 

Discurso narrativo

El discurso narrativo relata hechos o situaciones a través de una trama. Pueden ser reales o imaginarios. Lo conocemos desde pequeños porque es el tipo de discurso que se pone en práctica cuando contamos un cuento a un niño o una anécdota a un amigo. Tiene la virtud que el oyente se envuelva en el relato y quiera conocer el desenlace del mismo.

 

Discurso científico

Esta forma de discurso se usa para comunicar información científica con un lenguaje técnico. Se caracteriza por su formalidad, objetividad y contenido bastante organizado.

 

Discurso expositivo

El discurso expositivo Informa de una manera objetiva y clara. Debe ser un recurso limpio y conciso. Además, debe estar muy bien estructurado con una introducción que presente el tema, una explicación que lo exponga y un final que aclare todas las dudas.

 

Discurso descriptivo

El discurso descriptivo muestra información y características de lo expresado sin una valoración personal. Es decir, totalmente opuesto al discurso argumentativo, éste sólo entrega una descripción de hechos o situaciones tal y como son.

 

Discurso literario

El discurso literario se caracteriza por tener un propósito estético y uso de recursos literarios que expresan belleza en el lenguaje. Aunque se suele relacionar con discurso poético, el discurso literario también puede desarrollarse en prosa. La forma del lenguaje se convierte en el objeto de la comunicación.

 

Discurso informativo

El discurso informativo tiene el fin de informar por lo tanto usa un discurso restricto a hechos y no a opiniones. También es conocido como discurso referencial.

 

Discurso de agradecimiento

El discurso de agradecimiento se usa, como su nombre lo indica, para agradecer públicamente a un grupo de personas por la labor u objetivos conseguidos.

 

Discurso motivacional

El discurso motivacional es aquel que se dirige a un grupo de personas para animarlos en sus actividades del día a día, trabajo, motivaciones de la comunidad a la que pertenecen o estimulación a nivel intrapersonal. 

 

Discurso de bienvenida

El discurso de bienvenida se usa para dar la bienvenida a los presentes en eventos en su mayoría solemnes y de gran concurrencia. Casi siempre está encargado de dar el discurso de bienvenida un presentador o persona muy reconocida en la institución.

 

Discurso publicitario

A diferencia de otros tipos de discursos, el discurso publicitario tiene un objetivo claro que es convencer a la audiencia para que compren un producto. Esto exige creatividad y competitividad ya que, hoy en día estamos expuestos a publicidad en todas partes.

 

 

Partes de un discurso

Antes de escribir un discurso, ten en cuenta su estructura:

 

Saludo

Para empezar a escribir un discurso, es importante reconocer a la audiencia como tu receptor y saludarla cordialmente. Si eres alguien a quienes ellos no conocen es necesario hacer una breve presentación de ti.

 

Introducción

Aquí se explica a grandes rasgos el tema de la exposición y la estructura del mismo. Debes ser breve y conciso para darle a los demás, una idea general de lo que van a escuchar. Es importante captar la atención de la audiencia con alguna frase o información de la cual ellos se sientan identificados.

 

Desarrollo

Para hacer un discurso, es importante el desarrollo. Se explica el tema a profundidad, argumentando tu información ya sea con hechos, cifras, citas de autores y demás recursos dependiendo del tipo de discurso. Esta parte es de vital importancia porque se observa el conocimiento que como orador tienes sobre el tema.

 

Conclusión

El final del discurso debes abarcar un resumen de todo el tema. Son las últimas palabras que el receptor va a escuchar y por ende debes ser potente en contenido y en la forma en cómo se lo expresa para que así, se obtenga el objetivo deseado del discurso: convencer que la información recibida valió la pena.

 

Ejemplos de discursos

Si ya sabes el tema del cual quieres hablar, pero aún no sabes cómo hacer el discurso, los siguientes ejemplos de discursos famosos te pueden dar una idea de cómo lograrlo:

 

Discurso de Charles Spencer

Charles Spencer, hermano de la princesa Diana, dio un discurso muy sentido en su funeral en 1997. Aquí un fragmento del mismo:

“Diana era la mismísima esencia de la compasión, del deber, del estilo, de la belleza. En todo el mundo era un símbolo de humanidad desinteresada. En todo el mundo fue portadora de los derechos de los verdaderamente oprimidos, una chica muy británica quien trascendió la nacionalidad. Alguien con una nobleza natural que no tenía clases y que en el último año demostró que no necesitaba un título real para continuar generando su particular marca de magia”.

 

Discurso de Charles Spencer

Momento del discurso de Spencer. Foto: Pinterest

 

Discurso de John F. Kennedy

Las siguientes líneas formaron parte del discurso de John F. Kennedy para posesionarse como presidente de los Estados Unidos en 1961. Con una duración de 14 minutos es considerado como uno de los discursos de posesión más cortos de la historia.

 “El mundo es muy diferente ahora. Porque el ser humano tiene en sus manos el poder para abolir toda forma de pobreza, pero también para terminar con toda forma de vida humana. Aun así, se siguen debatiendo en el mundo las mismas convicciones revolucionarias por las que pelearon nuestros antepasados, la creencia de que los derechos humanos no derivan de la generosidad del Estado, sino de la mano de Dios”.

Discurso de John F. Kennedy

John F. Kennedy. Foto: Pinterest.

 

Discurso de Steve Jobs

Estas líneas del reconocido discurso, las dijo el fundador de Apple ante los graduados de la Universidad de Stanford en el 2005: 

“Cuando tenía 17 años leí una cita que decía algo parecido a ‘Si vives cada día como si fuera el último, es muy probable que algún día hagas lo correcto’. Me impresionó y en los últimos 33 años me miro al espejo todas las mañanas y me pregunto: ‘Si hoy fuera el último día de mi vida, ¿querría hacer lo que estoy a punto de hacer?’. Y cada vez que la respuesta ha sido ‘no’ varios días seguidos, sé que necesito cambiar algo”.

Discurso de Steve Jobs

Momento del discurso de Steve Jobs. Foto: Pinterest

 

Discurso de Charles Chaplin 

Charles Chaplin en su película “El Gran Dictador” de 1940 hacía una parodia a Hitler y su gobierno autoritario. Es considerada su primera película hablada y se estrenó con tremendo discurso. Aquí un fragmento del mismo:

“Lo siento, pero no quiero ser emperador. Ese no es mi oficio. No quiero gobernar ni conquistar a nadie, sino ayudar a todos, si fuera posible, judíos, gentiles, negros o blancos. Tenemos que ayudarnos unos a otros; los seres humanos somos así. Queremos hacer felices a los demás, no hacerlos desgraciados. No queremos odiar ni despreciar a nadie. En este mundo hay sitio para todos. La buena tierra es rica y puede alimentarnos a todos. El camino de la vida puede ser libre y hermoso, pero lo hemos perdido. La codicia ha envenenado las almas, ha levantado barreras de odio, nos ha empujado hacia la miseria y las matanzas. Hemos progresado muy deprisa, pero nos hemos encarcelado a nosotros (..) Pensamos demasiado y sentimos muy poco. Más que máquinas necesitamos humanidad"

 El gran dictador de Charles Chaplin

Momento del discurso de Charles Chaplin. Foto: Pinterest

 

Consejos finales para escribir un discurso

  • Un buen discurso transmite una idea concisa y efectiva. No hables de muchos temas por intentar decirlo todo. Concéntrate en uno solo y pon toda tu energía en ello. Para eso necesitas tener claro cuál es el objetivo de tu discurso y qué es lo que quieres lograr de tu audiencia.

 

  • Toda historia se compone de un principio, un conflicto y un final como lo dijo Aristóteles. El discurso debe tener la misma estructura. Sirve de mucho contar una anécdota personal que empatice con la audiencia y concentre el tema que se quiere transmitir.

 

  • Presta atención a los detalles. Un buen discurso tiene una buena literatura, descripciones efectivas y palabras perfectamente escogidas. Sea cual sea el tema del discurso, hablará bien de ti si conoces perfectamente lo que estás transmitiendo y se nota en el léxico que se usa sin llegar a ser fanfarrón.

 

  • Si el discurso es oral, escríbelo como un discurso oral. Piensa que no lo van a leer, sino que lo van a escuchar. Es muy distinto el lenguaje hablado que el lenguaje escrito. Un buen tip es utilizar frases cortas y no muy producidas y por supuesto leerlo en voz alta mientras lo escribimos. Incluso puedes ensayar frente a un espejo y repasar rasgos faciales mientras lo lees.

 

  • Recuerda terminar tu discurso con un buen tiempo. Al hacer un discurso, toma en cuenta el tiempo que desees que te lean o escuchen. Es mejor que se queden con las ganas de escuchar más a que se aburran del tema.

 

Mejora tu oratoria con este curso online sobre hablar en público

 

Esperamos que estas recomendaciones te hayan servido para escribir un discurso. No olvides que para cualquier escrito, lo mejor que puedes hacer es rehacerlo las veces que sean necesarias. Léelo, corrígelo, vuelve a escribir y ensaya hasta que estés seguro que tu discurso será memorable y sorprenderá a tu audiencia.

 

 

También podría interesarte