Tipos de desenlace para cerrar tus historias con broche de oro

Tipos de desenlace para cerrar tus historias con broche de oro

Última actualización 12 de Febrero del 2021Tiempo de lectura: 7 min.

Valeria Maceiras

“Y vivieron felices por siempre” puede ser lo primero que se te venga a la mente cuando piensas en los tipos de desenlace de las novelas o películas, aunque sabemos que desafortunadamente no siempre acaban así. 

Es común que en la infancia hayamos creado ciertas expectativas en cuanto a cómo acaba una historia. En nuestro subconsciente puede estar programada la idea de que acabará en un final feliz y los conflictos se resolverán. Conforme vamos creciendo, enfrentamos el mundo real y descubrimos que aunque quisiéramos, los finales no siempre son así. 

Es verdad que la primera impresión es clave para saber si algo te va a gustar o no, pero cuando se trata de una historia, el final es lo que te llevas. Lo que pasa al terminar la historia hará que el libro o pieza que leas te deje un buen sabor de boca o una gran desilusión. Por eso, los tipos de desenlace en una historia son fundamentales para todo escritor. 

También es cierto que a lo largo del desarrollo de una historia, los lectores se van creando expectativas de lo que pasará al final o de cómo se resolverá el conflicto o tema principal de la obra. Dependiendo del efecto que éste quiera crear, escogerá entre los diferentes tipos de desenlace que existen. 

Índice

  1. ¿Qué es el desenlace?
  2. Desenlace cerrado
  3. Desenlace abierto
  4. Desenlace feliz o positivo 
  5. Desenlace negarivo o triste
  6. Desenlace trágico    
  7. Desenlace esperanzador 
  8. Desenlace sorpresa 
  9. Desenlace natural 
  10. Desenlace moral
  11. Otros tipos de desenlace

¿Qué es el desenlace?

Primero que nada, tenemos que entender qué es el desenlace y por qué es tan relevante en una historia. 

El desenlace de una historia es la parte final, en donde todo cobra sentido, los hilos sueltos se atan e idealmente las expectativas que el lector creó en su mente se cumplen. Conocemos la nueva cotidianidad del protagonista, que ha experimentado un cambio en su vida. Existen muchos tipos de desenlace en la narrativa, porque como bien sabemos, el área de la escritura creativa no tiene límites. 

Cada historia tiene su propio final, pero hay varios tipos de desenlace que se usan comúnmente para finalizar una historia. 

En esta nota encontrarás las explicaciones de los más populares.Ya sea que tu profesión sea escritor o seas un lector apasionado, al terminar de leer lograrás identificar el tipo de desenlace en tu siguiente lectura.  

Principales tipos de desenlace en un historia

Desenlace cerrado

En este tipo de desenlace se resuelven las tramas de la historia y el autor nos da a conocer el futuro que los personajes enfrentan. Es uno de los más clásicos y directos, no nos dejan con dudas y podemos irnos en paz sabiendo lo que sucedió en el libro o película. 

Desenlace abierto

Este puede resultar para algunos, uno de los tipos de desenlace más intrigantes o hasta estresantes. La trama queda sin resolverse y es tarea del lector imaginar qué solución ocurrirá para los conflictos de la historia y determinar el destino de los personajes. En este desenlace el lector deberá de usar su creatividad y pueden existir millones de finales, uno en cada cabeza de cada lector. 

A pesar de que este desenlace puede llegar a causar estrés, se está usando cada vez más en la literatura moderna. Una de las posibles explicaciones es reflejar el hecho de que la realidad que vivimos hoy es cada vez más compleja y que pueden haber situaciones en las que los problemas no se solucionen por completo ni indeterminadamente. 

Desenlace feliz o positivo

Aquí aplica el “y vivieron felices por siempre” al que hacíamos referencia al inicio. Los protagonistas de la historia obtienen lo que buscan y los antagonistas terminan derrotados. Se usan frecuentemente en las novelas románticas, y en la literatura infantil y juvenil, aunque ya no tanto como antes. 

A partir de la segunda mitad del siglo XX, ha surgido una nueva versión del final feliz, a la que se le ha referido como ‘aceptación del conflicto’. Con esta idea, se proporciona al lector la idea de que el protagonista asume la situación tal como es y es capaz de encontrar maneras de superarla

risas leyendo

Fuente: Pexels

Desenlace triste o negativo

Es el opuesto del tipo de desenlace pasado. En este caso, los protagonistas no consiguen sus objetivos y el lector o audiencia se queda con un sentimiento pesimista. Podemos encontrar este tipo de finales en historias dramáticas, en las que nos quedamos con un aire de melancolía.

Este desenlace es uno de los tipos de desenlace que más impacto causa en el lector, debido a que rompe fuertemente sus expectativas, o a que puede sentirse conflictuado si se llega a identificar con el personaje que no pudo encontrar una salida en la historia. Saca a relucir la vulnerabilidad tanto de la obra como de quien la está apreciando. 

Desenlace trágico 

Este final va más allá del desenlace triste. Existe un grado de dramatismo más marcado y que resulta ser desastroso para los personajes principales. Puede involucrar la muerte de alguno de ellos o temas como destrucción total en historias relacionadas con los géneros de ficción o ciencia ficción, utopía, etc. Un ejemplo muy claro de un final trágico es el de la aclamada película del Titanic, ¿no te parece?

banner 1

Desenlace esperanzador

Este tipo de desenlace cuenta, igual que algunos de los tipos de desenlace mencionados anteriormente, con la ayuda de la percepción del lector y su participación activa en el desarrollo de la historia. El autor no explica explícitamente cómo se resuelve la historia, pero utiliza estrategias y pistas que dan a entender que el problema se va a solucionar en el futuro. Los detalles finales más íntimos corren por cuenta de la audiencia. 

Desenlace sorpresa

¿Alguna vez has llegado al final de un libro o de una película y experimentado un gran QUÉ pasando por tu mente? Probablemente te encontraste con un desenlace de este tipo. Dependiendo de la historia, puede que el conflicto principal se resuelva, pero esto pasa de una manera que nunca hubieras imaginado. Existe el famoso giro inesperado al final, y éste puede cambiar por completo el sentido del principio de la historia. 

Sabemos que como escritor o artista, algunas veces puedes sentir que la creatividad se te ha escapado. Para estos casos, prueba nuestro curso online de arte para despertar tu creatividad, y ¡observa cómo fluye de regreso a ti!

Desenlace natural

Opuesto al desenlace sorpresa, este tipo de desenlace en una historia es el final que se esperaría de acuerdo a los acontecimientos que ocurrieron a lo largo de la narración. Se caracteriza por ser lógico y consecuente, nada que ocasione sentimientos extremos ni de extrañez. 

lectura esperanzadora

Fuente: Pexels

Desenlace moral

Este desenlace tiene como objetivo comunicar un valor ético o bien dar una lección. Piensa en los cuentos clásicos de tu infancia que tus padres o maestros repetían una y otra vez para que al final te recordarán que había algo que deberías de hacer o de evitar, justo como los personajes de la historia. 

Este es uno de los tipos de desenlace que ha sido estudiado y conectado con la disciplina de la psicología. Resulta notable saber que la tendencia a seguir utilizando el desenlace moral en la literatura infantil y juvenil moderna ha sido revertida y ampliada para usar diferentes tipos de finales. 

De acuerdo a un estudio que aparece en la Revista de Educación de la Universidad Autónoma de Barcelona, solamente un 60% de las obras de calidad de los años ochenta seguía con la tradición de resolver el conflicto principal de la historia haciéndolo desaparecer. 

El mismo estudio, menciona que los tres tipos de desenlace principales que se han adoptado en las sociedades occidentales han sido: aceptación y asunción del conflicto por parte de los protagonistas debido a que desarrollan nuevas condiciones de vida, desenlaces abiertos y desenlaces negativos, que ya explicamos arriba. 

Este hecho demuestra que ha existido una ruptura en cuanto a los temas que se pueden abordar en los libros infantiles y juveniles y un esfuerzo para incrementar la capacidad de los niños y jóvenes para enfrentar retos internos y del mundo que los rodea. 

banner 2

Otros tipos de desenlace

Aunque ya exploramos los tipos de desenlace más populares en cuanto a la creación de historias, pueden existir otras maneras de acabar una obra. 

Existen los finales mezclados, con una estructura más complicada de la historia y que requiere de una mayor comprensión por parte del lector. Pueden llegar a darse finales que tengan aspectos positivos y al mismo tiempo negativos, para crear una búsqueda de complicidad o de juego con el lector. 

En industrias creativas como lo es la escritura, hay que tener siempre en cuenta y recordar que cada cabeza es un mundo. Cada autor puede elegir cierto tipo de desenlace o estructura en general para su obra, o puede ir completamente en contra de las reglas y tradiciones de narrativa convencionales. Al final del día, los trabajos más únicos y que rompen barreras establecidas, son los que frecuentemente pasan a la historia. 

Si llevas tiempo queriendo escribir tu obra maestra, ¡no esperes más y aprende con el curso online de El arte de la escritura con Majo Moirón! 

Los tipos de desenlace diferentes y originales son los que hacen que una historia sea memorable para la audiencia. Sin embargo, se abre el riesgo de decepcionar al lector con un final muy inesperado o que deje un sentimiento que no le agrade. Por esta razón, es importante que el final de tu historia sea acorde al inicio y planteamientos de la misma, para que cautive al lector y se quede con el sentimiento que deseas transmitirle

sorpresa

Fuente: Pexels 

Lo más atractivo de los tipos de desenlace es que pueden impactar de manera distinta a cada lector que se topa con la historia. Si hablamos de desenlaces abiertos, el lector forma parte activa de la historia porque determina cuál es su final, como lo comentamos previamente. 

Las historias, como toda obra de arte, solo están completas cuando son percibidas e interpretadas por el espectador, o en este caso leída en un libro o vista en una película. Las experiencias y creencias personales de cada lector o espectador, influirán en su percepción de la obra y por ende, también en su reacción a los diferentes tipos de desenlace que puedan ofrecer. 

Por lo tanto, los escritores tienen un enorme reto al escribir el desenlace de sus historias. Claro que deben de tener en cuenta muchísimos factores en el proceso de escritura completo, por ejemplo, las diferentes partes del desarrollo de la historia, saber quiénes son su público meta, el género en el que se quieren clasificar,  y el sentimiento o mensaje que quieren comunicar con su historia. Dependiendo de su objetivo, pueden escoger entre los tipos de desenlaces mencionados en esta nota para culminar su obra maestra. 

Y recuerda lo que te aconseja Aristóteles en su obra Poética, "Todo buen final debe ser inevitable e inesperado".
 

También podría interesarte

Subcategorías

Softwares