✏️ ¿Cómo hacer una conclusión de un texto? Guía [2021]
¿Cómo hacer una conclusión? La fórmula para darle a tus textos un cierre memorable

¿Cómo hacer una conclusión? La fórmula para darle a tus textos un cierre memorable

Última actualización 7 de Agosto del 2021Tiempo de lectura: 7 min.

Angela Palacios

¿Escribiste el texto más increíble de todos pero no sabes cómo hacer la conclusión? ¡No pierdas el impulso! Si empezaste con broche de oro, así mismo debes terminar. Sin embargo, no te sientas presionado, hemos preparado para ti los consejos para hacer una conclusión que tanto estabas buscando en Internet.

Así que, te invitamos a quedarte hasta el final para que, además de saber qué es una conclusión y cómo redactar el cierre de un texto, tengas a la mano este artículo como ejemplo cada vez que escribas.

Prepárate para enamorar a tus lectores de principio a fin y redactar una conclusión tan llamativa, que quieran darle replay a tu texto, como si se tratara de una canción en Spotify. ¡Comencemos!

¿Qué es una conclusión?

Vale la pena comenzar aclarando que, al igual que la redacción de una introducción, la conclusión de un texto es muy importante dentro de un ensayo, artículo o documento académico, pues es así como reiteras la idea central de tu escrito. Incluso, si se trata de un texto de marketing, será clave para cerrar tu artículo de forma creativa, mientras haces un llamado a la acción.

Teniendo en cuenta lo anterior, podemos decir que la conclusión es la parte o sección final de un texto, en la cual se realiza un pequeño resumen de los temas tratados durante todo el escrito. La conclusión puede ser larga o corta, lo más importante es redactarla al final.

Todo esto porque, al terminar un texto, ya conoces el tema a la perfección y puedes realizar un cierre mucho más conciso, y tan acertado, que el lector quede con ganas de seguir leyendo lo que escribes. Esto aplica para la conclusión de una tesis, de un ensayo o de un cuento. ¡El secreto es la creatividad!

qué es una conclusión

Fuente: Unsplash

 

La estructura de una conclusión

Cuando estamos aprendiendo cosas nuevas, en este caso a cómo hacer una conclusión, vale la pena tener en cuenta la estructura básica que te llevará a cumplir un objetivo, que en esta oportunidad será terminar tu texto con broche de oro.

Para ello, ten en cuenta las siguientes recomendaciones de cómo se inicia una conclusión, las palabras para iniciar una conclusión que siempre debes tener a la mano, entre otros. ¡Vamos! 

1. Comienza con una oración de apertura

¿Cómo saber si es una conclusión? Lo puedes identificar con las frases de apertura del párrafo. Estas pueden ser similares a las siguientes: “La evidencia que presentamos anteriormente demuestra que…”, “Finalmente…”, “Luego de abordar esta teoría nos damos cuenta que…”.

Algunos expertos recomiendan evitar palabras como “en conclusión” o “ para concluir”, pues resulta un poco redundante. Ya tu lector sabe que está en el cierre del texto, así que aprovecha este punto para escribir tus frases más creativas. 

2. Expón tus argumentos y evita las repeticiones

Aunque en la conclusión se retoma la tesis principal, no es necesario repetir todo lo que dijiste anteriormente. En ese sentido, aprovecha lo amplio que es nuestro lenguaje para usar frases como “por las razones que mencionamos”, “debido a lo anterior”...

Así evitas aburrir al lector y aprovechas el espacio que tienes para redactar una conclusión enfocada en un llamado a la acción, por ejemplo.

Escribir una conclusión

Fuente: Pexels

¿Cómo hacer una conclusión?

En este punto ya tienes unas bases para darle un cierre a tu texto, pero seguramente quieres saber cómo hacer una buena conclusión o cómo empezar a hacer una conclusión memorable. Vamos con algunos ejemplos, los cuales desarrollamos con base en el texto académico del centro de Lectura, Escritura y Oralidad en Español de la Universidad de los Andes de Colombia:

1. Realiza una síntesis del texto

Si lo que te trajo hasta aquí fue la duda de cómo escribir una conclusión para un ensayo o un texto académico, te recomendamos que al finalizar tu escrito, realices una especie de resumen del proceso. Así, le harás saber al lector cómo quedó demostrada la tesis después de la argumentación. 

Sabemos que suena en contravía de lo que mencionamos anteriormente, pero como estamos hablando de cómo hacer un ensayo o un texto académico, vale la pena ser más amplio en la información que compartes en la conclusión. Para que comprendas mejor, lee con atención el siguiente ejemplo de conclusión.

“De este modo, los efectos positivos de la central hidroeléctrica no han alcanzado a compensar las consecuencias negativas que ha generado. Por un lado, la represa ha afectado la calidad del agua, la fauna y flora de la zona y, por otra parte, ha perjudicado a numerosas personas que dependen de actividades productivas como la agricultura y la piscicultura.

Este texto ha demostrado que una fuente de energía renovable, como lo es la hidroeléctrica, puede tener consecuencias negativas inesperadas que sobrepasan sus efectos positivos en el medio ambiente y la economía. Por lo tanto, es necesario que las autoridades ambientales y la comunidad académica reconsideren la conveniencia de su funcionamiento y hagan un análisis más cuidadoso considerando los posibles efectos ambientales y económicos”.

2. Genera preguntas

Haz que un texto sea ameno preguntando, pues de esa manera conservas la cercanía que lograste en la introducción y en el desarrollo del escrito y, además, le permites al lector reflexionar sobre lo que lee. Créenos, terminar una conclusión con una pregunta dejará a otros hablando del tema, es decir ¡serás memorable!

La clave está en hacer las preguntas que te gustaría resolver más adelante, escribiendo un artículo de opinión, un ensayo o una investigación. Para que comprendas mejor, chequea este ejemplo de conclusión:

ejemplos conclusión

Fuente: Pontificia Universidad Católica de Chile

De acuerdo con Majo Moirón, profesora del curso Crea tu proyecto de escritura con Majo Moirón, “en la escritura hay algo que nos tiene que generar una duda, una pregunta que no tenga una respuesta, por eso, poner esa pregunta en palabras puede revelarnos algo”.

3. Realiza una proyección

Al igual que el punto anterior, cuando hablamos de cómo hacer una conclusión, es necesario ser conscientes de lo que se le quiere dejar al lector con ese cierre del texto. La Pontificia Universidad Católica de Chile considera que “una de las alternativas para proyectar en una conclusión es vincular el tema desarrollado con nuevos desafíos. Estos pueden estar relacionados con otras disciplinas o temáticas”

En ese sentido, puedes señalar la importancia de seguir realizando estudios con base a lo que has propuesto, o sugerir la posibilidad de hacer una nueva investigación para abordar los temas que se quedaron por fuera, etc.

 

Otras fórmulas para hacer conclusiones memorables 

Ya tienes unos parámetros bases de cómo hacer una conclusión, ahora, hablaremos de los infaltables a la hora de escribir el cierre de un texto.

  • Identifica los puntos más relevantes de la investigación para darles un cierre en la conclusión.

  • ¡No te extiendas demasiado! Para ello tuviste todo el artículo, así que señala únicamente el alcance de los objetivos de la investigación, los resultados conseguidos y sus repercusiones.

  • Elabora tu propia reflexión resaltando los resultados de tu investigación.

  • Sabemos que escribir bien aplica tanto para el título, como para la introducción y la conclusión. Sin embargo, es importante resaltarlo y aprovechar el cierre de tu texto para verificar todo tu artículo.

Por último, te compartimos nuestra guía de ortografía básica. ¡No queremos que un texto muy creativo, ahuyente al lector por los errores de escritura!

Recuerda siempre preguntarte para qué sirve el texto que acabas de escribir, eso te dará una pista sobre el cierre que debes redactar. En nuestro caso, podríamos decir que con las recomendaciones que te hemos entregado ya sabes cómo hacer una conclusión y estás listo para escribirle al mundo entero.

Por eso, esperamos que este artículo haya sido un impulso para darle a tus textos un fin memorable, que también te enganche a ti. Verás que todo será cuestión de práctica. 

Así que, para aportar en tu crecimiento como escritor o escritora, te recomendamos nuestros cursos de redacción y escritura, con los que obtendrás las herramientas para convertirte en un mago de las palabras y enamorar a otros con lo que escribes. ¡No estamos exagerando! Todo es posible si sabemos cómo comunicarlo. Entonces, ¡a escribir!

También podría interesarte