🔎 ¿Cuáles son los tipos de conflictos más comunes? [2021]
¿Cuáles son los tipos de conflictos más frecuentes y cómo solucionarlos?

¿Cuáles son los tipos de conflictos más frecuentes y cómo solucionarlos?

Última actualización 9 de Septiembre del 2021Tiempo de lectura: 7 min.

Flor Medina

¿Sueles tener problemas con tus compañeros de trabajo? Conoce los diferentes tipos de conflictos que existen y cómo solucionarlos desde la raíz para evitar que se agranden aún más. 

Es imposible evitar que los conflictos laborales surjan, sin embargo, si sabes identificar los diferentes tipos de conflictos, vas a poder elaborar una estrategia adecuada para darles una solución rápida y que ayude a mantener la buena convivencia dentro del área de trabajo. 

En el siguiente artículo, te contaremos todo acerca de los tipos de conflictos que existen, cómo detectarlos y qué medidas tomar cuando te enfrentes a ellos. ¡Así te convertirás en un experto en la gestión de equipos de trabajo!

¿Te interesa conocer los diferentes tipos de conflictos que existen? Entonces puedes dirigirte al punto número 3 de esta nota para encontrar la información que necesitas.

¿Qué es un conflicto?

Todos hemos tenido diferentes tipos de conflictos a lo largo de nuestra vida. Ya sea con nuestros amigos, compañeros de trabajo, familia e incluso con nosotros mismos. Pero, ¿qué es un conflicto con exactitud?

Una situación de conflicto se origina cuando existe una discrepancia entre dos o más personas debido a que sus intereses u opiniones se contradicen y ninguna de las partes se muestra dispuesta a ceder con facilidad. 

Por lo general, un conflicto puede generar un ambiente hostil entre los diferentes miembros del grupo. Además, cuando este se sale de control, las personas pueden llegar a cometer agresiones verbales y físicas. 

Para solucionar un conflicto es importante que todas las partes puedan llegar a un acuerdo en común. No obstante, para llegar a un consenso, es necesario poner en práctica muchas técnicas de negociación. En el presente artículo te explicaremos más a fondo los diferentes tipos de conflictos que existen y cómo se puede encontrar una solución para resolverlos. 

¿Cuál es la diferencia entre problema y conflicto?

Aunque parezcan sinónimos, existen claras diferencias entre lo que es un conflicto y un problema. En primer lugar, un problema se caracteriza por ser una situación en la cual se observan dificultades que generan molestias o quejas y que “en ese momento” no tienen una solución. 

Por otro lado, en un conflicto, se produce un desacuerdo entre las partes por una contraposición de intereses. Casi todos los tipos de conflictos pueden ser resueltos mediante un acuerdo, que implica que cada parte ceda un poco en relación a su postura. 

Qué es un conflictoFuente: Pexels

¿Por qué surgen los conflictos?

Todos los tipos de conflictos surgen por algún motivo. A veces, las razones pueden estar justificadas o también pueden deberse a temas superficiales. Sin embargo, para saber cómo dar solución a este tipo de situaciones, es importante entender por qué se originan. 

Las causas de los conflictos pueden ser muy variadas. A continuación, te mencionaremos las más comunes:

1. Problemas de comunicación

Muchas veces, los conflictos dentro de una empresa surgen porque hay malos entendidos o errores de comunicación entre las diferentes áreas de la organización. Como consecuencia, las diferentes partes tienen una percepción diferente de la información y eso puede generar discusiones entre los miembros. 

2. Intereses opuestos

Por lo general, las personas tienden a preocuparse por cubrir sus propias necesidades y obtener un beneficio para sí mismas. A veces, esto puede ir en contra de los intereses de las demás partes involucradas, generando un conflicto de intereses. 

3. Diferencias culturales

Hoy en día, es normal que dentro de una misma sociedad convivan diferentes culturas. No obstante, sus diferencias más notables pueden ser causa de diferentes tipos de conflictos. Estas diferencias van mucho más allá que los rasgos físicos, pues también se involucran aspectos como la religión, los gestos, el sentido del humor y mucho más. 

 

4. Roles poco definidos  

Esto suele suceder en los equipos de trabajo. Cuando el rol que ejerce cada individuo no está debidamente definido, se puede generar un conflicto debido a que algunos pueden percibir que otro miembro del grupo está ejerciendo funciones que no le corresponden. 

5. Conflicto de valores

Cada individuo puede tener una jerarquía de valores diferente, lo cual puede desencadenar diversos conflictos cuando surgen situaciones que contraponen los principios de cada persona. Un ejemplo claro son los procesos electorales, cuando la población tiende a colocarse a los extremos del panorama político debido a que sus posturas van acorde a sus valores. 

6. Desigualdad 

Las brechas sociales y económicas suelen generar diferentes tipos de conflictos sociales debido a que hay sectores con escasez de recursos que no pueden llevar un estilo de vida apropiado. Situaciones de emergencia, como la pandemia del COVID-19, han generado que estas desigualdades se amplíen y los reclamos de la población se incrementen. 

7. Expectativas frustradas

Cuando una persona se plantea objetivos personales y/o profesionales que no puede llegar a concretar, se puede generar una sensación de fracaso y enojo que le termina afectando de manera negativa. Una situación de frustración puede desembocar en un conflicto, ya sea con nosotros mismos u otras personas. 

Por qué surgen los conflictosFuente: Pixabay

¿Cuáles son los tipos de conflictos que existen?

Ahora que ya sabes cómo surgen los conflictos, es momento de revisar los diferentes tipos de conflictos que hay. Si bien existen diferentes formas para clasificarlos, en esta nota nos enfocaremos en los tres tipos más conocidos. 

De acuerdo a Adriana González, docente del curso online de Gestión y trabajo con personas difíciles, actualmente existen tres tipos de conflictos que son los más comunes:

1. El conflicto real

Un conflicto real sucede cuando los miembros de un grupo tienen distintos puntos de vista que ya se hablaron pero que no se han podido solucionar. Por ejemplo, en una reunión de trabajo en la que los involucrados no se ponen de acuerdo en la entrega final de algún proyecto. Cada uno expone su punto de vista y son válidos, pero no llegan a un consenso. 

2. El conflicto irreal

Este tipo de conflicto se produce debido a una mala interpretación de alguna de las partes o de ambas. Si bien esta situación tiene la posibilidad de aclararse para resolver el problema, la negatividad de algunos individuos hace que resulte imposible llegar a un acuerdo final. 

Un ejemplo de conflicto irreal son los que se producen en las relaciones familiares o de pareja, en el que ambas partes se aferran a una idea y no quieren dar su brazo a torcer. Como consecuencia, algo que pudo ser fácil de solucionar, termina siendo más grande. 

3. El conflicto inexistente

El conflicto inexistente también se basa en un malentendido o una malinterpretación, pero con la diferencia de que esta se produce de manera deliberada para dañar a alguien. 

Un ejemplo de este tipo de conflicto es cuando, por medio de un mensaje de texto, tú o uno de tus amigos escribió algo que se malinterpretó y, en lugar de quedar como una simple disculpa o no tomarlo como algo personal, se convirtió en un pleito muy grande. 

Estos son los tipos de conflictos más conocidos. A pesar de que todo resultaría más fácil si no se presentan estas dificultades, hay que reconocer que no todos los conflictos son malos. Estas situaciones pueden hacer que el grupo adquiera una mayor capacidad de resolver problemas y los vuelven más fuertes ante las adversidades. 

tipos de conflictosFuente: Pixabay

¿Cómo solucionar un conflicto?

Todos los tipos de conflictos son inevitables, pero no por eso pueden ser ignorados. Si decides pasar por alto un conflicto, eso solamente agrandará el problema. Lo mejor que puedes hacer es saber cómo enfrentarlo y aprender de él. 

Adriana González, experta en el tema de gestión de equipos, recomienda seguir el siguiente protocolo para solucionar un conflicto dentro de un equipo:

Paso 1: Escuchar activamente y sin juzgar

Si tenemos una buena capacidad para entender al otro, los conflictos serán menos recurrentes. Un principio básico para ser más empático es escuchar bien al resto para comprender sus percepciones y necesidades. Es importante escuchar sin ejercer juicios personales, ya que eso nos va a impedir ponernos en el lugar del otro y entender sus emociones. 

Paso 2: Entender la situación

Al mejorar tu escucha activa podrás comprender la situación a un 100%. Si crees que no es suficiente, también puedes tomarte un tiempo para realizar preguntas clave que te faciliten la elaboración de un panorama amplio para contextualizar el conflicto.  

 

Paso 3: Encontrar la raíz del problema o conflicto 

Saber en realidad qué provocó o está provocando el conflicto,  te ayudará a identificar la emoción, la persona o la situación que lo ha detonado. No se trata de buscar un culpable, sino de saber qué es lo que lo provoca para resolverlo y no crear otro. 

Paso 4: Concentrarse en el problema y no en las personas

Todo este proceso de resolución de conflictos debe estar orientado a hallar la solución. Si nos preocupamos más por acusar o juzgar, eso solo hará que la brecha entre las partes se expanda aún más. 

Paso 5: Cerrar con un acuerdo

La mejor manera de resolver un conflicto es llegando a un acuerdo en el que ambas partes puedan resultar beneficiadas. Que una de las partes gane, no debe significar que la otra tenga que perder. Se debe procurar el beneficio mutuo. 

Cómo solucionar un conflictoFuente: Pixabay

¿Cómo mantener una buena convivencia dentro del entorno laboral? 

Ahora que ya conoces los diferentes tipos de conflictos, te daremos algunos tips que te ayudarán a prevenirlos dentro del entorno laboral. La página web de la empresa Penguins, que se dedica a la realización de eventos corporativos, recomienda seguir 6 tips para crear un ambiente de trabajo saludable: 

1. Recompensa y reconocimiento

Muchos conflictos laborales surgen porque los empleados sienten que su arduo trabajo no está siendo valorado. Recompensar y reconocer a un trabajador puede ser algo tan simple como decir “gracias”. Sin embargo, las recompensas monetarias también pueden ayudar a levantar la moral del equipo y motivarlos a seguir esforzándose. 

2. Buena comunicación

Las confrontaciones entre los miembros de un equipo son inevitables. No obstante, si trabajamos en una buena comunicación, se pueden generar conflictos saludables que permitan la generación de ideas innovadoras para el negocio. Siempre que un equipo de trabajo sepa cómo comunicarse abiertamente y las disputas sean correctamente gestionadas, el entorno laboral podrá prosperar.

3. Promueve el bienestar

Los conflictos en el trabajo podrán disminuir si los empleados se sienten cómodos dentro de la empresa. Es por eso que te recomendamos promover el bienestar a través de diferentes programas que pueden abarcar temas como la salud mental, el ejercicio y la alimentación saludable. 

4. Oficinas limpias y cómodas

Tener un espacio de trabajo acogedor puede ayudar a levantar el ánimo de los trabajadores y hacer que los conflictos sean menos frecuentes. Te recomendamos implementar tus oficinas con muebles cómodos, permitir el acceso de mucha luz natural y pintar las paredes de colores que transmitan tranquilidad. 

5. Alentar el fortalecimiento de los equipos

Para construir un mejor entorno de trabajo en donde todos los tipos de conflictos puedan ser manejados de manera apropiada, te recomendamos realizar actividades para fomentar la buena convivencia y el trabajo en equipo. Así, el vínculo entre los empleados será mucho más fuerte y las brechas quedarán más reducidas. 

6. Promover un balance entre el trabajo y la vida personal

Diferentes tipos de conflictos pueden tener su origen debido al estrés que genera tener un mal balance entre la vida personal y laboral. Es importante que las organizaciones puedan proporcionar la flexibilidad necesaria para que las labores del trabajo no interfieran con las del hogar. Esto no solo ayuda a la salud y las buenas relaciones, sino que también puede mejorar la productividad y el desempeño de los empleados. 

convivencia dentro del entorno laboralFuente: Pixabay

Esperamos que esta nota te haya sido de ayuda para comprender los diferentes tipos de conflictos y cómo manejarlos. Recuerda que no puedes evitar que los problemas ocurran, pero si puedes aprender de ellos y hacer que tu equipo de trabajo sea mucho más sólido. 

¿Quieres adquirir más conocimientos para hacer que tu organización desarrolle todo su potencial? Entonces no te puedes perder nuestros cursos online de Emprendimiento y Negocios. ¡Nos vemos en la siguiente nota! 

También podría interesarte