7 aprendizajes que nos ha dejado este ácido 2020 a los emprendedores

13 de Octubre del 2020

user

Juliane Angeles

7 aprendizajes que nos ha dejado este ácido 2020 a los emprendedores 7 aprendizajes que nos ha dejado este ácido 2020 a los emprendedores

Hace un año nadie se hubiera imaginado lo que íbamos a enfrentar.  Pese a ello, algunos emprendedores estuvieron preparados para lo incierto. Algunos se resistieron al cambio o no supieron cómo adaptarse. Otros recurrieron a un plan B para seguir operando en línea.

A casi dos meses y medio de que se acabe el 2020, es necesario reconocer que esta crisis nos ha dejado varios aprendizajes a todos, sobre todo, a los emprendedores.

Aunque esta nota está enfocada en los aprendizajes que ha dejado este año a los emprendedores, creemos que son lecciones que pueden servirle a cualquier persona interesada en saber cómo afrontar una situación inesperada.

 

Accede a todos nuestros cursos con una Membresía Premium

 

1. Estar preparado para lo inesperado

Si hay una lección que hemos aprendido en lo que va del 2020, es que puede ocurrir un evento sustancial en cualquier momento —como la Covid-19— y cambiarlo todo. Por eso, un espíritu emprendedor debe estar preparado para lo incierto. ¿Qué significa estar preparado? Tener un plan de respaldo: el famoso plan B e incluso un plan C.

En esta pandemia ha quedado demostrado que si una empresa quiere sobrevivir a lo inesperado, debe hacer lo siguiente:

  • Elaborar un protocolo de emergencia que pueda ser ejecutado. 
  • Girar el timón. Aceptar el desafío de reinventarse.

 

Solo así, podrá dar la batalla.

En ese sentido, los emprendedores deben tener claro que tener un plan B ha dejado de ser una tarea opcional, para convertirse en una necesidad de cara al futuro.

Refuerza tus habilidades blandas con esta guía gratuita

guía de soft skills

2. Ser flexible y aprender a adaptarse

Solo las mentes abiertas y flexibles han podido repensar sus emprendimientos y ver el cambio como una oportunidad, mas no como un retroceso o debilidad. Esta lección que le ha dejado el 2020 a la cultura emprendedora puede resumirse en dos puntos:

  • No hay nada absoluto.
  • Todo debe ser probado y evaluado de manera constante.

 

Como emprendedor o emprendedora, debes saber que en una crisis no siempre podrás hacer negocios como lo haces habitualmente. Aferrarte a la forma en que siempre has hecho las cosas solo tiene dos caminos: el estancamiento o la desaparición.

Este 2020 también nos ha mostrado la importancia de las mejoras continuas en los negocios, es decir, de establecer una cultura de cambio que les permita identificar las áreas que necesitan mejorar regularmente.

Por lo tanto, los emprendedores que no estén acostumbrados al cambio, difícilmente podrán superar una crisis donde la supervivencia del negocio depende de los cambios y ajustes que se apliquen. 

¿Cómo adaptarnos al cambio? 

  • Comprendiendo que el miedo al cambio es natural.
  • A través de la aceptación: reconocer que el cambio es necesario si queremos seguir en el negocio.
  • Adquiriendo una cultura de skilling continuo. La adaptación al cambio es una habilidad blanda que puede aprenderse por medio del training.

 

Descarga gratis este pack de currículums 

 

3. La gente importa y la empatía es poderosa

El 2020 será recordado como uno de los años con mayor incertidumbre en el mundo. Nadie se ha librado de vivir episodios de angustia o estrés. Los emprendedores han sabido reconocer esas propias emociones en sus equipos y clientes y muchos de ellos han aprendido que practicar la empatía no es cosa de un día.

  • Han comprobado que ponerse en el lugar del otro y hacer algo positivo para ayudarlo es realmente poderoso.
  • Han aprendido que trabajar de manera remota no es un impedimento para ser humanos, compasivos y construir relaciones reales.
  • Han entendido que los miembros de un equipo deben sentirse valorados y apoyados.
  • Han recordado que, en tiempos difíciles, todos somos humanos y es importante cómo nos tratamos unos a otros.

Desde realizar reuniones virtuales para fomentar las relaciones interpersonales, hasta brindar horarios más flexibles. Este aprendizaje que nos ha dejado el 2020 podría resumirse así: cuida a tu equipo hoy, para seguir trabajando mañana.

Aprendizajes de 2020 a emprendedores

Foto: Unsplash

 

4. Los equipos remotos merecen más confianza

Antes de la crisis sanitaria, la gran mayoría de emprendedores veía el trabajo remoto con mucha suspicacia. Una vez que el virus se propagó a más ciudades del mundo, trabajar en remoto resultó ser la única forma de trabajo permitida para evitar más contagios. Se hizo obligatorio.

Pese a ello, la desconfianza era latente. ¿Cuál era la gran preocupación de algunos emprendedores? Que la transición al trabajo remoto afectase considerablemente la productividad. Sin embargo, varios meses después ha quedado demostrado que trabajar en remoto no es menos productivo que trabajar de manera presencial.

Los equipos comprendieron que son parte del mismo vehículo. Mientras que los emprendedores han dejado atrás los prejuicios y pese a que les ha tomado algún tiempo implementar los procesos en remoto, ahora parecen animados por los resultados obtenidos. La productividad ha incrementado.

La lección: confía en tu equipo, sin importar si trabaja de manera presencial o remota.

Aprendizajes de 2020 a emprendedores

Foto: Unsplash

5. La presencia digital es importante

Cuando se suspendieron las actividades presenciales por el virus y poco a poco se autorizaron los servicios de reparto, las primeras empresas que pudieron operar fueron las que tenían presencia digital. Las compras de productos y servicios solo se podían hacer en línea.

Surgieron nuevos hábitos de compra online, pero también salieron a flote los problemas del comercio electrónico como falta de stock, tiempo de espera muy prolongado, costos altos del delivery, falta de comunicación de la marca, fallas en las páginas web o aplicaciones durante el proceso de compra, etc. Y como resultado de todo lo anterior, clientes decepcionados o enfurecidos con las marcas. 

Tener presencia digital es importante, pero no basta solo con “estar”, sino con aplicar las estrategias adecuadas para cumplir con las expectativas de tus clientes, alcanzar tus objetivos de ventas y mantener una buena reputación. Hace falta tiempo de preparación.

La lección para los emprendedores es que no deben esperar a que ocurran eventos desafortunados o magníficos para dar el salto a lo digital. 

6. Seguir aprendiendo con clases en línea

Por más extraño que parezca, a veces, hay oportunidades en medio de una crisis. Una de ellas fue la educación en línea. 

Si hay algo que les ha enseñado este 2020 a los emprendedores, es a no detener su formación y seguir capacitándose con clases en línea. Contrario a lo que se creía, la pandemia no fue un impedimento para la formación continua.

En ese sentido, las plataformas de educación en línea supieron brindar los recursos necesarios para una formación accesible, flexible y de calidad.

La tecnología hizo posible estudiar desde casa y que la educación no se detuviera.

7. La comunicación debe ser clara y adaptarse al contexto

Este 2020 también nos recordó que una comunicación clara, directa y empática facilita el trabajo y las relaciones interpersonales a través de una pantalla.

Además, una comunicación frecuente hace que el trabajo remoto sea lo más fluido posible.

Cuando hay mucha incertidumbre la comunicación es una de las claves para comprender al otro. Los emprendedores conscientes de las dificultades y retos de su equipo y sus clientes son los que más se beneficiarán en los tiempos de crisis.

¿Cómo lograrlo? Agregando valor personal y profesional, con preguntas sencillas como ¿en qué puedo ayudarte? o ¿con quién puedo contactarte?

Además, es importante modificar y adaptar el tono de comunicación y los mensajes de la marca.

En suma, la comunicación es fundamental, tanto para trabajar diariamente como para crear el tipo de trabajo que queremos.

Foto: Unsplash

¿Qué otra lección te dejó este 2020? Estamos seguros que después de esta difícil experiencia, muchos emprendedores han comprendido que nada está escrito en una piedra, pero siempre, siempre se puede estar preparado para el futuro.

Recomendados para ti