Minimalismo y salud mental: Consejos para aplicarlo

Trabajo Remoto 02 de Abril del 2020

user

Marina Helguera

Minimalismo y salud mental: Consejos para aplicarlo Minimalismo y salud mental: Consejos para aplicarlo

El Minimalismo surgió en Estados Unidos en los años 60 como un movimiento artístico que representó una revolución visual y sonora contra otros dos estilos: el Expresionismo abstracto y el Pop-Art. 

El primero se caracterizó por la explosividad de color y las imágenes agresivas, y el segundo intentaba popularizar el arte al simplificar sus temas y crear obras a partir de imágenes cotidianas que poblaban el imaginario colectivo. Fue el Minimalismo el que presentó una respuesta a los abusos de ambos estilos: excesiva saturación y comercialismo. 

Expresionismo                                                                                   Pop-Art

Esta corriente buscaba reducir a su mínima expresión todos los elementos de sus composiciones artísticas para concentrarse en lo esencial y eliminar lo superfluo. Así, sus obras se apartaban de la sociedad de consumo y buscaban la liberación del materialismo. ¿Pasa lo mismo hoy en día?

Los elementos esenciales del Minimalismo han permeado en la cultura y actualmente se le puede considerar una forma de vida que intenta ponerle freno al consumismo desaforado del capitalismo y calmar la ansiedad que provoca vivir en el mundo moderno. Revisando estas cualidades, te proponemos algunas ideas para ponerlo en práctica en tu vida.

1. Minimalismo en tus espacios

- Si en una habitación nos rodea el desorden, nuestra mente no se sentirá despejada y tampoco podremos descansar bien. Haz una limpieza general. 

- Comienza por preguntarte qué cosas son importantes para ti de todo lo que ves. De las que no lo son, ¿cuáles realmente necesitas y usarás? En realidad, el apabullante éxito de Marie Kondo se basa en esta sencilla idea. 

- Al resto puedes darle un mejor uso vendiéndolas o regalándolas a alguien que vaya a sacarles mayor provecho. Tendrás mucho más espacio y ahorrarás tiempo porque habrá menos que limpiar. 

- De lo que decidas conservar, procura tener todo guardado y oculto para reducir lo más posible todo lo que quede a la vista.

Curso Decoración de interiores: Transforma tu hogar

2. Minimalismo en tu mente

- Intenta ser selectivo en tus pensamientos: suelta esas cosas que no dependen de ti y en las que no puedes intervenir, y evita frustrarte porque las personas no reaccionen como tú esperas. Con esto tendrás más tiempo para enfocarte en ti mismo.

- Procura pensar en las cosas realmente importantes y con eso evitarás el sufrimiento innecesario.

- Para desechar preocupaciones inútiles, analiza si lo que te molesta realmente importa como para dedicarle tanto tiempo y espacio en tu cabeza. Si no, deja de darle vueltas.

- Enfoca tu atención en las cosas que has dejado pendientes. Si las terminas nunca tendrás que volver a pensar en eso. 

- Aprende a dejar ir: personas, cosas e ideas fijas. Te sentirás más ligero.

- Haz cosas que disfrutas. Esto te ayudará a disminuir la ansiedad y a despejar tu mente.

Descarga gratis nuestra Guía: Emprender en cuarentena

3. Minimalismo digital

- Sé selectivo con los contenidos que consumes. A veces nos saturamos de información que no necesitamos y, además de perder el tiempo en cosas que realmente no nos interesan ni nos benefician, no dejamos descansar a nuestra mente. 

- Así como con las cosas de tu habitación, haz una limpieza de redes sociales. Elimina u oculta a los contactos que no te aporten nada de lo que buscas.

- Reduce los distractores digitales que interfieren en tu concentración. 

¿Ya conoces nuestra nueva sección Trabajo Remoto? Descúbrela aquí

En el Minimalismo no basta con eliminar el exceso de cosas o de información, hay que tener una intención. Se trata de descartar las cosas que no te hacen feliz o entorpecen tu camino. El sentido es simplificar tu vida en cada aspecto; ahorrar tiempo, dinero, espacio y esfuerzo. 

Tyler Durden, el protagonista de El club de la pelea dijo, casi a manera de eslogan, que las cosas que posees terminan poseyéndote. El minimalismo es una manera de liberarnos de esta suerte de esclavitud a la que nos sometemos voluntariamente. Lo esencial es dejar de vivir para las cosas —sin el espejismo que confunde el éxito y el poder con la cantidad de cosas que tienes— y erradicar el vicio de “tener que tener”. 

Se trata de vivir intencionadamente, reduciendo la vida a lo esencial para liberarnos del estrés que provoca lo material. Si quieres seguir trabajando en tu salud mental y aplicar otras buenas herramientas a tu vida, te dejamos el Webinar que tuvimos junto a Martín Reynoso. ¡Ahí nos vemos!

 

 

 

  •  

Recomendados para ti