Análisis de riesgos: ¿por qué es importante para tu negocio?

Análisis de riesgos: ¿por qué es importante para tu negocio?

Última actualización 13 de Febrero del 2021Tiempo de lectura: 7 min.

David Amez

El camino del emprendimiento requiere de entusiasmo y valentía, pero también de una serie de consideraciones para que el negocio pueda prosperar. En esa línea, aunque diversos factores puedan impedir el crecimiento de una empresa, un correcto análisis de riesgos puede ayudarte a prevenirlos.

Entre los riesgos de mercado, los de la competencia, entre otros, se crean distintos escenarios adversos que necesitas anticipar. Esto te ayudará a contar con planes de resguardo y con medidas a tomar dentro de un entorno competitivo o impredecible.

Por ello, para que puedas seguir avanzando firme con tu organización, te brindamos una explicación detallada sobre los tipos de riesgos que puedes encontrarte, y te explicaremos cómo llevar una correcta administración de los riesgos empresariales.

 

ÍNDICE:

  1. ¿Qué es un riesgo empresarial?
  2. ¿Qué son los análisis de riesgos?
  3. Tipos de análisis de riesgos
  4. Métodos más específicos sobre análisis de riesgos
  5. Tipos de riesgos
  6. Modelo de riesgos: ¿qué es y para qué sirve?
  7. Recomendaciones finales


 

¿Qué es un riesgo empresarial?

Antes de abordar los problemas primero debemos definirlos: toda actividad empresarial lleva implícito un riesgo en mayor o menor medida. El riesgo es parte de cualquier área de negocio, pues en cierta forma lo define y ayuda a ponerle límites. 

Dentro del ámbito corporativo, el riesgo puede definirse como la incertidumbre que surge durante la consecución de un objetivo. Se trata de circunstancias, sucesos o eventos adversos que impiden el normal desarrollo de las actividades de un negocio, y que suelen implicar repercusiones económicas para sus dueños o responsables.

Sin embargo, no todo elemento de la actividad empresarial representa un riesgo por sí mismo, sino que debe reunir ciertas características. Por ejemplo, tiene que estar asociado de alguna manera a la lo que realiza la empresa, también debe tratarse de alguna amenaza de impacto significativo y cuya solución no es inmediata.

En resumen, si quieres definir qué es un riesgo empresarial, puedes resumirlo como todo aquello que entorpezca, obstaculice o dificulte los procesos de una compañía.

 

 

¿Qué son los análisis de riesgos?

Los análisis de riesgos conforman una herramienta muy importante entre los directivos de cualquier empresa. Estos consisten en una serie de técnicas y evaluaciones de carácter cualitativo y cuantitativo que ayudan a encontrar riesgos de distinta naturaleza para una compañía.

Estos se remontan a muchas décadas atrás y han sido empleados en la aeronáutica, en la industria química y petroquímica, y con mayor énfasis en el campo nuclear. Con el tiempo, la identificación de riesgos y los análisis al respecto pasaron a influir en la toma de decisiones de todo tipo de empresas, siendo hoy casi indispensables.

En realidad, son aplicables dentro de distintos ámbitos de la vida, pero si aterrizamos en las necesidades empresariales, aportan dentro de toda industria por lo universales y flexibles, pero a la vez, útiles, que pueden llegar a ser en todo negocio. Por eso importa tanto saber cómo hacer un análisis de riesgos de una empresa.

 

Tipos de análisis de riesgos

No existe una sola forma de control de riesgos. En realidad, una buena práctica es la de combinar diferentes técnicas de acuerdo al tipo de proyecto en el que te encuentres. Unas pueden ser más acordes a tu negocio que otras, pero vale la pena conocer bien las principales.

 

What if

El análisis del what if (¿qué pasaría si...?) es muy sencillo de entender y aplicar. Suele estar entre los primeros pasos para reconocer los principales riesgos de un negocio, cuando estos recién te van saltando a la mente.

Una buena práctica del what if consiste en programar reuniones entre funcionarios o colaboradores que conozcan a fondo el rubro de la empresa. En el primero de estos encuentros se puede realizar una lluvia de ideas en la que surjan diversos casos hipotéticos sobre cosas que salgan mal. Por ejemplo:

  • ¿Y si la energía se corta por un día entero?
  • ¿Y la máquina "X" falla?

 

Ya en siguientes reuniones, los expertos podrán ahondar en la identificación de riesgos y preparar medidas apropiadas para esas primeras preguntas. Se ahondará en las causas, consecuencias y recomendaciones al respecto.
 

Análisis preliminar de riesgos (APR)

Podría decirse que esta también forma parte de la ‘fase inicial’ sobre cómo hacer un análisis de riesgos de una empresa, ya que ayuda a encontrar amenazas potenciales en un proyecto que recién está gestándose. 

Aquí se debe identificar todas las actividades que conforman un proyecto o el flujo del mismo, para reconocer los potenciales problemas que puedan surgir en cada etapa. La información tiene que ser vaciada en una tabla de registro.

Puedes distribuir la data bajo los siguientes pasos:

  • Escribe en una columna los riesgos que se identificaron. 
  • En otra, añade las posibles causas únicas.
  • En la tercera, enlista las consecuencias
  • En la columna final estarán las categorías de riesgo según la gravedad, la frecuencia, o los criterios de clasificación que se consideren.

Entre más posible sea un riesgo, o más impactantes sean sus repercusiones, mayor será la atención que se le debe dar. En esa línea, una clasificación más general, pero útil, sería la de dividirlos en menores, moderados, serios y catastróficos, todo dentro de los riesgos internos y externos de una empresa.
 

Los 5 porqués

Aquí se busca encontrar la raíz de algún problema específico, procurando descartar las respuestas menos concretas. Esta metodología para el análisis de riesgos debe realizarse en grupo y respetando el siguiente orden: primero se plantea el problema; luego, se formulan las preguntas. Finalmente, partiendo de las respuestas, se encuentran las causas raíz.

Aunque el nombre de la técnica lo sugiera, no resulta indispensable restringir el análisis a cinco preguntas. Pueden ser más de acuerdo a la complejidad de cada potencial problema.

Un ejemplo de los 5 porqués:

Partamos de un hipotético problema en el que tienes clientes enfurecidos porque sus entregas no están llegando a tiempo. En ese caso te ponemos las 5 posibles preguntas, con hipotéticas respuestas que ayuden a desarrollar el método.

  1. ¿Por qué se están demorando las entregas? Porque la mercancía está retenida en la bodega.
  2. ¿Por qué la mercancía está retenida en la bodega? Porque los camiones están tardando en salir.
  3. ¿Por qué los camiones están tardando en salir? Porque el trabajador está demorando en cargarlos.
  4. ¿Por qué el trabajador demora tanto en cagarlos? Porque una sola persona tiene que cargar muchos camiones al mismo tiempo.
  5. ¿Por qué el trabajador tiene que cargar tantos camiones al mismo tiempo? Porque faltan ayudantes en la bodega.

 

Causa del problema: falta de funcionarios en la bodega. En este caso, se trata de los riesgos internos de una empresa 🚨.

 

FMEA (Failure Mode and Effective Analysis)

Esta metodología parte de una técnica de ingeniería pensada para la Nasa, pero que luego sería empleada dentro de distintas industrias. Esta implica identificar, clasificar y eliminar las fallas de los proyectos antes de que estas se presenten.

Se empieza por identificar posibles fallas y efectos. Luego se crea una clasificación de los mismos que parta de una puntuación basada en tres criterios:

  1. Frecuencia.
  2. Gravedad.
  3. Detección.

Basándote en estos tres puntos, puedes armar una fórmula en la que determines qué fallas son más o menos graves. Las más graves deberán ser atendidas primero.
 

Checklist

Puede describirse como una 'medida para las medidas'. Su función es confirmar que todas las medidas preventivas que estableciste se estén cumpliendo.

Aquí debes hacer una lista con todos los riesgos que se identificaron en tu organización, junto a sus respectivas medidas de prevención. Junto a cada ítem debe verse una casilla con las tareas que se cumplieron y las que aún no se realizan.

Esta parte de los análisis de riesgos es muy importante, además de resultar bastante sencilla. Puede servir en cualquier escenario, para facilitar la toma de decisiones.
 

¡Domina la administración de los riesgos empresariales! Fuente: EALDE Business School

 

Métodos más específicos sobre análisis de riesgos

Si buscas ir más a profundidad y conocer métodos de análisis de riesgos más específicos, entre los que pueda haber uno que calce perfecto con tu empresa, te los presentamos a continuación.

 

Métodos cualitativos:

Entre estos están los que más se utilizan en la toma de decisiones de proyectos empresariales. Los métodos cualitativos parten, básicamente, de la experiencia e intuición de los emprendedores.

Estos son aplicables cuando el nivel la amenaza es muy bajo, por lo que no vale la pena emplear demasiado tiempo y energías para un análisis de riesgos más a profundo. También sirven para casos en que los datos numéricos no aportan mucho para el análisis más global que se busca.

Dentro de los métodos cualitativos encontramos ejemplos como el brainstorming, el cuestionario y las entrevistas estructuradas, la evaluación para grupos multidisciplinarios, o el juicio de especialistas y expertos (técnica Delphi).

 

¡Te alcanzamos la guía definitiva para crear un tablero para tu negocio!

 

Métodos semi-cuantitativos

Aquí entran a tallar clasificaciones de palabras como "alto", "medio" o "bajo", o términos más detallados sobre probabilidades y consecuencias. Dichas clasificaciones se basan en una escala confeccionada para medir los niveles de riesgo, que tiene que ser muy precisa para no sobreestimar o subestimar los riesgos, tanto los del entorno como los propios riesgos internos de una empresa.

 

Métodos cuantitativos

Después de realizar el análisis cuantitativo de riesgos correspondiente, cuentas con métodos permiten asignar valores de probabilidad a los riesgos que identificas. Aquí se incluyen métodos como el análisis de probabilidad, el análisis de consecuencias, o la simulación computacional.

Dentro de la metodología para el análisis de riesgos está el popular Método Montecarlo, que se caracteriza por su amplia visión para mostrar posibles escenarios, por la simpleza de su aplicación, y por ser fácil de adaptar a las mencionadas simulaciones por computadora.

El método Montecarlo consiste en realizar un número elevado de iteraciones (asignaciones de valores de forma aleatoria), de modo que la muestra disponible de resultados sea lo suficientemente amplia como para representar la realidad. No obstante, antes de aplicarlo, asegúrate de haber hecho un detallado análisis cuantitativo de riesgos.
 

Tipos de riesgos

Ahora que entiendes mucho mejor la metodología, es preciso abordar los distintos tipos de riesgos en que puedes aplicarla. Recuerda que aquí se debe disponer de una visión futura para analizar las posibles situaciones de peligro que puedan darse en el camino, pues están los riesgos internos y externos de una empresa. Estos se pueden dividir en tres aspectos.

Riesgos del mercado

Considera la zona en la que se mueve tu negocio, tanto literal como figuradamente. Aquí entran a tallar factores como la inseguridad de la calle en la que operas, o los potenciales competidores que puedan surgir si tu producto no satisface la demanda. Todo esto puede influir, incluso, en la alteración del precio de tu producto y sus utilidades.

Riesgos de proveedores

¿Tienes una buena relación con tus proveedores? ¿Has pensado en cuánto dependes de ellos? Es un aspecto que debes tener muy presente. Para que logres mover tu negocio en un clima de confianza, todo debe estar bien con tus proveedores. De no ser así, podría peligrar la distribución de tu producto.

Riesgos de la competencia

Plantéate qué tan competitivas son otras marcas que funcionen en tu rubro y dentro de la locación en la que trabajas. Debes analizar qué tan duros rivales son y cuánto terreno pueden ganar de acuerdo a sus cualidades. Debes pensar en posibles escenarios que impliquen a una competencia más fuerte que tu empresa, y en cómo los afrontarías.

 

¡Te compartimos esta plantilla para tus estados de resultados!

 

Modelo de riesgos: ¿qué es y para qué sirve?

Esta es otra herramienta bastante precisa y útil para gestionar los riesgos de una empresa. Su función es representar la realidad a través de una estructura de cálculos matemáticos, en el que se intersectan las variables significativas de riesgo con otras variables que afecten a tu proyecto, y con las variables económicas sobre las que se miden los riesgos del negocio.

Un modelo de riesgos permite realizar un control de seguimiento más efectivo, a través de los siguientes pasos:

  1. Selección de las funciones de probabilidad
  2. Identificación de las variables sobre las que se mide el riesgo
  3. Simulación computacional
  4. Perfil del riesgo

 

 

Recomendaciones finales

Luego de aprender estos conceptos y buenas prácticas sobre la administración de riesgos empresariales, contarás con una visión mucho más amplia sobre la realidad que te rodea y podrás aumentar las probabilidades de éxito de tu negocio.

Al margen de toda la metodología para el análisis de riesgos que aquí te presentamos, en caso de que quieras redactar al respecto dentro de tu plan de negocio, te recomendamos no explayarte demasiado. La clave está en encontrar el método más apropiado para ti, crear un par de tablas muy específicas y ceñirte a ellas.

Para seguir encaminando a tu emprendimiento hacia el éxito, te invitamos a sumarte a los cursos de negocios de Crehana 🙌🏼

También podría interesarte

Subcategorías

Softwares