Aprende qué es un soneto clásico y escribe tu primer poema de amor

Aprende qué es un soneto clásico y escribe tu primer poema de amor

Última actualización 9 de Junio del 2021Tiempo de lectura: 7 min.

Fernando Machuca

¿Quieres saber qué es un soneto clásico y cuáles son sus características? Sabemos que descubrir qué es la poesía y entender qué son cuartetos y tercetos no parece ser algo sencillo para un principiante en la literatura.

En este artículo te ayudaremos a resolver todas las dudas que tienes sobre qué es un soneto clásico, y te explicaremos desde cuántos versos tiene un soneto, hasta cuáles son los temas que se utilizan para escribirlo.

Además, para que te inspires y puedas escribir tu primer soneto, te daremos un par de ejemplos que te encantarán.

Incluso te lo podemos decir rimando,
para aprender qué es un soneto clásico,
tenemos todo lo que estás buscando.

 

¿Qué es un soneto clásico?

El concepto de soneto proviene de la palabra italiana sonetto, que significa pequeño sonido. Un soneto es uno de los muchos tipos de composición poética que existen, y es fácil de reconocer, en particular, por su estructura.

Esta es una de las formas de poesía clásica más populares, y ha sido utilizada por una infinidad de escritores famosos, dentro de los cuales se destacan William Shakespeare (máximo representante del soneto isabelino), Francisco de Quevedo, Sor Juana Inés de la Cruz, Federico García Lorca, y Jorge Luis Borges, entre otros más.

Aunque el origen del soneto lo encontramos en Italia, como puedes haber visto por los nombre que mencionamos, su uso se extiende a diferentes lugares y lenguas, en especial al español y al inglés.

El soneto lo podemos dividir en al menos dos vertientes con igual importancia, el soneto clásico, y el soneto isabelino. Pero, ¿qué es un soneto clásico? ¿Cuál es la diferencia de un soneto clásico con un soneto isabelino?

La diferencia entre un tipo de soneto y otro, se reduce a la organización de sus estrofas.

El soneto clásico se caracteriza por contar con dos cuartetos y dos tercetos, es decir, con dos estrofas de cuatro versos, y dos estrofas de tres versos.

Qué es un soneto clásico

Fuente: Pexels

 

Estructura del soneto

La estructura del soneto puede variar según la lengua en la que se escriba, y aunque por norma se compone de cuatro estrofas, la extensión de cada una de ellas puede cambiar según las preferencias del poeta.

Te explicamos qué función cumple cada estrofa en la estructura de un soneto.

  • La primera estrofa del soneto establece cuál es el tema
  • La segunda sirve para desarrollar el planteamiento
  • En la tercera se profundiza y reflexiona sobre lo expuesto en las primeras dos
  • La cuarta y última estrofa sirve como conclusión

El esquema de rimas de cada soneto puede variar, y algunas combinaciones se reconocen por nombres propios. Algunas de ellas son la rima abrazada, rima encadenada, rima gemela, y rima continua.

Los poetas suelen usar una nomenclatura con las primeras letras del abecedario para identificar cada rima en la estructura del soneto. Regularmente, las puedes encontrar como ABBA, ABAB, AABB, en donde cada par de letras idénticas corresponde a un par de versos en rima.

Si te interesa aprender más sobre las técnicas y las herramientas de la escritura, te recomendamos que te inscribas en nuestro Curso online de El arte de la escritura con Majo Moirón, con el podrás desarrollar las habilidades que necesitas para escribir como un/a profesional.

Cuál es la estructura de un soneto clasico

Fuente: Pexels

 

Características de un soneto

Ya definimos con bastante precisión qué es un soneto clásico, pero, ¿qué es lo que lo hace tan particular?

Estas son las características de un soneto clásico.

  • Contiene 14 líneas, con un verso en cada una.
  • El soneto se compone de 11 sílabas en cada verso cuando se escribe en versión clásica, o de 14, cuando se trata de un soneto en alejandrinos.
  • Se reconoce por estar compuesto en cuatro estrofas, divididas en dos cuartetos y dos tercetos.
  • En el caso de los sonetos es inglés, también conocidos como sonetos shakesperianos o isabelinos, la composición cambia a tres serventesios y un pareado. Aunque algunos escritores como Jorge Luis Borges lo adaptaron a sus sonetos en español también.
  • Una de las partes más importantes del soneto es la rima, la cual le otorga su sonido particular.
  • Los temas para hacer un soneto son muy diversos, pero los más populares son los que hablan del amor, la muerte, y el humor.

Características de un soneto clásico

Fuente: Pexels

Ejemplos de un soneto perfecto

Aunque existe mucho material para sacar ejemplos de un soneto que cumpla con la estructura y los parámetros básicos de la rima, hemos decidido compartir un par de sonetos que te servirán para aprender más sobre su composición, y entender qué es un soneto clásico y en qué se diferencia de un soneto isabelino.

Ejemplo de un soneto clásico

Este es un buen ejemplo de qué es un soneto clásico, se trata de un poema escrito por Sor Juana Inés de la Cruz con la estructura clásica.

Al que ingrato me deja busco amante;
al que amante me sigue dejo ingrata;
constante adoro a quien mi amor maltrata,
maltrato a quien mi amor busca constante.

Al que trato de amor hallo diamante
y soy diamante al que de amor me trata,
triunfante quiero ver al que me mata
y mato al que me quiere ver triunfante.

Si a éste pago, padece mi deseo;
si ruego a aquél, mi pundonor enojo;
de entre ambos modos infeliz me veo.

Pero yo por mejor partido escojo
de quien no quiero ser violento empleo
que de quien no me quiere vil despojo.

En el punto en el que hablamos sobre qué es un soneto clásico destacamos que su estructura está conformada por cuatro estrofas distribuidas en dos cuartetos y dos tercetos, lo cual, como puedes haber observado, se cumple totalmente en la composición de Sor Juana Inés de la Cruz.

Ejemplo de un soneto isabelino

Este es un ejemplo de soneto isabelino adaptado al español, y escrito por el escritor argentino Jorge Luis Borges.

¡Cuántas posibles vidas se habrán ido
en esta pobre y diminuta muerte,
cuántas posibles vidas que la suerte
daría a la memoria o al olvido!

Cuando yo muera morirá un pasado;
con esta flor un porvenir ha muerto
en las aguas que ignoran, un abierto
porvenir por los astros arrasado.

Yo, como ella, muero de infinitos
destinos que el azar no me depara;
busca mi sombra los gastados mitos
de una patria que siempre dio la cara.

Un breve mármol cuida su memoria;
sobre nosotros crece, atroz, la historia.

Como puedes haber observado, se usa la estructura del soneto con cuatro versos que se dividen en tres serventesios y un pareado.

Ahora que ya sabes qué es un soneto clásico y cómo se diferencia de un soneto isabelino, tienes las bases necesarias para aprender a escribirlos. ¡Desde hoy no encontrarás algo tan divertido como hacer un soneto!

Además, ¡escribir sonetos te puede ayudar a desarrollar habilidades con la escritura creativa!

Muchas gracias por estar atento/a a las publicaciones de nuestro blog. ¡Hasta pronto!

También podría interesarte