Barbara Kruger: la artista contemporánea que debes conocer

Barbara Kruger: la artista contemporánea que debes conocer

Última actualización 2 de Marzo del 2021Tiempo de lectura: 7 min.

Valeria Maceiras

Barbara Kruger: una artista activista, fuera de lo común, que a lo largo de su trayectoria ha roto barreras e iluminado las contradicciones que abundan en nuestra sociedad moderna. Siempre en contra de lo convencional, se desarrolló como artista conceptual elaborando obras cuyo tema principal es el poder como producto. 

Barbara Kruger Obra

Fuente: Art Blart

Es famosa por sus obras que constan de fotografías apropiadas, casi siempre en blanco y negro, complementadas con textos audaces y provocadores en letras blancas, negras o rojas. Su expresión artística no incluye solamente estas fotografías, sino que varía desde sus inicios con pancartas publicitarias en las calles y collages, hasta lo más nuevo como videos y posts de Instagram

Su trabajo es uno de los más reconocidos del arte contemporáneo desde los años setenta, aclamado por la manera en que hace uso del poder de la palabra para cuestionar los patrones y poderes establecidos. Conocida por ser una consumidora curiosa y una crítica incisiva  de la cultura popular, transmite a través de sus obras humor y empatía para lograr su objetivo. 

Índice

  1. Antecedentes
  2. Inicios de la carrera de Barbara Kruger como artista
  3. ¿Qué se esconde detrás de la obra de Barbara Kruger?
  4. Obra de Barbara Kruger 
  5. Kruger y el mundo de arte contemporáneo actual

 

Antecedentes

Nació en Newark, Nueva Jersey el 26 de enero de 1945. Fue hija única y creció bajo las condiciones que permitía la clase media americana en ese entonces. 

Desde joven, Barbara se sintió intimidada por el mundo del arte, ya que durante la década de los años sesenta existía un ambiente que no promovía la obra de las minorías como lo eran las mujeres y los artistas de color. 

Inició su carrera como feminista y decidió abandonar las raíces tradicionales del diseño. Sus primeras obras fueron cuadros elaborados en tela y se dio la oportunidad de experimentar con la pintura por un tiempo. Al principio los resultados mostraban cierta inseguridad en cuanto al manejo de los textiles y Barbara se desilusionó y se desmotivó temporalmente, por la supuesta falta de intensidad de su naturaleza decorativa. 

El lenguaje que logró dominar y por lo tanto, usar en sus obras, fue el de las imágenes. Junto con las imágenes, Barbara Kruger incluye un poco de texto en sus obras usando palabras y frases que buscan ilustrar el control político e ideológico. Las frases usualmente consisten de uno o pocos enunciados escogidos cuidadosamente para evocar reflexión por parte de la audiencia dependiendo el tema de la obra. 

Barbara Kruger. 'Untitled (A picture is worth more than a thousand words)' 1992

Fuente: Art Blart

Si te encanta la fotografía y quieres usarla también en tus creaciones artísticas, aprende cómo hacer tu propio estudio fotográfico desde casa descargando esta guía gratis. 

Fotografia en casa

Kruger siempre estuvo interesada y preocupada por los temas políticos y sociales de su entorno y  estas ideas estuvieron ampliamente relacionadas con sus obras y su proceso creativo. Su principal objetivo fue criticar al poder masculino y denunciar la forma en la que se oprime y se objetiviza a la mujer. 

Su trabajo también aborda temas como el rol social que tiene la mujer, el consumo masivo y la ideología patriarcal

Inicios de su carrera como artista

Barbara Kruger no cuenta con una carrera universitaria y tampoco terminó sus estudios en una escuela de arte. En 1964 entró a la Universidad de Siracusa pero pronto la abandonó debido a la falta de recursos económicos para pagarla. Regresó a Newark, Nueva Jersey y consiguió un trabajo como telefonista.

Mientras trabajaba también tomaba cursos en la Escuela de Diseño Parsons. A pesar de su buen desempeño, volvió a abandonar la escuela y consiguió un empleo como dibujante para la revista Mademoiselle, en donde logró ser promovida rápidamente hasta convertirse en jefa del departamento de Diseño. Después de un tiempo en esa posición, llamó la atención de la revista de viajes Condé Nast y aceptó una oferta de empleo. 

En las décadas de 1960 y 1970 también exploró sus capacidades para la poesía inspirándose en Patty Smith y sintió entonces la curiosidad por el movimiento feminista de la época. Para finales de 1970 logró establecer por fin una línea muy clara en su trabajo.

premium banner

En 1975 su obra comenzó a cambiar y a adquirir cierto tinte de abstracción. Empezó a experimentar y a preguntarse lo que para ella significaba "llamarse a sí misma artista". Durante ese tiempo, su trabajo fue influenciado por las obras de artistas como Rainer, Akerman, Carol Squiers y Mary Kelly. 

En 1976 la Universidad de California en Berkeley le ofreció ser profesora gracias a su gran talento creativo y a su capacidad. Durante su estancia en la universidad pudo adentrarse en el mundo académico y conocer teorías de Foucault, Roland Barthes, Julia Kristeva y Jacques Lacan, personalidades que ejercieron gran influencia en su manera de interpretar su contexto socio-cultural.  

Para 1977 todavía no había concretado su estilo propio al cien por ciento, pero publicó el libro Picture/Readings, en donde se encontraban fotografías acompañadas por pequeños párrafos. A finales de 1979 y en el comienzo de 1980, publicó sus primeras obras con el estilo por el que se le reconocería más tarde. 

También para finales de los años setenta, formó un grupo integrado por Cindy Sherman, Richard Prince y Sherrie Levine, que al igual que Barbara estaban intrigados por la influencia de los signos en la sociedad y el papel de la mujer en los distintos ámbitos de la vida. 

En la década de los ochenta, la obra de la artista empezó a ser popular tras su participación en Dokumenta VII, una exposición quinquenal de arte contemporáneo celebrada en la ciudad de Kassel, en 1982. Comenzó a entrar en la esfera comercial del arte y al mismo tiempo llegaron a ella las críticas, debido a que ella misma era la que criticaba a la sociedad de consumo. 

Desde ese entonces y hasta ahora, Kruger se ha defendido diciendo que al ser parte del mercado es parte también de su funcionamiento. El involucrarse en la parte comercial de la industria del arte, le sirve como medio para alcanzar la difusión y transmisión deseada de su mensaje

¿Qué se esconde detrás de la obra de Barbara Kruger?

Lo que Barbara Kruger pretende transmitir con su obra es el proceso de creación del contenido que vemos diaria y masivamente en los medios de comunicación y lo que significa mucho más allá de lo que vemos a simple vista. Sus imágenes han sido desplegadas a través de los sistemas culturales de representación y de las estructuras de poder para ilustrar las innegables injusticias y fallas evidentes en ellos. 

Es imposible entender sus obras sin reconocer la relación que establece entre el arte y la publicidad. Frecuentemente utiliza imágenes de medios publicitarios, cine o televisión para comunicar su mensaje. 

Uno de los aspectos más interesantes es que a través de su trabajo nos propone preguntas que hasta el día de hoy no tienen una respuesta clara y siguen siendo fuente de gran controversia. Estas preguntas abordan temas como los estereotipos, la política, la sexualidad, el cuestionamiento del poder y la representación

Al explorar las relaciones existentes entre espacio y violencia, sus obras no solo han sido parte de exposiciones impactantes en museos y galerías alrededor del mundo, sino también de vallas publicitarias, parques públicos, posters, estaciones de trenes y otros espacios con fácil y popular acceso.

Muro con obra de Barbara Kruger 

Fuente: Watson Institute. Universidad de Brown

Obra de Barbara Kruger 

Entre sus obras más conocidas, se pueden encontrar eslóganes como: 

  • “Your body is a battleground” (Tu cuerpo es un campo de batalla) 
  • “I shop therefore I am” (Compro, luego existo)
  • “ Know nothing. Believe anything. Forget everything.” (Saber nada. Creer lo que sea. Olvidar todo.)
  • “The future belongs to those who can see it” (El futuro pertenece a aquellos que pueden verlo)
  • “Love is something you fall into” (El amor es algo en lo que caes)
  • “We don't need another hero” (No necesitamos otro héroe) 

 

Barbara Kruger. 'Untitled (Know nothing, Believe anything, Forget everything)' 1987/2014

Fuente: Art Blart

Puedes notar cómo estas frases te hacen reaccionar inmediatamente, siendo planteamientos inteligentes y directos para reflexionar acerca de conceptos que requieren mucha profundización, como lo son el feminismo, el clasismo, el consumismo, la autonomía individual y el deseo. 

Para Kruger, la mujer es víctima del sistema patriarcal que la vuelve un objeto. Esto es evidente en su obra realizada en 1989, a la que llamó Untitled (Your body is a battleground), en español Sin título (Tu cuerpo es un campo de batalla), en donde usa una imagen grande con la cara de una mujer y está dividida en diferentes secciones. 

En la imagen se puede leer la frase “Your body is a battleground” (tu cuerpo es un campo de batalla), cuestionando precisamente el significado del cuerpo de la mujer para la sociedad actual, así como el tema de los derechos reproductivos que sin duda son fuente de conflicto en muchos países alrededor del mundo. 

Untitled (Your body is a battleground)

Fuente: Artsy

premium banner

Kruger y el mundo de arte contemporáneo actual

En la actualidad, artistas como Barbara Kruger están siendo reivindicados y sus obras aclamadas debido al mensaje que buscan transmitir. Atravesamos un momento de transformación en los medios de comunicación que inevitablemente traerán cambios para la producción, la distribución y sobre todo la recepción de información

El arte político viene como gran crítica hacia los sucesos que se viven hoy en día en cuanto al uso del poder y las problemáticas sociales de cualquier país. Barbara Kruger dice que existen estrategias de consumo que se convierten en formas de resistencia. Por ejemplo, el género del rap, que va en contra de la obediencia. 

En marzo del año pasado, Barbara Kruger público en el  New York Times una obra que leía “Un cadáver no es un cliente” y se unió a la celebración de la feria de Frieze en Los Ángeles, en donde presentó 20 preguntas en blanco y verde en pancartas, carteles publicitarios y en el suelo, “hablando de un mundo del arte sufriendo otro encierro: el de su propia jerarquía”.  

A sus 76 años, Barbara Kruger sigue involucrándose en la lucha por las problemáticas políticas, cotidianas y económicas. A diferencia de la mayoría de los artistas, Kruger siempre se ha sentido incómoda con el tema del capital, prefiriendo evitar a toda costa cenas e inauguraciones de sus exposiciones, sin importar lo prestigiosas que éstas sean.

El año pasado el Art Institute of Chicago anunció la exposición titulada Thinking of You. I Mean Me. I Mean You., que abarcaría los últimos 40 años de trabajo de la artista incluyendo collages, videos, instalaciones y obras casi no vistas de los años ochenta. En la ciudad de Chicago, también se extendería a las calles para mostrar el trabajo de la artista en autobuses, vallas publicitarias, autobuses y boletos de transporte público. 

Obra Barbara Kruger

Fuente: Dazed 

Al día de hoy, Barbara Kruger vive y trabaja en Los Ángeles y Nueva York. Su influencia y presencia vital en nuestra cultura actual es indeleble. Al día de hoy, su voz se mantiene resonante y valiente para seguir luchando en contra de las dinámicas de poder que se esconden debajo de nuestras identidades y de la cruel permanencia de los estereotipos que invaden nuestras relaciones todo el tiempo. 


 

También podría interesarte

Subcategorías

Softwares