Dinámicas familiares: ¿Cómo trabajar la ansiedad en casa?

Última actualización 01 de Abril del 2020

user

Nayha Carrillo

Dinámicas familiares: ¿Cómo trabajar la ansiedad en casa? Dinámicas familiares: ¿Cómo trabajar la ansiedad en casa?

Hay un sentido de ansiedad en el entorno y no solo de manera individual, sino también colectiva. Sensaciones como el miedo están ahora más presentes en nuestros espacios sociales y, por supuesto, en nuestro hogar.  Pero ¿cómo podemos trabajarlo?

Primero, es valioso reconocer si en tu familia se están viviendo momentos de alta preocupación, que significa estar en el momento futuro o en situaciones que no están sucediendo; e identificar momentos constantes con miedo como consecuencia de estos pensamientos.

Si los has percibido, hay 4 palabras que pueden ayudarte a establecer nuevas dinámicas familiares. Empezando por ti mismo. Te las presentamos a continuación.

Descarga gratis este recetario de postres para tu semana

Sentir: Hay que permitirlo

Conectar con tus emociones es muy valioso, sobre todo en un entorno preocupado, con estrés y con miedo. ¿Te sientes asustado en aislamiento? ¿Qué te preocupa y qué emociones genera en ti?

Todo lo que sientas en esos momentos es válido, no significa que te hayas convertido en la emoción. Ella se presentará en un momento y verla sin juicio te ayudará a dejar de luchar en su contra, o ampliar el malestar sin quererlo. 

Luego de esta acción personal en la que te expresaste para ti mismo, podrás también expresar tu emoción al resto. Para esta siguiente dinámica ingresa la comunicación, en la que deberás tener en claro qué decir y a quién decírselo.

Comunicar y conectar

No tendremos que tener necesariamente una reunión, este es un paso que algunos consideran más efectivo cuando su ecosistema familiar es receptivo a ellas; pero, si tu familia no se siente cómoda en este ritual, podrás aplicar rutinas de conversación activa.

En cualquiera de los casos, como nos dice Martin Reynoso, psicólogo y profesor Crehana, “es muy conveniente revelar nuestros pensamientos o emociones y ser receptivos, por supuesto debemos tener la tolerancia de poder convivir con emociones como el fastidio o el temor, porque son parte de nuestros días de cuarentena. Pero también es una excelente oportunidad de hacer surgir la bondad, la comprensión y la colaboración, emociones altruistas que nos elevan sobre nosotros mismos en momentos difíciles”.

Sin duda alguna, van a circular muchas emociones y la comunicación puede ser la clave para transmitirlas correctamente. ¿Vemos cómo establecer las dos nuevas dinámicas?

1. Una reunión: reúnanse en un mismo espacio guardando un metro de distancia. El objetivo será dar ideas para mejorar alguna fricción en casa.

Hay temas que también se podrán tocar voluntariamente, a pesar de que no haya una fricción en concreto. Por ejemplo, el miedo o nuevos hábitos que podrán establecer, como un protocolo de entrada o elegir quién saldrá a realizar las compras.

2. Conversación activa: podrás comunicarte directamente con uno o dos miembros de la familia. Elige un momento específico y las mejores palabras para el contexto: sin alarmas y pensando en las emociones del otro.

¿Por qué planificamos? En ambientes con ansiedad será mejor tener claro qué se va a decir, para así no incrementar la sensación de pánico o miedo con algo que tal vez no se buscó expresar de una manera particular.

Es importante que cualquier conversación activa que tengas en casa esté basada también en información real y en un objetivo concreto, en una sola conversación no podrás resolver todas las fricciones familiares.

Conoce todos los Webinars que hemos liberado para ti

Preguntar, desde la empatía

“¿Cómo estás hoy?” es una pregunta de por sí mágica en cualquier contexto; hoy más que nunca es importante que otros sientan que te preocupas por ellos. La profundidad de esta pregunta tiene que relacionarse con cómo están llevando su aislamiento.

En un mismo ecosistema, estamos inevitablemente conectados, pero a veces no queremos comprometernos con las emociones del otro. ¿Qué sucede si lo hacemos? Conectar desde las preguntas ayuda a entender la tensión que existe y las alternativas que tienen para solucionarla, y en buena hora, evitar que la preocupación se extienda a toda la familia.

Agradecer: no lo olvidemos

¿A qué le puedes agradecer en casa? ¿A qué le pueden agradecer en familia? A veces es complicado poner sobre la mesa cuáles son aquellas cosas a las que debemos estarles agradecidos, sobre todo si estamos tan enfocados en la coyuntura. 

Intenta mirando tu hogar, este puede ser tu lugar seguro y al que le estés agradecido; también podrás mirar a los miembros de tu familia, ¿qué hacen por ti en estos días? ¿cómo se están apoyando colectivamente?

La reciprocidad y el agradecimiento son buenas acciones para llevar en fluidez una dinámica familiar. Y si aún no hay un movimiento de ellas en casa, ¡tú puedes ser el primer mensajero!

El agradecimiento no tiene que ser explícito, la gratitud por tu espacio puede también expresarse en la convivencia. Intenta aplicar prácticas como las que nos sugiere Martin:

“...momentos de comer con atención plena, juegos de mesa de atención y concentración, escucharnos con más profundidad aprovechando que estamos más tiempo juntos y la dinámica familiar ha disminuido. Volver por momentos a pintar, a escribir, a cantar karaoke, este tipo de conductas de intercambio más profundo y sensible ayudará mucho”.


Como ves, podemos implementar palabras clave en nuestras dinámicas, prueba con alguna de ellas en estas semanas. Sobre todo con la primera, que es la que podrás manejar tú mismo y si quieres... ¡ya mismo!

Descarga gratis nuestro handbook de pausas activas para tu home office

Te dejo la conversación que tuvimos con Martin en un Webinar, para que puedas seguir profundizando en el tema. ¡Hasta la próxima!

Recomendados para ti