🤓 ¿Qué es la lectura rápida?
Descubre qué es la lectura rápida y cómo aumentar tu productividad en 2022

Descubre qué es la lectura rápida y cómo aumentar tu productividad en 2022

Última actualización 11 de Octubre del 2021Tiempo de lectura: 7 min.

Hans Baumann

¿Qué es la lectura rápida? En primer lugar, antes de reflexionar acerca de cómo leer más rápido, es importante anotar que las técnicas de lectura rápida no son en leyendas urbanas en absoluto, sino sistemas que permiten aprovechar las características de nuestros ojos y nuestro cerebro para obtener excelentes resultados en poco tiempo. 

De hecho, no es cierto, como se suele creer, que leer a velocidad no nos enseñe nada, sino todo lo contrario: leer demasiado despacio puede ser contraproducente porque hace que nuestra mente vaya más rápido que nuestros ojos y, en consecuencia, encuentra el momento de distraerse. Te parece familiar, ¿no es así?

Entonces, ¿a quién no le gustaría leer más rápido y, a su vez, entender todo a la misma velocidad? Acompáñanos a descubrir qué es la lectura rápida, cuáles son sus beneficios y las habilidades más utilizadas en el ámbito del aprendizaje para leer cualquier cosa, desde una novela hasta el periódico, pasando por la revista y la página web. ¿Te animas?

¡Acompáñanos!

 

Pila de librosImagen: Pixabay

¿Qué significa leer más rápido?

Es el sueño de todo estudiante, sin embargo, para saber qué es la lectura rápida es necesario comprender bien los datos y todas las variables de los métodos de lectura rápida. En primer lugar, cuando se trata de velocidad, ¿a qué velocidad nos referimos?

Para empezar, la unidad de medida (no oficial) para la lectura rápida es el PPM, o el número de palabras por minuto. Según un artículo de la BBC, una persona puede leer 200 palabras por minuto. Sin embargo, en teoría, podríamos llegar a alcanzar una comprensión de información mucho más rápida, aunque obviamente con mucha práctica.

Existen aplicaciones de lectura rápida que aseguran ayudarnos a superar las mil palabras por minuto. Esto significa que podrías llegar a leer libros como "Moby Dick" en tan solo tres horas y media.

Sin embargo, para entender qué es la lectura rápida, hay que tener en cuenta que no todos los textos son iguales y varían según el grado de dificultad. Por ejemplo, leer rápidamente un cómic no es lo mismo que hacer una lectura veloz de un tratado de mecánica cuántica.

Por lo tanto, el tema que quieres aprender es otra de las variables fundamentales para comprender qué es la lectura rápida. 

Qué significa leer más rápidoImagen: Pixabay

¿Qué es la lectura rápida?

Según MindTools, la lectura rápida es el proceso de reconocer y absorber rápidamente frases u oraciones en una página de una sola vez, en lugar de identificar palabras individuales.

Por lo tanto, para aprender a leer rápidamente, debemos entender primero cómo funcionan nuestros ojos. En cada palabra, hacen paradas cortas llamadas puntos de fijación. La disminución del tiempo entre cada punto significa que el tiempo de lectura se reduce drásticamente.

Qué es la lectura rápidaImagen: Pixabay

¿Qué habilidades implica la lectura rápida?

Ahora que ya sabes qué es la lectura rápida, ​​antes de empezar a ver qué habilidades se necesitan, es recomendable seguir algunas medidas técnicas.

Ten en cuenta que para leer debes utilizar luz natural o, en su defecto, encender una lámpara halógena detrás de ti. Además, te recomendamos usar un atril para que el libro tenga el ángulo correcto.

Ahora sí, veamos cuáles son las habilidades para una lectura rápida eficaz:

  • Escanear/ver: esta es la habilidad más importante para una lectura dinámica. Consiste en aprender a buscar palabras relevantes dentro del texto y no leer cada una de las palabras de una frase.
  • Leer: lee solamente la frase relevante de un párrafo, especialmente si estás familiarizado con el tema. Deja de “subvocalizar” mientras lees (un hábito muy común). “Subvocalizar” son las palabras que dices en tu mente durante la lectura y es una de las principales razones de la disminución de la velocidad de lectura.
  • Comprender: leer implica comprender y con la lectura rápida tu capacidad de comprensión aumenta considerablemente, ya que lees y comprendes varias palabras a la vez.
  • Concentración: es la clave de la lectura veloz. Implica una concentración sostenida ya que estás haciendo varias cosas al mismo tiempo, como ver las palabras, buscar palabras clave, entender las ideas contenidas en el texto, etc.

Estante de librosImagen: Pixabay

¿Cuál es el elemento principal de la lectura rápida?

Lo que marca la diferencia entre mover rápidamente la mirada sobre un libro y comprender realmente lo que estás leyendo con determinada velocidad es el factor clave para tener muy claro qué es la lectura rápida.

En consecuencia, es importante desarrollar bien la técnica mediante ejercicios de lectura rápida, de lo contrario no es posible obtener resultados importantes. La lectura rápida es un tipo de lectura activa que te permite mantener una alta concentración.

De hecho, uno de los problemas relacionados con el aprendizaje es precisamente la capacidad de mantener la atención en lo que estás haciendo. Por lo tanto, mediante técnicas de lectura rápida, el cerebro aprende a mantenerse alerta y activo.

 

¿Qué beneficios aporta la lectura rápida?

Si bien es cierto que el objetivo final es saber cómo leer más rápido, lo ideal es que puedas aprender más eficientemente acerca de lo que lees mediante la lectura rápida combinada con técnicas de memorización.

Si practicas ambas de forma combinada, no sólo te permitirán alcanzar un rendimiento superior al normal, sino también te ayudarán a cambiar tu enfoque mental en todos los demás aspectos de tu vida. Entre muchos beneficios, con la lectura dinámica podrías, por ejemplo:

  1. Obtener mayor disciplina.
  2. Utilizar mejor tu capacidad mental.
  3. Mejorar la memoria.
  4. Empezar a disfrutar más de la lectura.
  5. Ahorrar tiempo.
  6. Ser más productivo.
  7. Mejorar tu currículum.
  8. Relajar la tensión ocular.
  9. Tener una calidad de vida más satisfactoria.

La lectura dinámica mejora la calidad de vidaImagen: Pixabay

¿Qué son las técnicas de memorización y lectura rápida?

Las técnicas para memorizar números, conceptos, palabras de otro idioma, siglas y mucho más existen desde hace miles de años.

Hay diferentes tipos y son herramientas que se utilizan como estrategia, tanto en la vida como en el estudio, pero sobre todo sirven para seleccionar y racionalizar los datos que queremos.

En la práctica, uno de los secretos es entender el simple concepto de que no sirve memorizar todo, al contrario, y que no toda la información tiene el mismo peso.

Cuando entendemos qué es la lectura rápida y la ponemos en práctica, por ejemplo, puedes procesar un libro entero de más de 700 páginas en unas pocas horas en vez de aproximadamente dos semanas, pero sobre todo puedes seleccionar conceptos fundamentales para la comprensión.

Breve historia de la lectura rápida

Recopilar información es algo que todos los seres humanos hacemos de forma natural. Así que es normal que, una vez aprendemos a leer, queramos empezar a hacerlo más rápido para poder recolectar y retener más información.

Una de las primeras ideas sobre la lectura rápida se desarrolló a través de las Fuerzas Aéreas de los Estados Unidos utilizando la metodología del taquistoscopio, un dispositivo que muestra una imagen durante un tiempo determinado y luego la retira rápidamente.

El taquistoscopio se utilizaba para entrenar a los pilotos a identificar rápidamente los aviones enemigos mientras estaban en la cabina. Tras un poco de experimentación, descubrieron que el lector entendía completamente el parpadeo de cuatro palabras en una pantalla a 1/500 segundos.

Originalmente, se creía que la gente leía mirando todas y cada una de las letras para entender su significado. Los experimentos de las Fuerzas Aéreas de EE.UU. cambiaron esta idea de "leer por letras" y ayudaron a entender que los humanos son capaces de leer no sólo una palabra a la vez, sino grupos de palabras.

 

La lectura rápida se popularizó en Estados Unidos a finales de la década de 1950 gracias a una mujer llamada Evelyn Wood. De hecho, ella acuñó el término "lectura rápida" antes de que se convirtiera en una frase convencional.

Tras estudiar los hábitos de los lectores rápidos por naturaleza, desarrolló una metodología que se enseñó en muchos seminarios por todo el país. Así que la señora Wood es famosa por haber enseñado sus métodos al presidente John F. Kennedy, quien era un gran defensor de la lectura rápida.

Hasta finales de los años 90, sus clases se impartían con frecuencia en campus universitarios de todo Estados Unidos. Aunque las técnicas de lectura rápida se han perfeccionado a lo largo de los años, los fundamentos siguen siendo los mismos, leer varias palabras a la vez en frases sin “subvocalizar” cada palabra.

Aunque la subvocalización no es algo que puede eliminarse por completo, sí puede minimizarse a través de la técnica para lograr la capacidad de leer a velocidad.

Antes de finalizar nuestro artículo sobre qué es la lectura rápida, hay un aspecto importante acerca de cómo leemos en internet que nos comparte la profesora Nelly Acosta del curso de Introducción a la redacción digital:

“A finales de los años 90, y casi por una década, el Instituto Poynter en Estados Unidos hizo un estudio al que le llamó Eyetrack, con el que se quería analizar cómo las personas leen a través de una pantalla versus una hoja de papel. Lo que detectó en las primeras versiones de este estudio es que, cuando leemos en internet o en una computadora, lo hacemos en forma de “F” o “D”, es decir, primero vemos el titular, unos párrafos en medio, y después el ojo se va para abajo para escanear a ver qué encuentra. Si le gusta algo, sigue leyendo; si no, abandona el texto. En el 2003, cuando la versión del Eyetrack llegó a su tercera versión, se encontró que, además, leíamos más en forma desordenada. A veces un elemento aquí, otro acá, otro allá, seguro tú así lo haces, ¿cierto?”.

Leyendo en el IpadImagen: Pixabay

En resumen, la idea es darte una visión realista de la velocidad de lectura que puedes alcanzar comprendiendo todo lo que estás leyendo. Aunque algunos lectores son rápidos por naturaleza, hay otras personas que tenemos una capacidad normal de comprensión a cierta velocidad.

Sin embargo, es posible duplicar tu velocidad de lectura después de muchas prácticas. Y si te preguntas con qué libro empezar, te invitamos a descubrir alguno interesante para ti entre nuestros Ebooks gratuitos para descargar.

Recuerda también echar un vistazo a los cursos de Emprendimiento y Negocios completamente online, con los que podrás aprender todo lo que necesitas donde quieras y a tu propio ritmo. Te deseamos mucha suerte en tus próximas lecturas y proyectos. Esto ha sido todo.

Hasta la próxima.

También podría interesarte