💲 Cómo calcular el punto de equilibrio de una empresa en 7 pasos
Cómo calcular el punto de equilibrio de una empresa en 7 pasos

Cómo calcular el punto de equilibrio de una empresa en 7 pasos

Última actualización 13 de Febrero del 2021Tiempo de lectura: 7 min.

David Amez

Cuando una empresa comienza a abrirse paso en el mercado, es normal que se presenten ciertos obstáculos y complicaciones en el camino. Si estos se logran superar, tarde o temprano se alcanza la anhelada rentabilidad, aunque hay un paso previo muy importante: lograr el punto de equilibrio de una empresa.

Los productos o servicios empiezan a rendir de verdad cuando se sobrepasa esa suerte de fase. Por ello, en el siguiente artículo te explicaremos qué es y cómo calcular el punto de equilibrio en una empresa.

 

Índice:

  1. ¿Qué es el punto de equilibrio de una empresa?
  2. ¿Cuál es la utilidad del punto de equilibrio?
  3. Los 7 pasos para calcular el punto de equilibrio
  4. Métodos para calcular el punto de equilibrio
  5. Consejos tras conocer el punto de equilibrio en una empresa

 

¿Qué es el 'punto de equilibrio' de una empresa?

Con ese término se conoce al momento clave en que los ingresos de una empresa y sus egresos están al mismo nivel. Si lo entendemos más a profundidad, podemos verlo como el momento en que los costos fijos y variables de una compañía logran ser cubiertos por sus actividades económicas.

El punto de equilibrio, en una empresa, consiste en un momento deseado por cualquier empresario que está comenzando. Eso es verdad, pero no por ello representa una meta en sí, sino que es un nuevo punto de partida, un paso firme con el que el emprendedor sabe que su proyecto ya es rentable, y que las decisiones que sigan deben buscar el aumento de dicha rentabilidad.

Entonces, la importancia de lograr ese punto de equilibrio de una empresa radica en esa certeza, la de que el volumen mínimo de producción y venta con el que se está comenzando tiene un futuro. Representa una señal de que el sostenimiento y el aumento de este ritmo de producción logrará hacer que la compañía se mantenga y vaya incrementando sus réditos. 
 

¿Cuál es la utilidad del punto de equilibrio?

Alcanzar el punto de equilibrio permite conocer desde qué volumen de ventas los ingresos de una empresa son iguales a los gastos. Entre otras ventajas, podemos mencionar las siguientes:

  • Saber cuánto debes vender para cubrir los costos de la empresa, es decir, para alcanzar el propio punto de equilibrio.
  • Poder controlar dichos costos para que no rompan el punto de equilibrio alcanzado.
  • Entender cuánto debes vender para generar mayores utilidades, lo que significa superar el punto de equilibrio.
  • Planificar y determinar las ganancias que necesitas, una vez conocido el punto de equilibrio, y así saber a cuánto más puedes aspirar.
  • Definir una base para asignar precios razonables a tus productos y servicios, que a la vez sean los más favorables posible para la empresa.

 

Cabe señalar que estas nociones sobre cómo calcular el punto de equilibrio no solo sirven para una empresa, sino también para otro tipo de escenarios. Por ejemplo, para la renta de un departamento, para poner capital en un proyecto, o en general, para todo tipo de inversiones que pienses hacer.

 

¡Conoce los cursos de emprendimiento de Crehana!

 

Los 7 pasos para calcular el punto de equilibrio

Ahora que comprendes a la perfección lo que es y por qué es importante llegar a él, sigue lo segundo más importante sobre este tema: cómo llegar a ese escenario deseado. Para lograrlo, es necesario seguir estos 7 pasos sobre cómo calcular el punto de equilibrio.

 

1. Determina los costos

Primero debes definir a qué tipo de gastos considerarás como costos de la empresa. Al calcular el punto de equilibrio, se suele incluir entre los costos a cualquier desembolso relacionado al producto o servicio. Como previo a un ejemplo de costo fijo de una empresa que presentaremos más adelante, considera como costos:

  • Mercadería, transporte, o almacenamiento de productos, si es que tu empresa se dedica al comercio.
  • La producción del propio producto, si es que la tuya es una empresa productora.
  • La prestación del servicio, si es que tu rubro es el de servicios. Esto incluiría a los sueldos de los trabajadores y de los insumos que se necesitan para brindar dicho servicio.
  • Los gastos de administración, entre los que se incluye sueldos de gerentes y administradores, alquileres, servicios básicos, etc.
  • Gastos de ventas, entre los que figurarían los sueldos de los vendedores y los gastos por publicidad

Aquí no se suele incluir los gastos financieros, es decir, los relacionados a deudas adquiridas o impuestos. Sin embargo, si tu negocio es pequeño o recién está comenzando, te recomendamos considerar como costos a todo desembolso realizado por tu empresa.

 

2. Clasifica tus costos fijos y variables

Si ya determinaste qué desembolsos representan los costos de tu empresa, lo siguiente es clasificar estos en costos fijos (CF) y costos variables (CV).

Los costos fijos

Son los que no sufren una alteración a causa de los niveles de actividad, sino que generalmente se mantienen igual. Entre estos se puede incluir al mantenimiento de las máquinas y equipos, los seguros, los salarios de los empleados, los alquileres, entre otros.

Como pequeño consejo, es bueno saber cómo calcular el precio de venta de tus productos, de modo que todos estos costos fijos sean más llevaderos.

Los costos variables

Tal como su nombre lo sugiere, se trata de costos que varían, que aumentan o disminuyen de acuerdo a las unidades que vendas, al volumen de producción, o a la cantidad de servicios prestados, dependiendo del rubro de tu empresa. Hablamos de costos que se dan en función a los niveles de actividad de tu negocio.

Entre los costos variables puede incluirse a la materia prima, combustible, repuestos, entre otros.

Después empezamos a aplicar algunas fórmulas. Si te suelen intimidar los números, no te preocupes. Son bastante sencillas, sobre todo la fórmula de precio de venta.

 

 

3. Halla los Costos Variables Unitarios (CVU)

Luego de haber clasificado los Costos Fijos y los Costos Variables, toca encontrar el Costo Variable Unitario. Este se consigue tras dividir los Costos Variables Totales entre el número de unidades producidas (Q). Esto nos indica cuál es el coste variable de cada unidad que se produce (Q).

Ahora sí, aterricemos lo leído en este ejemplo de punto de equilibrio de una empresa: Si una empresa que vende gorras tiene unos costes fijos de 500 dólares y un coste variable por gorra de 10 dólares, y produce 100 gorras, los costes totales se calculan así:

CT = CF + CV = CF + CVU*Q = 500 + 10*100 = 1.500 dólares.

 

4. Determina el Precio de Venta Unitario (PVU)

Tras conocer el coste variable unitario de tu producto, tendrás que determinar el precio que este tendrá para los clientes. El precio de venta unitario (PVU) es el valor en dinero en que se estima un bien o servicio. Solo debes aplicar la siguiente fórmula de precio de venta:

Precio de venta = (Costo unitario total)/ (1 -% de utilidad)

Es importante aclarar que, aunque se cuenta con esta fórmula de precio de venta, existen elementos externos que pueden modificarlo. Entre ellos están la competencia, el propio mercado, o incluso los 'regateos' que puedan hacer los clientes si se trata de algo común en tu rubro.

Considerando esto, en líneas generales, lo ideal es fijar un 30 % de utilidad en relación al coste que el producto o servicio tiene para tu empresa. Sin embargo, no descartes subirlo a 40 o 45 % de acuerdo al entorno. Para ello puedes valerte de una investigación de mercado, lo que puede ser de gran ayuda en cómo calcular el precio de venta.

 

¡Aplica la fórmula de precio de venta!

 

5. Aplica la fórmula del punto de equilibrio

Tras obtener el costo variable unitario, procederás a aplicar la formula para calcular el punto de equilibrio, que es la siguiente:

Pe = CD / (PVU - CVU)

Debes considerar:

Pe: punto de equilibrio (cuando las unidades vendidas generan ingresos iguales a los costos)

CF: costos fijos.

PVU: precio de venta unitario.

CVU: costo variable unitario.

El resultado de esta fórmula para calcular el punto de equilibrio está basado en unidades físicas del producto. Si quieres enfocarlo en unidades monetarias, solo tienes que multiplicar el resultado por el precio de venta.

 

6. Comprueba los resultados

Después de aplicar la fórmula, toca elaborar un estado de resultados que te ayude a saber cuánto necesitas vender para cubrir tus costos, o cuántas ventas te empiezan a generar utilidades.

Aterricémoslo en un ejemplo. Si tienes una empresa que vende pantalones bajo un precio de 40 dólares por unidad, y la confección de cada uno le cuesta 24 dólares a tu empresa mas gastos en comisión de ventas (2 dólares), y tus gastos fijos totalizan 3.500 dólares, ¿cuál sería tu punto de equilibrio en unidades de venta y unidades monetarias?

Esto se resuelve así. Tenemos que:

CVU: 24 + 2 = 26

CF = 3500

Entonces, se aplica la fórmula:

Pe = CF / (PVU – CVU)

Pe = 3500 / (40 – 26)

Pe = 250 unidades.

Pe en unidades monetarias: 250 x 40 = 10.000 dólares

Comprobando:

Ventas (PVU x Q): 40 x 250 10000

(-) CV (CVU x Q): 26 x 250 6500

(-) CF 3500

Utilidad Neta 0

 

7. Interpretación de resultados

Una vez que resolviste la fórmula del punto de equilibrio de una empresa, debes sacar tus conclusiones al respecto.

Siguiendo el ejemplo anterior, si tu punto de equilibrio se alcanza con 250 pantalones vendidos, significa que desde la venta #251 estarás empezando a generar utilidades, mientras que la venta de 249 o menos pantalones representará pérdidas para tu emprendimiento.

Llevándolo a las unidades monetarias, podemos decir que 10.000 dólares en pantalones vendidos representan tu punto de equilibrio, que una cantidad menor a esa representa pérdidas, y que una cantidad superior significa utilidades para ti.
 

 

Métodos para calcular el punto de equilibrio

Siendo un poco más técnicos, podemos encontrar mayor variedad en cuanto a métodos para encontrar el punto de equilibrio. Pero no te preocupes, porque siguen siendo fórmulas fáciles de entender. Para esto puede ayudarte el contar con la tabla de ingresos y egresos de una empresa similar y adaptarla a la tuya.

Antes que nada, clasifiquemos los métodos.

 

1. Margen de contribución

Esto equivale a los ingresos de una empresa por ventas, menos todos los costos que varían respecto de un factor de costo relacionado con la producción.

Pe= Costo Fijo / PVU - CVU

 

2. Método algebraico o de ecuaciones

El estado de ingresos también puede expresarse en forma de ecuación de la siguiente manera:

INGRESO TOTAL = COSTO TOTAL (COSTO FIJO + COSTO VARIABLE)

 

3. Método gráfico

Con este método se trazan las líneas de los costos e ingresos totales para encontrar su punto de intersección, que es lo mismo que el punto de equilibrio. Es aquel punto en el que los costos totales y los ingresos totales se igualan. Para este punto, recuerda conseguirte la mencionada tabla de ingresos y egresos de una empresa.

Considerar para esta gráfica de El Blog Salmón:

IT = Ingreso total

CT = Costo total

P = Pérdida

CF = Costo Fijo

CV = Costo variable

 

Consejos tras conocer el punto de equilibrio en una empresa

Ya sabes lo que es el punto de equilibrio de una empresa. Tras todo lo señalado, comprenderás mejor cómo este concepto puede ayudarte a comprobar su viabilidad. Si tu negocio cuenta con ingresos constantes, el momento en que se alcanzan los puntos de equilibrio se mantendrá predecible para bien. 

Por otro lado, si la actividad a la que se dedica tu empresa se vuelve volátil, el punto de equilibrio se tornará inestable. Un escenario como ese puede complicar las finanzas de tu empresa o los pagos que esta hace normalmente para poder producir.

Lo más importante es que el punto de equilibrio te ayudará a tener una mayor certeza del nivel de beneficios de tu negocio. Monitorea siempre este aspecto de tu negocio y sabrás cuándo invertir para producir más, cómo puedes variar tus precios y ofertas, o cómo gestionar el aspecto financiero con más precisión. 

¡Aplica estos conocimientos para sacar el máximo potencial de tu empresa! También puedes aprender más con los cursos de negocios de Crehana.

 

También podría interesarte