🤯Domina el mundo con las mejores técnicas de control mental | Crehana para empresas
Conoce las 11 técnicas de control mental que necesitas usar en tu trabajo

Conoce las 11 técnicas de control mental que necesitas usar en tu trabajo

Última actualización 3 de Septiembre del 2021Tiempo de lectura: 7 min.

Daisy Castelan

Para aplicar estas técnicas de control mental, no es necesario tener poderes psíquicos como el Profesor Xavier o Jean Grey, sino que se trata más bien de un trabajo interno con grandes resultados que tú puedes observar en ti y en los demás.

El control mental es más sencillo de lo que parece y ni siquiera tienes que controlar la mente de alguien más, sino solamente la tuya. Así que te traemos 11 sencillas técnicas de control mental que te servirán en cualquier momento del día, ya sea que necesites concentrarte, mejorar tu memoria, desestresarte o decirle adiós a la ansiedad.

Sólo relájate. Cierra los ojos, respira profundo y sigue leyendo estas increíbles técnicas de control mental para conseguir que tu mente te obedezca y lograr todas tus metas. No te decepcionarás. 

A veces, se trata más de disciplina y compromiso contigo mismo, por eso, también te compartiremos algunos ejercicios de control mental que van desde los más sencillos hasta las técnicas de control mental utilizadas en el método Silva. ¿Habías escuchado hablar de este método?

Entonces, sigue leyendo y aprende a controlar la mente. 

1. Inhala y exhala: la respiración consciente

Cuando te dicen control mental, ¿qué te viene a la mente? Quizá te imaginas ondas saliendo de la cabeza de una persona hacia otra para que haga su voluntad, pero en realidad, el control mental se refiere a poder ser capaz de tú mismo ponerle un alto a tus pensamientos. 

Suena muy sencillo, pero en ocasiones, es necesario echar mano de técnicas de control mental como las del Método Silva, por citar un ejemplo. 

Por eso, dentro de las principales técnicas de control mental está concentrarte en tu propia respiración. Inhalar y exhalar. una actividad muy similar a la utilizada en la meditación, pues no sólo te permite, literalmente, darte un respiro de todas tus actividades, sino que también detiene tus pensamientos al instante y te permite pensar con mayor claridad.

Si este ejercicio de control mental lo practicas constantemente, te será más fácil controlar tu propia mente y, en un mediano o largo plazo, serás capaz de ver los resultados que estas técnicas de control mental tienen en tu vida diaria. 

2. Imagina un punto en medio de tu frente… La visualización como técnica de control mental

La visualización es otra técnica de control mental imprescindible y muy sencilla de realizar.

Lo único que necesitas es inhalar y exhalar tranquilamente, ya sea con los ojos abiertos o cerrados y tratar de mantener una imagen dentro de tu mente. No importa si tu mente empieza a recordar los pendientes del día, el último meme que viste o la lista del súper. Ahí es cuando entra el control mental para recordarle a tu mente la imagen inicial que quieres desarrollar.

Uno de los beneficios de esta técnica de control mental  es que, a través de la visualización constante, puedes lograr el cambio de hábitos para mejorar tu productividad e, incluso, tu alimentación, propósitos donde el control mental resulta fundamental para poder conseguir tus objetivos y no rendirte en el camino. 

Tecnica de mindfulness control mental meditacion

Fuente: Pexels

3.  Leche, huevos, azúcar… Haz listas como técnica de control mental

Aunque no lo creas, incluso ir a hacer tus compras resulta una excelente forma de practicar técnicas de control mental. El secreto es no hacer la lista.

Así es. No hacerla en papel y lápiz o en las conversaciones de WhatsApp, sino hacerla directamente en tu mente, así estarás entrenando tu cerebro a recordar todo lo que tienes que comprar, es decir, estarás estirando tu músculo de control mental. 

Puedes comenzar con listas pequeñas y, poco a poco, ir aumentando su  tamaño para probar qué tan ágil es tu mente. 

Recuerda: entre más específica sea la lista, más fácil será conseguir un mayor control mental: no es lo mismo recordar los ingredientes de tu próxima receta a enlistar los ingredientes más las porciones que necesitarás.

4. Cambia de mano para lograr el control mental

En algún momento de tu vida, seguro intentaste escribir con tu mano no dominante, es decir, si eres diestro, intentaste escribir con la mano izquierda o al revés. ¿Lo conseguiste? 

Aunque cambiar de mano para escribir es un excelente ejercicio de control mental, también podrías intentarlo con los libros de caligrafía que utilizabas cuando aprendiste a escribir. Cuando vas a comer y ¿por qué no? lavarte los dientes o al cargar las bolsas con tus compras del súper. 

Hacer cualquiera de estas actividades con tu mano no dominante y de manera constante, permitirá a tu cerebro desarrollar nuevas conexiones, lo que se traduce en un mayor nivel de control mental. 

 

5.  ¿Te gustan los juegos? Entonces, entrena tu mente

Si estás familiarizado con los sudokus, crucigramas o las ilusiones ópticas, entonces también sabrás lo fácil que es aplicar técnicas de control mental a través de estos juegos que resultan bastante sencillos y hasta relajantes. 

Ya sea que te gusten los juegos de mesa, de memoria, de cartas o las adivinanzas y acertijos, todos tienen un gran impacto como técnicas de control mental. ¿Por qué crees que a los niños les gustan tanto? 

Algunos de los beneficios que todas estas técnicas para el control mental comparten, es  que te ayudan a mejorar tu vocabulario, tu ortografía, y fomenta el desarrollo de  tus habilidades sociales al relacionarte con los demás o una mayor agudeza visual al prestar toda tu atención en un sólo objeto. 

Asimismo, al aplicar estas técnicas de control mental, en tu cerebro se agiliza la forma en que realiza los procesos analíticos, de pensamiento y de la memoria, y todos los puedes aprender jugando. 

Aunque estas sean las técnicas de control mental más comunes cuando se trata de cambiar de mano, hay algunas otras a considerar, como las sopas de letras y las operaciones matemáticas que también serán muy buenos ejercicios para mejorar tu concentración y control de tu propia mente. 

6. Los hábitos: ¿aliados o enemigos de tu control mental?

Cada Año Nuevo, cuando suenan las 12 campanadas, muchas personas alrededor del mundo piden deseos, que en ocasiones son para cambiar hábitos, desde hacer ejercicio hasta dejar de beber o fumar. Sin embargo, puede ocurrir que la práctica de estos hábitos no pasa del primer mes y el resto del año se olvida. ¿Cómo pueden las técnicas de control mental ayudarte? 

Si quieres saber cómo cambiar un hábito, puedes utilizar la visualización de ti mismo sin esa actividad que quieres cambiar y añadir nuevos hábitos a tu vida que te permitan lograr mayores niveles de control mental: ya sea la forma en la que acomodas tus insumos en la alacena o el camino que recorres desde el trabajo a tu casa.

Lo importante es ser capaz de elegir cualquiera de estas técnicas de control mental y notar la incomodidad inicial que esto provoca, pero esa es una señal de cómo funcionan estos ejercicios para aumentar el control de tu mente. 

¿Qué nuevo hábito te gustaría añadir como técnica mindfulness de control mental para tu día a día?  

 

7. Memoriza todo lo que puedas: infalible técnica de control mental

Aunque lo mencionamos anteriormente , hacer listas es una actividad de memorización, pero ¿por qué quedarse sólo con eso, si puedes memorizarlo todo? Bueno, quizá no todo, pero sí los números telefónicos de tu agenda, las principales calles de tu ciudad, la letra de todas tus canciones en Spotify y hasta un libro entero de poemas. Tú pones los límites. 

Además de ejercitar tu memoria, también te permitirá crear nuevas conexiones neuronales y lo mejor de todo: es una de las técnicas para control mental con mejores resultados. 

8. Los hobbies como técnica de mindfulness para el control mental

¿Cuántas veces has querido cambiar tu estilo de vida a uno más sano o intentar esas deliciosas recetas que ves cada que entras en Facebook? Aunque no lo creas, tratar de implementar nuevos hobbies es otra forma de aplicar técnicas de control mental que te pueden ayudar a relajarte y por qué no, a generar nuevos ingresos . 

Lo importante es divertirse y lograr tu objetivo: que estas técnicas de mindfulness contribuyan a tu control mental y que esto se vea reflejado en un mayor nivel de concentración, productividad e incluso en tus niveles de estrés y ansiedad, pues como “cada persona que padece ansiedad debe entrenar su cerebro para ver que la bondad y la curiosidad son las mejores y más grandes ofertas para lidiar con ella”, como menciona el psiquiatra Jud Brewer en un artículo sobre la mente ansiosa.

Control mental ejercicios clases de cocina

Fuente: Freepik

9. ¿Ejercicios de control mental? Lee. Lee mucho

En el punto anterior ya hablábamos de los hobbies y leer es, sin duda, una de las mejores técnicas de control mental. 

No importa el género que leas, de hecho, entre más diversas sean tus lecturas, mayor control mental podrás tener, además te hará una persona más culta y, si a esto le aumentas que los libros estén invertidos, estarás aplicando varias técnicas de control mental al mismo tiempo. Increíble, ¿no te parece?

Incluso, suele ser de las más complicadas para llevar a cabo, pero no te preocupes. Para lograr un buen control mental, no significa que tengas que empezar leyendo una enciclopedia. Lo ideal es comenzar con algún libro que te guste mucho, algún título que te llame la atención e incluso, podrías buscar si existe el libro en el que se basa tu película favorita. 

10. Cambia tu perspectiva para lograr el control mental

Y no. Cambiar tu forma de ver las situaciones para aumentar el control mental, no sólo se refiere a darle la vuelta a los libros, sino también a la forma en que tus pensamientos van de aquí para allá en tu mente. 

Por eso, una de las técnicas de control mental más eficaces es prestar atención a tus pensamientos para poder abordarlos desde otras perspectivas, como cuando sientes tristeza, estrés, ansiedad o quieres liberar la nostalgia

11. Meditación y mindfulness como técnicas para el control mental 

Finalmente, la mejor técnica de control mental de todas es la meditación y el mindfulness. 

Sin duda, entre todas las técnicas de control mental, esta técnica es la mejor. Funciona desde el primer momento, ya que involucra toda tu mente y comparte varias características de las técnicas anteriores:

  • permite concentrarte en un solo objeto
  • es excelente para adquirir un nuevo hobby
  • te ayuda a cambiar tu perspectiva, 
  • funciona mejor si se convierte en un nuevo hábito, 
  • te brinda mayor capacidad de memorización 
  • está muy ligada a la respiración. 

La meditación es tan buena que se le considera una técnica de control mental milenaria y hasta los grandes empresarios como Steve Jobs la han utilizado en su día a día, incluso al momento de trabajar. ¡Es una combinación de todas las técnicas de control mental juntas!

Si quieres convencerte, esta meditación guiada es el ejemplo perfecto

Control mental ¿del mundo?

No es que las técnicas de control mental te sirvan para poder entrar en la mente de los demás y que cumplan tu voluntad, sino más bien se trata de que tú mismo seas capaz de utilizar estas técnicas a tu favor para lograr todos esos sueños y objetivos que tienes, además de poder mejorar habilidades de liderazgo, la comunicación y la gestión de estrés. 

Por eso, te recomendamos que revises el curso de Mindfulness y bienestar: Revoluciona tu empresa, donde comprobarás todos los beneficios que tiene meditar para lograr un mayor control mental, no de tus empleados, sino de ti para conseguir mejores resultados del trabajo en equipo.

Pues, como menciona el Fundador y Director de Train your Brain - Mindfulness & Bienestar. Martin Reynoso: “Algunos  estudios, incluso dicen que nosotros estamos casi el 80 o 90% del tiempo pensando en lo mismo, es decir, cuando estamos pensando, el 90% de lo que pensamos es más o menos lo mismo”. 

Con esa estadística en mente, ¿no te encantaría poder aplicar cualquiera de las técnicas de control mental que aquí te enseñamos? Pues no pierdas tiempo y aprovecha este curso que puedes implementar incluso en tu empresa.

También podría interesarte