🧘 ¿Cómo aprender a meditar? | Guía completa [2021] | Crehana para empresas
Cómo aprender a meditar: ¡Alcanza la plenitud de mente y cuerpo!

Cómo aprender a meditar: ¡Alcanza la plenitud de mente y cuerpo!

Última actualización 18 de Junio del 2021Tiempo de lectura: 7 min.

Hugo Rodríguez

¿Quieres saber cómo aprender a meditar? ¿Te interesa poner tu cuerpo y mente en sintonía y alcanzar un poco de paz interior? Entonces, encontrarte con este post es un auténtico golpe de suerte para ti.

Hay instantes en nuestra rutina diaria en los que nos sentimos abrumados. Una vida frenética, con un ajetreo constante y miles de ocupaciones pueden llevarnos a colapsar por momentos. Para evitar esto, necesitas un break para resetear todo, poner un poco de orden en tu cabeza y encontrar pequeños instantes de armonía en los que puedas reflexionar y tener un instante contigo mismo. Y para eso está la técnica de la meditación.

En este post no sólo te enseñaremos la mejor forma de cómo aprender a meditar, también te daremos las herramientas necesarias para que conviertas la meditación en un hábito de tu rutina diaria. 

Así que baja las luces, enciende un incienso aromatizante, pon música suave... y relájate, que ya comenzamos con el post sobre cómo aprender a meditar.

¿Qué es la meditación?

Puede parecer una pregunta muy básica, pero es más común encontrarse con respuestas ambiguas que con la correcta. ¿Quieres una prueba? Hagamos el ejercicio: ¿qué es meditar para ti?

Seguramente, al pensar en lo que es meditar, se nos vengan concepciones como las siguientes:

  • Es relajar tu cuerpo.

  • Es poner la mente en blanco.

  • Es aislarte de lo que tienes a tu alrededor.

Y pueden haber muchos más pensamientos similares. Pero, ¿en realidad qué es meditar?

La meditación es un entrenamiento mental, a través del cual podemos desarrollar nuevas habilidades como el optimismo o la atención plena y, al mismo tiempo, podemos gestionar estados de ansiedad o aliviar el estrés.

En términos simples, es como levantar pesas. En este caso, tu músculo es el cerebro y la mancuerna es la técnica de meditación que elijas. Debes tener eso claro antes de descubrir cómo aprender a meditar.

tecnicas para meditar

Fuente: Unsplash

¿Para qué sirve la meditación?

Desde tiempos ancestrales, la técnica de la meditación era muy utilizada para disipar malestares e inquietudes que trascendieran lo físico, e incluso para la mejora del estado de ánimo. Sin embargo, también hay quienes dicen que sirve  hasta para alcanzar el plano de la Iluminación.

Pero, viéndolo desde un punto de vista más terrenal, saber cómo aprender a meditar es muy útil y eficaz para nuestra vida cotidiana. ¿Quieres saber en qué te puede favorecer la meditación?

1. Mejora en la parte física

Si creías que el proceso de meditación sólo era conveniente para liberar la mente, prepárate para sorprenderte. A nivel físico, observarás diversos avances que no podrás creer.

Entre los beneficios de la meditación para tu organismo están los siguientes:

  • Regula la presión arterial.

  • Fortalece sistemas como el inmunológico, el nervioso y el endocrino.

  • Reduce, en gran medida, el dolor muscular y en las articulaciones.

  • Incrementa la tolerancia al dolor físico.

¿Una pastilla? No, gracias. No por nada el proceso de meditación constante es una medicina milenaria.

2. Fortalece la parte mental

Era obvio, pero hay que decirlo. Implementando técnicas de meditación en tu vida diaria, verás cómo se reducen las emociones y los sentimientos negativos, y empiezan a emanar sensaciones positivas de tu cabeza.

La meditación permite:

  • Reducir el estrés y los pensamientos obsesivos.

  • Mejorar la memoria, la concentración y la productividad.

  • Relajar nuestra mente y equilibrar nuestras emociones.

  • Generar pensamientos positivos con más frecuencia.

Te sana y ayuda a nivel físico y mental. ¿Qué más le puedes pedir al proceso de meditación?

meditaciones guiadas

Fuente: Pexels

3. Te hace una mejor persona

Esto es algo ambiguo, pero sí. La técnica de la meditación es uno de los procedimientos más eficaces para convertirte en un individuo más pleno y completo en el ámbito integral.

No te volverás un santo o algo parecido, pero sí te sentirás mucho mejor contigo mismo con la meditación constante. Veamos por qué.

  • Aprende a empatizar con los demás y volverte más generoso.

  • Reduce el absentismo laboral (aunque no lo creas).

  • Desarrollar habilidades importantes como la atención plena (Mindfulness).

  • Incrementa tu autoestima y tu creatividad.

¿No nos crees a nosotros? ¡Creele a la ciencia! En la Universidad Tecnológica de Chemnitz, se realizó el análisis de 190 estudios relacionados con la meditación en adultos saludables y sanos (básicamente, sin trastornos psicológicos). El resultado es que, a través de ejercicios de meditación, las personas experimentaron los diversos efectos positivos descritos anteriormente, pero principalmente:

  • Una mejor autoestima.

  • Mayor creatividad.

  • Menos estrés.

 

¿Cómo aprender a meditar?

La meditación va más allá de sentarte con las piernas cruzadas y no pensar en nada. El proceso de cómo aprender a meditar incluye varias partes, desde preparar el ambiente hasta realizar el proceso en sí.

Antes de describirte los primeros pasos sobre cómo aprender a meditar, tenemos que dejar algo en claro: para apreciar resultados efectivos con el procedimiento, no basta con hacerlo una vez; tienes que ser constante y practicar la meditación día tras día.

Ahora sí, conozcamos cómo aprender a meditar como un verdadero maestro:

1. Siéntete lo más cómodo posible

Este paso es fundamental. Si quieres saber cómo aprender a meditar, la clave está en buscar el momento y lugar exactos en el cual sentirte lo más cómodo posible para iniciar con el proceso.

Lo primero es conseguir un momento del día en el que no seamos molestados. Basta con 15 minutos diarios, así que no deberías tener inconveniente para separar esos pocos minutos de tu tiempo para el proceso de meditación. 

También debemos encontrar un lugar tranquilo, en el que no haya posibilidad de que nos molesten. Puede ser tu habitación, el baño o incluso tu automóvil. 

Este es un primer paso básico al momento de conocer cómo aprender a meditar.

2. Ponte ropa cómoda

Para un ejercicio de meditación, no debemos descuidar la ropa que usarás. Vístete de la forma más cómoda que te sea posible: quítate los zapatos, ponte ropa holgada y fresca con la que evites cualquier tipo de incomodidad. Por esta razón, también es buena idea que te quites el reloj y los accesorios que puedan ocasionar alguna molestia física.

Lo que queremos lograr con nuestra práctica de meditación es sentirnos en absoluta plenitud con el momento que vamos a dedicar para este ejercicio de meditación. Por lo que todo tiene que ser perfecto. Básicamente, tendrás una cita contigo mismo, así que debes prepararte para la ocasión.

meditacion constante

Fuente: Pexels

3. Escoge la postura adecuada

Al momento de conocer cómo aprender a meditar, puedes colocarte de múltiples formas: sentado en una silla, con las piernas cruzadas en el suelo o incluso tumbado. 

Si bien no existe una postura definida para el proceso de meditación, sí hay una postura que debemos mantener: La espalda debe estar recta y los brazos y hombros relajados, sin sentir ninguna clase de tensiones.

Antes de pensar en adoptar alguna postura extravagante, piensa en relajar tu cuerpo en la medida de lo posible, ya que no podremos meditar con el cuerpo en tensión. Relaja los brazos, las manos, las piernas, los tobillos, los pies... y cuando te pones a ver, ¡ya estás meditando!

La clave de todo el proceso de cómo aprender a meditar radica en la relajación.

4. Céntrate en un objeto o en tu respiración

Al estar en pleno proceso sobre cómo aprender a meditar, este punto te puede resultar útil para concentrarte: si tienes los ojos cerrados, debes centrarte en un objeto o en tu propia respiración.

Durante el proceso de meditación, te servirá respirar profundamente varias veces, por lo que te recomendamos que cierres los ojos e inspires, de forma lenta y calmada, contando hasta siete. Mantén el aire un momento y exhala despacio, contando nuevamente hasta siete.

Aplica este ejercicio de respiración unas cinco o seis veces y verás cómo tu mente y tu cuerpo se van relajando de a poco. ¿Un pequeño dato? Trata de poner tu fuerza y respiración en tus abdominales, en lugar de utilizar tu espalda, lo que te ayudará a mantenerte erguido en posturas como la posición del loto.

Una vez dispongas de más experiencia sobre el proceso de cómo aprender a meditar, podrás utilizar otras técnicas, como concentrarte en sonidos que llegan a tus oídos, por ejemplo. Aunque también tenemos algunos ejercicios para mejorar la concentración que pueden servirte para meditar.

5. Acepta tus pensamientos y sigue adelante

El proceso de meditación no se trata de dejar la mente en blanco, sino de observar y dejar ir los pensamientos que van surgiendo constantemente.

Es muy fácil para nosotros dispersarnos y perdernos en nuestros pensamientos. Al momento de aprender a meditar, podemos empezar a pensar en nuestros problemas, la incomodidad del momento, las razones por las que estamos meditando... el punto central de todo es aceptar esos pensamientos y seguir adelante.

No elimines ni modifiques esos pensamientos. Observalos, no los juzgues y libéralos; luego debes centrarte en el objeto que tengamos de referencia para el ejercicio de meditación.

6. Incrementa el tiempo de meditación

Una vez que descubres cómo aprender a meditar, debes mantener el ritmo. Y la clave es ir aumentando el tiempo de práctica poco a poco.

Con 15 minutos diarios haces mucho más que practicar la meditación 3 horas a la semana. El tiempo no es tan importante como el ejercicio progresivo: si comienzas con 15 minutos, puedes subir el tiempo de forma paulatina con el paso de las semanas.

Cuando volteas a ver: ¡ya lo añadiste a la rutina diaria! Una vez que forme parte de tus hábitos diarios, comenzarás a apreciar los beneficios de la meditación.

Sin emabrgo, a muchos les cuesta llegar a este paso. Más adelante, te mostraremos cómo formar el hábito de meditar.

7. Profundiza en la práctica

Entonces, será importante que sepas cómo crear un hábito.Si buscas seguir avanzando en la práctica de la meditación, puede resultar altamente beneficioso rodearte de personas con las cuales puedas hacer estos ejercicios.

No sabes la cantidad de personas que se preguntan cómo aprender a meditar todos los días. Consigue personas en tu círculo que quieran iniciarse y lleva a la práctica todo este conocimiento.

Incluso, hay centros de meditación que pueden venirte de maravillas para este paso, pero debes tener cuidado: asegúrate que sea un lugar de confianza, en el que haya un instructor licenciado y que empleen una técnica que concuerde con tus intereses.

centros meditacion

Fuente: Pexels

¿Hay una forma única de aprender a meditar?

La forma de meditar que acabamos de explicar es un procedimiento básico, con el que podrás comenzar a dar tus primeros pasos en este tema. Sin embargo, hay muchas otras técnicas de meditación en las cuales podrás iniciarte una vez que hayas decidido aplicar esta práctica de forma constante.

Para cada persona existe mayor o menor afinidad con una forma de meditar específica. Incluso, hay personas que asocian actividades afines a ellas con este proceso; por ejemplo, para el artista plástico argentino, Ricardo Celma, su forma de meditación es a través de la pintura.

¿Hay una técnica mejor que otra? No, no la hay. Podrás encontrar desde procedimientos milenarios hasta técnicas de meditación contemporáneas y adaptadas a los nuevos tiempos. Dependerá exclusivamente de ti, a través del ensayo y error, encontrar cuál es la que mejor se adapta a lo que necesitas.

Pero si lo que buscas es cómo aprender a meditar de una forma sencilla y rápida, seguir estos pasos te servirá de ayuda. Y desde Crehana queremos seguir impulsándote, por lo que te dejamos los mejores tips de meditación para principiantes, con los que verás la eficacia de esta herramienta y sus resultados ¡en muy poco tiempo!

 

Consejos para crear el hábito de la meditación

Ahora, ¿empezaste a meditar, pero no pudiste ser constante? Tenemos algunos consejos que pueden venir de maravilla para mantener el ritmo y la constancia requerida para la meditación.

Descubrir cómo aprender a meditar es el primer paso. El resto dependerá de ti y de tu estilo de vida, aunque podemos darte algunas herramientas para que desarrolles la práctica de la meditación:

1. Fíjate en los grandes meditadores

¿Acaso alguien que sueñe con ser futbolista profesional no vería videos de las mejores jugadas de Lionel Messi por horas? Pues lo mismo pasa con el proceso de meditación.

Revisa a grandes meditadores y fíjate en todo: cómo dominan sus movimientos, palabras y estados emocionales de la mejor forma posible. Un ejemplo de esto lo encontramos en Matthieu Ricard, un occidental que dejó todo para especializarse en la práctica de la meditación y la cultura budista

Puede venirte bien escuchar sus palabras, para servirte de inspiración.

2. Fíjate un compromiso diario

¿Decidiste meditar antes de desayunar? Entonces trata de que, todos los días, esa se convierta en tu hora de meditación.

Y, si es en la mañana, es perfecto, ya que te servirá para afrontar el resto del día con las mejores energías. Es cuestión de comprometerte contigo mismo.

3. Sé realista

Te hemos hablado de los beneficios de la meditación. Pero siempre destacamos que estos no son inmediatos: requieren mucha constancia y disciplina.

Por eso, debes saber que esta actividad no te hará sentir mejor de la noche a la mañana. Ten presente que lo que te beneficiará es el hábito y la perseverancia, así verás que es más fácil realizar los ejercicios de meditación día tras día.

Así que no te preocupes y, si sientes que es mucho para ti, empieza con unos pocos minutos diarios.

4. Disfruta sin tantos preparativos

No se trata de hacer algo obligado, o por compromiso. Si quieres saber cómo aprender a meditar, no sólo debes adoptar el compromiso, sino hacerlo con ganas de mejorar.

Para no hacer tedioso el ejercicio de meditación, basta con que bajes un poco la persiana y busques un lugar con un poco de silencio para meditar. Tan simple como eso.

Al igual que comer o dormir, debes disfrutar la práctica de la meditación. Haciendo sencillo el procedimiento, verás que te costará muchísimo menos convertirla en un hábito.

5. Aprende las nociones básicas

En internet hay de todo. Y, en este caso, puedes beneficiarte de ello al momento de saber cómo aprender a meditar.

Puedes encontrar desde consejos para controlar tu respiración hasta meditaciones guiadas, de la mano de expertos. Tienes un montón de recursos a tu alcance, así que aprovéchalos.

Descubrir cómo aprender a meditar es el primer paso a una vida mucho más sana y plena. No se trata de aislar tus pensamientos y dejar tu mente en blanco, sino de aceptar tu realidad.

Y, el paso más importante, si quieres saber cómo aprender a meditar, es con la práctica diaria. Manteniendo un ritmo constante de tus ejercicios, empezarás a ver los resultados.

¿Ya sabes cómo aprender a meditar? Entonces es el momento perfecto para que realices nuestro curso online de Mindfulness y bienestar, ideal para que descubras todo sobre la gestión de tus emociones y su influencia en la manera de afrontar retos profesionales.

Para finalizar, te invitamos a leer nuestra guía sobre salud mental con la que conocerás los beneficios de cuidar tu mente y sabrás los mejores consejos para estar bien emocionalmente.

¡No subestimes el poder de tu mente!

También podría interesarte