6 pasos para evitar el estrés en tu trabajo
6 pasos para evitar el estrés en tu trabajo

6 pasos para evitar el estrés en tu trabajo

Última actualización 1 de Octubre del 2021Tiempo de lectura: 5 min.

Jessica Rodríguez

¿Qué es lo primero que se te viene a la mente cuándo escuchas la frase “estrés en el trabajo”? ¿Te sientes identificado? ¿Quieres salir corriendo o esconderte bajo tu escritorio? Te entendemos muy bien. Por eso, en esta ocasión queremos tratar los puntos más comunes por los cuales las personas se encuentran en una situación de constante estrés en su lugar de trabajo, y lo más importante: cómo puedes erradicarlo e incluso prevenirlo en tu organización. 

Lo primero que debemos tener en cuenta es que no importa cuánto ames lo que haces, eso no significa que no puedan ocurrir eventos y situaciones estresantes, y eso de ningún modo debería hacerte sentir culpable. Es posible, por ejemplo, que en el corto plazo te estrese saber que se acerca una fecha de entrega. Esto es completamente normal; lo negativo de esto es que cuando el estrés se vuelve crónico, ya que esto puede afectar tanto tu salud física como emocional.

Según la APA (American Psychological Association) el estrés permanente es muy común entre los colaboradores de las empresas. Aunque es verdad que no se pueden controlar todas las situaciones que ocurren y que provocan estrés, sí es posible tomar algunas medidas.

Estrés laboral positivo

El estrés positivo se conoce como eustrés. Este tipo de estrés estimula a las personas a afrontar nuevos retos y problemas, sacando su lado más creativo y ayudándoles a trabajar de manera más eficiente. Este estrés nos ayuda a estar más activos, motivados y tener más ganas de trabajar para lograr un buen resultado. Por decirlo en términos muy simples, es un tipo de estrés sano y, en ocasiones, incluso deseable, ya que funciona como un impulso.

Estrés laboral negativo

El distrés o estrés negativo es una sensación desagradable que siente una persona. Este estrés, por lo general, viene acompañado de malestar y fatiga. Lo que suele suceder cuando se produce este tipo de estrés es que el trabajador tiene demasiadas tareas por realizar y poco tiempo para terminarlas. Esto ocasiona que se sienta frustrado y cansado, sin ganas de seguir trabajando.

estrés labroal

Causas del estrés laboral 

Algunas de las razones más comunes para sufrir de estrés permanente, son las siguientes:

– Salarios bajos

– Mucha carga de trabajo

– Pocas oportunidades de crecimiento

– Trabajo con el cual es difícil desafiarse o comprometerse

– No tener suficiente control sobre las decisiones a tomar

– Expectativas de desempeño poco claras

Consecuencias del estrés laboral

Ya mencionamos con anterioridad el estrés crónico o permanente pero ¿sabes qué causa en el cuerpo? Tal vez una serie de síntomas que le atribuimos a otros factores, realmente se relacionan con el estrés. Estamos hablando de dolor de cabeza y de estómago, insomnio, presión alta, sistema inmune débil. Además puede contribuir a otros problemas como: depresión, obesidad o enfermedades del corazón. Lo anterior se debe a que el estrés promueve conductas poco saludables como comer demasiado o no comer suficiente y, en general, malos hábitos alimenticios, fumar o abusar de drogas y alcohol.

¿Quieres mejorar la productividad de tu equipo pero no sabes qué habilidades necesitan? En Crehana for business te brindamos entrenamiento personalizado para ellos.

crehana for business

Reacción fisiológica al estrés laboral

Los estudios han demostrado que la reacción del cuerpo humano ante el estrés laboral (tensión muscular, hiperventilación y elevación del ritmo cardiaco) es exactamente la misma que la que se tiene al percibir un peligro en el entorno, como consecuencia de un aprendizaje evolutivo. Esto quiere decir que tu reacción al recibir un correo de trabajo sobre una tarea que no has terminado es exactamente la misma que tuvo un antepasado tuyo al encontrarse frente a un depredador. 

Este estado de disyuntiva entre luchar o huir al encontrarnos frente a un peligro (lo que en inglés es conocido como fight or flight response) se dispara en nosotros todos los días en el lugar de trabajo; esto es, en un contexto en el que, prácticamente, no nos encontramos ante un peligro real. Cuando esta respuesta fisiológica se presenta de manera cotidiana, se desarrolla un estrés laboral crónico, el cual puede convertirse en un síndrome psicológico conocido como burnout

Recientemente, la Organización Mundial de la Salud actualizó su definición de burnout como un síndrome que se da como resultado de un estrés laboral crónico que no ha sido tratado adecuadamente. Los principales síntomas del síndrome de burnout, según el Harvard Health Publishing, son: agotamiento agobiante, sentimientos de negatividad o cinismo con respecto al trabajo y una reducción de la eficacia profesional.

El estrés y la productividad en las empresas

El experto en neurociencias, Patrick Porter, declaró para CNBC que “la claridad mental es crucial para la productividad”. Y, como es sabido, en situaciones de estrés se nubla la mente, lo cual provoca que, en las organizaciones con altos niveles de tensión, la productividad se desplome, pues el estado emocional de los equipos está directamente relacionado con su capacidad para concentrarse.

Porter explica que tanto la ansiedad y el miedo como el estrés son factores que elevan los niveles de cortisol en el cerebro, lo cual interfiere en el buen funcionamiento de la memoria.

Además, de acuerdo con datos brindados por Jenna Goudreau a Forbes, los trabajadores modernos son interrumpidos siete veces cada hora y, en promedio, son distraídos durante 2.1 horas cada día. Si a esto le añadimos la fuerte carga de trabajo y las reestructuraciones que están sufriendo la mayoría de las compañías debido a la pandemia, tenemos una bomba de tiempo de incertidumbre y estrés.

En este escenario se vuelve muy complicado que los colaboradores de cualquier empresa puedan mantenerse tranquilos y concentrados durante toda la jornada. 

Acciones contra el estrés

Seguramente, después de todo lo dicho estarás de acuerdo con que es necesario tomar las riendas de tu salud física y emocional, y ponerle un alto al estrés. Si bien esto puede parecer una tarea sencilla, muchas veces no sabemos cómo hacerlo. Aquí te damos una guía para reducir el estrés en tu trabajo:

1. Identifica lo que te estresa

Haz un diario durante una o dos semanas para identificar cuáles son las situaciones que te estresan más y, de este modo, puedas empezar a responder ante ellas. Trata de recordar cuáles son tus pensamientos y sentimientos respecto al ambiente cuando te encuentras en una situación de estrés. Asegúrate de incluir tanto a la gente como a las circunstancias involucradas y, por supuesto, cuál es tu reacción. ¿Hiciste escuchar tu voz?¿Fuiste por un snack? ¿Saliste a caminar? Tomar notas puede permitirte identificar patrones entre lo que te estresa y las reacciones que tienes.

2. Desarrolla reacciones más saludables

Sabemos que lo más sencillo es recurrir a los hábitos a los que estás acostumbrado, pues se han convertido prácticamente en actos reflejo o una segunda naturaleza, pero lo cierto es que esas conductas suelen ser poco saludables, pero te aseguramos que si optas por cambiar esos comportamientos por otros más sanos, a largo plazo tú mismo lo agradecerás. El ejercicio es un gran aliado en estos casos. Prácticas como el yoga ayudan a focalizar la energía y, si no, cualquier actividad física será benéfica.

límites

3. Establece límites

En el mundo tecnológico actual donde todo se mueve a mil por hora es fácil caer en la trampa de estar disponible 24/7. Detenerse un momento será suficiente para notar que esto puede traer inconvenientes, es mejor establecer algunos límites como no checar el correo una vez que llegaste a casa o no responder el teléfono después de las 6 pm. Establecer límites precisos puede ayudar a poner una línea clara entre momentos de trabajo y vida personal.

4. Toma tiempo para ti mismo

Sabemos que muchas veces los colaboradores se exigen mucho a sí mismos para estar a la altura de las expectativas. Si bien esto puede traerte grandes logros como profesional, es importante saber que el éxito de una empresa no debería lograrse a costa de tu bienestar. Es decir, precisas de días de vacaciones y momentos de esparcimiento; no dejes que se arruinen con una cita o llamada de último minuto. Recuerda que la integridad y salud vienen antes que cualquier meta organizacional. Si te sientes abrumado o tienes la sensación de que has ido demasiado lejos, ¡tómate un respiro!

yoga en el trabajo

5. Aprende a relajarte

Parte de controlar el estrés tiene que ver también con el autoconocimiento. ¿Qué me estresa?, ¿cuál es mi respuesta? y ¿cómo hago para verlo de otra forma? Ahí es donde entran en juego técnicas milenarias como la meditación y la conciencia plena o mindfulness. Sabemos que para muchos puede parecer una medida un poco extraña, pero suele ayudar mucho en estos casos. Los ejercicios de respiración, salir a caminar o disfrutar una comida y, en general, concentrarse en el presente y dejar ir aquello que causa estrés, son también buenas medidas.

Concentrarse en una sola actividad sin tener ninguna distracción, sin duda puede ser difícil de lograr, pero la buena noticia es que esto también te ayudará en el manejo del estrés, ya que así podrás aprender a decidir en qué enfocar tu atención.

descargable crehana recursos

6. Habla con tu supervisor

Muchas veces sucede que existe temor de hablar de nuestras emociones. Si hacerlo entre pares ya resulta complicado, tocar estos temas con un superior o acudir con una autoridad para hablar honestamente de la manera en la que se percibe el trabajo suele producir una mezcla de incomodidad, vergüenza y miedo a que exista alguna represalia o un recordatorio de que estás ahí para hacer tu trabajo. Lo cierto es que los colaboradores no son máquinas y un líder que valore a las personas estará de acuerdo con esto. Así que acércate, habla de cómo te sientes y de algunas acciones que puedan emprender juntos para terminar con las preocupaciones o las conductas que te están afectando. Al final estarás mucho más aliviado de saber que cuentas con el respaldo y la confianza de alguien que estará pendiente de ti.

Estrategias para controlar el estrés laboral

La psicóloga, investigadora de Harvard y autora del libro Success Under Stress, Sharon Melnick, concuerda en que hoy en día la mayor parte de los profesionales se sienten sobrepasados y abrumados por sus labores.

“Experimentamos estrés cuando sentimos que nos enfrentamos a situaciones que están más allá de nuestro control”, sentencia Melnick. Estas situaciones liberan la hormona del estrés, con lo cual perdemos seguridad en nosotros mismos y esto hace que concentrarnos y trabajar de manera productiva se vuelve muy difícil. Identificar lo que podemos controlar y lo que no, es clave para dejar ir toda esa tensión. Al ocuparnos únicamente de nuestras acciones nos quitamos un gran peso de encima.

Por eso, antes de que el estrés laboral se convierta en un problema serio tanto a nivel personal como organizacional, Melnick ofrece algunas estrategias para controlar el estrés en el lugar de trabajo.

  • Actuar en lugar de reaccionar
  • Tomar un respiro
  • Deshacerse de las interrupciones
  • Programar periodos de concentración
  • Comer y dormir sanamente
  • Identificar estresores autoimpuestos
  • Calmarse rápidamente
  • Priorizar las tareas
  • Dejar la autocrítica nociva

Estamos seguros que con estas estrategias y recomendaciones de Crehana for Business tu equipo se desempeñará al máximo y alcanzará sus objetivos en un entorno de bienestar libre de estrés.

 

Conoce más de Crehana para empresas

Al solicitar la demo acepto los términos y condiciones de Crehana

También podría interesarte