Conoce el poder de contar historias: del storytelling al storydoing

Conoce el poder de contar historias: del storytelling al storydoing

Última actualización 6 de Febrero del 2021Tiempo de lectura: 7 min.

Lucas Martinez

¿Sabés qué es el storydoing? ¿O todavía no sabes qué es el storytelling 😱? Si te pasó como a mí, que no llegaste a incorporar un concepto y ya se te presenta otro, tranquilo. En este artículo te ayudaremos a comprender cómo hacer storydoing

Sin embargo, antes de llegar a ese punto, necesito contarte sobre la definición del storytelling para poder llegar al storydoing y sus ventajas. Porque, para pasar del dicho al hecho, hay que saber cómo contar historias y transmitir un mensaje.

Acompáñame a lo largo de este post, pues nos meteremos de lleno en una de las técnicas más antiguas que los humanos practicamos desde las épocas de las cavernas: contar historias y llevarlas a cabo.

 

Índice

  1. ¿Qué es el storytelling?
  2. El storytelling en marketing y publicidad
  3. ¿Cómo iniciar un storytelling?
  4. ¿Cómo hacer storytelling?
  5. ¿Cómo hacer storydoing?

 

¿Qué es el storytelling?

Storytelling es la palabra que utilizamos para referirnos al arte de contar historias, una de las prácticas más antiguas de los seres humanos. Es tan antigua que hoy en día habita en nuestro ADN. No hay día que pase sin que le contemos una historia a alguien y que alguien nos cuente a nosotros. 

Tenemos tan incorporada esta práctica que, a veces, no somos conscientes de que contamos historias. Todo el tiempo usamos recursos narrativos con el fin de captar la atención de quien nos escucha. Por ejemplo, cuando le cuentas lo que hiciste en el fin de semana a un amigo y usas frases como “y no sabés lo que pasó”. En esos casos buscamos generar suspenso, tensión, emoción; buscamos que al otro le interese nuestro relato. 

Entonces, ¿para qué sirve el storytelling? Sirve para cualquier situación en la que necesites que te presten atención, para que entiendan lo que quieres decir y que se emocionen con ello. Con las historias podemos entretener y enseñar al mismo tiempo ¿Nunca pediste que te expliquen un tema que no entendías como si fuese un cuentito? 

Estamos acostumbrados a pensar la vida como un cuento. A todas nuestras vivencias le ponemos un principio - nudo- desenlace. Y, eso no hace más que mostrar un proceso de aprendizaje. Ordenamos la realidad bajo nuestro punto de vista. Cuando se nos presenta desordenada y caótica, le aplicamos una estructura narrativa para comprenderla y lo hacemos sin darnos cuenta ✨.

Ahora que ya sabemos de qué trata, nos introduciremos en la relación entre el marketing y el ciclo usado para redactar una historia, conocido como storytelling. Las marcas, como también son creadas por los humanos, también han contado historias. Su medio, la publicidad.  

 

hoja-maquina-de-escribir

fuente: Freepik

El storytelling en marketing y publicidad

Primero aclaremos, storytelling no es marketing, tampoco es una estrategia de comunicación, aunque sí se puede utilizar como tal. Entonces, el storytelling es un diseño de estrategia de negocio que puede estar incluido dentro de un plan de acciones de marketing.

Lo mismo ocurre a la hora de pensar en cómo hacer storytelling en redes sociales. El storytelling en redes no es una historia en Instagram. Es un componente dentro de una estrategia en redes dónde debemos preguntarnos:

  • ¿Qué queremos contar?
  • ¿A quién se lo queremos contar?
  • ¿Cuál es el mejor modo de contarlo?
  • ¿A qué redes sociales se adapta de mejor manera nuestro mensaje?  

 

Entonces, qué es un storytelling y cómo funciona en marketing? Según 40defiebre,

“...es el arte de contar una historia. La creación y aprovechamiento de una atmósfera mágica a través del relato. En marketing es una técnica que consiste en conectar con tus usuarios con el mensaje que estás transmitiendo, ya sea a viva voz, por escrito, o a través de una historia con su personaje y su trama.” 

Detrás de una buena publicidad está el poder de una buena historia ¿Por qué son poderosas las historias? Tal vez porque están en la base de la comunicación desde los primeros registros de la humanidad, incluso, anterior a las palabras. Está inscripto en nuestro inconsciente colectivo. Necesitamos que nos cuenten historias y contarlas. Por eso, para el marketing, saber qué es storytelling es una cuestión esencial.

Tomando como referencia a nuestro profesor Sergio Ituero, experto en Branding y Storytelling, vender también es saber: cómo contar historias. Que el cliente entienda lo que quieres decir, se emocionen con ello y dejarlos con ganas de más. 

Según Sergio, la publicidad es información con intención comercial que, además, ayuda a escribir el relato de la marca, el cual luego se contará a las personas. Si te interesa profundizar en el storytelling te recomendamos su curso: “Storytelling el arte de contar historias”.    

Ahora que ya tenemos en claro qué es el storytelling y cómo funciona dentro de una estrategia de marketing, demos el primer paso hacia el storydoing.

 

 

fuente: freepik
 

 

¿Quieres ser más organizado? Descarga este calendario de marketing gratuito

banner-de-recursos-crehana

¿Cómo iniciar un storytelling?

Así es, volvemos a encontrarnos con el storytelling , porque tener una buena base, una buena historia, no solo implica que sea atrapante. Hoy, el mercado demanda que pueda ser realizable. Es una exigencia más a esta técnica, porque las personas han empezado a mostrar interés en historias que luego tengan un impacto en su vida cotidiana. Entonces, ¿cómo convertimos a nuestros usuarios en protagonistas

El problema está en que el mero hecho de contar historias solo por contarlas ya no es efectivo. Quienes pueden adaptar historias a la realidad, están un paso adelantado de quienes no.

Para poder llegar al storydoing vamos a necesitar pensar en cómo crear un storytelling con una base firme que lo sostenga. Para lograrlo, pensemos los siguientes puntos: 

1 Analiza el contexto

Evaluar dónde está posicionada tu marca y tener en claro qué es lo que las personas perciben sobre nosotros. Este se trata de un punto indispensable para pensar en cómo hacer un storytelling personal.

Por ejemplo, pensemos en una experiencia de marca o en  potenciar un producto: tendrás que evaluar dónde te encuentras, qué perciben sobre ti, examinar con detenimiento qué personalidad estás exponiendo al mundo, qué te define, qué te hace especial, de qué trata el storytelling y a quién se lo cuentas. 

De este modo, se puede analizar en detalle ese concepto de marca, y encontrar el mejor modo de crear el storytelling. Entender cómo nos ven, va a ayudar a que el mensaje sea más claro y conciso.  

2 Analiza qué te define

Este es un análisis más introspectivo, pero es necesario tener en claro cómo nos definimos hacia dentro. Lo importante es encontrar ese aspecto que te identifica, que te diferencia del resto de la competencia.  

Recordemos que nuestro storytelling debe ser pensado de un modo estratégico para afectar a las pasiones de quienes nos escuchan. Esto es clave para poder empatizar con ellos y, a futuro, hacerlos parte.

Podrías hacerte las siguientes preguntas:

  • ¿A qué obstáculos tuviste que enfrentarte para llegar hasta donde estás ahora?Por ejemplo, existen historias de empresas familiares que empezaron a trabajar desde su casa y con pocos recursos, lo cual puede convertirse en una buena historia conmovedora con la que la gente tiende a empatizar.
  • ¿Cómo puedes generar confianza en tus clientes en base a los resultados que fuiste obteniendo?
  • Piensa en esa identidad que te hacen único ante el resto.
  • Si es interesante para ti, será interesante para otros.

 

3 Define a quién se lo vas a contar

Pensar a qué público va dirigido el mensaje tiene el mismo nivel de relevancia que saber cómo lo vamos a contar. Pensar en el público que va a recibir el mensaje es una de las partes más importantes de cómo construir un storytelling. En este punto, la creatividad debe destacar. 

No pensemos la creatividad como la aparición de algo nuevo. Esa concepción de creatividad puede ser paralizante. Pensemos cómo desarrollar la creatividad en base a quiénes somos, nuestro público y cuál es el mejor modo de ordenar los elementos de nuestra historia para empatizar con ese público. 

A esta altura del mundo, uno tiene la sensación de que ya todo se ha contado. Se trata de apelar a la creatividad, mezclando lo que ya hay de un modo original. David Linch en su libro "Atrapa el pez dorado" que:

“las ideas son como peces. Si quieres pescar pececitos puedes permanecer en aguas pocas profundas. Pero si quieres pescar un gran pez dorado tienes que adentrarte en aguas muy profundas”.

Es importante pensar en una buena estructura para saber cómo vas a contar una historia.

 

crehana -premium
 

¿Cómo hacer un storytelling? 

Una vez que ya tengamos definido nuestro storytelling, es momento de pasar a la acción.

Tu historia tendrá un inicio, un desarrollo y un final; una atmósfera mágica alrededor del relato; y la intención de conmover, de llegar al corazón. Casi todo puede adoptar la forma de un relato y, cuando eso sucede el producto es algo mucho más enriquecido.  

Como dijimos al principio de este post, los seres humanos estamos acostumbrados a contar historias, al punto que, lo tenemos incorporado. Contamos historias todos los días, utilizamos recursos narrativos para emocionar y captar la atención, y, quizás sin darnos cuenta, veamos algunos incorporados en nuestras narraciones.

Elipsis

La técnica narrativa que se encarga de suprimir partes del relato generando saltos temporales para que la historia sea más dinámica. 

Volvamos al ejemplo del fin de semana. Seguro que, cuando cuentas una anécdota, vas directo al grano. Pero, antes de ese punto, seguro comiste, caminaste, dormiste; es decir, datos que omitiste para no aburrir a quién te escuchaba, ¿no?

Silencio

Esta técnica puede decir todo sin pronunciar una palabra y cuando funciona suele ser muy emotiva. Está cargada de tensión, suspenso… pero para qué sigo hablando yo si podemos ver un video de Scorsese

 

 

Flashback y flashforward 

Si tenemos en claro cuál va a ser el final, quizás el poder del storytelling sea mayor. Eso va a permitir ir hacia adelante (flashforward) y hacia atrás (flashback) haciendo que la historia sea más dinámica.   

Grandes Películas empiezan por el final, como "Rescatando al Soldado Ryan". 

Hipérbole 

Un recurso que se utiliza para llevar la exageración al máximo. Veamos un ejemplo en esta publicidad, la cual, al mostrar una situación llevada al extremo, genera un efecto cómico haciendo que el mensaje quede más claro.

 


 

Crehana premium
 

¿Cómo hacer Storydoing?

¿Qué quiere decir storydoing? Que pasamos de la historia a la acción, del dicho al hecho. Tu empresa debe realizar una acción acorde a los valores que predica y al hilo narrativo que el storytelling le vendió. En otras palabras, significa plantearse de antemano: cómo hacer que un producto juegue un papel dentro de la experiencia de vida de una persona.   

Hay ejemplos de empresas que desarrollan un producto a la mitad y se lo entregan a un usuario para que, en base a la interacción, el cliente se encargue de construir la segunda mitad. 

Pon en acción la narración para que los espectadores sean los protagonistas de esa experiencia. De este modo, humanizamos la relación entre la marca y los consumidores. Si, previamente, lograste armar un buen storytelling, todas las acciones que hagas con el storydoing tendrán un buen sustento. 

 

dedo-tablet-carita-

Fuente: Freepik 

 

En conclusión, storytelling y storydoing son conceptos que van de la mano. Es decir, definir cómo contar una buena historia que represente y ponga en valor el propósito de una marca para después llevarlo a la práctica. 

¿Y tú? ¿Piensas que estás listo para implementar el storydoing? ¿Consideras que una marca puede crear experiencia de felicidad a través de su producto? Si es el caso, me gustaría ser el protagonista de esa historia 🙌.

¡Suerte!

 

También podría interesarte

Subcategorías

Softwares