✅ 10 ejercicios para mejorar la concentración [2021]
10 ejercicios para mejorar la concentración y aumentar tu productividad

10 ejercicios para mejorar la concentración y aumentar tu productividad

Última actualización 17 de Febrero del 2021Tiempo de lectura: 7 min.

Josefina Castelan

“Las cosas empiezan a encajar con absoluta perfección cuando estamos concentrados en lo que queremos”. Esta célebre frase de Paulo Coelho nos pone en sintonía con la temática de este artículo y con el maravilloso listado que te traigo hoy: 10 ejercicios para mejorar la concentración en tu día a día. 

Concentrarse no es fácil, pero es necesario para poder enfocar nuestros objetivos. Significa prestar atención a algo puntual por un determinado tiempo, evitando posibles distracciones. Por suerte, hay determinados ejercicios para la concentración, fáciles y efectivos que podrán ayudarte. ¿Los revisamos?  🧐

Actividades para mejorar la concentración:

  1. Planificación de tareas
  2. Respiración consciente
  3. Meditación guiada para concentrarse
  4. Sopas de letras y crucigramas
  5. Ejercicios matemáticos fáciles
  6. Conciencia plena
  7. Imagen mental
  8. Técnicas de relajación muscular
  9. Ejercicios para la mente
  10. Reflexión antes de dormir

¿Cómo mejorar la concentración?

La concentración es un proceso psíquico que se realiza por medio del razonamiento, por lo tanto, es una habilidad cognitiva. Las personas con mayor capacidad de concentración son, por lo general, las que logran mayores éxitos en los estudios, trabajos y/o en su vida cotidiana. 

Sin embargo, hoy en día nos encontramos con diferentes tipos de distracciones que afectan nuestra concentración, como las múltiples tareas y obligaciones que cargamos al hombro, y los diferentes dispositivos electrónicos. ¿Sabías, por ejemplo, que una persona revisa su celular 150 veces al día?

Afortunadamente, hay algunos ejercicios para mejorar la concentración que puedes realizar diariamente y sin mayor esfuerzo. ¡No esperes para ponerlos en práctica! 💪

Crehana premium

1. Planificación de tareas

Uno de los ejercicios para mejorar la concentración más importante es planificar las tareas. Probablemente es uno de los más difíciles, ya que requiere un alto nivel de organización y modificar ciertos patrones de conducta que venimos llevando. 

Planificar las tareas permite enfocar los esfuerzos en actividades que contribuyen a lograr determinados objetivos, estableciendo plazos para concretarlas. En otras palabras: ¡organiza tu agenda y prioriza actividades!

Los pasos de la planificación de tareas que deberás llevar a cabo son: 

  • Establece objetivos: ¿qué acciones debes concretar en el día de hoy?

  • Identifica los recursos con los que cuentas: ¿qué necesitas para poder llevar a cabo esas acciones? ¿Cuentas con información suficiente?

  • Establece plazos: ¿cuánto tiempo debería llevarte realizar una determinada acción?

  • Prioriza objetivos y tareas: de todas las actividades que anotaste, ¿cuáles son las más urgentes?

  • Crea un calendario de actividades: ¿qué otras tareas deberás concretar este mes?
     

Este checklist contiene los pasos esenciales para organizarte. Seguramente irás acomodando el listado a tus exigencias. Para ayudarte un poco más en este ejercicio, te recomiendo echarle un vistazo a nuestro curso de Manejo de Tiempo y Productividad.

Si prefieres que una aplicación se encargue de organizarlo todo por ti, ¡no te preocupes! Hay muchas apps disponibles para ayudarte en la organización y planificación de tareas. 

Planner de actividades

Fuente: Pixabay
 

2. Respiración consciente

La respiración es un proceso automático que hacemos desde que nacemos. Básicamente, consiste en llenar las células de todo el cuerpo con oxígeno. La respiración consciente, por su parte, consiste en realizar este proceso pero prestando atención a los movimientos de inhalación y exhalación, durante algunos minutos.

La respiración consciente es beneficiosa para fortalecer las habilidades cognitivas, como la concentración. También, es útil para aliviar dolores, insomnio, problemas digestivos, presión arterial alta y, sobre todo, baja energía. 

 

Descarga gratis esta guía de ejercicios para combatir la ansiedad y el estrés 

perrito haciendo yoga

3. Meditación guiada para concentrarse

La meditación es uno de los ejercicios para mejorar la concentración que más recomiendo realizar, ya que generar el hábito de meditar brinda múltiples beneficios para el cuerpo y la mente

Hoy en día podemos encontrar en internet meditaciones guiadas de diversas temáticas, para distintos momentos del día y de variada duración. Si nunca meditaste, ¡no tengas miedo de comenzar!

Además de ser una excelente técnica para potenciar la concentración, la meditación le brinda a quien la práctica claridad mental y un estado de relajación increíble. Para empezar a incluir este y otros hábitos saludables en tu rutina, te recomiendo este Curso online de Wellness.
 

meditacion guiada

Fuente: Pixabay
 

4. Sopas de letras y crucigramas

¿A quién no le gustan las sopas de letras y los crucigramas? ¡Esta actividad para la concentración sirve para grandes y chicos por igual!

Las sopas de letras y los crucigramas son para nuestra mente lo que las pesas son para el cuerpo: elementos de ejercitación. Al igual que con las pesas, no debes sobreexigirte. Empieza por ejercicios para mejorar la concentración sencillos y, así, irás desafiando tu mente más y más.  

5. Ejercicios matemáticos fáciles

Si eres de los que le huyen a las matemáticas, ¡no te preocupes! No tienes que resolver acertijos matemáticos al estilo Sheldon Cooper, de The Big Bang Theory. Basta con algunos ejercicios fáciles y rápidos para un mejor y progresivo enfoque mental.

Realizar cálculos matemáticos es uno de los mejores ejercicios para mejorar la  concentración y atención, ya que una mente analítica y hábil con los números, es capaz de analizar mejor la realidad. Algunos ejercicios que puedes implementar son: 

  • Sumas y restas

  • Tablas de multiplicación

  • Multiplicación y División por: 10, 100, 1000, 0,1 , 0,01 y 0,001

  • Suma y resta de números negativos

  • Operaciones con fracciones

  • Operaciones con potencias

  • Ecuaciones

 

Ejercicios matematicos

 

Fuente: Pixabay

6. Conciencia plena

¿Escuchaste hablar alguna vez de Mindfulness? Es la capacidad que tiene un ser humano de estar 100% consciente del lugar donde se encuentra y de lo que está realizando. En otras palabras es la atención o conciencia plena

De los múltiples ejercicios para mejorar la concentración que puedes realizar, el mindfulness sin duda es uno de los primordiales. Entre sus principales beneficios, podemos nombrar: 

  • Ayuda a controlar el stress y la ansiedad

  • Combate el insomnio

  • Protege el cerebro

  • Aumenta la concentración

  • Desarrolla la inteligencia emocional

  • Favorece la creatividad
     

Si te interesa conocer más sobre la práctica de la conciencia plena aplicada al ámbito laboral, no pases de largo este curso de Mindfulness y Bienestar

7. Imagen mental

Una imagen mental es una representación perceptiva o del recuerdo de una experiencia que puede haber sido vivida o producto de la imaginación. Es, en otras palabras, la representación visual de un recuerdo

Ese proceso de representación se realiza a través de la visualización, el cual pone foco en la capacidad de concentración que tenga una persona para poder hacer una representación de mayor o menor fidelidad. ¿Hacemos un ejercicio de recreación de imágenes mentales? 

  1. Elige un elemento que tengas a tu alrededor. ¡Cualquiera!

  2. Míralo minuciosamente durante 2 minutos. Centra toda tu atención en este objeto y observa todos sus detalles.

  3. Apártalo y cierra los ojos. 

  4. Crea una imagen mental de este objeto: intenta visualizarlo, recreando todos los detalles tal como los recuerdas. 
     

¡Repite esto diariamente con diferentes objetos, personas o lugares para trabajar tu concentración! Prueba hacerlo con momentos agradables que recuerdes de tu vida y verás como automáticamente crearás también una sensación de bienestar. 

Mujer respirando

Fuente: Unsplash

8. Técnicas de relajación muscular

Esta técnica de relajación consiste en tensar lentamente un grupo muscular y luego relajarlo. Este ejercicio ayuda a concentrarte en la diferencia entre un músculo tenso y uno relajado, y tomar conciencia de las distintas sensaciones físicas que ocurren en el cuerpo. 

Se recomienda hacer técnicas de relajación muscular progresivas, comenzando por los músculos de los dedos de los pies e ir avanzando hacia arriba, hasta terminar en la cabeza. Los músculos deben contraerse durante unos cinco segundos y, luego, relajarlos durante 30 segundos. ¿Te animas a incorporar esta práctica en tu rutina?

9. Ejercicios para la mente

Las actividades para la mente son sin duda los ejercicios para mejorar la concentración más conocidos. Este tipo de gimnasia mental fortalecerá no sólo tu capacidad de concentrarte sino otras habilidades importantes como la atención y la memoria

Si bien podríamos nombrar un listado interminable de ejercicios para la mente, te recomiendo poner en práctica los siguientes: 

  • Conocer una palabra nueva cada día: leer su significado y usarla en un ejemplo. 

  • Armar un rompecabezas, desarmarlo y volverlo a armar: tu mente trabajará intensamente para recordar en qué lugar estaba cada pieza.

  • Mirá fotografías viejas y busca detalles que nunca habías visto: puedes prestar atención a la vestimenta de otras personas que salieron detrás de tí en una foto de algún viaje. 

  • Retiene alguna frase de un libro y úsala en otro contexto: esto te permitirá concentrarte en las palabras más que en su significado. 
     

Si te quedaron ganas de seguir ejercitando tu mente, aquí te dejo una guía de gimnasia mental con distintos ejercicios para poner en práctica.

10. Reflexión antes de dormir

¡Y llegó mi ejercicio favorito! Anteriormente te conté los beneficios de incluir una meditación guiada durante el día (en lo posible en la mañana). ¿Qué te parece si, además, incluimos una meditación nocturna en tu rutina?

Esta práctica, sin embargo, la haremos un poco diferente a la meditación convencional. La idea es que se parezca más a una reflexión, a un espacio de autoconocimiento, de feedback propio y de relajación total. Seguramente te preguntarás… ¿de qué estás hablando, Willis? ¡Vamos al ejercicio!

  1. Antes de dormir, apaga todas las posibles distracciones (televisión, computadora y, sobre todo, celular).

  2. Ponte en una posición cómoda en tu cama, puedes estar acostado, reclinado o sentado. 

  3. Realiza una respiración profunda. Repite 2 veces más.

  4. Ahora piensa en tu día: las tareas que finalizaste y las que te quedaron pendientes, un momento en el que sentiste tu productividad alta y otro en el que solamente tuviste distracciones. 

  5. Centra tu atención en esto último y en cómo podrías mejorarlo al día siguiente

  6. Haz un repaso breve de las actividades del día siguiente y prioriza 2 o 3 tareas. 

  7. Respira nuevamente y descansa. 
     

Esta actividad no debería llevarte más de 5 o 10 minutos, y no tendría que ser algo molesto. Tienes que encontrar el momento, la duración o la metodología que te funcione para poder incluirla en tu rutina. ¡Te permitirá dirigir tu atención y concentración en las actividades más importantes! 

 

Intenta incluir la mayor cantidad de ejercicios para mejorar la concentración en tu día a día e irás notando progresivamente los cambios. ¡Tu productividad y capacidad de atención aumentarán notablemente! 

¡Nos encontramos en el próximo artículo! 🚀 

 

También podría interesarte