Autonomía en el trabajo: los beneficios de la flexibilidad laboral

Autonomía en el trabajo: los beneficios de la flexibilidad laboral

Última actualización 19 de Abril del 2021Tiempo de lectura: 7 min.

Ariana Piccioni

Los entornos laborales en la actualidad están cambiando y se adaptan a nuevas formas de entender las relaciones interpersonales en las empresas.

Una de las tendencias que viene marcando el ritmo es la autonomía en el trabajo.

Empoderar a los trabajadores y darles independencia tiene ventajas tanto para ellos mismos como para las empresas y, por supuesto, los empleadores.

En esta nota desarrollaremos qué es la autonomía en el trabajo y cuáles son los beneficios de tener empleados con más libertad y toma de decisiones.

 

¿Qué es la autonomía laboral?

Por autonomía laboral entendemos que es aquella libertad que se le otorga a un empleado en un contexto en el que se necesite control de su actividad.

Así, la autonomía en el trabajo puede estar vinculada con la flexibilidad de horarios, libertad y toma de decisiones en sus tareas y autogestión de actividades.

Todos estos pilares que brinda la autonomía en el trabajo favorecen a la construcción de un mayor nivel de confianza, equipos con mayor creatividad y un aumento considerable en la proactividad.
 

¿Quieres mejorar la productividad de tu equipo pero no sabes qué habilidades necesitan? En Crehana para empresas te brindamos capacitación corporativa personalizada a tus necesidades.

crehana para empresas
 

Las características de la autonomía en el trabajo

Al hablar de la autonomía en el ámbito laboral, tenemos que pensar en cuáles son las características especiales que permiten que se pueda desarrollar y aporte beneficios.

Pero ¿cuáles son las características de la autonomía en el trabajo?

 

📌 Autonomía implica concederle al empleado el poder de controlar algunos aspectos de sus labores.

📌 Intervienen tanto la empresa como el empleado.

📌 Está muy presente el uso de tecnologías para gestionar tiempos y actividades.

📌 Implica dotar a los empleados tanto de conocimientos como de recursos para sus tareas.

📌 Se puede ejercer la autonomía en el trabajo tanto para procesos específicos como para la rutina habitual.

 

Beneficios de la autonomía laboral

Todas estas características traen aparejadas una serie de ventajas de la autonomía en el trabajo. Estas no solo aplican a los trabajadores sino que se hacen extensivas a la empresa.

Veamos de qué se tratan.

 

autonomia en el trabajo

Fuente: Pexels

 

Beneficios para la empresa

La autonomía en el trabajo tiene una incidencia favorable en las empresas en cuatro aspectos:
 

  • Compromiso: un trabajador que cuenta con autonomía laboral se convierte en una parte importante en la toma de decisiones en una empresa. De esta manera, su compromiso con la cultura empresarial se vuelve mayor, generando un sentimiento de pertenencia que le da solidez a los equipos de trabajo, obteniendo mejores resultados.
     
  • Motivación: el empleado que puede gestionar su trabajo según sus necesidades se vuelve más responsable y con ánimos de luchar por sus metas. La autonomía en el trabajo le demuestra un respaldo por parte de sus empleadores que, al mismo tiempo, le genera deseo de seguir creciendo (y hacer que la empresa crezca, por supuesto).
     
  • Implicación: un empleado motivado y comprometido también hará que su rol en la empresa sea valorado. De esta manera, los procesos individuales abonan a los procesos empresariales y se alimentan mutuamente.
     
  • Rendimiento: este último punto surge de la combinación de los anteriores. El involucramiento de los empleados se traduce siempre en mayor comodidad y, por ende, mayor rendimiento.

 

autonomia en el trabajo

Fuente: Pexels

 

Beneficios para el trabajador

Todas las empresas trabajan de acuerdo con una rutina laboral más o menos establecida.

Sin embargo, en el día a día surgen imprevistos que hacen que eso se modifique de alguna manera.

En estas ocasiones, es conveniente que los empleados cuenten con libertad de trabajo para poder resolver cualquier situación sin generar demoras o malestar en el cliente.

Entre muchas ventajas de la autonomía en el trabajo para los empleados, podemos destacar cinco que se consideran fundamentales:
 

  • Felicidad: la autonomía en el trabajo es algo muy positivo y los empleados lo sienten. Así, su autoestima se refuerza y se sienten valorados y apoyados. A esto se le suma la posibilidad de hacer más compatibles la vida laboral con la personal, apuntando siempre al éxito.
     
  • Compromiso: igual que el trabajador brinda a la empresa mayor compromiso, la empresa deja ver a los empleados que existe una relación estrecha en la que se fomenta el sentido de pertenencia. La independencia laboral ayuda a integrarlos en equipos más sólidos y con mejores posibilidades de concretar las metas individuales como grupales.
     
  • Responsabilidad: al recibir mayores responsabilidades, el involucramiento de los empleados se incrementa y hacen que se esfuerce más por alcanzar las metas propuestas. Este punto va de la mano con el compromiso y con la motivación que se ven favorecidos gracias a la autonomía en el trabajo.
     
  • Reducción del estrés: como decíamos antes, entre las situaciones imprevistas y la libertad de trabajo, existe un vínculo muy estrecho. A meyor autonomía en el ámbito laboral, menor estrés se percibe en el desempeño de las funciones que deba cumplir.
     
  • Productividad: si el trabajador se encuentra cómodo y contento, va a rendir más y mejor. Este aumento de la productividad impacta positivamente tanto en la empresa como en el mismo empleado ya que es un beneficio para ambos. Se combinan, entonces, la autonomía individual con lo grupal.

 

autonomia en el trabajo

Fuente: Pexels

 

Encontrando el equilibrio en la autonomía en el trabajo

Cuando se piensa en la autonomía en el trabajo, las empresas deben tener en cuenta que los objetivos profesionales deben ser claros y medibles.

Los directivos, entonces, deben adoptar una mentalidad de apoyo a los empleados para que se pongan en sintonía con estos objetivos.

Encontrar un equilibrio entre lo individual y lo grupal se vuelve imprescindible a la hora de pensar en cómo fomentar la autonomía.

Existen algunas claves útiles para encontrar un balance que permita el éxito y la autonomía en el trabajo.
 

1. Fomentar la transparencia

La empresa debe crear una cultura de transparencia para que sus empleados tengan siempre la información que necesiten.

La autonomía en el trabajo se vuelve más fácil contemplando una estrategia de comunicación clara en la que todas las partes sepan cuál es su lugar y sus funciones.

Un ejemplo de la aplicación de pautas de comunicación claras está en Google.

Una vez a la semana la empresa permite que los empleados hagan preguntas a los directivos sobre cualquier tema que deseen.

Así, los procesos que permiten el involucramiento de los empleados favorece a fomentar la transparencia en los valores y objetivos de la empresa.
 

2. El empoderamiento como clave

Dentro de la generación de políticas que favorezcan la autonomía en el trabajo, resulta muy importante el empoderamiento de los empleados.

Una autonomía responsable otorgada de parte de los empleadores tiene que ir de la mano con prácticas que le permitan a los empleados sentirse a gusto con sus tareas cotidianas.
 

3. Confianza que afianza vínculos

Un entorno de confianza entre adultos permite que se impulse la libertad y la capacidad de ser autónomos en sus trabajos.

Esta ida y vuelta entre empleador y empleado siempre debe contemplar la claridad para que el significado de la autonomía sea lo más provechoso para todas las partes.

 

autonomia en el trabajo

Fuente: Pexels

 

Cómo asumir un rol autónomo en el trabajo

Así como el empleador cuenta con ciertas claves para favorecer la autonomía en el trabajo, el empleado también tiene herramientas para poder asumir un rol más autónomo.

Algunas de ellas son:
 

Buscar consejo de un mentor: para poder desempeñarse de manera autónoma pueden conseguir algún mentor en el equipo. 

Esto es favorable ya que esto permite desarrollar competencias y habilidades básicas y técnicas clave en su día a día.
 

Visualizar el futuro: plantear un mapa del paso a paso que se pretende llevar es una buena herramienta para fortalecer la autonomía en el trabajo de parte de un empleado.

Establecer una forma o rol para posicionarse de cara al futuro permite desarrollar competencias nuevas y un impulso constante que permite desempeñarse con éxito.
 

Oportunidades de aprender: un empleado, sea en el nivel que sea, necesita estar en alerta constante a las nuevas oportunidades para aprender.

En este sentido, la libertad de trabajo favorece a generar un clima en el que se puedan aprovechar todas las posibles brechas en las que se favorezcan nuevos saberes.
 

Ritmo de trabajo: una de las claves para desarrollar la autonomía en el ámbito laboral es el ritmo de trabajo y en especial la relación con los superiores.

Así como se prioriza un vínculo ameno y con confianza, es importante que siempre se encuentre presente un ritmo laboral que sea propicio para desempeñar las tareas.
 

Disposición: una relación laboral en la que haya autonomía de parte del trabajador implica que éste tenga una buena predisposición siempre.

Tal y como el empleador va a necesitar de él para que resuelva algunas cosas, también es importante que lo incorpore en consultas sobre el futuro de la empresa ya que esto ayuda a la autonomía en el trabajo con el fin de lograr las metas colectivas.

 

autonomia en el trabajo

Fuente: Pexels

 

Una relación laboral que pretenda el logro de objetivos y metas constantes requiere indudablemente de la presencia de la autonomía en el trabajo.

Esto se consolida con ventajas tanto para empleadores como para trabajadores ya que permite desarrollar un ambiente saludable y con motivación constante.

 

Conoce más de Crehana para empresas

Al solicitar la demo acepto los términos y condiciones de Crehana

También podría interesarte

Subcategorías

Softwares