Apalancamiento financiero: qué es y por qué es importante entenderlo

Apalancamiento financiero: qué es y por qué es importante entenderlo

Última actualización 1 de Marzo del 2021Tiempo de lectura: 7 min.

Ariana Piccioni

¿Tienes un negocio o empresa y quieres impulsarlo para que crezca? ¿Has escuchado alguna vez la expresión “apalancamiento financiero” pero no sabes de qué se trata?

En este artículo te contaremos qué es el apalancamiento financiero, cómo se mide, las claves para aplicarlo a tu negocio y salir exitoso 🏆

¡Arranquemos!

 

Índice

  1. Apalancamiento financiero: ¿qué es?
  2. ¿Cuál es la fórmula para medir el apalancamiento financiero?
  3. ¿Cuáles son los tipos de apalancamiento financiero?
  4. Efectos del apalancamiento financiero: un ejemplo para entender mejor

 

1. Apalancamiento financiero: ¿qué es?

A primera vista, el término apalancamiento financiero puede sonar un poco raro y un poco alejado de lo que hacemos en nuestro día a día empresarial.

La palabra “apalancamiento” proviene de “apalancar”, lo que significa ni más ni menos levantar o mover algo con ayuda de una palanca.

En el uso práctico, su significado no está muy lejos de este concepto.

El apalancamiento financiero proviene del mundo de las finanzas directamente para explicarnos cómo proceder en una situación que es muy común: el financiamiento de nuestra empresa o proyecto.

Entonces, ¿qué es el apalancamiento financiero? La definición de apalancamiento financiero consiste en usar el endeudamiento para financiar una operación determinada.

¿Qué quiere decir esto? En vez de tomar fondos propios se utilizan fondos provenientes de un crédito.

Si bien no es el único, el mecanismo principal para apalancarse es la deuda, como ya decíamos.

En términos sencillos, alguien nos da un crédito, nos presta dinero y, junto con parte de nuestro propio capital, podemos financiar nuestra empresa.

Y por esto el cálculo resulta en que a mayor deuda, mayor apalancamiento financiero.

Podemos decir, entonces, que el apalancamiento financiero es una de las formas de financiación empresarial que existen.

 

Apalancamiento financiero

Fuente: Shutterstock

 

Y ¿qué otras formas hay para financiar mi empresa?

Veamos…

Desde la creación de cualquier empresa es fundamental contar con una financiación firme ya que es la mejor forma de que prospere y tenga éxito.

Esta situación se ha visto complicada en estos últimos años por las sucesivas crisis financieras en el mundo que afectan a los negocios locales.

Conseguir créditos o préstamos para emprendedores suele ser la forma más usual de financiar nuestro negocio.

El financiamiento bancario tradicional, sin embargo, se ha reducido para darle paso a otros métodos.

Pensemos que hasta 2008 los bancos proporcionaban el 90% de la financiación de empresas, canalizando el dinero de los ahorradores hacia ellas para administrar la rentabilidad.

 

Apalancamiento financiero

Fuente: Pexels

 

Este hueco dejado por los créditos bancarios se complementa con alternativas que ayudan a conceder préstamos a empresas.

Uno de ellos es el Direct Lending que, básicamente, es un préstamo directo enfocado a pequeñas y medianas empresas. 

Pero no todo son préstamos: existen inversores externos que apoyan proyectos que recién empiezan y que tienen como objetivo principal ayudarlos a crecer para conseguir un beneficio mutuo (tanto para el empresario como para el inversor). Aquí radica la importancia del apalancamiento financiero.

 

Apalancamiento financiero

Fuente: Burst

 

De todos estos tipos de financiamiento, vemos que pueden ser de una forma externa (como los que describimos más arriba) o de forma interna.

Ya que el apalancamiento financiero es una forma de financiamiento externo te contaremos algunas ventajas y desventajas.

Ventajas
 

✅ Supone una vía para mejorar recursos propios.

Reduce riesgos para el patrimonio personal.

Minimiza la exposición a inversiones con capital propio (ya que lo que se usa es capital prestado).

Reduce la incertidumbre a corto plazo (siempre y cuando tengas un plan de negocios elaborado).

✅ Hace que se produzca un contraste con las ideas del exterior. Esto hace que la empresa cuente con una mayor valoración del entorno.

 

Desventajas
 

✅ Hace que la empresa tenga dependencia a nuevos inversores.

✅ Puede producir un estancamiento en la toma de decisiones de parte de la empresa.

Condiciona a devolver lo prestado, considerando intereses en un tiempo determinado. Esto puede ser negativo ya que a veces los plazos de devolución suceden antes de generar capital para invertir en esto.


 

Apalancamiento financiero

Fuente: Burst

 

2. ¿Cuál es la fórmula para medir el apalancamiento financiero?

Ya explicamos el concepto de apalancamiento financiero y algunas de las ventajas y desventajas de la financiación externa para tu empresa.

Ahora vamos a ver la fórmula del apalancamiento financiero.

Tenemos que realizar dos operaciones para poder llegar a la fórmula:
 

  • Por un lado tenemos que saber que el apalancamiento financiero es igual a 1 (o sea que consideramos que su valor es 1).
  • Por otro lado realizamos una división entre lo que nos prestaron (es decir la inversión externa) y los recursos propios que pusimos. Recordemos que en el apalancamiento financiero no solo interviene capital externo.

 

La fórmula compuesta por estas dos operaciones quedaría así:

 

Fórmula de apalancamiento financiero

 

Suena un poco confuso 🥴 pero ¡no te preocupes! 

Ahora vamos a ver un ejemplo sencillo para que entiendas mejor.

 

Crehana premium

 

Supongamos que tienes para invertir en tu empresa 1.000 y pides prestados 10.000 a alguien externo.

Entonces en ese caso la fórmula de apalancamiento financiero quedaría:

 

Fórmula apalancamiento financiero

 

Esto quiere decir que el apalancamiento financiero en esta operación es 1:10.

Por otro lado, si ya tomaste deuda en algún momento, la fórmula varía un poco:

 

Fórmula apalancamiento financiero

 

¡Aprende todo sobre negociaciones para emprendimientos con esta guía GRATIS!
 

 

 

3. ¿Cuáles son los tipos de apalancamiento financiero?

Dijimos que el apalancamiento financiero es una forma de impulsar tu empresa o negocio, que se basa principalmente en tomar deuda (o préstamos externos) para combinarlos con tu capital y que ayuda a que la inversión que realices pueda prosperar.

También te contamos brevemente cómo se calcula y la fórmula que se usa para saber el número exacto de apalancamiento.

Pero el apalancamiento financiero no es único ni siempre se da de la misma manera. 

En este apartado te contaremos un poco los tipos de apalancamiento financiero que existen y de qué se trata cada uno.

 

Apalancamiento operativo

El apalancamiento operativo (también conocido como apalancamiento operacional) se refiere al porcentaje que hay de costos fijos con respecto a los costos variables-

Esto es: los costos fijos que la empresa usa para magnificar el efecto de las ventas sobre la operación.

Entonces se denomina apalancamiento operativo a la capacidad que tiene una empresa para usar sus costos operativos fijos (en palabras sencillas lo que gasta de forma fija) para ayudar a impulsar los efectos de cambios en las ventas.

Un cambio en el volumen de ventas conduce a un cambio proporcional en el beneficio de la empresa (o mejor dicho de las operaciones que realiza la empresa) ya que la capacidad para usar sus costos operativos fijos es mayor.

Una empresa que tenga un apalancamiento operativo alto tendrá gran proporción de costos fijos en sus operaciones y por eso se considera una empresa de capital intenso.

Este tipo de empresas se pueden encontrar con un escenario negativo cuando los costos fijos (que son altos como dijimos) no son cubiertos por las ganancias porque baja la demanda de su producto.

Un ejemplo de empresas de capital intenso son las fábricas de automóviles.

 

Apalancamiento operativo

Fuente: Burst

 

Apalancamiento financiero

Este tipo es específicamente el que veníamos contando anteriormente.

El apalancamiento financiero (a secas) se refiere a la cantidad de deuda que una empresa usa para financiar sus operaciones.

Así, usan fondos prestados en vez de fondos propios (o fondos de capital).

Esto puede mejorar el rendimiento de la empresa como contamos algunos párrafos más arriba siempre y cuando aumenten las ganancias más que los intereses de los préstamos.

Siempre es muy importante un equilibrio: tener en cuenta que las obligaciones contraídas con los prestamistas siempre deben ser cumplidas para evitar problemas a futuro.

 

Apalancamiento financiero

Fuente: Pexels

 

Apalancamiento combinado

Esta forma de apalancamiento, como bien dice su nombre, hace referencia a la combinación entre el apalancamiento operativo y el apalancamiento financiero.

Ambos se refieren a costos fijos y, si se combinan, se obtendrá el riesgo total de la empresa. 

Este riesgo total está asociado con lo que se denomina apalancamiento total o apalancamiento combinado.

Esta capacidad de la empresa para cubrir los costos operacionales y los costos financieros fijos se denomina apalancamiento combinado.

 

Apalancamiento financiero

Fuente: Burst

 

Tanto el apalancamiento financiero como el apalancamiento operativo son dos formas de entender la financiación de nuestra empresa. Ya sea si estamos recién empezando o si necesitamos un impulso de capital para una operación en un momento concreto de nuestro negocio.

La combinación de ambos tipos también es una alternativa a la hora de pensar en aquellos factores necesarios para que nuestro negocio crezca.

 

Crehana premium

 

4. Efectos del apalancamiento financiero: un ejemplo para entender mejor

Llegamos hasta acá con un montón de información sobre el apalancamiento financiero.

Como todo esto suena un poco abstracto si no lo bajamos un poco a la realidad, en este apartado te proponemos un ejemplo de apalancamiento financiero para que veas mejor los efectos que puede tener en la empresa.

Vamos a desarrollar a partir de una situación hipotética los efectos que puede tener el apalancamiento financiero en este caso. Apalancamiento financiero positivo, por un lado y apalancamiento financiero negativo, por otro.

 

Un ejemplo ilustrativo

Vamos a comenzar suponiendo que queremos comprar acciones de una empresa.

Para esto tenemos a disposición 10.000. Cada acción tiene un precio de 1, por lo que podríamos comprar 10.000 unidades con nuestro dinero disponible.

Entonces procedemos a la compra: 10.000 acciones por la suma total de nuestro capital.

Como sucede en el mundo financiero, pasado un tiempo, estas acciones suben de precio y pasan a valer 1,50 cada una.

Viendo este panorama decidimos vender las 10.000 que compramos inicialmente y a cambio nos pagan 15.000.

Al final de la operación habremos ganado 5.000 solo por un aumento de las acciones, sin haber hecho nada más y nuestra rentabilidad es del 50%. ¿Buen negocio, no? 

Pero ¿qué pasaría si además de invertir nuestros 10.000 iniciales decidiéramos pedirle prestado a un tercero para comprar?

Esto sería un ejemplo de apalancamiento financiero.

Veamos qué pasaría entonces.

 

Apalancamiento financiero ilustrado: efectos positivos y negativos

Retomemos el ejemplo anterior. 

Al inicio tenemos 10.000 propios pero decidimos que en vez de comprar acciones por ese importe, vamos a pedir un préstamo al banco por 90.000 para comprar 100.000 acciones (recordemos que valen 1 cada una).

Nuevamente, luego de un tiempo nuestras 100.000 acciones valen 1.50 cada una y, por ende, cuando las vendemos obtenemos 150.000.

En este caso práctico de apalancamiento financiero, con esos 150.000 podemos pagar los 90.000 del crédito que pedimos más los 10.000 de intereses que supongamos que generó.

Al final de nuestra operación el resultado sería:

150.000 - 90.000 - 10.000 = 50.000

Esto quiere decir que contando el beneficio sobre nuestro capital inicial (10.000) obtuvimos 40.000. O sea un 400% de rentabilidad. Suena excelente, ¿no?

Hasta acá vemos que el apalancamiento financiero resultó positivo y obtuvimos una rentabilidad muy buena.

Pero pongamos el ejemplo contrario para ver qué efecto negativo tendría en este caso.

Supongamos que tenemos, como habíamos dicho, 100.000 acciones compradas por un valor de 100.000.

Pasado un tiempo en vez de subir, las acciones caen de 1 a 0.5.

En este panorama tendríamos 100.000 acciones que ya no valen 100.000 sino 50.000.

En este caso llevado al extremo vemos claramente que no tendríamos suficientes ganancias para cubrir el préstamos (que recordemos era de 90.000) ni los intereses (10.000 más).

Acabaríamos sin nada de rentabilidad y con una deuda de 50.000. O, en otras palabras, perderíamos 60.000 😭

Como podemos ver en este ejemplo de apalancamiento financiero negativo, en el caso de no usarlo, perderíamos solo 5.000 ya que si las acciones bajan el 50%, perdemos el 50% de nuestro capital inicial.

En este punto es importante tener en cuenta el grado de apalancamiento financiero. No es lo mismo cuando la deuda supone un 90% de la operación (como en el ejemplo anterior) que si es un porcentaje menor a esto.

Podemos decir que a menor porcentaje, mayor probabilidad de rentabilidad aunque también mayor riesgo.

Por supuesto que es un caso llevado al extremo y en condiciones que no contemplan otros factores pero esperamos que sea ilustrativo para entender cómo funciona el apalancamiento financiero y sus efectos tanto en ganancias como en pérdidas.

 

Apalancamiento financiero

Fuente: Pexels

 

Llegamos al final de este artículo con un montón de información acerca del apalancamiento financiero, sus características, sus tipos y un ejemplo concreto de cómo funciona.

Esperamos que te sirva para poder tomar las decisiones que implican el financiamiento de tu empresa y que puedas evaluar todas las ventajas del apalancamiento financiero y desventajas que tiene cada escenario.

¡Buena suerte!

 

También podría interesarte

Subcategorías

Softwares