Cómo crear personajes: 10 tips para escribir personajes grandiosos

02 de Noviembre del 2020

user

Staff

Cómo crear personajes: 10 tips para escribir personajes grandiosos Cómo crear personajes: 10 tips para escribir personajes grandiosos

Habrás visto publicaciones que prometen darte fórmulas mágicas para entender cómo crear personajes memorables, juegos de palabras para definir sus personalidades y hasta tablas que al estilo selección múltiple te prometen la trama ganadora. 

Lo cierto es que para escribir personajes literarios grandiosos, solo necesitas conocerlos. Y sí, puede sonar muy cliché, pero es la única “fórmula mágica” que en realidad te va a funcionar. Conocer a tus personajes como conoces a tu mejor amiga, al punto que puedes predecir lo que va a hacer en ciertas situaciones y que con solo verla, puedes saber qué está pensando, es el nivel al que deberás llegar al menos con tus personajes principales. 

Sabemos que un pilar fundamental para la historia que escribirás o que estás escribiendo en este momento son los personajes, y es por eso que queremos empezar por lo fundamental, por entender qué es un personaje y los tipos de personajes que participan de un relato. 

Si ya conoces los conceptos anteriores, te invitamos a que saltes directamente a los 10 tips para que puedas explorar, conocer y finalmente desarrollar personajes que enriquezcan tu trama y llenen de fuerza tu argumento.

¿Qué es un personaje?

Comencemos por lo básico, consideraremos un personaje como un ser activo dentro de nuestra obra quien intervendrá en la trama de alguna manera y por medio del cual se contará la historia, o parte de ella. 

Lo más sencillo es pensar en una persona, pero al crear personajes estos pueden ser presencias dentro del relato sin una representación física, o pueden ser objetos y animales como en el caso de los cuentos infantiles.

Foto: Thought Catalog (Unsplash)

Tipos de personajes en un relato

El tipo de personaje se definirá por su participación en la trama y determinará de algún modo el trabajo que tengas que hacer para conocerlo. Al igual que en tu vida real, hay personas que conoces a profundidad y otras de las que simplemente conoces algunos detalles, así mismo pasará en el universo de personajes en tu relato.

Hay varias formas de clasificar los tipos de personajes, lo podemos hacer por su participación y rol como personaje principal y antagonista o por su evolución e imagen como un personaje estático arquetípico. 

También lo puedes hacer por su caracterización, en dónde encontraremos personajes redondos, es decir que cambian y evolucionan a lo largo de la historia y los planos, en los cuales no se hace mucho hincapié porque generalmente son personajes secundarios y no requieren de descripciones profundas. 

Ahora sí, ya que hemos cubierto lo básico, pasemos a los 10 tips para que domines cómo crear personajes grandiosos.

Fotografía: Hannah grace (Unsplash)

1. Descripción física

Recrea la imagen física de tu personaje y determina sus datos básicos. Pregúntate por su complexión física, su estatura, color de pelo, edad, etc. También busca su información demográfica: ¿en dónde nació?, ¿tiene familia?, ¿está casado?, ¿cuál es su ocupación? 

Estas carácteristicas de los personajes te ayudarán a sentar las bases para saber qué puede y qué no puede hacer o, si ya tienes una idea escueta de quien es tu personaje, podría ayudarte a tomar decisiones, por ejemplo, si tu personaje es un habilidoso ladrón cibernético de bancos lo más probable es que sea una persona que sepa de sistemas y programación.  

 

¿Te gustaría escribir tu primer relato? El curso El arte de la escritura con Majo Moirón te puede interesar

 

2. Para crear un buen personaje define cómo es su entorno y en dónde está

Ubicar a tu personaje en un contexto específico e indagar en su relación con este, te dará indicios de su personalidad e historia.  

El espacio que los rodea será crucial para tu desarrollo de personajes, tener claro los lugares en donde sucede la acción de tus relatos te dará la luz verde para que ellos puedan hacer ciertas cosas. 

También es importante que determines la época y el tiempo en el que vive tu personaje, esto, además de marcar rasgos importantes de su personalidad te ayudará a entender cómo ambientar tu historia y decidir con qué elementos del espacio se va a relacionar y de qué forma. 

3. ¿Cuáles son las relaciones de tu personaje?

Siguiendo con el hilo del entorno, deberás pensar a la par en sus relaciones personales. Es una persona de muchos amigos o más bien es un ser reservado, ¿tiene hijos?, ¿qué tan buen padre es?, ¿cuál es su estilo de crianza?. 

La idea es que puedas crear personajes con una red de sus conexiones sólidas así estas no estén presentes explícitamente en el texto. El modo en el que se relaciona con sus conocidos y seres queridos te entregará matices que posiblemente aún no conozcas y aporten para una trama más compleja .  

4. Las características de los personajes deben tener un toque humano

Cuando vayas a crear un personaje, dale vida. Dotarlo de rasgos humanos por más que estés desarrollando un personaje de ficción y déjalo que fluya, que encuentre su camino en a lo largo de la trama. 

Tus lectores empatizarán con los personajes que escribas en tanto puedan relacionarse con sus sentimientos. Un gran ejemplo para esto suelen ser los personajes que creó Stan Lee, autor de Los Cuatro Fantásticos, Spiderman, Hulk, Iron Man y todos los superhéroes relevantes de Marvel Comics.

Su éxito no estuvo en los grandes poderes de los personajes o las hazañas heroicas que realizaban para salvar el mundo. Lo que enloqueció a la audiencia y la conectó a un nivel diferente, fue hacerlos humanos, frágiles e imperfectos. Logró que un lector común se sintiera identificado a nivel emocional con un superhéroe y que entendiera las motivaciones hasta de los villanos.

Foto: Glenn Carstens-Peters (Unsplash)

5. Muéstranos sus problemas cotidianos

Conectando con el punto anterior, dar vida y humanizar los personajes sugiere develar aspectos de la vida cotidiana. No es necesario que cuentes paso a paso su rutina, pero sí que elijas detalles específicos que ayuden a redondear la idea de un personaje humanizado. 

En ciertos momentos del relato es bueno dejar ver que a nuestro personaje le aprietan los zapatos, que las sábanas sintéticas le dan alergia o que la comida que preparó en casa ese viernes en la noche le hizo daño y por eso no llegó a tiempo a tomar el tren. 

A los lectores nos gusta saber pormenores de la vida de los personajes, de ese modo nos podemos conectar con ellos y podemos sacar nuestras propias conclusiones sobre el porqué de algunos hechos en tu historia.

6. No te obsesiones con su pasado 

Si bien es importantísimo construir la historia pasada de tus personajes literarios, no debes obsesionarte con ella. Escoge tus batallas, no necesitas saber la biografía detallada de cada uno de los personajes que intervienen en tu historia, ni buscar traumas de niñez en todos tus personajes principales. 

A veces con conocer los detalles relevantes del pasado que llevaron a tu personaje a estar en el momento justo de la acción en tu relato es suficiente. Los personajes terciarios y secundarios no necesitarán más que eso. Pero ojo, pocos detalles no significa detalles escuetos y simplones, escoge poco pero escoge bien y con argumento. 

En este sentido, ya sabrás que a mayor interacción con las situaciones de la historia, mayores detalles del pasado de tus personajes vas a necesitar conocer y si es tu personaje principal, claramente deberás conocerlo casi como si llevaras varios años viviendo con él.    

7. El fracaso y el conflicto son puntos claves para el desarrollo de personajes

Como seres humanos solemos huir al conflicto y nos aterra el fracaso, pero para nuestros personajes es un punto clave. 

Debemos obligarnos a exponerlos al conflicto, de lo contrario no tendríamos trama alguna y nuestra historia no generaría interés.Si hay un ruido extraño, haz que tu personaje investigue de qué se trata o desarrolla su sentimiento de pánico y pensamientos acerca del porqué no es capaz de pararse y caminar hasta la habitación del ruido. Exponlos a situaciones incómodas y déjalos fluir. 

A la hora de crear personajes, los debes dejar fracasar. Un personaje perfecto no atrae a nadie, si siempre logra lo que se propone no hay chispa para seguir leyendo la historia, no genera conexión y es inverosímil. No es que a los lectores nos encante el dolor ajeno, pero a la hora de leer nos gusta ver que los personajes por fantasiosos que sean, también se equivocan. 

Foto: NeONBRAND  (Unsplash)

8. Inspírate pero crea un personaje único

Escribir un personaje no es tarea sencilla, y no podemos pretender que vaya a salir de la nada como un impulso genuino nacido de las maravillas del arte. Se necesitan muchas referencias para encontrar la inspiración. 

Un buen escritor, es un gran observador. Es quien sabe encontrar detalles especiales en lo que lo rodea y quien siempre está listo a absorber el contenido de lo cotidiano para convertirlo en algo más. 

Cuando te hablamos de inspiración, nos referimos a mirar alrededor, buscar las peculiaridades en las personas que te rodean y crear a partir de eso. Debes tener mucho cuidado de no caer en estereotipos a menos que tu intención sea específicamente esa. Pero si estás en la tarea de desarrollar un personaje principal siempre intenta dotarlo de cualidades únicas, características que se salgan del molde y lo conviertan en algo mucho más interesante.  

9. Recrea antes de escribir

Busca en tu mente la escena de la historia que estás escribiendo, pásala como una película en tu cabeza y fijate en cada detalle. Piensa en tus personajes y en su relación con el espacio. ¿Cómo se mueven?, ¿a quién miran?, ¿por qué deciden realizar esa acción en específico? y ¿cómo eso repercute en los demás personajes de la escena?  

Recrear antes de escribir te ayudará a detallar la situación y las reacciones de los personajes. Así mismo y al igual que todos los tips que hemos repasado, será una herramienta para descubrir aspectos escondidos, facetas únicas y peculiares características de los personajes que has creado. 

10. Desarrolla un personaje que evoluciona

Estamos llegando al final, y este último tip será la alquimia de todos los anteriores. Hablamos de conocer a los personajes por medio de distintos ejercicios. Entendimos la importancia de su personificación física, su pasado, las relaciones con lo que lo rodea y los rasgos que lo hacen humano como sus fracasos y conflictos.   

Ahora que ya tenemos todo esto en mente, que lo conocemos como un amigo, solo nos queda soltar. Sí, así cómo lo lees. Dejar fluir a tus personajes con la historia, permitirle que las decisiones que tome lo cambien y permitirte a ti como escritor el flujo de ideas creativas para tu relato. 

Aprende a no juzgar a tus personajes y dales la vía libre para comenzar de una forma en el capítulo uno y crecer poco a poco como también crece tu historia. Finalmente has creado un ser vivo, una energía que has materializado con tus letras y como toda energía siempre estará en constante movimiento y se transformará.  

Esperamos que estos tips de cómo crear buenos personajes te  ayuden en tu proceso de escritura y que te lleven a desarrollar personajes increíbles que han estado escondidos en tu mente a la espera de ser encontrados y puestos en acción en una historia. 

Dale vida a todos los personajes que se te ocurran, al final no estás en la obligación de usarlos todos en un relato, pero te aseguro que el ejercicio creativo te abrirá la mente y te entrenará para que poco a poco sea mucho más fácil crear personajes sólidos que atrapen a tus lectores.       

 

Recomendados para ti