💪 Motivación intrínseca: ¿qué es y cómo cultivarla?
Motivación intrínseca: ¡Haz las cosas por el simple gusto de querer hacerlas!

Motivación intrínseca: ¡Haz las cosas por el simple gusto de querer hacerlas!

Última actualización 10 de Octubre del 2021Tiempo de lectura: 7 min.

Carolina Jojoa

¿Buscas motivación en el trabajo o en tu vida personal? ¿Sabes qué es la motivación intrínseca? ¿Quieres conocer tips para saber cultivarla y estar cada vez más cerca de tu mejor versión? Si es así, llegaste al lugar indicado, porque aquí te explicaremos qué es la motivación intrínseca, qué beneficios trae la motivación intrínseca y cómo podrás cultivar la motivación intrínseca en tu día a día.

Entonces, prepárate para adquirir herramientas que te harán ese líder que inspira a no rendirse y a superar cada día nuevos retos con pasión y mucha satisfacción. Con la motivación intrínseca, lleva y guía a tu equipo a otro nivel de crecimiento personal.

¡Comencemos!

 

¿Qué es la motivación intrínseca?

Empecemos por entender qué es la motivación intrínseca. Para explicarte quiero hacerte una pregunta: ¿verdad que nadie tiene que pagarte por ir a ver un concierto de tu grupo musical favorito? En teoría, la motivación intrínseca es eso; lo que te impulsa a hacer cosas por el simple gusto de hacerlas, que nace de tu interior, sin necesidad de un estímulo externo. 

En otras palabras, la motivación intrínseca va de adentro hacia afuera, por ello, es lo contrario a la motivación extrínseca, que se ve motivada por algún tipo de recompensa.

¡Veamos! Clarisa María Ponte Betancourt, profesional de recursos humanos con experiencia en diferentes áreas enfocada en temas transformacionales, quien además dicta el curso Automotivación y motivación al logro, explica que la motivación intrínseca, o interna, “surge sin un motivo aparente, es muy intensa y duradera y depende de ti mismo”.

Por dar un ejemplo de la motivación intrínseca, Clarisa habla del deporte: 

“Yo puedo conseguir una motivación interna para hacer un deporte, ¿pero qué me motiva a hacerlo?: que para mí es importante, que me llena, me genera placer, porque quiero estar en el primer lugar, porque mi cuerpo se siente bien. Es una decisión mía, no depende del exterior para que yo lo haga”, señala la tutora de Crehana sobre la motivación intrínseca.

De esta manera, la definición de motivación intrínseca se puede ver como la satisfacción por realizar la actividad propia, no por el resultado o la aprobación; es decir, se trata de una conducta que trae en sí misma el incentivo.

¿Qué es la motivación intrínseca?

Fuente: Pexels

¿Cuáles son los beneficios de la motivación intrínseca?

Ahora vamos a los beneficios de la motivación intrínseca. Entendemos entonces que la motivación intrínseca nace del deseo de superación, de las ganas de crecer o aprender, de la satisfacción de hacer bien las cosas, y que sus resultados son directamente proporcionales. Es decir, las recompensas de la motivación intrínseca son puramente íntimas. ¡Miremos algunos ejemplos!

1. Te sentirás mejor contigo mismo

Aplicar la motivación intrínseca te da autonomía y autodeterminación. Por ende, es inherente a la motivación intrínseca adquirir confianza, independencia, fuerza interior, satisfacción personal, amor propio y otros sentimientos potenciales que te hacen sentir mejor contigo mismo en cada cosa que haces. 

2. Serás más productivo

Nos gusta sentir que somos buenos en algo, por lo tanto, la motivación intrínseca nos da la sensación de que dominamos nuestras habilidades, siendo cada vez más productivos y competentes. Por eso, en tu vida laboral, el hecho de querer escalar o aspirar a un nuevo puesto de trabajo, puede ser muestra de que tienes la motivación intrínseca a flote, de manera que estarás alcanzando cada vez más tu mejor versión.

3. Mejorarás tus relaciones

Participar de actividades altruistas, como hacer parte de un voluntariado para ayudar a animales en condición de calle, visitar un ancianato o reunir a tu equipo de trabajo para recolectar regalos de Navidad para familias de escasos recursos, son actividades muy motivadoras que no solo mejoran tu relación contigo mismo, sino con los demás. La motivación intrínseca nos exige interactuar con otros y preocuparnos por los demás. Además, estarás inspirando a otros a ser solidarios en sus entornos laborales y personales.

Estos conceptos de autonomía, competencia y relación con los demás, son tratados por los investigadores Edward L. Deci y Richard M. Ryan en su Teoría de la Autodeterminación, la cual postula que hay dos tipos principales de motivación: extrínseca e intrínseca.

¿Notas la importancia de la motivación intrínseca en nuestro día a día? ¿Ya logras identificar personas que aplican la motivación intrínseca en el trabajo o en sus hogares? 

 

¿Cómo se muestra la motivación intrínseca en el trabajo?

Un artículo de la revista de psicología INFAD titulado ‘Hacer fluir el aprendizaje’ cita la Teoría de la Motivación Intrínseca de Jenneth Tomas y sostiene que “las organizaciones actuales no buscan la “sumisión” del trabajador, sino su compromiso y su iniciativa. Por lo tanto, no son suficientes las recompensas externas con las que antes se compraba esa sumisión”.

Investigaciones han demostrado que la motivación intrínseca influye grandemente en el rendimiento e innovación en las organizaciones, ya que de ella depende que el trabajador se sienta realizado en su trabajo y le importe lo que está haciendo.

Algunos ejemplos de motivación intrínseca en el trabajo pueden ser los siguientes:

  • Trabajar en lo que nos gusta
  • Tener aspiraciones y ambiciones 
  • Gozar de una personalidad solidaria, de buenas actitudes y hábitos
  • Acciones basadas en valores 

¿Cómo se muestra la motivación intrínseca en el trabajo?

Fuente: Freepik

¿Cómo lograr la motivación intrínseca?

Basándonos en la teoría de Deci y Ryan, entendemos que, para pasar de lo extrínseco (de afuera hacia adentro) a lo intrínseco (de adentro hacia afuera), debemos centrarnos en satisfacer nuestras necesidades de autonomía y autodeterminación; pasar del “tengo qué” al “quiero”.

Pero eso no es todo, a la hora de alcanzar aquello que la motivación intrínseca nos impulsa, debemos preguntarnos: ¿qué puedo hacer para conseguirlo? En este sentido, Clarisa Ponte Betancourt explica que, para estar motivado, se requiere, además de un estímulo, una intensidad (actitud), una dirección (enfoque) y persistencia (disciplina).

“No todos somos iguales ni nos motivamos de la misma manera. Todo debe nacer en que nos tenemos que conocer a nosotros mismos para entender qué nos motiva. La motivación tiene su propia psicología, por lo que es importante entender todo lo que implica para que puedas poner en práctica tu automotivación”.

¿Cómo lograr la motivación intrínseca?

Fuente: Freepik

Una vez que aclares esos pasos, puedes animarte a practicar actividades que te ayudarán a fomentar una motivación intrínseca sana. A continuación, te dejamos algunas ideas:

  1. Aprendizaje: piensa en eso que te gusta hacer y que disfrutas mucho; formarte en esa área puede resultar muy motivador para ti. Por ejemplo, imaginemos que te gustan mucho los perros, pero también la fotografía, entonces podrías dedicarte a fotografiar perros. O, si eres un apasionado de los videojuegos, ¿qué tal abrir un canal de YouTube para enseñarle a otros tus trucos y las mejores formas que descubriste para pasar cada nivel? Fomentar el aprendizaje es un excelente primer paso para cultivar la motivación intrínseca.
  2. Pon constantemente nuevos retos: salir de la zona de confort es fundamental para experimentar la motivación intrínseca; cada nueva experiencia superada trae contigo una satisfacción personal. Por eso, establecer nuevas metas para ti y tu equipo siempre será un ejercicio muy positivo. 
  3. Segundas oportunidades en vez de castigos: sé gentil contigo mismo y con tu equipo de trabajo. Como líder, deja de ver los fallos como algo negativo, pues lo verdaderamente negativo es ser incapaz de aprender de los errores. En la motivación intrínseca, se promueve el no rendirse, el volver a intentarlo y corregir, como segundas oportunidades, el hacer las cosas mucho mejor.
  4. Sé gentil e inspirador: Hazte sentir y haz sentir a otros capaz de hacer las cosas y tener éxito. Cree fielmente en las capacidades de cada uno, reconociendo potenciales y falencias. Recuerda que no se trata del destino, sino del camino. Como dijo Pierre Corneille, “cuanto mayor es el esfuerzo, mayor es la gloria”.
  5. Felicita el esfuerzo: independientemente de los resultados, siempre destaca el esfuerzo que se empleó en una tarea. Plantea qué hizo falta para hacerlo mejor la próxima vez.  

Ahora que ya sabes qué es la motivación intrínseca, ¿cómo ejemplificarías la motivación intrínseca en tu vida personal y laboral? ¿La aplicas? Con toda esta información ya sabes cómo perfeccionarla y ponerla en práctica. 

Sigue en la tarea de lograr tu mejor versión y de ayudar a crecer a quienes te rodean. Puedes usar esta plantilla para aprender cómo hacer tu proyecto de vida; ponte nuevos retos y alcánzalos, pero, sobre todo, con tu liderazgo, inspira a otros a hacer lo mismo.

¡Nos vemos en la próxima!

También podría interesarte