📦 Diseño de un producto: ¿cómo diseñar productos con éxito? | Crehana
Diseño de un producto: ¿cuál es el paso a paso ideal para diseñar productos que enamoren a tus clientes?

Diseño de un producto: ¿cuál es el paso a paso ideal para diseñar productos que enamoren a tus clientes?

Última actualización 7 de Septiembre del 2021Tiempo de lectura: 7 min.

Juliana Fantino

El diseño de un producto es una de las acciones fundamentales para incrementar la productividad en una compañía. Para hacerlo correctamente, en el desarrollo de un nuevo producto, se necesita conocer el público objetivo, analizar la competencia, tener una buena idea, llevarla a la práctica en tiempo y forma y con el menor coste asociado.

Si no conoces las etapas del diseño de un producto, lo más probable es que, cuando te lances al mercado, pocos o nadie quiera comprar lo que ofreces. ¿Y por qué lo harían, si no te tomaste el tiempo para pensar en cuestiones básicas como a quién te estás dirigiendo?

¿Te interesa este artículo? Te encantará nuestro MicroDegree en Product Management. ¡Inscribite Aquí!

Hay muchas formas de dividir el proceso de diseño de un producto. Pero ¿cuáles son las características de todo buen proceso de diseño de producto? ¿Qué tipo de metodologías de diseño de productos existen hoy en día para agilizar las etapas y obtener el producto deseado para lanzar al mercado? 

No te preocupes, porque a lo largo de este artículo de Crehana, te brindaremos un análisis detallado e intentaremos responder a cada uno de estos interrogantes. Y así, sabrás con claridad qué implica diseñar un producto para poder aplicar estos conocimientos en tu negocio y convertirte en un mejor profesional. 

¿Cuáles son las etapas de diseño de un producto?

Desde que un producto es ideado, hasta que el cliente lo tiene en sus manos, existe un largo camino, el proceso de diseño de un producto, en el que se tienen que tener en cuenta algunos elementos centrales. 

En esta sección de nuestro artículo, te detallaremos una serie de pasos para crear nuevos productos. Ten en cuenta que este paso a paso no debe considerarse como un proceso con fases estancas, independientes y sucesivas con un parámetro lineal. Por el contrario, las etapas de diseño de un producto se intervinculan de forma dinámica, desde el comienzo, hasta el final del proceso.

1. Establece una idea base para tu diseño de producto

En esta primera parte del proceso de diseño de un producto, partimos de una idea. De hecho, todo proceso de diseño de producto comienza a partir de una idea. Luego, dicha idea se convertirá, tras haber transcurrido una serie de etapas de diseño de producto, en un elemento tangible o digital (producto o servicio) qué podrá ser comercializado en el mercado. En relación con ello, ten en cuenta que deberás determinar la idea en relación con el tipo de producto que tengas en mente.  

Es decir, aquí evaluamos con qué técnicas se puede diseñar el producto en cuestión y cuáles deben ser sus características, que deben ir acorde con las necesidades de nuestros clientes. Y luego, esta elección afectará en las sucesivas etapas de diseño de un producto. 

2. Escoge la metodología de diseño de producto

Por otro lado, es importante que conozcas cuáles son las metodologías de diseño de productos disponibles, que pueden aplicarse para que un determinado producto pueda diseñarse y lanzarse al mercado con éxito.

De acuerdo con un informe de Forbes, la elección de una metodología de diseño de producto en particular dependerá del tipo de proyecto y del impacto que se desea generar con el lanzamiento del producto o servicio al mercado. Pero ¿cuáles son los principales marcos metodológicos a la hora de diseñar un producto?:

  • Lean UX: la metodología Lean UX es una variable de la metodología Lean Startup. En pocas palabras, se trata de optimizar el proceso de diseño de un producto, eliminando todos aquellos pasos que no tengan una funcionalidad esencial en el proceso. Es decir, que no son indispensables para que el diseño de productos se lleve a cabo.
    Además, esta metodología de diseño de producto surge desde la experiencia de la empresa Toyota, que decidió incluir la opinión de sus colaboradores a la hora de diseñar sus productos. Se basa en la experiencia de usuario del público objetivo.
    En resumen, en un diseño UX de este tipo, se descarta todo elemento y acción que pudiese entorpecer el proceso de compra por parte del cliente ideal. Y a la vez, tiene como eje estructural del diseño de producto, las necesidades y deseos del cliente. Todo, acortando los tiempos y con el mayor nivel posible de eficacia y eficiencia productiva. Este tipo de metodología es especial para el desarrollo de productos digitales. 
  • Scrum: la metodología Scrum involucra trabajo en equipo, con entregas flexibles para satisfacer las necesidades del target. Si eliges este marco para diseñar tus productos, tu equipo deberá entregar tareas específicas en el menor tiempo y teniendo en cuenta una clasificación prioritaria.
    En la metodología Scrum, las etapas de diseño y desarrollo de un producto, se dividen en sprints o entregables a cargo de personas del equipo especializadas en la materia y a lo largo de cinco días. Estas fases simultáneas de trabajo colaborativo constituyen la idiosincrasia de esta metodología de diseño de producto. Y en todas las fases del diseño de producto, es fundamental el papel que ocupa la transmisión organizacional del aprendizaje para que la productividad sea la deseada. 

  • Design Sprint: este es uno de los marcos metodológicos utilizados a la hora de diseñar un producto que ha sido creado por el equipo de Google Ventures. Las fases del desarrollo de un producto, también, se dividen en sprints y a lo largo de cinco días. Estas etapas son: comprensión de la idea, idealización de soluciones a necesidades desde una perspectiva competitiva, toma de decisiones y establecimiento de hipótesis de trabajo, creación de prototipos reales, evaluación de la respuesta real de los usuarios que integran el público objetivo. 

En resumen, estas metodologías de diseño de productos poseen distintas visiones y aplicaciones prácticas. Sin embargo, todas ellas comparten la finalidad última de obtener el mejor diseño con la optimización del tiempo y de los recursos. 

3. Ten en cuenta el público objetivo

Tú ya sabes de quién se trata: es el grupo concreto de consumidores al que te quieres dirigir. No solo debes considerar sus características sociodemográficas, sino también sus gustos e intereses. Recuerda que, en todo proceso de diseño de producto o servicio, debes detectar con precisión cuáles son sus necesidades para poder satisfacerlas con el nuevo producto que lances al mercado. 

Recuerda que los productos no solo tienen ventajas funcionales (para qué sirven), sino también psicológicas o simbólicas. Diseñar el producto también implica ver estos dos aspectos.

Según Franciso Servia, Sr Product Manager en Amazon y docente del Curso online de Product Management: “Los productos o servicios son el nexo de unión entre las empresas y sus clientes. Una empresa solo puede resultar exitosa, si sus productos y servicios resuelvan las necesidades y superan las expectativas de sus clientes”. 

De este modo, es imprescindible realizar un estudio de mercado y delimitar el target que deseas alcanzar, así como también especificar el perfil del buyer persona de tu nuevo producto. Al mismo tiempo, es fundamental conocer cuáles son las características del customer journey en el proceso de desarrollo de un producto.

 

4. LLeva a cabo un análisis de mercado para diseñar tu producto

Posteriormente, dicha idea de diseño de producto tiene que ser correctamente planificada, teniendo en cuenta datos mensurables a partir de un análisis de mercado previo. 

  • Siempre, antes de diseñar un producto, es conveniente realizar un análisis DAFO, en el que se detecten cuáles son las debilidades, amenazas, fortalezas y oportunidades de mejora del proyecto en cuestión. Todo, desde datos concisos del mercado.
  • En el proceso de diseño de un producto, efectúa un análisis de tu competencia: focaliza en las empresas que integran el mismo rubro económico. Según un análisis de Hubspot, hacer un análisis de la competencia permite obtener una comprensión integral de cuáles son tus fortalezas y debilidades como empresa. Y en relación con el diseño de un producto, saber cuál es la posición que se ocupa en el mercado para comenzar con el diseño de un producto. Se busca obtener una diferencia productiva con tus competidores para lograr un mayor alcance de tu público objetivo. No se trata de estudiar a tu competencia para imitar sus acciones, sino comprender de qué modo se relacionan con su audiencia, qué es lo que ofrecen, para que puedas diferenciarte desde el desarrollo de un nuevo producto. 
 

5. Aplica en el diseño de producto el branding de tu marca

Por otra parte, dentro del proceso de diseño de producto, no se debe perder de vista la importancia de implementar y reflejar el branding de marca de la compañía en el producto o servicio que se está diseñando. 

Aquí, no solamente se incluye la utilización de la paleta de colores que forman parte de la identidad corporativa en el nuevo producto, sino también que en el mismo diseño, los potenciales clientes visualicen los valores, junto con la misión, visión y objetivos de marca de la compañía. 

De esta manera, los leads u oportunidades de negocio conectarán con tu marca a través del diseño de producto y se establecerá un nexo emocional perdurable a lo largo del tiempo. Al sentir que sus necesidades son satisfechas, conectarán con los valores de la compañía, que se verán reflejados en el diseño de producto a primera vista. 

6. Toma una decisión sobre el diseño de tu producto

Esta es una de las etapas del diseño de un producto más importantes. Una vez que tengas toda la información y la hayas clasificado, podrás tomar una decisión con ciertos parámetros de seguridad sobre cuál es el mejor producto para lanzar al mercado. Ello, a partir del conjunto de condiciones de diseño que se trabajaron en las fases previas. 

En este punto, debes estudiar cuáles serán los costos asociados con el lanzamiento de un nuevo producto. Aunque el costo debe tenerse en cuenta en las diferentes etapas del diseño de un producto, desde el principio, debemos tener una estimación. Para ello, se toma en cuenta las materias primas que se necesitan, el proceso productivo y el plan de diseño del nuevo producto en sí.

No obstante, a pesar de que siempre se debe buscar obtener el mejor producto al menor precio, a veces, este paradigma no se ve en la realidad y los consumidores no dudan en pagar una suma de dinero elevada por un nuevo producto que satisfaga todos sus deseos y necesidades. 

Un ejemplo del precio como instrumento de posicionamiento es Apple, cuyos productos suelen ser más caros que los de la competencia. Así, su público está dispuesto a pagar más por el logotipo de la manzana mordida, porque es un símbolo de estatus. Todo diseño de nuevos productos de la compañía que fundó Steve Jobs tiene esto en consideración. 

reunión de trabajo en equipo de diseño de un producto sobre un escritorio

Fuente: Pexels

7. Haz un prototipado de tu producto

En tu proceso de diseño de producto, debes hacer una revisión de su viabilidad dentro del mercado. Esto es posible gracias a una de las etapas del diseño de un producto más importantes: el prototipo de un producto. 

Así, una vez que se tiene el diseño de producto listo, debemos contrastar su viabilidad técnica y económica. Además de la fabricación, esta es la parte del proceso de diseño de un producto en que se evalúa su aceptación en el mercado y su posibilidad de ser comercializado. Al mismo tiempo, se toman en cuenta distintos controles de calidad y normas nacionales e internacionales del producto.

8. Producción del nuevo producto y lanzamiento al mercado

Luego de haber concluido las anteriores etapas del diseño de un producto, podemos pasar a la producción del producto o servicio. En esta parte del proceso de diseño de un producto, lo más importante es la comercialización, que debe llevarse a cabo según la estrategia del plan de marketing de la empresa. Es que un buen diseño de productos necesita de una planificación estratégica de marketing para alcanzar los objetivos propuestos. 

etapa de diseño protoripado mesa de trabajo manos trabajandoFuente: Pexels

9. Gestiona el ciclo de vida del producto 

En la última de las etapas del diseño de un producto, entendemos que este tiene un ciclo de vida muy parecido al de las personas, pues nace, se desarrolla y, probablemente, desaparece. 

Tras diseñar el producto, lo más seguro es que existirá la necesidad de rediseñarlo en algún punto, para hacer que un producto sea atractivo para el consumidor más allá de su valor utilitario. 

En ese sentido, un buen ejemplo de una compañía que focaliza su atención en esta etapa del diseño de un producto, es LEGO. En efecto, las piezas de LEGO mantienen su esencia, pero han ido evolucionando en la presentación y diseño de productos, para mantenerse vigentes. En este contexto, el proceso de mejora continua es esencial. Y al mismo tiempo, permite fortalecer su presencia en el mercado con el paso del tiempo. 

¿Cuáles son los enfoques de los procesos de diseño de un producto?

Pues bien, ya hemos establecido las etapas a tener en cuenta en el proceso de diseño de un producto, Ahora, entonces, es momento de brindarte algunas perspectivas posibles para que contemples antes de comenzar a transitar las etapas específicas del diseño de un producto. ¡Presta atención y apunta todos los detalles!

Imitar un modelo de ventas: una alternativa en el proceso de diseño de un producto

Esto significa diseñar el producto, en base a otro que ya está en el mercado y tiene éxito, tal como es el caso de tantas gaseosas color negro que intentan parecerse a Coca-Cola. A veces, el consumidor puede ser indiferente a estas opciones, a menos de que tengan un precio significativamente más bajo. 

Si aún estás en las primeras etapas del diseño de un producto que quieres lanzar, de repente te das cuenta de que alguien ya hizo algún producto similar. Por ejemplo, Pepsi, en la década del 80, al presentarse como la bebida de la nueva generación, intentó ofrecer una alternativa de consumo en relación con la marca Coca-Cola. En la historia del marketing, este es un episodio muy interesante conocido como “La Guerra de las Colas”.

Así, al encaminar un nuevo proyecto de diseño de producto, se puede brindar al público objetivo una opción más económica de un producto que ya existe en el mercado. Y en el caso de las gaseosas que mencionamos anteriormente, brindándoles a los clientes un sabor semejante y una satisfacción equivalente de una necesidad en particular. 

grupo de trabajo trabaja sobre las etapas del diseño de un producto sobre una mesa con dispositivosFuente: Pexels

Diseñar un producto creando necesidades aparentes 

En este caso, hablamos de generar una necesidad artificial. Un ejemplo de diseño del producto de este estilo son los famosos spinners. Estos objetos, con sus tres vértices, permiten que el usuario gire en forma continua el juguete generando un efecto visual especial. 

Si bien estos fueron creados por Catherine Hettinger, como juguete terapéutico para niños con déficit y adultos con estrés, lo cierto es que muchos tuvimos uno alrededor del 2017 solo por tratarse de una moda.

A través de este ejemplo, nace la idea de que diseñar un producto que se oriente a la satisfacción de necesidades secundarias, como el entretenimiento. En resumen, se puede crear un producto para cada necesidad, independientemente de su naturaleza. 

Mejorar la utilidad de otros productos a través de tu diseño de producto

Si después de ver un diseño de producto, crees que puedes hacer uno mucho mejor, ¿por qué no hacerlo? En el mercado, existen distintos productos o servicios que si bien ya existen, pueden optimizarse para brindarles a los clientes una experiencia mejorada. Este es el caso, por ejemplo, de los dispositivos digitales que van avanzando año a año para adaptarse a la transformación tecnológica.

También, puede ser el caso de productos alimenticios o los relacionados con la industria automotriz, por nombrar otros sectores productivos. La realidad es que puedes tomar casi cualquier producto del mercado que forme parte de tu sector productivo y aplicarle todas las mejoras que consideres pertinentes. Y así, brindar una versión más eficiente para el usuario con tu nuevo diseño de producto.

manos de una mujer sobre un escritorio trabajan en un dispositivo digital las fases de diseño de un productoFuente: Pexels

Como verás, el  proceso de diseño de un producto abarca múltiples etapas, elementos, metodologías y herramientas para hacerlo con éxito. Este fenómeno excede un análisis teórico exclusivo de las etapas del diseño de un producto, sino que debe analizarse teniendo en cuenta todas las aristas posibles. 

Un análisis integral y planificado, sustentado en los principios que se resumen en “descubrir”, “explorar”, “crear” y “testear”, es uno de los factores centrales para que el diseño de un producto sea como esperabas. 

Recuerda siempre, que para incorporar nuevas habilidades al diseñar un producto y lanzarlo al mercado, es fundamental que te formes continuamente como profesional. Por eso, te recomendamos que conozcas nuestros Cursos de Diseño de Productos y que escojas el que más se adecue a tus necesidades específicas y a tu diseño de plan de carrera profesional. 

¡Nos vemos en el siguiente artículo!

 

También podría interesarte