💻 ¿Qué es la web semántica y para qué sirve? | Guía 2022 | Crehana
Descubre la web semántica y todo lo que tienes que saber sobre el futuro del Internet

Descubre la web semántica y todo lo que tienes que saber sobre el futuro del Internet

Última actualización 25 de Octubre del 2021Tiempo de lectura: 7 min.

Lorena Paez

¿Has oído hablar en algún momento de la web semántica? ¿Te interesaría conocer más de esta web del futuro que cada vez es más real? Según el experto en desarrollo web, Sergio Agamez, en el curso online de Introducción al Desarrollo Web front end: HTML y CSS desde cero, la web es un mundo digital prácticamente infinito en el cual podemos encontrar desde cosas básicas como una receta hasta información compleja que pueda contribuir en nuestro proceso de aprendizaje. 

Hace 30 años aproximadamente, solo unos pocos usuarios tenían la posibilidad de acceder a ese gran océano cibernético; sin embargo, hoy en día incluso niños pequeños aprenden a navegar en internet sin dificultad. Gran parte de que esto sea posible es gracias a los cambios y evolución constante que ha tenido la web, así como los motores de búsqueda en todos estos años. 

Justamente, todos estas transiciones en la web han ido cambiando la dinámica de la misma. Es así como muchos programadores buscan siempre mejorar las características de la web y hacerla cada vez más completa. De esta manera es como, en los últimos años, ha tomado fuerza el concepto de web semántica. 

En el artículo de hoy, vamos a explorar todo sobre la web semántica. En primer lugar, explicaremos la definición, luego te contaremos para qué sirve y cómo funciona la web semántica. Finalmente, te hablaremos de qué elementos componen la web semántica, además de cuáles son las ventajas y desventajas de la web semántica. 

Sin duda, no te puedes perder esta aventura cibernética. ¡Ve por tu laptop y un café que estamos a punto de empezar!

¿Qué es la web semántica?

La web semántica, o también llamada web semántica 3.0, es un concepto de web que se basa en la idea de añadir datos semánticos más precisos y ontológicos a la world wide web, osea a la red de internet. Esto se busca implementar para mejorar el entendimiento de la información de los ordenadores y dispositivos, facilitando así la tarea de búsqueda de la información. 

La escuela de negocios CEUPE nos explica que “la traducción literal sería algo así como “la Red de Alcance Mundial” y es una colección de documentos electrónicos vinculados entre sí como una telaraña, de ahí que también se le conozca como “la Red”. Estos documentos están almacenados en servidores situados en todas partes del mundo”.

Pero, ¿por qué web semántica? La semántica es la parte de la lingüística que estudia la forma de las estructuras léxicas y los procesos mentales a través de los cuales los seres humanos damos sentido a las expresiones lingüísticas.

Se le llama web semántica porque busca añadir más contenido (semántica) a la web tradicional, facilitando así muchos procesos de búsqueda. Por ejemplo, hoy en día si tienes ganas de buscar en la web un artículo específico, es probable que ante tanta cantidad de información, haya dicho producto te tome más tiempo del que debiera. 

De una forma más sencilla de explicar, la web semántica plantea ser una forma de web en la que el usuarios va a poder encontrar mejores respuestas a sus búsquedas en internet. 

Es importante mencionar que la definición de web semántica, al menos en la actualidad, no es más que una idea utópica a largo plazo, ya que si bien la web ha ido evolucionando y mejorando tanto en su calidad como en cantidad de contenido, aún no existen buenos filtros para hallar rápidamente aquello que necesitamos en la web. 

Se estima que, cuando finalmente la web semántica sea una realidad, esta debería ser capaz de procesar cualquier contenido y razonarlo, casi como una inteligencia artificial. De esta manera, la web va a entender exactamente lo que los usuarios piden. 

Qué es la web semántica

Imagen: Pexels

¿Cómo nació el concepto de web semántica o “web 3.0”? 

Ya conoces a qué cosa nos referimos cuando hablamos de la web semántica o “web 3.0”. Sin embargo, ¿cómo así nació esta idea revolucionaria que busca cambiar la experiencia web casi en su totalidad? 

Para entender mejor el origen de la web semántica, debemos hablar de los inicios de la web tal y como la conocemos actualmente. Esta fue creada exactamente por Tim Berners-Lee y Robert Cailliau en el año de 1990, aunque en realidad los primeros intentos de crear una red digital global se remontan a 1964. 

La World Wide Web creada por Tim Berners-Lee y Robert Cailliau se basaba en un lenguaje de etiquetas de hipertexto (conocido como HTML) con un protocolo de transferencia de hipertexto (HTTP). Si bien este sistema se sigue utilizando hoy en día (dando grandes facilidades a nuestra vida), desde finales de la década de los 90, ambos creadores pensaron que a largo plazo el sistema que utilizaban no iba a satisfacer todas las necesidad. 

Es así como en el 2001, Tim Berners-Lee habla oficialmente de la intención de elaborar una web semántica que sea mucho más precisa y completa, con una inteligencia muy similar a la humana. Sin embargo, como ya mencionamos, si bien la idea lleva muchos años, los progresos que se han ido consiguiendo aún no son tan significativos. 

 

¿Para qué sirve la web semántica? 

Quizá ya hemos respondido parcialmente esta pregunta en los puntos anteriores; sin embargo, es muy importante tener claro cuál es el fin de la creación de una web semántica y todo lo que se quiere lograr a través de ella. 

Como mencionamos, hoy en día, Internet es prácticamente un océano infinito de información y contenido. Resulta prácticamente imposible calcular la cantidad exacta de información que podemos encontrar y, a pesar de que esto tenga su lado positivo, también dificulta el uso clásico del internet. 

¿A qué nos referimos? Ante una gran cantidad de información almacenada en Internet, cada vez resulta más complicado encontrar exactamente lo que queremos, lo cual dificulta totalmente el acceso sencillo a toda la información disponible en la web. 

A todos en algún momento nos ha sucedido de que al hacer una búsqueda en Internet nos brinden resultados que, aunque contengan palabras claves relacionadas, no es la información que realmente estábamos buscando .

Justamente, las características de una web semántica buscan simplificar todos los procesos de búsqueda agregando semántica a los contenidos online. De esta manera, el acceso a los contenidos que realmente son relevantes o interesantes para los usuarios sean más sencillos de encontrar en línea. 

¡Sin duda, la idea de crear una web semántica podría simplificar mucho nuestra experiencia en internet!

¿Para qué sirve la web semántica? 

Imagen: Pexels

Elementos de la web semántica 

Si bien ya explicamos que el concepto de web semántica, por el momento, más que una realidad es un proyecto ambicioso, muchos de los desarrolladores ya han definido ciertos aspectos y elementos que serán necesarios para llevar a cabo el proyecto de la web semántica.

Para que esta nueva web pueda obtener una buena definición de los datos, va a utilizar varios valores en distintos niveles. Los mismos son mecanismos que ayudan a que la infraestructura de la web sea global para que el compartir y reutilizar la información sea más eficaz entre los distintos usuarios. 

Entre los componentes principales de la web semántica tenemos: 

XML

El XML, también llamado eXtensive Markup Language, proviene del lenguaje SGML, el cual es una norma que pretende establecer los parámetros genéricos para la definición de documentos, aplicando flexibilidad y portabilidad a los mismos.

Permite realizar codificaciones correctas y precisas para la distribución de documentos complejos y similares a través de Internet. En realidad, este elemento de la web semántica es una tecnología bastante sencilla que suele ser compatible con otras más que veremos a continuación, generando así resultados destacables al momento de estandarizar y compartir información. 

Otra de sus características importantes de la web semántica es que tiene la capacidad de aportar sintaxis superficial sin aplicar ninguna restricción de significado. Esto lo alinea a los objetivos generales de la web semántica que ya hemos visto anteriormente. 

RDF

Siguiendo con estos elementos propios de la web semántica, te presentamos el Resource Description Framework, o también conocido por sus siglas RDF. Básicamente, se encarga de establecer relaciones entre los datos, mientras que los PICS (Platform for the internet content selection) se encargan de apoyar a determinar qué tipo de contenidos deben ser mostrado en base a lo que solicitó en la búsqueda. 

Tanto RDF como los PICS han estado orientados más a la creación de filtros de búsqueda en internet y protección de la privacidad; sin embargo, al nacer la idea de la formación de una web semántica global se tomó en cuenta que serían elementos necesarios. 

SPARQL

El SPARQL es un lenguaje estandarizado que suele utilizarse para descifrar elementos RDF. Utiliza distintas fuentes de datos y permite elaborar búsquedas sobre los recursos de la web semántica. 

Conforma una parte importante en el proyecto de elaboración de la web semántica ya que, como bien mencionamos, complementa correctamente las funciones del RDF. 

OWL

Llamado formalmente Ontology Web Language, esta herramienta permite desarrollar vocabularios específicos que son capaces de relacionarse con otros recursos. Asimismo, permite compartir datos usando ontologías en la web semántica. 

En palabras un poco más sencillas, OWL se encargará de establecer relaciones entre los conceptos y las reglas lógicas que son necesarias para entenderlo. De esta manera es que se planea implementar la web semántica. 

Elementos de la web semántica 

Imagen: Pexels

Es importante entender la importancia de cada uno de estos elementos, ya que de alguna manera van a contribuir a la elaboración de una web semántica completa y bien diseñada. Ahora toca conocer las ventajas y desventajas de esta nueva versión web. ¡No te lo pierdas!

 

Ventajas y desventajas de la web semántica

A este punto, estamos seguros que ya está más que claro qué es una web semántica y cómo es que planea funcionar esta ambiciosa idea. No obstante, siempre existirán elementos positivos y negativos que surjan a partir de una idea tan futurista como la de revolucionar Internet. 

Es por eso que, a continuación, hablaremos de las ventajas y desventajas de una web semántica. 

Ventajas de la web semántica

  • A través de las funciones de la web semántica, la incorporación de un sentido semántico a cada uno de los elementos de la web van a permitir que las búsquedas sean mucho más precisas y la experiencias del usuario sea mucho más sencilla. 
  • Cualquier tipo de evolución en la red siempre es algo positivo para la población en general. A lo largo del tiempo, muchos aspectos de la web han cambiado para bien hasta llegar al modelo actual. Es así como la evolución a la web semántica es estar un paso más cerca a elaborar una inteligencia artificial. 
  • Más allá de ser una herramienta simplificadora, la web semántica puede tener un impacto positivo en el área académica. Esto, principalmente, porque se podrá enlazar materiales de aprendizaje de diferentes autores para diseñar cursos personalizados y adaptables. 

Ventajas de la web semántica

Imagen: Pexels

Desventajas de la web semántica 

Así como hay cosas buenas, también hay ciertos elementos negativos que se deben mencionar de la web semántica. A continuación, veamos algunos de ellos:

  • Tiempo. Definitivamente, un proyecto tan ambicioso como dotar a todos los contenidos web de elementos semánticos es una tarea que tomará mucho tiempo. Como bien mencionamos, el concepto de la web semántica nació hace 20 años y todo este tiempo se ha tratado de llegar a esa meta, aunque no ha sido tarea sencilla. 
  • Dinero. Para dotar de contenidos semánticos a toda la web se necesitan muchos programadores y expertos en semántica digital. Es por eso que este proyecto implica la inversión de mucho dinero y lo ideal sería conseguir auspiciadores que puedan cubrir ciertos gastos. 

Desventajas de la web semántica 

Imagen: Pexels

¡Hemos llegado al final de este artículo! Esperamos que conocer qué es la web semántica y para qué sirve haya sido de mucha utilidad para ti. Recuerda que tanto la web como la tecnología han ido cambiando a lo largo del tiempo, por lo que si bien la idea de una web semántica aún es lejana, es más que probable que sea el futuro del internet. 

¿Quieres seguir aprendiendo con nosotros? Si eres alguien a quien le apasiona el mundo de la informática, debes darle una mirada a nuestros cursos online de Desarrollo web y tecnología

¡Gracias por navegar con nosotros en esta aventura cibernética! Nos vemos pronto.

También podría interesarte