Una vida freelance: ¿Cómo trabajar en producción?

Última actualización 14 de Abril del 2020

user

Laura Valencia

Una vida freelance: ¿Cómo trabajar en producción? Una vida freelance: ¿Cómo trabajar en producción?

Trabajar como freelancer se ha vuelto cada vez más viable para ganar experiencia e ingresar a un trabajo fijo, generar el autoempleo o un emprendimiento. Actualmente, se estima que hay cerca de 3 millones de personas que trabajan de manera independiente, ¿lo imaginabas?

El crecimiento de recursos y herramientas para su desarrollo aumenta conforme el mercado, por ejemplo, hoy existen páginas exclusivas para la contratación y prestación de estos servicios. Comparto algunas contigo, aquí. Quisiera también contarte mi experiencia en este extenso mundo laboral. ¿Me acompañas?

Descarga gratis nuestro ebook Reglas esenciales para todo freelancer

© Crehana

Los primeros pasos

Cuando yo comencé no había tanto auge y era un poco mal visto, sobre todo por las personas mayores, y es que (dentro de todo) ser freelance significa no tener un ingreso constante o las prestaciones que las empresas otorgan por ley.

Pero en realidad, al comenzar, todo depende de los intereses que uno tenga. ¿Quieres trabajar en televisión, radio, cine o incluso siendo fotógrafa profesional? En buena hora que el mundo freelance se mueve muy bien para estos casos, y claro, con esfuerzo de por medio. 

En mi caso, afortunadamente el tener buenas referencias, pude abrir un camino diferente al típico, y a los pocos meses de terminar mi carrera, un profesor ya me había recomendado para un trabajo freelance, como asistente de fotografía en un cortometraje. A partir de ese momento estaba por descubrir las ventajas y desventajas de este mundo.

Mirar desde todos los ángulos  

Conforme fue pasando el tiempo, fui conociendo personas que me ayudaron a ampliar el panorama. Comprendí que uno es quien crea y que genera sus oportunidades; y que por supuesto que es muy importante estar actualizado en cuanto a la oferta y demanda del mercado.

Una de las más grandes ventajas de ser freelancer, y por lo que creo que nos gusta a la mayoría, es la capacidad de administrar nuestro propio tiempo. Así es, te conviertes en tu propio jefe y tú mismo fijas las metas. Pero esto también puede ser un arma de doble filo, porque si uno se confía demasiado y no cumple con los tiempos o trabajos establecidos, se iniciará un pequeño/gran caos.

© Team Crehana México

© Team Crehana México

Mi mas grande compresión sobre el mundo freelance, es que es una balanza muy delicada, que como todo, tiene sus ventajas y desventajas. 

Se debe ser ordenado y administrado, como si una sola persona cumpliese las funciones de toda una empresa, que, abarca la contabilidad, la administración de tiempos, la ejecución de trabajos, etc. Además, habrán épocas donde haya muchos proyectos y habrá momentos en los que tengamos pocos y debemos ser aún más estrictos y organizados.

¿Quieres llevar tu educación a otro nivel? Obtén una Membresía Premium aquí

Aquí algunos consejos que a mí me han servido. 

1. Imponte horarios y un calendario. A veces habrá proyectos en los que tengas tiempos específicos de entrega, por eso estructura tus horarios, intenta crear una rutina cómoda y disciplinada para tus actividades. Toma en cuenta también los proyectos de corto o mediano plazo, ¿a cuál darle más prioridad y en qué tiempos?

2. Crea un lugar de trabajo. Es importante que montes tu propia oficina, sin distracciones a la vista, como televisores, equipos de música o juegos de video. ¡Y no olvides que existen lugares dedicados al co-working!

3. Sé realista con tus proyectos y tus fechas de entrega. Si fijas una fecha de entrega procura esté en tus posibilidades realizarla. Recuerda que al ser tu propia empresa debes crear una buena imagen.

4. No olvides tu objetivo. Ya sea por pasión, o porque no te gusta un trabajo en oficina, no olvides las ventajas que te ofrece el ser freelance y tu objetivo profesional.

Actualmente, me encuentro trabajando como freelancer en Crehana, mi función es ser asistente de producción, puede sonar como un área muy técnica y sí lo es (en parte). Veo el equipo y montaje que ejecutaremos, pero también el control de audio, continuidad y hasta control de calidad del contenido. Esta área no me excluye de las demás y mi trabajo puede ayudar o afectar a otras. Sin duda existe un trabajo colaborativo. 

En conclusión, te digo: ser freelance es un gran paso, pero una vez que te subes en este barco y ves sus ventajas lo vas a disfrutar mucho. Puedes comenzar a llevar un ritmo de vida que controles tú mismo.

Si te interesa saber un poco más sobre el mundo freelance, date una vuelta por este curso de Crehana y descubre cómo puedes comenzar a ser freelance en Diseño Web.

 

 

 

Recomendados para ti